Paro y segmentación territorial del mercado laboral

Artículo publicado en Expansión el 13 de marzo de 2009

El presidente de Gobierno ha dicho en varias ocasiones que el paro, su mayor preocupación actual, le quita el sueño. No resulta extraño que así sea. Hace ahora un año, prometió alcanzar el pleno empleo en esta legislatura y a partir del 7M el paro no ha cesado de aumentar a una velocidad vertiginosa. No es la primera vez que yerra estrepitosamente –recuerden su premonición de que “dentro de un año estaremos mejor que hoy”, expresada en vísperas del atentado de ETA contra la T4 de Barajas-, y las cifras de paro registrado de los últimos meses, así como el cuadro más completo que emerge de la EPA del cuarto trimestre de 2008, han pulverizado la expectativa de alcanzar el pleno empleo en ésta o la próxima legislatura.

Más allá del veloz aumento de la tasa media de paro, las cifras de la EPA ponen de nuevo sobre la mesa una cuestión olvidada durante la época de bonanza: la disparidad de las tasas de paro entre CCAA. ¿Es España un mercado laboral o la suma de los mercados fragmentados de las diecisiete comunidades, Ceuta y Melilla? En el cuarto trimestre de 2008, 13,7 puntos separan las tasas de paro de Andalucía y Navarra, las dos comunidades con las tasas más alta (21,78%) y más baja (8,12%), respectivamente. La situación de Andalucía remite a la de EEUU durante la Gran Depresión del siglo pasado, en tanto la de Navarra admite comparación con la de EEUU ahora. Esta enorme brecha es una clara indicación de que estamos ante un mercado laboral territorialmente segmentado por falta de movilidad de la fuerza laboral.

Hace unos días, el Sr. Chaves mantenía en una entrevista que si bien la tasa de paro de Andalucía es muy alta (casi 8 puntos superior a la media nacional), el paro crece dos o tres veces más rápido en Valencia o Madrid. De ser cierta, su afirmación podría servir de consuelo a los andaluces, pero es rigurosamente falsa. Desde el segundo trimestre de 2007, la tasa de paro se ha elevado en Andalucía 9,8 puntos porcentuales frente a los 6,1 y 3,9 puntos que aumentó en Valencia y Madrid, respectivamente, siendo las tasas de crecimiento 62,4% en Madrid, 70,3% en Valencia y 82,1% en Andalucía. ¿Pretendía quizás justificar el presidente que los parados andaluces no busquen trabajo en otras comunidades? Mal servicio les haría alentando la inmovilidad y haciéndoles creer que el mercado laboral se circunscribe a Andalucía.

El desarrollo del estado de las autonomías no es la única causa de la falta de movilidad, pero sí un factor que la ha agravado. La cesión de competencias ha servido con frecuencia para levantar barreras administrativas que limitan o impiden el libre flujo de trabajadores entre comunidades y para poner en marcha políticas redistributivas que han favorecido a las comunidades con tasas de paro elevadas. En otras palabras, la descentralización autonómica ha impedido que las empresas y AAPP seleccionen al personal en función de su competencia profesional y desincentivado la movilidad laboral. La fragmentación del Servicio Público de Empleo Estatal (INEM) constituye un ejemplo más del escaso interés del Estado por mantener un mercado laboral interconectado y fluido. Lo cierto es que un licenciado en matemáticas puede hoy encontrar barreras insuperables para obtener una beca o acceder a un puesto laboral fuera de su comunidad; y un agente forestal de Castilla La Mancha está incapacitado para ejercer su profesión en Madrid. En el ámbito público, se podría decir que la movilidad laboral está hoy circunscrita a las fuerzas de seguridad del Estado y los funcionarios del sistema judicial.

El Sr. Chaves puede seguir achacando el aumento del paro en Andalucía y España a la crisis internacional, pero nada tiene ésta que ver con el hecho de que la tasa de paro en Andalucía fuera 30,07% en el primer trimestre de 1985, 24,47% en el segundo trimestre de 1991, 34,24% en el primer trimestre de 1994, o 21,78 en el cuarto trimestre de 2008. ¿Cómo se explica la persistencia de tasas tan elevadas cuando España ha recibido a 6 millones de emigrantes provenientes de países tan lejanos como Rumanía, Senegal o Bolivia? Alguna responsabilidad deben tener él, como presidente de Andalucía desde 1990, y quienes han presidido los gobiernos de España.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s