Entre baza y baza

Esta tarde he cogido en Sant Cugat el S-55 que hace el trayecto Universidad Autónoma-Barcelona. Me he sentado en el único lugar que quedaba libre sin prestar excesiva atención a mis tres vecinos. Al intentar acomodarme me he dado de que se trataba de tres muchachotes enormes cuyas piernas se entrecruzaban por necesidad. Estaban matando el tiempo jugando a las cartas y habían dispuesto una de las carpetas universitarias a modo de tablero que sostenían con sus piernas. Desconozco el juego pero la cosa parece que iba de deshacerse de parejas y si no tenían robaban cartas. El más nervioso jugaba con la mano derecha que también utilizaba para ajustarse y desajustarse los auriculares de las orejas, mientras que con la izquierda no paraba de manipular un pequeño reproductor de música. No decía nada. Otro, el más hablador vestía la camiseta del Barça y hablaba con el que tenía a mi lado que llevaba una camiseta de rayas.

– Tío, podíamos subir un día a esquiar.

– Qué dices, no, no, ya queda poco para los exámenes.

– Qué dices, tío. Quedan dos meses. Eso te pones y ya.

– Si, si, pero que no tío, que no puedo perder un fin de semana.

– Si, ahora me sales con esas, si has perdido doscientos.

– Bueno, pero es que no entiendo nada de química.

– Pues al de química he dejado de ir porque se explica fatal.

– Yo he ido algún día al otro grupo que al profe se le entiende más.

– Y, ¿la física?

– Bueno de física, el otro día me puse hacer un resumen del tema 1, porque no hemos visto más que el tema 1, y me salieron tres páginas.

– Yo la verdad es que a física hace que no voy la tira. Me he pasao este año.

– Pues a mates ni te cuento.

– Pero, podíamos subir un día antes de que la nieve se derrita.

– Que no tío, que no le pido el coche a mi padre.

– Va, piénsalo tio, me bajo.

(Me he quedado pensando si estos muchachos merecen estar en la Universidad, si merecen ir a esquiar, si merecen vivir mejor que millones de seres humanos que trabajan hasta la extenuación para poder llevarse algo a la boca. Me he quedado pensando si los ejecutivos de AIG que van a percibir millones de dólares en sobresueldos son mejores que ellos. Me he quedado pensando si el Sr. Pizarro merecía salir de Endesa con una veintena larga de millones de euros. Me he quedado pensando en la sobriedad criminal del secreto bancario y los paraísos fiscales.)

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized

2 Respuestas a “Entre baza y baza

  1. Manuel I. Cabezas

    Clemente,

    · Como conocedor y frecuentador del “material” universitario del que que hablas en este suculento texto, tengo que decirte que yo respondería ¡¡¡¡NO!!! a las preguntas que formulas al final de la transcripción del “tridiálogo” entre el tridente de pícaros universitarios.

    · Estos profesionales del “dolce far niente”, según mi humilde opinión, NO MERECEN NI ESTAR EN LA UNIVERSIDAD, NI ESQUIAR, NI…, NI…

    · El tiempo pondrá a cada uno en su sitio y les pasará factura, ya que como dejó escrito Robert F. Kennedy, “el futuro no es un regalo, es una conquista”.

    Un cordial saludo y felicidades por tu blog,

    Manuel I. Cabezas

  2. MIGUEL ROA POLO

    Clemente,
    Cuando decidí estudiar Psicología, mi familia me puso mala cara, torcieron el morro y me dijeron con los ojos que me equivocaba, sin duda tenían razón, pero no me arrepiento.

    Me apetece hacerte un par de guiños con mucho cariño sobre el artículo. El primero es que en los transportes públicos he aprendido más que en algunas clases de catedráticos de psicología. El segundo, es que aunque entiendo lo que dices y siempre he criticado aquellos que desperdician el dinero público, e incluyo a estos tres jovenzuelos, tampoco quiero que se vaya a esquiar ese profesor que no sabe explicar, y tampoco quiero que de clases en la universidad.

    Tener conocimientos sobre algo, no es sinónimo de saber explicarlos. La enseñanza en general, con la que tengo un trato cotidiano desde hace años, necesita un cambio donde no sólo se niegue la entrada a los jóvenes desmotivados y sin demasiado interés por aprender.

    Quizás una buena de “purga” de profesores/as acomodados en sus despachos que no quieren asumir el esfuerzo y el riesgo de enseñar su materia con pasión, sería un punto de partida para ese cambio, luego si los chicos y las chicas siguen sin ir a clase, sin esforzarse, los echamos también. Firmo ahora mismo.

    En “lugares comunes” Federico Luppi les dice a sus alumnos de Magisterio:

    “Me preocupa que tengan siempre presente que enseñar quiere decir mostrar. Mostrar no es adoctrinar, es dar información pero dando también, enseñando también, el método para entender, analizar, razonar y cuestionar esa información”(…)”Es una misión que nadie les ha encomendado, pero que yo espero de ustedes, como maestros, se la impongan a sí mismos: despierten en sus alumnos el dolor de la lucidez. Sin piedad. Sin límites”

    Para un profesor es difícil mantener esta intensidad “argentina” y amor por la enseñanza todos los días, pero eso no quiere decir que no sea su obligación.

    Este tema es mucho más complejo, y esa apatía de algunos (muchos-no sé-) estudiantes universitarios tiene que ver con más cosas….también con esas indemnizaciones millonarias de los de AIG, con este sistema que no siempre premia a los que van a clase y se hacen preguntas, con esos sombríos paraísos fiscales que nombras, con Salsa Rosa, con la Semana Santa, con esta “normalización del mal”, y con un montón de cosas más… a veces no apetece ni levantarse de la cama.

    Un abrazo muy grande y enhorabuena por el blog.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s