Purgando culpas (I)

Fue hace ya mucho tiempo en la escala repujada de infinidad de acontecimientos diarios. Reinaba en España Juan Carlos I y todavía el Sr. Solbes era ministro de Economía y Hacienda y la Sra. Salgado hacía un año que había dejado de ser ministra de Salud y Consumo para ocuparse de la cartera de Administraciones Públicas. El Sr. Rodríguez Zapatero había vuelto a ganar las elecciones tres meses antes y hacía también un año que Don César Antonio Molina había relevado a Doña Carmen Calvo en el Ministerio de Cultura.

La escena tuvo lugar en el Congreso de los Diputados. El ministro de Cultura presentaba el 18 de junio de 2008 las líneas de actuación de su Ministerio en la Comisión de Cultura – unos planes que supongo no habrá tenido tiempo de poner debidamente en marcha- cuando la presentación formal se transformó en agria bronca con los nacionalistas catalanes, vascos y canarios que acabaron acusando al ministro de “falta de respeto a las autonomías”. ¿Cómo pudo el ministro faltar el respeto a las autonomías, se preguntarán? Pues sepan Vds. que las autonomías son, como los dioses clásicos, entidades hechas a imagen y semejanza de los mortales, seres vivos con derechos y deberes que sufren y aman y necesitan dinero, mucho dinero para financiar los sacrificios culturales. Aquel día, me temo, unas lágrimas recorrieron el rostro de Cataluña, El País Vasco y Canarias, más amargas que las que adornan el rostro de la Estrella de Triana.

No era para menos el caso. La Sra. Oramas, diputada de Coalición Canaria (CC), se había quejado al ministro en una de sus intervenciones de la escasa entidad de las subvenciones que recibía Canarias y había solicitado que el destino del 1% cultural -el porcentaje dedicado por todos los ministerios a obras de carácter cultural-, “se decida desde las autonomías y no desde el estado.” El Sr. Molina le replicó diciendo que ya le había dado las explicaciones pertinentes a la consejera de cultura del gobierno canario, una contestación que enfureció a la diputada que le acusó inmediatamente de falta de respeto y le recordó hallarse en sede parlamentaria. El Sr. Tardá, diputado de Esquerra Republicana de Cataluña, le acusó directamente “de ser un peligro para el estado autonómico”, un estado en el que, por cierto, el diputado de Esquerra no cree y hace todo lo posible por derribar. En su respuesta, el Sr. Molina manifestó no compartir “nada de lo que decía o pensaba” el Sr. Tardá y que cualquier acusación proveniente de él le parecía un halago.

Descalificaciones cruzadas se escucharon también entre el ministro y el Sr. Esteban, diputado del PNV y la Sra. Sumarroca, diputada de CiU. El Sr. Esteban insistió en que las comunidades orienten al menos el destino del 1% cultural y que el Tribunal de Cuentas no meta su nariz en las Autonomías. El ministro le replicó que el dinero está para las buenas ideas, alejándose del habitual café para todos. La diputada Sumarroca dedicó su primera intervención a hacerle llegar al ministro el “deseo histórico de su grupo de que se suprimiera el Ministerio de Cultura” y solicitó que, en tanto eso no ocurriera, “se implicara de manera más decidida en los presupuestos de teatros o centros catalanes”. El ministro le respondió que ya lo hacía y le recomendó que se informara mejor antes de opinar.

Una advertencia le dirigió la diputada Orama de CC al ministro que, al abandonar hoy su cargo, cobra toda su significación: “En el caminito nos vamos a encontrar muchas veces.” ¿Empiezan a entender por qué el Sr. Molina ha sido sustituido en el ministerio de Cultura?

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s