Purgando culpas (II)

Un extracto de este artículo apareció en Libertad Digital el 20 de abril de 2009.

Don César Antonio Molina no ha sido el único ministro relevado de su cargo con el fin de dar entrada en el Gobierno a personas más dispuestas a tragar con el chantaje nacionalista en temas tan fundamentales como la financiación autonómica, las inversiones en infraestructuras, la educación y la cultura. Si la VIII Legislatura fue la del buffet estatutario –pasen, pasen y llévense el pedazo de río, el aeropuerto o las cercanías ferroviarias que más les convengan–, la presente legislatura está llamada a completar ese trabajo desarbolando los pocos principios comunes que en todas esas materias quedaban en pie. Ese es el precio que va a pagar el Sr. Rodríguez Zapatero para salvar la que promete ser la más aciaga de todas las legislaturas desde el advenimiento de la democracia para España.
Otra de las víctimas de la última remodelación ha sido la Sra. Cabrera Calvo-Sotelo, fichaje estrella del PSOE en las elecciones generales de 2004 y ministra de Educación y Ciencia desde el 11 de abril de 2006 hasta el 7 de abril de 2009. Catedrática de Historia del Pensamiento y Movimientos Sociales en la Universidad Complutense, su nombramiento quería subrayar la importancia que el Sr. Rodríguez Zapatero concedía a la enseñanza en general y a la enseñanza universitaria, en particular, como motor del desarrollo económico y social. Tras la apagada etapa protagonizada por la Sra. Sansegundo, su antecesora en el Ministerio, se esperaba que la Sra. Cabrera pilotara el proceso de adaptación de la universidad española al nuevo marco universitario europeo y desarrollara la Ley Orgánica de Educación (LOE), aprobada un mes después de su nombramiento, pero que ella, como presidenta de la Comisión de Educación en el Congreso, conocía muy bien.

La LOE fue aprobada en el Congreso con el apoyo del 53% de los diputados del PSOE, ERC, PNV, IU-ICV y CC; CiU se abstuvo. Pronto comenzaron, sin embargo, las desavenencias entre el Ministerio de Educación y los nacionalistas catalanes. Para desarrollar la LOE, la Sra. Cabrera elaboró dos Reales Decretos de enseñanzas mínimas para la educación primaria (1513/2006 de 7 de diciembre) y secundaria (1631/2006 de 29 de diciembre) que levantaron ampollas en ERC y CiU. Pocos días después de su aprobación, el 21 de enero de 2007, el Sr. Montilla, presidente de la Generalitat de Cataluña y secretario general del PSC, anunciaba la presentación de un recurso contra el decreto de enseñanzas mínimas ante el Tribunal Constitucional por “invadir competencias propias” y la elaboración de una ley de educación de Cataluña con el propósito de hacerlos inefectivos. Pocos días después, el 13 de febrero de 2007, la Generalitat adoptó la decisión de recurrir el decreto 1513/2006 y la Ministra respondía así a una pregunta formulada al respecto: “Esos reales decretos han pasado todos los trámites necesarios, han pasado por el Consejo Escolar, por el Consejo de Estado, y el Gobierno piensa que no invaden ninguna competencia, y se mantiene en esos textos, que son los que piensa que garantizan las enseñanzas comunes.”

A petición del PP y de ERC, el 27 de febrero de 2007 comparecía el Sr. Tiana Ferrer, secretario general de Educación, ante la Comisión de Educación del Congreso para explicar el contenido de los decretos. Tras la exposición inicial, los nacionalistas catalanes mostraron su frontal oposición a ambos decretos, especialmente al de enseñanzas mínimas en primaria, con los peregrinos argumentos de que se había traicionado el espíritu de la propia LOE y se había -¡cómo no!- incumplido el Estatut de Cataluña, aprobado con los votos del PSOE, al invadir competencias de la Generalitat y cambiar el modelo educativo catalán. Veamos sus argumentos.

En primer lugar intervino la Sra. Cañigueral (¡perdón por la ñ, tan castellana ella!) Olivé de ERC que había solicitado la comparecencia:
“Esquerra quiere renunciar [denunciar, supongo quiso decir la diputada] y rechazar todo el procedimiento que el Gobierno central ha llevado a cabo con la publicación de este real decreto de primaria … porque el Gobierno ha abandonado el consenso al que llegaron las fuerzas políticas en la aprobación de esta ley … El Gobierno ha generado mucha tensión … imponiendo una tercera hora de castellano en toda la primaria, que en el caso de los dos primeros años se eleva a tres horas y media … el Gobierno intenta saltarse lo que el Estatuto de Autonomía de Cataluña establece, aprobado con el voto de su partido, y que tiene mayor rango que la LOE, porque el Estatuto de Cataluña forma parte del corpus constitucional …

Es conocida la apuesta [nuestra] por una sociedad trilingüe, en algunos casos tetralingüe, pues en la Vall d’Aran existe otra lengua, el aranés. Así, pues, nuestra voluntad es que los catalanes y catalanas puedan comunicarse en catalán, en castellano y en inglés a la perfección. El problema es cómo garantizar esto y este real decreto va en sentido contrario a lo que necesita Cataluña, porque refuerza la lengua más fuerte y no la más débil. Nosotros queremos manifestar que el catalán, lengua propia de Cataluña, debe seguir siendo la lengua vehicular de la enseñanza y actuar como elemento de cohesión social para personas de la nueva inmigración, igual que lo ha sido en el pasado.”

Al acabar su intervención, la diputada de ERC se preguntaba, “¿cómo vamos a avanzar en la mejora de nuestro sistema con unos reales decretos que son mucho menos respetuosos con la autonomía política que los que hicieron desarrollar la LOGSE? Damos un paso atrás en vez de un paso adelante.”
En términos similares se expresó la Sra. Pigem i Palmés representante de CiU:

“Quisiera sin mayor preámbulo expresarle el desagrado y el rechazo que le ha producido a mi formación política, Convergència i Unió, y al pensamiento político que representamos, la manera en que se está concretando el desarrollo de la LOE. La verdad es que confiábamos en que desde el ministerio serían respetuosos, no solo con el contenido de la LOE -¡faltaría más!-, sino también con lo dispuesto en el Estatuto de Cataluña … Por lo demás, no era una confianza que se sustentaba en la nada, se sustentaba en las palabras de la actual ministra de Educación, quien en su primera comparecencia ante esta Comisión, el 19 de octubre del año 2006, respondiendo a preguntas del entonces portavoz de Esquerra Republicana, aseguró que, en relación con el desarrollo de los calendarios y de las enseñanzas mínimas, en la aplicación de la LOE había habido sintonía con las comunidades autónomas, aunque matizó que no quería decir que en algún momento pudiera haber discrepancias o debates.
Señor secretario general, una cosa son discrepancias o debates y otra muy distinta es lo que a nuestro juicio se ha producido, que es que han hecho ustedes unos decretos que a nuestro entender suponen, en primer lugar, una clara invasión competencial, pero también -y en especial el real decreto de primaria- un cambio en el modelo de educación e integración que tiene Cataluña y que está basado en un consenso -como se puede usted imaginar complejo- político, social y de la totalidad de la comunidad educativa que impera en Cataluña desde el año 1993…

Comparto también la reflexión que ha hecho la portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya de que si hay que reforzar alguna lengua es el catalán y no el castellano … Desde que estamos sometidos a evaluaciones por el Informe Pisa, tanto los centros catalanes como los del resto del Estado se han sometido a esas evaluaciones, y desde el Consell Superior d’Evaluació del Sistema Educatiu de Catalunya se recogen además las comparaciones entre los centros catalanes y los centros del resto del Estado justamente para ver si este objetivo se cumple.

Pues bien, en el estudio que se ha publicado muy recientemente, en septiembre del año 2006, en primer lugar, se dice claramente que los resultados de las habilidades de comprensión oral y escrita y expresión escrita de la lengua castellana en Cataluña y en el resto del Estado en los alumnos de cuarto de ESO son prácticamente iguales, igual de buenos o igual de malos, pero iguales. En segundo lugar, en este estudio comparado, los resultados obtenidos en competencias básicas en lengua catalana y castellana para el alumnado de segundo de ESO muestran que son superiores los resultados obtenidos en los centros de Cataluña en lengua castellana que en lengua catalana …”.

No hay pues ninguna duda: ERC y CiU rechazaron los decretos de enseñanzas mínimas elaborados por la Sra. Cabrera para desarrollar la LOE y, en particular, el de enseñanza primaria que impone la obligación de que los niños dediquen tres horas y media en el primer ciclo y tres horas en los otros dos ciclos semanales al aprendizaje de la Lengua y literatura castellanas. ¡Qué horror! ¡Qué injerencia del Gobierno y mancilla al Estatut! ¡Qué amenaza para el modelo catalán de enseñanza que los niños de 6 y 7 años dediquen tres horas y media de las 35 horas semanales a aprender Lengua y literatura castellanas! El ridículo alcanzó su cénit cuando la diputada de ERC se refirió a la apuesta de su partido por alcanzar una sociedad trilingüe o incluso tetralingüe, algo que, supongo, la diputada esperaba alcanzar con ayuda del Espíritu Santo, es decir, sin que los niños recibieran más horas en castellano, inglés y aranés para no romper el modelo educativo catalán.

Estas fueron pues las excusas esgrimidas por los partidos nacionalistas ante una exigencia tan razonable y hasta pacata de que en cualquier comunidad de España los niños dediquen al menos el 10% del tiempo a aprender el idioma que les permitirá comunicarse y encontrar trabajo en Andalucía, México, Asturias, Argentina, El País Vasco, Castilla-León o Nicaragua y, hasta si me apuran, en Francia o Alemania. En su respuesta a los diputados nacionalistas, el Sr. Tiana Ferrer, secretario general de Educación, subrayó el carácter general del decreto, dirigido al conjunto de España, no a Cataluña, y reivindicó con firmeza la competencia del Ministerio para concretar en horarios las enseñanzas mínimas. Vale la pena transcribir sus moderadas afirmaciones:

“El decreto de educación primaria, como todos los demás, no pretende regular qué se debe hacer en Cataluña, no va contra Cataluña. He leído en la prensa que este decreto introduce la tercera hora de castellano en Cataluña. Ese no es el objetivo. Los decretos de enseñanzas mínimas establecen lo que el Gobierno, en función de sus competencias, desarrolla para el conjunto del país, y una de las cosas que está claramente establecido que el Gobierno debe regular son las enseñanzas mínimas, lo que incluye sus horarios. Porque hay una sentencia del Tribunal Constitucional, que ustedes conocerán, que dice que esa determinación de las enseñanzas mínimas tiene su concreción final en los horarios. Por eso esa discusión desde la LOGSE hasta ahora sobre qué parte del horario debe ser común, no debe ser común o debe ser igual para todo el Estado o no, es una cuestión sobre la que hay discusión pero que está claramente establecida a partir de aquella sentencia del Tribunal Constitucional. De hecho, el requerimiento del Gobierno de Cataluña no objeta nada a que se pongan tres horas de castellano porque entienden -y creo que así debe ser- que es parte de la competencia del Gobierno establecer esas enseñanzas mínimas”.

El Sr. Tiana remachó su intervención rebatiendo que “este decreto ataque ningún modelo de escuela ni, por supuesto, ninguna política de inmersión lingüística; lo único que dice es el número de horas mínimo que se debe dar de cada materia y no cómo se hace, cómo se organiza, cuáles son los criterios de inmersión, etcétera.” En su réplica, la diputada de ERC, hablando en nombre de su grupo y CiU, volvió sin ningún rubor a insistir en que es el conocimiento del catalán el que sale peor parado en la comparación de ambas lenguas:

“No hay condiciones objetivas para aumentar las horas de clase del castellano. Todos los indicadores de calidad señalan que la competencia lingüística de la lengua castellana del alumnado de Cataluña no es inferior que en el resto del Estado. En cambio, como ya se ha señalado, la competencia lingüística en catalán de los alumnos y alumnas cuando terminan la ESO está muy por debajo del castellano. Usted dice que no quiere entrar a discutir estos resultados de las evaluaciones, pues me sorprende porque la voluntad del Gobierno español debería ser asegurar el conocimiento de todas las lenguas oficiales. Quizás porque no han hecho una buena valoración de la evaluación del conocimiento de las lenguas de los estudiantes del Estado han errado en las medidas, y por eso les pedimos, por favor, que rectifiquen. Usted dice que no es un real decreto pensado para Cataluña sino para el conjunto del Estado. Precisamente nos quejamos de lo poco interiorizada que tiene el Gobierno español la realidad plurinacional del Estado español.”

A mí sí que me gustaría entrar a discutir los resultados de esas evaluaciones. Teniendo en cuenta que los niños dedican 33 horas a estudiar en catalán todas las materias del currículo y tan sólo 2 horas a Lengua y literatura castellanas, ¿qué conclusión podemos sacar si el nivel de conocimiento del catalán es inferior al del castellano al finalizar la ESO? Aquí van tres posibles respuestas. Primera, los maestros no saben catalán y explican la mayoría de las materias en mandarín. Segunda, el cerebro de los niños catalanes es refractario al catalán. Y, tercera, las pruebas que realiza el Consell Superior d’Avaluació del Sistema Educatiu de Catalunya para medir el conocimiento de ambos idiomas no son comparables, siendo mucho más exigentes las pruebas en catalán. ¡Seamos serios, por favor! Si un niño aprende los nombres de los mamíferos, los nombres de los elementos de la tabla periódica, los accidentes geográficos o las figuras geométricas en catalán e ignora esos nombres en castellano, ¿cómo es posible que los resultados de las pruebas indiquen que la competencia lingüística en catalán es inferior a la competencia en castellano? Me temo que la Generalitat está manteniendo con dinero público un Consell un organismo útil únicamente para que los nacionalistas puedan seguir diciendo que el castellano no necesita más horas.

Volviendo al tema principal. ¿Qué modelo educativo y Estatut tan perversos tenemos que permiten que los niños en Cataluña puedan cursar la mayoría de las asignaturas en francés, alemán o inglés en el Liceo francés, el Colegio alemán o el colegio Europa, respectivamente, pero consideran una amenaza que los niños dediquen tres horitas a aprender la lengua que hablan sus vecinos, sus familiares, los ciudadanos de otras autonomías y cientos de millones en América y en todo el planeta? Pone los pelos de punta pensar que señoras diputadas que perciben magníficos sueldos pagados con nuestros impuestos puedan decir estas gansadas sin que las corran a gorrazos.

¿Qué ha ocurrido desde aquel momento de álgido enfrentamiento entre la Sra. Cabrera y los nacionalistas catalanes? El Honorable Sr. Montilla ha incumplido los decretos de enseñanzas mínimas con total impunidad para complacer a sus socios de ERC que han manifestado en varias ocasiones que no entrarán en vigor en Cataluña mientras ellos estén en la Generalitat. El Tribunal Constitucional, en su línea, sigue sin resolver el recurso de inconstitucionalidad presentado por la Generalitat hace más de dos años. La Sra. Cabrera ha preferido mirar hacia otro lado mientras ha sido ministra, pero su vergüenza le ha impedido derogar los decretos como le exigían los partidos nacionalistas. El Sr. Rodríguez Zapatero a comienzos de esta Legislatura, en otra de sus incomprensibles piruetas, dejó a la ministra universitaria sin competencias sobre Universidades y las traspasó al nuevo Ministerio de Innovación y Ciencia. Un año después el Presidente ha despedido a la Sra. Cabrera, incómoda compañera de viaje ahora que toca pactar de nuevo con los nacionalistas catalanes, y ha puesto al frente del Ministerio al Sr. Gabilondo. Aguardo con impaciencia su primera comparecencia ante la Comisión de Educación en el Congreso para comprobar cómo reacciona ante las demandas de los nacionalistas catalanes. No sé si para la ocasión le servirán de mucha ayuda su obra de juventud, Enséñanos a amar. Catecismo del Sagrado Corazón, o su primera obra de madurez, El concepto como experiencia y sistema en Hegel, pero seguiremos con atención lo que promete ser una experiencia metafísica.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s