El PSC y Europa

Dan lástima. Lástima en verdad dan los candidatos nacionales, restregándose uno al otro el paro y el otro al uno la guerra de Irak. Pero si pobre es el panorama nacional en estas elecciones al Parlamento europeo, la falta de ideas y propuestas alcanza su cénit en el ámbito local. Cuando me pongo en el microscopio a observar los ácaros que recorren el triángulo catalán en estas elecciones al Parlamento europeo se me encoge el alma. Helos ahí: Badia, Tremosa, Junqueras y Romeva diciendo sandeces sobre Cataluña, Easpaña y Europa, sin pudor alguno ni recato.

Hoy quiero dedicar mis comentarios al Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC), un partido cuyos dirigentes han abandonado las valores más interesantes y universales que abrazó el socialismo, como la solidaridad que nace del reconocimiento de que todos los hombres nacen iguales, y su consecuencia lógica, el internacionalismo, y los han sustituido por el localismo más rancio y sectario que intenta volver a establecer fronteras donde no las había y romper los lazos forjados por la historia, las migraciones, las relaciones comerciales y los afectos. Este partido por gobernar, por aferrarse al poder, ha hecho de todo en los últimos cinco años: desde aprobar un proyecto de Estatut de Catalunya inconstitucional, hasta perseguir a los comerciantes por no rotular sus establecimientos en catalán o desarrollar una Ley de Educación de Cataluña con el fin expreso de impedir que los niños dediquen tres horas a la semana a estudiar Lengua y literatura castellanas en la educación primaria.

Pues bien, ¿cuál es su visión de la Unión Europa? Según la Sra. Badia:, “la nostra història és una història de complicitats i aliances amb Europa”, porque “catalanisme i europeisme han anat sempre de la mà, i això ha anat bé a Catalunya, ha anat bé a Espanya i ha anat bé també a Europa”. ¿De verdad? ¿Cómo se puede mantener en serio que el catalanismo es lo mismo que el europeismo? ¿Cómo se puede mantener en serio que educar a los niños en la ignorancia más supina de lo que es España y, no digamos, Europa es europeísta? ¿Cómo entender que cuando se niega a un ciudadano europeo y español acceder a un puesto en un centro de enseñanza en Cataluña por no tener el nivel C de catalán se es europeísta? ¿Cómo casar esta afirmación con el forcejeo permanente en que están enzarzados sus dirigentes con el gobierno de España para vaciar al Estado Central de competencias e incluso apropiarse de empresas de propiedad pública y recibir subvenciones por ello? Esto no es europeísmo sino feudalismo rapaz y centrífugo.

Y, ¿cuál es su estrategia de campaña? La misma desde hace un número ya incontable de elecciones. Una y otra vez el aparato del PSC viene repitiendo la misma cantinela: ¡qué viene la derecha!, ¡qué viene Aznar!, ¡qué viene Bush!, ¡qué viene Thatcher! Les da igual que estos políticos ya no estén en liza. Ahora dicen que hay que votarles a ellos porque “ara és el moment d’aconseguir una majoria d’esquerres al Parlament Europeu”. ¡Noble tarea! Pero, ¿con qué fin? Porque “volem una Europa de les persones”. ¡Qué gran mentira! Ellos que no han hecho otra cosa desde que gobiernan que cuestionar los derechos de las personas y subordinarlos, como en el antiguo régimen, a los derechos de los territorios, dicen querer una Europa de las personas. No sé si alguna vez se preguntaron estos dirigentes del PSC qué es ser de izquierdas; por no saber, no sé si alguna vez fueron siquiera socialistas. Causa vergüenza ajena verlos hablar de solidaridad y de personas cuando su gobierno ha tenido como objetivo prioritario extraer concesiones para Cataluña, sin tener en cuenta los derechos del resto de los españoles, también personas.

Y, ¿qué tiene Cataluña que ofrecer a Europa? No se lo pierdan, pero según la Sra. Badia, en relación a Europa “tenim coses a exportar com la integració de les diversitats i les polítiques socials i d’igualtat”. De eso, los que hemos venido a Cataluña estamos convencidos. Si de algo no pueden alardear los dirigentes del PSC es de desarrollar políticas para integrar las diversidades y de practicar políticas de igualdad, salvo que por integrar diversidades entiendan imponer el catalán a todo bicho viviente y por practicar políticas de igualdad el desentenderse de lo que pasa en el resto de España.

Que nadie se llame a engaño: el PSC es hoy un partido nacionalista, antiespañol y de boquilla, sólo de boquilla, socialista y europeísta, que gobierna en Cataluña junto con otros dos formaciones políticas, Esquerra Republicana de Catalunya e Inicitiva per Catalunya Verds y Esquerra Unida i Alternativa, en cuya presencia no puede siquiera mencionarse la palabra España. El PSC sólo se acuerda de España cuando llegan las elecciones y necesitan al González o Rodríguez de turno para llenar las gradas. Que nadie se llame a engaño: los actuales dirigentes del PSC ni son de izquierdas, ni socialistas, ni europeístas sino manipuladores, insolidarios y catalanistas.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s