Observatorio gilygil

Desde el averno Tal y Tal, en compañía de Mefistófeles, deben estar frotándose las manos al comprobar que la semilla plantada en Marbella ha dado una magnífica cosecha a lo largo y ancho de la piel de toro. Y es que no hay día que no aflore un nuevo caso de corrupción en España. Ora brota en el imponente Palau de la Música Catalana al acorde de selectas piezas y exquisitos intérpretes, ora en el desabrido Ejido al son de una balada que cuenta la historia de dos pistoleros afamados que vaciaron las arcas municipales. En los últimos meses, hemos vivido sobresaltados como se iba levantando la alfombra de la trama mafiosa de los Sres. Correa y Pérez que ha enfangado en lodo a los más elegantes dirigentes del PP y hasta salpicado la inmaculada sotana del Papa. En las últimas semanas, se va confirmando la presunta trama de financiación ilegal de CDC, el partido del Sr. Mas i Gabarró, a través de la Fundación Trías Fargas, merecedora junto con el Partido Independentista del Sr. Colom de las dádivas del Sr. Millet (o Billet, como algún gracioso le ha bautizado).

En las dos últimas semanas, sin ir más lejos, han aparecido nuevas informaciones sobre dos casos de corrupción en Mallorca, la flor más acabada de la cosecha marbellí. El Sr. Matas, anterior Presidente de la Comunidad Autónoma de Baleares, ha sido imputado por un presunto caso de corrupción por la construcción del inútil y costosísimo velódromo Palma Arena, asunto que al parecer pudo reportar a su familia un sustancioso incremento de su patrimonio. Y esta semana le ha tocado el turno a la Sra. Munar, Presidenta del Parlamento de Baleares, que ha sido imputada por el Tribunal Superior de Justicia en el caso Can Domenge. En este caso, hay también imputados otros líderes de Unió Mallorquina, el partido de la Sra. Munar, y del PP. Las imputaciones han llegado a raíz de la querella interpuesta por la empresa Núñez y Navarro a resultas de la adjudicación por 30 millones de euros de un solar a Sacresa, desestimando la oferta de 60 millones realizada por la empresa catalana.

Ironías de la vida. Hace pocos días los Sres. Núñez, padre e hijo, se sentaban como imputados en el banquillo en el caso Hacienda, acusados de haber sobornado a los Sres. Abella y Begua, dos inspectores de hacienda, para eludir el pago de 13,2 millones en impuestos. Al preguntarles el respecto, ambos declararon no saber nada de la gestión fiscal de su empresa y pasaron el muerto al Sr. Sánchez Guiu. El Sr. Núñez (hijo) llegó incluso a manifestar que él no se ocupaba de asuntos de tan baja estofa. Para eso están los gestores fiscales, claro. Muy convencidos parecen estar padre e hijo de que el Sr. Sánchez Guiu va a hacer honor a su nombre (Salvador) y van a eludir sus evidentes responsabilidades.  

No tenemos petróleo, pero allí donde uno rasca en la piel de toro sale oro negro en forma de malversación de caudales, cohecho, falsedad documental, prevaricación, revelación de secretos y toda esa jerga legal con la que involuntariamente nos vamos familiarizando. Tal y Tal ha triunfado en esta plaza, ha creado escuela y sus discípulos no hay día que no abran la puerta grande en alguna plaza de España.

*Gilygil epónimo de corrupción.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s