Tocado

Lo más impactante de la convención nacional del PP celebrada los pasados 14 y 15 de noviembre no han sido los débiles mensajes de firmeza y unidad lanzados por su agónica dirección, sino la fotografía en la que aparecía el corpachón del Sr. Rajoy rodeado por los brazos del Alacrán Desenmascarado de Milano (ADM). Al otro lado de Rajoy, aparece en la foto la Sra. Sánchez Camacho lanzando su vacua sonrisa a las cámaras, arrobada por la proximidad del líder del partido. Y a la vera del Sr. Camps, se puede ver al Sr. Trillo que con los ojos entrecerrados parece decirse “menos mal, aquí nadie me pregunta por el YAK-42”. ¡Qué gran cuarteto para renovar al PP e impulsar a su líder nacional a la Moncloa!
convencion PP

El cónclave se organizó para escenificar un sainete en el que varios jóvenes (¡algunos no lo parecían!) actores del PP planteaban al Sr. Rajoy  cuestiones aparentemente incómodas con el propósito de brindarle la oportunidad de verbalizar la firmeza que ha sido incapaz de mostrar gestionando el partido en los últimos meses. Preguntado sobre la “mala imagen” que ha dado el partido el Sr. Rajoy respondió: “hay una inmensa mayoría de dirigentes que respeta las reglas del juego, pero si alguno no lo hace, haré lo que todos vosotros queréis que haga”. ¿Justifican mensajes de tan escaso interés para sus votantes y los ciudadanos en general un dispendio de esta magnitud? Aunque la respuesta en la que el Sr. Rajoy dio la medida de su talla política fue cuando confirmó algo que todo el mundo ya ha podido sobradamente constatar: “tengo bastante entereza para aguantar lo que me echen”. No hay ninguna duda de que para aguantar al Sr. Bárcenas, al Sr. Camps y al Sr. Trillo hace falta tener unas tragaderas a prueba de fiscalía y otras cosas peores.

Asimismo, las informaciones publicadas relatan cómo un grupo de afiliados de Castellón estaba también preparado para recibir al Sr. Camps a su llegada a la convención entre vítores y gritos de ¡Presidente!, ¡Presidente! Incombustible, el Presidente valenciano no se cortó un pelo ante los medios y recordó que “muchos apostamos por Rajoy en los buenos momentos y en los no tan buenos, muchos creímos en él”. A continuación, el Sr. Camps se fue a buscar al Sr. Rajoy, le cogió de la mano y se fotografió con él para dejar claro a todos los militantes del PP en la CA de Valencia que sigue contando con el apoyo incondicional del líder nacional. Nadie sabe los pensamientos que cruzaron la mente del Sr. Rajoy en esos momentos, pero quizás se acordó de unas palabras pronunciadas por el Sr. Camps dos días antes en las Cortes valencianas sobre furgonetas, paseíllos y cunetas.

P.D. En la foto encontrarán también el rostro, los ojos siempre cubiertos por gafas, del Sr. Fabra, Presidente de la Diputación de Castellón, imputado en un sin fín de causas. Lo menciono para que luego  nadie diga después que “no lo conocía; ya sabe, uno de tantos a los que doy la mano actos públicos”.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s