¿Es más dura la recesión de lo que nos dicen?

Artículo publicado en Expansión el 1 de diciembre 2009

(Se incluye como Apéndice el Cuadro 1 que por razones de espacio se omitió en la publicación impresa.)

Cada trimestre asistimos a un ritual preestablecido que finaliza con la publicación de los valores estimados de los principales agregados macroeconómicos. El 23 de octubre se publicaron las cifras de la Encuesta de Población Activa (EPA) correspondientes al tercer trimestre de 2009; unos días después el Boletín Económico del Banco de España  (BE) adelantaba en su Informe Trimestral las tasas de variación de algunas magnitudes macroeconómicas; el 12 de noviembre el INE presentaba la estimación avance de la variación del indicador del índice de volumen (encadenado) del PIB; y el ciclo se ha completado el 18 de noviembre con la publicación de los valores a precios corrientes e índices de volumen de los principales agregados macroeconómicos, tanto por el lado de la oferta como de la demanda.

Para el PIB, las estimaciones entre los dos organismos empleando datos desestacionalizados difieren en esta ocasión una décima, tanto en la tasa de variación intertrimestral, -0,4 % según el BE y -0,3 % según el INE, como interanual, -4,1 % según el BE y -4,0 % según el INE. Curiosamente, el Gobierno ya había manifestado unos días antes de que el INE hiciera público el avance que las cifras serían algo mejores que las estimadas por el BE… y el INE ha dado la razón al Gobierno. Sería ridículo debatir, como a veces ha ocurrido, si la economía española ha caído un 4,0 o un 4,1 por ciento, como estiman el INE y BE, respectivamente, porque además de no conocer si esa diferencia puede o no achacarse en parte a los efectos del redondeo e ignorar las fuentes y procedimientos empleados por una y otra institución en el cálculo, hay poderosas razones para pensar que ambas infravaloran considerablemente la caída que registra el PIB de la economía española.

Como queda reflejado en el Cuadro 1, las variaciones interanuales de los índices de volumen del valor añadido bruto (VAB) empleando datos brutos en los últimos trimestres difieren en magnitudes muy significativas de las variaciones interanuales de diversos indicadores de producción y actividad en tres sectores clave: Industria, Construcción y Servicios de mercado que, según los cifras de Contabilidad Nacional en los tres primeros trimestres de 2009 aportan el 73,61 % del PIB. En el caso del sector industrial, las caídas de los índices de producción de las industrias extractivas y manufactureras que aparecen en el Cuadro 1 son muy superiores a las variaciones del valor añadido bruto (VAB) a precios básicos reflejadas en las Cuentas Nacionales. En el caso de la Construcción, todos los indicadores de actividad incluidos en el Cuadro 1 (licencias de Ayuntamientos, viviendas visadas, viviendas iniciadas, viviendas terminadas y consumo aparente de cemento) muestran unas tasas de variación interanual que superan en bastantes trimestres el 30, 40 y hasta 50 por ciento, valores también muy superiores a las  reducciones del VAB en el sector Construcción en las Cuentas Nacionales que, en ningún trimestre, han superado el 7 %. En el caso de los Servicios de mercado, el índice global de actividad –al igual que los subíndices de Comercio, Turismo. Transporte, Tecnologías de la Información y Servicios a las empresas- registra contracciones que en los tres últimos trimestres superan el 15 % en tanto que las reducciones del VAB en las Cuentas Nacionales se han mantenido por debajo del 3 %. En este último caso, las discrepancias resultan incluso menos justificables a la vista de la estrecha evolución de ambos índices en  otros trimestres.

No hace falta decir que las variaciones de los índices de actividad no tienen por qué ser idénticas a las del valor añadido, pero resulta sencillamente increíble que la actividad en Construcción se reduzca a un tercio o incluso a la mitad, dependiendo del indicador, y el valor añadido lo haga tan sólo un 5 ó 6 por ciento. Algo similar se puede decir del sector Servicios de mercado donde las variaciones del índice se separan abultada y sospechosamente de las del VAB a partir del III trimestre de 2008. Si ciframos en el 2 % el crecimiento del valor añadido en el sector de Servicios no de mercado en los últimos trimestre y si, siendo conservadores, cuantificamos la reducción en Agricultura, Energía, Industria, Construcción y Servicios de mercado en el 1, 6, 20, 15 y 10 por ciento, respectivamente, la conclusión a la que llegamos es que el PIB se ha reducido el 8,89%, una cifra bastante más elevada que la caída máxima del 5,07 % estimada en el segundo trimestre de 2009, tras haber sido revisada al alza 0,61 puntos porcentuales al publicarse los datos del tercer trimestre. El PIB seguramente ha caído algo menos en el tercer trimestre que en el segundo, pero bastante más en ambos de lo que se nos dice.

Apéndice: Cuadro 1

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s