0:46

Llueve, llueve mucho en Sevilla.

Algún paraguas sobrevuela,

alcohólico y huidizo,

las brillantes losas de la plaza.

Acurrucado en el sillón,

contemplo tras los cristales

esmerilados por el agua

la mole imponente de la Giralda.

A su alrededor,

cortinas de agua fina

gravitan misteriosas

por haces de luz

en gélidas cascadas.

Apenas humedecidas

sus costuras,

ella permanece muda:

no quiere saber nada.

Viéndola tan seca

y ensimismada,

diríase que es ciega

y lleva paraguas.

Suenan

tres campanadas.

Me llegan unas voces lejanas,

jóvenes y ruidosas.

¡Quién pudiera darles alcance

bajo las risas del agua!

Sevilla, 19 de febrero 2009

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Uncategorized

Una respuesta a “0:46

  1. javier hernandez

    Como me gusta que dejes salir tu alma de poeta, que surgió hace ya tiempo a orillas del Duero (San Saturio), en las clases de nuestro querido “Acemila”.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s