Inmersión lingüística: el franquismo redivivo

De acuerdo con el último estudio preelectoral del CIS publicado el 8 de noviembre, en vísperas del inicio de la campaña electoral catalana, el 52,3% de los catalanes entrevistados declaraban que su lengua materna es el español. Como aclara la pregunta siguiente, la razón principal que explica esa elevada proporción es que el 27,6% de los entrevistados nacieron fuera de Cataluña, y el 53,5% de las madres y el 54,0% de los padres de los entrevistados nacieron en el resto de España. Cataluña es a todas luces una sociedad plural, desde el punto de vista lingüístico, donde conviven pacíficamente quienes tenemos como lengua materna el castellano y quienes tienen como lengua materna el catalán. Esta es la verdadera realidad social de Cataluña que los políticos nacionalistas intentan ocultar y eliminar mediante la imposición de la inmersión lingüística en catalán.

Foto de clase en un colegio de Barcelona 1965-66Durante la dictadura franquista, el castellano fue la lengua vehicular en la enseñanza en todos los niveles y el catalán la lengua que muchos catalanes hablaban en su casa, en el patio del colegio, con los amigos y en determinados segmentos de la sociedad civil. Quienes entonces detestábamos la inmersión lingüística en castellano impuesta por el dictador –como tantas otras políticas que reflejaban su concepción totalitaria del Estado–, asistimos estos días perplejos a la defensa por parte de la mayoría de los políticos catalanes del sistema de inmersión lingüística sólo porque ahora la lengua vehicular excluida es el castellano. En cierto modo no me sorprende, porque el proyecto del nacionalismo catalán de construir una identidad nacional en la lengua, resumido en el lema “lengua, cultura, país”, es lo más parecido que conozco al régimen nacional-sindicalista que sufrí durante el tardofranquismo. No es broma.El general Franco en Barcelona

Artur Mas calmando su sed de independenciaPerplejos y asombrados, digo, escuchamos a la mayoría de los políticos catalanes de todos los partidos, excepto el PP y Ciudadanos, defender ahora la inmersión lingüística con variopintos argumentos. Unos afirman con seriedad que raya en el sarcasmo que se trata de un sistema de éxito probado pues los catalanes conocen tan bien el castellano como el resto de los españoles. Curioso argumento donde los haya, porque si los niños aprenden perfectamente el idioma castellano en los centros de enseñanza primaria dedicando dos o tres horas a la semana a la enseñanza de la asignatura ‘Lengua y literatura castellanas’, también, presumo, aprenderían perfectamente el catalán si dedicaran idéntico tiempo a aprender la asignatura ‘Lengua y literatura catalanas’, y el resto de materias curriculares se impartieran en catalán y castellano, las dos lenguas propias de los catalanes. O, ¿acaso no bastan dos o tres horas a la semana para aprender bien una lengua?Rigau consejera de Educación del gobierno catalán defendiendo la inmersión

Jonqueras el historiador disfruta su triunfo el 25NLos políticos nacionalistas, especialmente los que se consideran a sí mismos ‘progresistas’ –y entrecomillo la palabra porque no lo son–, argumentan que el sistema de inmersión lingüística en catalán favorece, además, la cohesión social. Lo curioso es que ninguno explica por qué. Fíjense que si se concede que la inmersión lingüística en catalán favorece la cohesión social, también se tiene que admitir que la inmersión lingüística en castellano impuesta en la dictadura favorecía la cohesión social. O, ¿es que acaso sólo y por razones misteriosas la inmersión lingüística en catalán produce el milagro de la cohesión social? Dicho de otra manera, los políticos nacionalistas que defienden la inmersión lingüística en catalán utilizan los mismos argumentos falaces que habría podido dar Franco para justificar la inmersión lingüística en castellano y la exclusión del catalán como lengua vehicular en la enseñanza. Y como Franco en su momento, ellos niegan ahora la diversidad lingüística de la sociedad catalana.

Rivera contento con sus nueve diputadosNingún catalán que conozco, incluidos los líderes del PP y Ciudadanos, piden que se excluya el catalán como lengua vehicular en la enseñanza, y nadie, incluido el ministro Wert, pretende crear conflicto lingüístico alguno en Cataluña, como aducen los partidarios de la inmersión lingüística en catalán a falta de mejores argumentos para defenderla. Todo lo contrario, lo que deseamos es que ambas lenguas se traten con igual respeto y el proceso educativo refleje la realidad social de Cataluña donde más de la mitad de la población considera el castellano su lengua materna. Decir como ha dicho Rigau, consejera de Educación en funciones del gobierno catalán, que el proyecto de Ley del ministro Wert “es el mayor ataque al catalán desde 1978” y que “nunca un texto del Ministerio había menospreciado tanto al catalán”, no es sólo faltar a la verdad sino ampararse en la mentira para ocultar la exclusión del castellano como lengua vehicular con finalidades políticas.Los dirigentes del PP catalán en la Diada de 2008

El modelo de ‘escuela catalana’, contra el que supuestamente atenta el proyecto del Ministerio de Educación, trata al castellano como una lengua extranjera, a pesar de que no sólo es la lengua oficial del Estado sino la lengua materna del 52,3% de los catalanes y la lengua que los catalanes utilizan para comunicarse con el resto de españoles, incluidos quienes se expresan en vascuence y gallego. El proyecto de Ley del Ministerio no sólo no ataca la ‘escuela catalana’ sino que pretende corregir una incongruencia tan grave que hasta resulta difícil entender que el cerebro de los políticos nacionalistas no alcance a comprenderla: el francés, el inglés, el italiano, el alemán o el japonés se emplean como lenguas vehiculares en Cataluña, en colegios de élite donde han estudiado y enviado a sus hijos muchos de los políticos nacionalistas que defienden la inmersión de catalán para el ‘pueblo’, y sin embargo el castellano, la lengua oficial del Estado, está excluida como lengua vehicular. ¿Tan difícil resulta entender semejante disparate?

Wert Ministro de EducaciónLo que pretende el Ministerio de Educación, además de amoldar la legislación a las sentencias del Tribunal Supremo sobre esta cuestión, que el gobierno catalán ha ignorado desde 2010, es lograr que los alumnos catalanes aprendan ambas lenguas, algo que va mucho más allá de recibir dos o tres horas de clase a la semana en castellano, y abarca el aprendizaje del resto de materias curriculares en ambas lenguas. Resulta harto curioso y significativo que los políticos nacionalistas hayan echado en saco roto los consejos de algunos pedagogos catalanes partidarios de que la enseñanza a los niños se realice en su lengua materna. Pero más allá de este olvido intencionado, lo que resulta indubitable es que el “modelo de inmersión” en catalán impuesto en el sistema educativo en Cataluña ni es respetuoso con quienes tienen el castellano como lengua materna, ni equilibrado porque excluye la enseñanza en castellano de cualquier otra materia que no sea ‘Lengua y literatura castellanas’, ni responde a la concepción de una enseñanza bilingüe enriquecedora. Muy al contrario de lo que afirman los políticos nacionalistas, la inmersión lingüística en catalán es un modelo intencionada y políticamente sesgado, como lo era el franquista, que erosiona la cohesión social y empobrece a la sociedad catalana.

O.Junqueras y Marta Rovira, número uno y dos de ERCCuando en la pasada campaña electoral catalana, leía en las banderolas de Esquerra Republicana de Catalunya, “un nuevo país para todos”, no podía evitar decirme a mi mismo, ¡qué lema tan falso!, porque obviamente me sentía excluido de ese su ‘país para todos’, y recordaba un pasaje del Gatopardo en que Don Luigi, el maestro organista y compañero de caza, le dice al príncipe de Salinas, “no, no y mil veces, no. Voté no y ha salido sí”. Desde esta posición de resistente, animo al gobierno español a afrontar de una vez con firmeza este asunto porque lo que está en juego es nada menos que la libertad de los catalanes que queremos seguir formando parte de España frente a los nacionalistas que quieren imponer su modelo trasnochado de sociedad tribal con una lengua y una cultura en un estado independiente ‘para todos’ los que piensan como ellos. El gobierno español dispone de suficientes instrumentos para lograrlo y ésta es la ocasión para demostrar que no se achanta ante las nuevas amenazas de los políticos nacionalistas en el Congreso. Ahora o nunca.ERC con sus letreritos en inglés en el Congreso

Anuncios

24 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

24 Respuestas a “Inmersión lingüística: el franquismo redivivo

  1. José María

    Excelente artículo ponderado, real y buen conocedor de la realidad catalana. Si en algunos tranajos sobre política económica me encuentro distanciado en este asunto el Prof. Polo ha conseguido que haga propio tanto el contenido del mismo. Ahora una pregunta ¿Resitirá el ministro Wert su posición en lo esencial o en los próximos días veremos cómo se frustran las aspiraciones de un proyecto que merece la pena ser defendido con la razón y el sosiego?

  2. Traveller

    No way my friend. El Gobierno no sólo no aprovechara la oportunidad del ahora o nunca sino que entregará la cabeza de Wert a los nacionalistas en bandeja de plata.

    No hay más que oir a la insigne Sánchez Camacho abroncando al Ministro por no haber contado con ella para la redacción de la Ley-

    • Querido amigo, nuestro obligación es intentarlo y no rendirnos nunca.

    • Hay, a pesar de todo, incluido la ayuda prestada por Sánchez-Camacho a Mas en los dos últimos años, motivos para la esperanza. La apuesta de Jonquera-Mas pone en cuestión todo lo que ya ponía en solfa el proyecto de Estatut aprobado en septiembre de 2005 cambiaba: la propia Constitución (por eso, ni siquiera el Constitucional pudo dar el visto bueno tras los remiendos aprobados en el Congreso), el sistema judicial, la hacienda propia, la exclusión del castellano como lengua vehicular, etc., un replanteamiento radica al que ahora se suma la transformación de la policía autonómica en una policía integral y la creación de un banco central. Ante esta apuesta abiertamente independentista, el gobierno español ya no puede mirar hacia otro lado e intentar contentar a los nacionalistas, como ha hecho hasta ahora. Ya no caben medias tintas y aceptar nuevos chantajes: hay que actuar para hacer que se cumplan la Constitución y las leyes. ¡Incluso Rodríguez Zapatero dijo que no al plan Ibarretxe!

  3. Alex K.

    Más de 30 años después de iniciar el proyecto de Normalización lingüística se habla normalmente el español en la calle y administraciones. No me hagan ustedes reir con supuestas persecuciones!
    Respecto al “modelo trasnochado de sociedad tribal” es el mismo que se nos impone a mi y a un montón de catalanes harto de vuestro patético reino.

    • Faltaría más. Aunque creo que, por tu tono, eres un candidato a perseguidor. Tu comentario, por otra parte, denota que no comprendes el mensaje del artículo que es que ni tú, ni ningún independentista, tenéis derecho a decirnos a excluir a la lengua que hablamos la mayoría de los catalanes como lengua vehicular en la enseñanza. Lo intentó Franco y fracasó y también vais a fracasar sus epígonos.

      • Alex K.

        Llevamos demasiado tiempo discutiendo y hablando de lo mismo, está visto y comprobado que nuestros puntos de vista son irreconciliables: Para vosotros es normal ir a Inglaterra y estudiar en inglés pero no lo es estar en Catalunya y hacerlo en catalán… concepción de estado diría yo… más lejos aún: Puro colonialismo!
        Ha llegado la hora en que el pueblo catalán (vosotros: españolistas y nosotros: indendentistas) decidamos qué hacer con semejante contubernio… o es que os asusta la voz del pueblo??? o es que deben decidir los españoles qué futuro merecemos los catalanes???
        Perseguidor??? En absoluto! Sólo de un futuro mejor para mi y para mis hijos, obviamente fuera de un país que me estrangula financiera, fiscal y socialmente y con el que cada día tengo menos que ver.

      • Cuando voy a Inglaterra (supongo que quieres decir Reino Unido) a estudiar habló inglés. Cuando alguien viene a Cataluña viene a una Comunidad Autónoma de España donde la lengua oficial de todo el Estado es el castellano. Lo terrible, lo que revela tu patente disfuncionalidad es que no comprendas que cuando más del 50 por ciento de la población tiene como lengua materna el castellano, esta lengua no se puede excluir como lengua vehicular en la enseñanza.

        Estudia también un poquito la historia para no decir tonterías sobre colonialismo y la supuesta descolonización de Cataluña. Porque que sepa nunca nadie invadió Cataluña para unirla al resto de España sino que se unió voluntariamente al Reino de Aragón hace tantos años que da un poquito de vergüenza intelectual que utilices un término empleado para denotar el proceso de independencia de las colonias americanas, africanas o asiáticas.

        Estudia un poco y verás cómo casi todo lo que es hoy Cataluña se lo debe a los aranceles y al mercado único español. No te engañes con el espejismo del déficit fiscal y leete el artículo de Zabalza sobre el tema.

      • Alex K.

        Obvio: Inglaterra forma parte del Reino Unido; como también es obvio que, muy a mi pesar, Catalunya forma parte de España y que una de sus lenguas oficiales es el castellano, lengua que, como bien dices, está ampliamente extendida (desconozco la proporción exacta de hablantes); siendo así, a pesar de la inmersión lingüística, a pesar que prácticamente nadie en Catalunya se opone a su papel fundamental en la normalización de nuestra lengua, unos pocos insistís y perseveráis en imponernos vuestra lengua (que hablamos y escribimos sin mayores problemas que los ciudadanos del resto del Reino).
        El castellano es patrimonio de todos los catalanes pero, mayoritariamente, deseamos que se eduque a nuestros hijos como se hizo con mi generación: En catalán y enseñando también el castellano.
        Por cierto, mi alusión al trato colonial que el estado dispensa a Catalunya no está condicionado a su historia sino a los continuos ataques a nuestra cultura, economía, etc a menudo parece que sólo se persigue exprimir al máximo nuestros recursos y evangelizarnos (o españolizarnos, según se mire) a conveniencia.
        Os preocupáis demasiado por la historia, a mi me quita el sueño el presente y, mucho más, el futuro que quiero para mis hijos; ese futuro es el que debemos decidir entre todos los catalanes.

      • En primer lugar, decirte que nadie pretende imponerte mi lengua, a diferencia de lo que ocurre contigo (y, en general con los nacionalistas catalanes) que sí pretendes imponerme a mí y a mis hijos la tuya.

        En segundo lugar, me achacas la falsa intención de evangelizarte o españolizarte: nada más lejos de mi intención: te animo a que hables en la lengua que te plazca y eduques a tus hijos como te venga en gana, eso sí, reclamo el mismo derecho para mí. Como suele ocurriros a los nacionalistas, veis en el ojo ajeno la viga que tenéis en el propio, ya que sois vosotros quienes pretendéis evangelizar a quienes no aceptamos el ideal nacionalista de “una lengua, una cultura, una nación”.

        En tercer lugar, te recuerdo que el 52,3% de los catalanes, según la encuesta publicada por el CIS el pasado 8 de noviembre, consideran el castellano su lengua materna, así que no sé de donde sacas que “mayoritariamente’, [los catalanes] deseamos que se eduque a nuestros hijos como se hizo en mi generación”. ¿Acaso habéis hecho un referéndum para consultar a los catalanes al respecto, o preguntado al menos a los padres cuándo matriculan a sus hijos si desean que sus hijos sean educados como en tu generación, sometidos a la inmersión lingüística forzosa en catalán, o empleando con normalidad en el sistema educativo las dos lenguas que hablan los catalanes? Cuando tengáis el valor de consultarnos veremos qué es lo que los catalanes quieren mayoritariamente.

        En cuarto lugar, hablas de ataques “a nuestra cultura, economía, etc.” ¿A qué ataques te refieres? No sé si te referirás a las subvenciones del gobierno español que permitieron rehabilitar el Liceu o el Palau de la Música, parte de las cuáles, por cierto, algunos golfos nacionalistas desviaron en beneficio propio. Lo más sorprendente de tu queja es, sin embargo, los presuntos ataques a ‘nuestra economía’. Te recordaré que los empresarios (y trabajadores) catalanes han sido los grandes beneficiarios de la protección arancelaria que durante al menos 150 años obligó al resto de los españoles a pagar por las manufacturas producidas en Cataluña precios mucho más elevados que si hubieran podido importar productos similares del Reino Unido o Francia. Un poquito de seriedad.

        En quinto lugar, si eres un demócrata aceptarías que la voluntad de las mayorías nunca debe prevalecer hasta el punto de impedir el ejercicio de los derechos de las minorías. Supongamos, por un momento, que una mayoría de los catalanes prefiriera el castellano como lengua vehicular en la enseñanza. Pues bien, incluso si así fuera, yo sería partidario de que el catalán fuera lengua vehicular en la enseñanza en Cataluña, e incluso aceptaría que quienes lo desearan [aunque a mí me pareciera una equivocación] pudieran escolarizar a sus hijos exclusivamente en catalán.

        La inmersión lingüística es un legado del franquismo, un régimen totalitario, y el nacionalismo catalán bebe de las mismas fuentes que el trasnochado nacionalismo español que alimentó el franquismo. Como fracasó aquél, también fracasaréis vosotros.

    • vilanoví

      Alex K. Soy catalán, nací aquí hace muchos años. Mi lengua propia es el español y usted y otros nacionalistas me consideran ciudadano de segunda a mi y a mis hijos porque nos PROHIBEN estudiar en español, porque desprecian permanentemente esa lengua, porque la excluyen de centros civicos, ayuntamientos etc etc etc. El español es una de las dos lenguas oficiales de esta comunidad. No perderé mas el tiempo con usted.

    • Mucho más patético es el ‘nou estat de Europa’, que hizo reír a casi todos los europeos, salvo a los que se avergonzaron de los nazis catalanistas.

  4. Marc Sanchez

    Soy escéptico a la independencia de Cataluña aunque esté dentro de ese 80% de catalanes al que le chirría la situación y el modelo actual de comunidades autónomas. Tan ambiguo me parece el famoso déficit fiscal como ese concepto de “solidaridad eterna y sin límites” que nos venden des de Madrid, des de España. Para entendernos, cada vez más, tengo menos argumentos unionistas y más argumentos separatistas. Y con esa introducción simplemente quiero aclarar que si bien en el tema económico existen opiniones y distintos puntos de vista en los que podríamos debatir y ponernos de acuerdo o no, en el tema de la lengua, en el tema cultural, si uno vive y forma parte del sistema educativo catalán, ya tratamos más de decir la verdad o difuminarla y hay menos espacio para el debate.

    Creo que su artículo es impropio de un catedrático, de un docente y de un padre que vive y trabaja en Cataluña. Decir que si el castellano se puede aprender en las escuelas con 3 horas a la semana con “Lengua y literaturas castellanas” también se puede aplicarle al catalán, es más propio de un demagogo y un trilero de Las Ramblas que de la figura que usted supuestamente representa. Usted tiene razón, yo cuando iba a la escuela hablaba 2-3 horas de castellano a la semana. Pero es que a la escuela iba 6 horas cada dia. Existen los medios de comunicación (televisión, radio, diarios, internet), existen las actividades extraescolares, existe la cultura (cine, música, lectura de libros), existen los miembros de la familia (con la pluralidad de abuelos, tíos, primos, maternos o paternos)…existen 18 horas más al día en la vida de un alumno catalán.

    Y creo que con esto cuenta la inmersión lingüística, que actúa como un elemento compensador entre las horas lectivas y las del resto del día. Cuenta con que hasta los 16 años uno tenga la obligación (para usted), la suerte (para un servidor) de aprender y conocer una cultura que quizás no le ayudará a superar muchas barreras internacionalmente pero que no por esto hay que “residualizarla” y acabar con ella. Es una irresponsabilidad por su parte decir que el catalán tiene un trato de favor en las escuelas (¡que es cierto!) sin tener en cuenta el contexto, sin tener en cuenta las 18 horas restantes del día de las que yo le hablaba. Me parece un análisis frívolo y de alguien corto de miras (impropio de usted). En el instituto aprendí más en castellano que en catalán y en la universidad ya ni le cuento. En política y en economía nos pondremos de acuerdo en unas cosas y en otras, pero en el tema educativo, tal y como yo lo he vivido, sólo puedo concluir diciendo que usted, con su artículo, está mintiendo.

    Saludos cordiales.

    • Perdone, usted, pero no estoy dispuesto a aguantar su falta de educación. Para empezar si soy catedrático será porque he ganado una oposición y quien se comporta como un trilero de las Ramblas, por utilizar su expresión, es usted. Ahora resulta que la abominable inmersión lingüística que practicó Franco se convierte por arte de birlibirloque en una panacea cuando quienes la imponen son los nacionalistas. Dice Ud. que hay 18 horas más en la vida de un alumno, pero eso es tan verdad ahora como entonces. A falta de mejores argumentos, sólo le queda el recurso al ‘contexto’ y quiero recordarle que el contexto es de una administración que impone el catalán en todas las expresiones de la vida pública y promueve la animadversión hacia España y, lo que es peor, al resto de los españoles .

      • Alex K.

        Interesante el debate…
        Efectivamente, desde las instituciones catalanas se impone un modelo de Normalización lingüística que, si no me equivoco, se basa en el uso vehicular de la lengua catalana… usted, Sr. Clemente, niega que la mayoría de ciudadanía catalana desee tal modelo y me remite a un supuesto referéndum (para eso si que estarían ustedes dispuestos a convocarlo???) obviando que la mayoría parlamentaria en Catalunya defiende ese modelo que, obviamente sin ser perfecto, persigue la equiparación y supervivencia de un bien que consideramos preciado y del que, demasiado a menudo, uno tiene la percepción que desde Espanya se pretende destruir.
        Tampoco puede obviarse que el estatus actual del catalán (que lejos de ser mayoritario si que se está logrando que sea común en nuestra sociedad) es gracias a la protección que los diversos gobiernos de Catalunya le han brindado.
        El supuesto liberalismo lingüístico nos conduciría, muy probablemente, a terminar hablando todos inglés o chino; obviamente todos los pueblos (con o sin estado) desarrollan medidas que faculten la persistencia de sus lenguas como parte de su propia cultura.
        Acerca de los déficits y desigualdades fiscales y económicas existentes remitirle a las numerosas publicaciones que, tanto desde Catalunya como desde fuera de España, se han elaborado al respecto.
        Cordialmente.

      • Si leyera un poco y no contestara al tuntún sabría que he defendido en otro artículo titulado “Si yo fuera Rajoy… haría un referéndum en Cataluña” he defendido la realización de una consulta. Pero ya veo que a usted no le interesa saber en qué lengua quiere la gente estudiar. Y eso es lo mismo que hacía Franco. En cuanto a que la mayoría de la gente acabe hablando chino e inglés, pues, la verdad no me sorprendería que así sea dentro de unas cuantas décadas. A mí me parece muy bien que la gente conserve y haga todo lo que estime oportuno para conservar su lengua… pero sin imponerla a los demás, amigo.
        En cuanto al déficit fiscal, ya he recomendado la lectura del artículo de Zabalza “Malentendidos del saldo fiscal”. En el tan cacareado 2009, no sólo no tuvo Cataluña un déficit fiscal sino un superávit fiscal de más de 4.000 millones. Sume a ello, un superávit comercial de más de 8.000 millones con el resto de España y verá que Cataluña ha sido y continúa siendo la gran beneficiaria del mercado español.

  5. Antonio Martín

    En ningún país que tiene más de un idioma en todo en parte de él se aplica la inmersión en la enseñanza. Ver los artículos 11-12-13 de esta ponencia del Parlamento Europeo, del portugués Moura.
    PARLAMENTO EUROPEO
    2004 2009
    Documento de sesión
    A6-0092/2009
    24.2.2009
    INFORME
    sobre el multilingüismo: una ventaja para Europa y un compromiso compartido
    (2008/2225(INI))
    Comisión de Cultura y Educación
    Ponente: Vasco Graça Moura

  6. Yo estoy en contra de la ‘sumisión’ o sometimiento al aprendizaje EN una lengua ajena a la mayoria de nuestros estudiantes. Es un obstáculo importante para aprender y conseguir conocimientos. Parte del fracaso escolar se debe a esta solemne memez.

  7. Jorge

    De verdad estas comparando el idioma inglés, italiano, castellano que lo hablan millones y millones de personas con un dialecto como el catalán que solo se habla en Cataluña… A partir de ahora que los catalanes cuando salgan fuera de su territorio que hablen solo en Catalán. Estamos en España y el idioma oficial es el castellano por mucho que les duela.

    • No entiendo tu comentario. No comparo nada. La lengua que habla una persona es tan respetable como la que habla otra y la única garantía de que respeten la tuye es que respetes la de los demás.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s