Ni varita mágica ni estímulos externos, sólo reformas

Artículo publicado en el diario Expansión el 25 de enero de 2013

BdE1Las cifras de la EPA del cuarto trimestre de 2012 confirman que los ajustes negativos que vienen registrando las magnitudes laborales en los últimos trimestres continúan su curso. Hubiera sido, por otra parte, sorprendente que así no fuera habida cuenta que, como se indica en el “Informe trimestral de la economía española” publicado por el Banco de España (BdE) el 23 de enero, la trayectoria contractiva que se había iniciado en el cuarto trimestre de 2011 “se habría intensificado en el período octubre-diciembre, estimándose un descenso en la tasa intertrimestral del PIB del 0,6 % de 2012, lo que supone una caída en su tasa interanual del 1,7 %”. Una vez más, es la contracción de la demanda interna (1,9 % en tasa intertrimestral y 4,9 % en tasa anual) la causa de la caída, compensada parcialmente y como viene siendo habitual en los últimos años por un aumento de la demanda exterior neta.

 

La ocupación

Rato con Goirigolzarri, su sustituto en BankiaLa ocupación registró una caída de 363.300 personas en los últimos tres meses y se sitúa en 16.957.100 al final de 2012. En términos absolutos, la caída de la ocupación es ligeramente superior a la registrada en el último trimestre de 2011 (348.700 personas) y como el empleo era muy superior entonces (17.807.500), la contracción porcentual, 2,1 % resulta más intensa que hace doce meses (1,92 %). En términos interanuales, se han perdido 850.500 empleos, una cifra considerablemente mayor a los 600.600 perdidos en 2011, con una tasa de caída  del 4,78 % muy superior a la registrada (3,26 %) en 2011. Aunque tanto las caídas absolutas como relativas son bastante menores a las observadas en 2009, hoy como entonces encontramos que las caídas del empleo exceden la contracción de la producción en una magnitud (4,78/1.3) que no tiene parangón en las economías de nuestro entorno. Por sectores, la caída de la ocupación en esta recesión se polariza en el sector Servicios (305.600 ocupados menos en el último trimestre y 480.200 menos en 2012), si bien el ajuste continúa siendo, tanto en términos absolutos como relativos muy significativo en Industria y Construcción, donde se han perdido 142.800 y 203.000 empleos, respectivamente, en 2012. Para hacernos una idea más exacta del efecto devastador que ha tenido la doble recesión que ha sacudido nuestra economía, quiero recordar que desde el I trimestre de 2008 se han perdido 929.900 puestos de trabajo en Industria, 1.596.400 en Construcción y 839.200 en Servicios.

Exceso de oferta

Exceso de oferta

El paro y la tasa de paro

Parados haciendo cola ante una oficina de empleoEl paro ha tenido un comportamiento algo mejor que el empleo. El número de parados aumentó sólo en 187.300 personas en relación al trimestre anterior, una cifra muy inferior a la caída del número de ocupados (348.700) y que refleja la notable contracción observada en el número de activos (176.000 personas). Como en los tres trimestres anteriores las caídas de la ocupación y aumento del paro fueron más parejas, el aumento del paro en los últimos doce meses, 691.700 personas, resulta también inferior a la contracción del número de ocupados (850.500) al haberse reducido los activos en 158.700 personas. Se observa también que el 71,8 % de la caída del número de activos en el último trimestre de 2012 obedece a la contracción del número de activos españoles (126.100), mientras que en los tres trimestres anteriores aunque disminuía el número de activos extranjeros aumentaba el de activos nacionales.

5.965.400 paradosLa cifra de parados alcanza un nuevo record 5.965.400 y la tasa de paro se sitúa ya en el 26,02 %. Entre los menores de 25 años, hay 930.200 parados, una cifra casi idéntica a la de hace un año, 757.200 ocupados, 45.100 más que hace un año, y su tasa de paro alcanza el 55,2 %. Hay 4.504.400 personas paradas con edades comprendidas entre 25 y 54 años y la tasa de paro de este grupo se sitúa ya en el 24,64 %. Hay, finalmente, 1.833.700 hogares donde todos sus miembros están parados y cuatro CC. AA. (Andalucía, Canarias, Castilla La Mancha, y Extremadura) cuyas tasas de paro superan el 30 %. Si hace cinco trimestres nos encontrábamos al filo de los 5 millones de parados, ahora nos encontramos al filo de los 6 millones y todo apunta a que superaremos esa cifra en breve, si se cumplen las predicciones del FMI que prevé una nueva caída del PIB en el entorno del 1,5 % en 2013. Para ilustrar la magnitud del desastre a que apuntan estas cifras, basta compararlas con las de Estados Unidos donde hay 12,2 millones de desocupados pero con una población activa 6,8 veces superior a la de España.

 

Perspectivas y algunas propuestas

Ministro de Economía

Ministro de Economía

A pesar de la mejoría sostenida que ha registrado la balanza comercial y el turismo en los últimos años y la mayor estabilización de los mercados financieros internacionales en los últimos meses, resulta difícil visualizar un escenario realista que permita mirar con optimismo el futuro de los trabajadores a quienes la doble recesión que ha registrado nuestra economía desde el cuarto trimestre de 2008 ha dejado en la cuneta. A diferencia de otras ocasiones, ni contamos con la varita mágica de la devaluación ni tampoco con los estímulos que impulsaron la actividad en otras ocasiones, como la entrada de capital extranjero tras el ingreso en la CEE en 1986 o las reducciones sustanciales en los tipos de interés (y costes financieros) implementadas por el BdE para acceder a la UEM. Tampoco está el gobierno en condiciones de aprovechar la tregua de los mercados para impulsar políticas expansivas ni parece Alemania inclinada a reactivar su economía y actuar como la locomotora de la UE. La debilidad del mercado inmobiliario y la fragilidad del sector financiero, inmerso todavía en el proceso de reconversión y recapitalización, tampoco permite esperar grandes alegrías.

Méndez y Toxo concentrados¿En estas circunstancias qué pueden hacer los trabajadores, los empresarios y el gobierno de España para reconducir la situación del mercado laboral? Sin pretender ser exhaustivo, dejo aquí algunas propuestas para aumentar la competitividad y nuestra presencia en los mercados internacionales. Primero y por muy antipático que resulte recordarlo, hay que proseguir con las políticas de contención salarial y flexibilidad que tan buenos frutos han dado en algunos sectores como el automovilístico. Segundo, empresarios y trabajadores deberían acordar normas de retribución variable para mitigar las variaciones cíclicas de la actividad sobre el empleo: este marco laboral exigiría mayor transparencia por parte de las empresas y mayor implicación de los trabajadores en su gestión. Tercero, el gobierno haría bien en modificar la financiación de las prestaciones de la Seguridad Social reduciendo gradualmente el peso de las cotizaciones sociales a los empleadores para reducir los costes laborales y favorecer la competitividad exterior. Cuarto, el gobierno tiene que facilitar y abaratar el proceso de creación de empresas, el cumplimiento de las normas laborales y tributarias (especialmente a las microempresas) y la resolución de los conflictos legales. Quinto, al gobierno le compete obligar a las administraciones públicas a reconocer sus obligaciones y hacer frente a sus pagos en plazos tasados. Sexto, el gobierno tiene la obligación ineludible de intensificar su actividad fiscalizadora para aumentar la recaudación sin aumentar los tipos impositivos y disminuir sus transferencias sin recortar los beneficios justamente percibidos: la primera exigencia de un estado de bienestar es conocer los niveles de renta y la situación laboral real de las personas (físicas y jurídicas) sujetas a impuestos o beneficiarias de transferencias y subvenciones, y establecer incentivos apropiados para evitar abusos del sistema. Séptimo, al gobierno le compete también diseñar planes integrales de actuación para promocionar el destino España en los mercados emergentes y entre la población jubilada de los países de la UE, y promover la distribución en los mercados internacionales de bienes y servicios producidos por pequeñas y medianas empresas con frecuencia muy dependientes del mercado interior.Rosell (CEOE) con Toxo (CC. OO.) y Méndez (UGT)

Como habrán reparado, mis propuestas no pretenden “cambiar el modelo productivo” de la economía española –una expresión grandilocuente y con frecuencia vacía– sino sugerir algunas reformas para eliminar rigideces en los sistemas de retribución y las relaciones laborales, facilitar y abaratar la creación y los costes de las empresas, eliminar ineficiencias y abusos patentes en nuestro sistema de Seguridad Social, combatir el fraude fiscal y la economía sumergida, y promover la exportación de las pequeñas y medianas empresas.

Montoro

Montoro

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Economía

2 Respuestas a “Ni varita mágica ni estímulos externos, sólo reformas

  1. Una oportunidad que se ha perdido, para mejorar la competitividad de nuestras empresas, fué la suvida del IVA, impuesta por la UE. Si se hubiese destinado esa recaudación a financiar las cuotas de la S. Social, la competitvidad de las empresas se habría mejorado, la inflacción no se hubiese resientido, puesto que los costes de las empresas con mayor valor añadido hubiesen sido favorecidas, en detrimento de las que incorporan muchos elementos de importación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s