Rajoy puso la sal, Rubalcaba la pimienta

 

Artículo publicado en el diario Expansión el 22 de febrero de 2013

Rajoy puso la sal, Rubalcaba la pimienta

El debate sobre el estado de la nación llegó este año en un momento en que la economía española está sumida en una nueva recesión y la mayoría de los ciudadanos españoles muy descontentos con el desempeño de los dos partidos que han estado al frente del gobierno de España desde 2008. Tras el breve respiro que se produjo en el segundo semestre de 2010 y el primer semestre de 2011, la economía española se sumergió en una nueva recesión que ha elevado la tasa de paro hasta el 26,02 % en el último trimestre de 2012, una cifra sólo comparable a los peores registros históricos durante la Gran Depresión del pasado siglo. Por otra parte, los ciudadanos que están padeciendo los estragos económicos desde finales de 2008 asisten perplejos a las tibias reacciones de Rajoy, en el caso del PP, y Rodríguez Zapatero y Pérez Rubalcaba en el caso del PSOE, ante los graves casos de corrupción que se han destapado en los últimos años. A nadie puede pues extrañarle que ante un panorama tan sombrío, los ciudadanos se muestren en la encuestas del CIS muy preocupados por el paro y la situación económica y sitúen a la clase política como el tercer problema de España.

Rajoy entrando en el hemiciclo del Congreso

Rajoy entrando en el hemiciclo del Congreso

Rajoy, que acudía a la cita debilitado por el malestar social que han generado las impopulares medidas que su gobierno ha adoptado desde diciembre de 2011 y el estallido del caso Bárcenas en las últimas semanas, ha salido reforzado del envite. Tras reconocer que casi 6 millones de parados no da pie a sentirse satisfecho, el Presidente explicó en su primera intervención cómo la delicada situación en que se encontraban las cuentas públicas y algunas entidades financieras a finales de 2011 le obligó a adoptar desde el primer día medidas para reconducir el déficit público y sanear los balances de algunas entidades financieras. El gobierno, contradiciendo incluso su programa electoral, eliminó desgravaciones y subió los tipos de los impuestos sobre la renta de las personas físicas y jurídicas y el IVA para aumentar la recaudación, y recortó sustancialmente el gasto en los Presupuestos Generales del Estado de 2012. El control del déficit exigía, además, poner orden en las cuentas de las Comunidades Autónomas y Ayuntamientos, y el Gobierno lo ha hecho marcándoles objetivos de déficit al tiempo que les proporciona liquidez para pagar a sus proveedores y afrontar los vencimientos de sus deudas. El Presidente sacó pecho y anunció que gracias a estas medidas el déficit del conjunto de las AA. PP. estará por debajo del 7 % del PIB en 2012, una cifra no muy alejada del 6,3 % acordado con Bruselas. Para sanear una parte del sistema financiero, el Gobierno negoció una línea de crédito con el MEDE que ha permitido al FROB inyectar 40.000 millones a varias entidades financieras en dificultades a cambio de acometer un doloroso proceso de reconversión y crear un banco ‘malo’ al que se han traspasado activos inmobiliarios ‘tóxicos’. Rajoy volvió a sacar pecho y apuntó a la caída de la prima de riesgo en los últimos meses y la apertura de los mercados de crédito a las empresas españolas desde comienzo del año como dos efectos benéficos del saneamiento del sistema financiero. El Presidente defendió también su reforma laboral, a la que atribuyó la buena evolución de los costes laborales unitarios, la apuesta que han hecho algunas multinacionales automovilísticas por España y hasta la mejoría que ha registrado el saldo de operaciones corrientes. Dentro de este primer paquete de reformas estructurales, Rajoy mencionó también las medidas adoptadas por el gobierno para establecer un marco más realista para el sector energético y el proyecto de ley de educación (LOMCE) con el que se pretende subsanar las deficiencias contrastadas de nuestro sistema educativo. Cerró su intervención Rajoy, anunciando una segunda hornada de reformas fiscales y ayudas dirigidas a abaratar la contratación, facilitar las obligaciones tributarias y el crédito a las pequeñas y medianas empresas, mejorar la formación de trabajadores y parados, etc. Convendría ser prudente, porque además de la dudosa eficacia de algunas de las medidas anunciadas no hay que olvidar que aunque el déficit público contabilizado haya sido inferior al 7 % del PIB en 2012, la deuda pública aumentó en 146.000 millones.Rajoy en el DEN 2013

Pérez Rubalcaba llegó también al debate con dos pesados lastres: haber sido ministro y vicepresidente en los gobiernos de Rodríguez Zapatero y ser el líder de un partido involucrado en algunos escándalos políticos notables, como los EREs en Andalucía y el caso Pokemon. Quienes crearon el FROB, ayudaron a la banca e ignoraron los desmanes perpetrados por los directivos en algunas entidades financieras, quienes subieron impuestos, recortaron salarios y prestaciones, quienes cambiaron la legislación laboral y sufrieron una huelga general, quienes mantuvieron intacta la legislación hipotecaria, etc., difícilmente pueden presentar ahora un programa alternativo creíble al del gobierno. En el terreno de la política económica y las reformas, Rajoy tenía la partida ganada de antemano y a Rubalcaba sólo le quedaba echarle en cara haber incumplido su programa electoral, poner en duda la eficacia de alguna de las reformas implementadas –su reforma laboral ni ha servido para detener la destrucción de empleo ni para aliviar el paro, le dijo al Presidente–, recordarle la inmoralidad de la amnistía fiscal, y subrayar el empobrecimiento y la desigualdad que han causado el aumento del desempleo y los recortes en los servicios públicos. Pero más allá de una vaga apelación a alcanzar “un acuerdo nacional para el empleo y la cohesión social” y exigirle una rectificación de las políticas en la Eurozona, Rubalcaba no presentó ninguna propuesta realista. Tampoco, en el terreno político, su propuesta de abrir la Constitución para articular un modelo federal donde se sientan cómodos sus ‘compañeros’ del PSC se compadece con la promesa que Rubalcaba hizo (cuando accedió a la secretaría general del PSOE) de ‘hablar con una sola voz en toda España’.

Rubalcaba con Rajoy al fondo en el banco azul

Rubalcaba con Rajoy al fondo en el banco azul

Rubalcaba tras ser proclamado secretario general del PSOE en 2011

Rubalcaba tras ser proclamado secretario general del PSOE en 2011

Aunque se afirma con frecuencia que los políticos viven en su torre de marfil, ajenos a las miserias que padecen los ciudadanos corrientes, creo que Rajoy que puso la sal en el debate es muy consciente de la delicada situación en que se encuentra la sociedad española, de ahí que haya mantenido las prestaciones a los desempleados e incrementado las pensiones este año. Varios millones de personas sin empleo o malviviendo con contratos temporales no sólo se me antoja una situación injusta y potencialmente explosiva sino un notable derroche de recursos productivos. En más de una ocasión he recordado en estas páginas que las Administraciones perdieron 67.500 millones entre 2007 y 2009 y he abogado por realizar una reforma fiscal en profundidad para aumentar la recaudación. Rajoy ha sido el primer político al que le he escuchado reconocer “que se perdieron 68.000 millones en dos años”, pero este reconocimiento no le ha llevado a incluir en su nuevo paquete una reforma fiscal que aumente la eficiencia recaudatoria y potencie la competitividad de las empresas. Y sin esa reforma será muy difícil cuadrar las cuentas (sin recortar mucho más los servicios, la inversión y las transferencias) y continuar mejorando el saldo exterior.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Economía, Política nacional

2 Respuestas a “Rajoy puso la sal, Rubalcaba la pimienta

  1. raiviejo

    ¿y qué te pareció lo del PSC y la propuesta de abdicación justo antes del debate? Yo creo que lo hacen adrede. Pero no entiendo como el PSOE sigue aguantando a estos del PSC, le hacen más daño del que se dan cuenta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s