Una oportunidad a las reformas

Artículo publicado en el diario Expansión el 29 de abril de 2013

De Guindos, Soraya Saénz de Santamaria y Montoro en La Moncloa

De Guindos, Soraya Saénz de Santamaria y Montoro en La Moncloa

Desde que Rajoy avanzó a finales de febrero que el cociente del déficit público sobre el PIB sería del 6,7 % en 2012, se esperaba que la UE acabaría concediendo a España más tiempo para completar el proceso de consolidación fiscal. Tras contabilizar las devoluciones impositivas que el ministro Montoro quería transferir a 2013, la UE fijó el déficit en 2012 en el el 10,6 % del PIB, o en el 7 % del PIB si no se suman los 40.000 millones que el Mecanismo Europeo de Estabilidad transfirió al FROB para recapitalizar varias entidades financieras. Para lograr el visto bueno de Bruselas faltaba únicamente actualizar el programa de estabilidad y presentarlo aderezado con algunas reformas complementarias, y eso es lo que el Gobierno hizo el pasado 26 de abril.

 El nuevo escenario

Cuadro macroeconómico 26 abril 2013

Cuadro macroeconómico 26 abril 2013

El cuadro macroeconómico que se incluye en el “Programa Nacional de Reformas  y actualización del Programa de Estabilidad 2013-2016” prevé una caída del PIB del 1,3 % en 2013, tres décimas menos de la prevista por el FMI (-1,6 %), y su evolución en forma de U apunta a una suave recuperación (0,5, 0,9 y 1,3 por ciento en 2014, 2015 y 2016, respectivamente), más débil que la prevista por el FMI (0,7, 1,4 y 1,5 por ciento, respectivamente). El empleo caería el 3,4 y 0,4 por ciento en 2014 y 2015, respectivamente, pero crecería (¡al fin!) el 0,3 y 0,7 por ciento en 2015 y 2016, respectivamente. Según mis cálculos, este escenario implica la pérdida de 1.400.000 puestos de trabajo, y como ya se han perdido 1.172.000 en los cinco primeros trimestres de la legislatura, la reducción neta en los 11 trimestres restantes sería de 230.000, una cifra que, en mi opinión, peca de optimista.

Gráfico con la evolución del número de parados

Gráfico con la evolución del número de parados

En cuanto a la evolución de la tasa de paro, el gobierno estima que alcanzará el 27,1 % en 2013 y se reducirá hasta el 26,7 en 2014, 25,8 en 2015 y 24,8 en 2016, cifras casi idénticas a las del FMI. Ambas me parecen también muy optimistas. Con la caída del 1,3 ó 1,6 por ciento del PIB en 2013, parece más probable que la tasa de paro se sitúe en el entorno del 28 que del 27 por ciento. Asimismo, la reducción de 2,3 puntos porcentuales de la tasa de paro entre 2013 y 2016 resulta excesiva ya que presupone que en torno al 57 % de las personas que pierdan su trabajo saldrán de la población activa. Incluso aceptando estas previsiones optimistas sobre la tasa de paro, el número de desocupados se situaría en torno a 5,8 millones en 2015.

Deuda pública España evoluciónFinalmente, el gobierno prevé que el cociente de la deuda sobre el PIB que alcanzó el 84,2 % en  2012 continúe su escalada impulsado por el déficit hasta igualar la cifra del PIB en 2016. Mi impresión es que el gobierno se ha quedado algo corto y el déficit puede alcanzar el PIB en 2015. En todo caso, puesto que el déficit previsto es 2,7 % del PIB en 2016, todo indica que la deuda pública podría estabilizarse algo por encima del 100 % del PIB al final de la década. Esta circunstancia va a constituir un lastre importante para las cuentas públicas en el futuro, especialmente cuando las políticas monetarias aquí y al otro lado del Atlántico adopten una orientación más restrictiva.

Las reformas anunciadas

Sáenz de Santarmaría recogiendo sus notas

Sáenz de Santarmaría recogiendo sus notas

Quienes abrigaban –pese a los anuncios en sentido contrario durante las últimas semanas- que el Gobierno iba a desvelar alguna reforma de calado se habrán sentido quizás algo decepcionados. El documento incluye bastantes declaraciones de intenciones y principios generales pero escasa concreción y desarrollo de las propuestas. En el ámbito de las AA. PP., el gobierno manifiesta su propósito de mejorar la transparencia y el buen gobierno, modernizar y racionalizar la función pública y, lo más novedoso, desindiciar los ingresos y gastos. También se compromete a examinar la sostenibilidad de la Seguridad Social y valorar los resultados de la reforma laboral. Finalmente, el gobierno quiere garantizar la unidad de mercado, facilitar la creación de empresas y su internacionalización,  mejorar la eficacia y transparencia en la gestión de las sociedades y eliminar obstáculos al acceso y ejercicio de actividades profesionales. Se han hecho tantas veces proclamas parecidas que nadie puede escamarse de que se reciban con escepticismo.

Montoro 26 de abrilTampoco se presentan grandes novedades en el terreno fiscal. Se extienden hasta 2014 las subidas ‘transitorias’ del  IRPF, impuesto sobre Sociedades e IVA implementadas en 2012, y se anuncian nuevos aumentos de la presión fiscal en Sociedades e impuestos especiales, así como la introducción de impuestos medioambientales y un impuesto sobre los depósitos en las entidades financieras del 0,2 por mil. En contraposición, se contempla retrasar el pago del IVA hasta el cobro de las facturas para las pequeñas empresas y establecer nuevas deducciones y exenciones a los emprendedores para favorecer la inversión, la  reinversión de beneficios y gastos en I+D. Montoro también dejó abierta la puerta a revertir las subidas en el IRPF en 2015, coincidiendo con las elecciones generales, una temeridad si como prevé el Gobierno el déficit ese año ronda el 4,1 % del PIB.

 

De los recortes y aumentos impositivos a las reformas

Rajoy criticando con dureza los recortes anunciados por Rofríguez Xapaero el 12 de mayo de 2010

Rajoy criticando con dureza los recortes anunciados por Rofríguez Xapaero el 12 de mayo de 2010

Desde que llegó a La Moncloa a finales de 2011, el gobierno de Rajoy ha comprobado en carne propia lo complicado que resulta recortar el déficit en un escenario de recesión económica, inestabilidad financiera y elevadas primas de riesgo. En un artículo que publiqué en abril de 2010, expuse el abismo que mediaba entre1996 y 2010, y advertí a los dirigentes del PP (entonces en la oposición) que se equivocaban si creían que los importantes desequilibrios reales (construcción) y financieros (elevado endeudamiento) acumulados entre 1995 y 2007 desaparecerían tras ganar las elecciones. En otro artículo, publicado en enero de 2009, ya había expuesto por qué la recesión sería severa y larga y vaticiné que el período en que nos adentrábamos se asemejaría más a la década negra (1976-1985) que a la recesión de 1992-93.

Recortar no es reformar

Recortar no es reformar

Al gobierno de Rajoy nadie puede quitarle el mérito de haber impulsado varias reformas  (laboral, financiera y pensiones), soslayadas o aplazadas por los gobiernos de Rodríguez Zapatero, y tener ahora otras muy importantes en la agenda (racionalizar y modernizar la gestión de las administraciones, abaratar los costes de crear empresas, garantizar la unidad de mercado, asegurar la sostenibilidad de las prestaciones, etc.). En cuanto a las primeras, lo que corresponde es evaluarlas con objetividad para saber si han cumplido sus objetivos. La reforma laboral, por ejemplo, ha abaratado el despido y otorgado al empresario mayores márgenes de maniobra, pero no ha servido para reducir la rotación e hiperactividad contractual, acabar con la dualidad o amortiguar el impacto de la recesión sobre el empleo. Respecto a las que están todavía en la agenda, convendría desarrollarlas con más ambición y rigor para conseguir los objetivos pretendidos. Subir los tipos efectivos o crear un nuevo impuesto medioambiental es una tarea sencilla, lo complicado es reformar la administración tributaria para aumentar su eficacia recaudatoria y reorientarla para promover la competitividad de las empresas. Ahora que Bruselas y la prima de riesgo parecen habernos otorgado una tregua, el Gobierno tiene la oportunidad de diseñar e implementar reformas de calado en los próximos dos años.

De Guindos en la conferencia de prensa del 23 de abril

De Guindos en la conferencia de prensa del 26 de abril

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s