El cacao de los socialistas

Artículo publicado en el diario Expansión el 3 de octubre de 2014

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo

Pienso que mi caso no es único y que hay muchas personas en España en estos momentos que fueron votantes del PSOE, hasta el ascenso de Rodríguez Zapatero (RZ) a la secretaría general del partido y al gobierno de España, y no salen de su asombro al escuchar la sarta de lugares comunes, eslóganes vacíos y propuestas superficiales, por no decir meras sandeces, con las que sus líderes nos regalan cada día los oídos, pretendiendo convencernos de que saben hacia dónde van, políticamente hablando, y haciendo gala de una injustificada superioridad moral frente al gobierno al que le ha tocado en suerte lidiar con la recesión económica y la crisis financiera legada por ellos. A los ciudadanos, incluso a aquellos que consideramos deseable y aconsejable la igualdad de oportunidades, ya no nos basta con verles agitar el espantajo de la derecha.

Pujol con sus hijastros putativos

Montilla con Mas y Maragall en la manifestación convocada para Montilla con Pujol y Maragall en la manifestación contra la sentencia del TC sobre el Estatut

 

Errores de bulto

El daño que han hecho a la causa socialista las insostenibles y erráticas políticas económicas de RZ, tanto en los años de bonanza (2004-2007) como cuando llegaron los de vacas flacas (2008-2011); la aprobación con los votos del PSC de un proyecto de Estatut inconstitucional, impulsado por el presidente Maragall con el visto bueno de RZ, causa principal de casi todos los conflictos institucionales subsiguientes; las campañas de desprestigio que patrocinó el gobierno presidido por Montilla (2006-2010) contra el Tribunal Constitucional (TC) y el gobierno central; y, en fin, el incumplimiento de los decretos de enseñanzas mínimas y las sentencias del Tribunal Supremo (TS) por parte del gobierno tripartito, dan una idea del elevado grado de desvarío que parece haberse apoderado de los dirigentes ‘socialistas’, y explican por qué tantos votantes socialdemócratas les han vuelto la espalda en Cataluña y en el resto de España. El proceso de desafección sigue su curso imparable porque ni el tándem Rubalcaba-Navarro hasta hace unos meses, ni el nuevo equipo Sánchez-Iceta ahora, han reconocido los graves errores cometidos y continúan haciendo gala de un optimismo insustancial al formular sus propuestas para encauzar los serios problemas políticos, económicos y sociales presentes.

Mas con Rubalcaba y Navarro en una reunión oficial en el Palau de la Generalitat

Mas con Rubalcaba y Navarro en una reunión oficial en el Palau de la Generalitat

 

Nuevas caras, viejas ideas

Casi simultáneamente el PSOE y el PSC renovaron las caras de sus secretarios generales el pasado julio, pero esa renovación no ha ido acompañada ni de un diagnóstico fundamentado de las causas de los problemas más importantes a los que se enfrenta la sociedad española hoy –proyecto de secesión de Cataluña, escasa generación de empleo, insostenibilidad de los servicios públicos y pensiones, y crecimiento de la desigualdad– ni tampoco han presentado propuestas razonables para reconducirlos. Nada más ganar sus elecciones respectivas, ya estaban los nuevos dirigentes instalados en la apoteosis del cambio, esa funesta actitud que consiste en pedir la salida inmediata del partido en el gobierno sin explicar qué harán ellos para mejorar el estado de las cosas. De hecho, si nos detenemos un minuto a pensar veremos que el cambio de liderazgo apenas ha supuesto algo más que la sustitución de unos rostros agotados por otros algo más frescos.

Sánchez e Iceta reunidos en la sede del PSC

Sánchez e Iceta reunidos en la sede del PSC

 

Reforma constitucional

Sánchez sigue apostando, como hiciera Rubalcaba, por la reforma de la Constitución sin que nadie sepa qué cambios quiere introducir en el texto ni la eficacia del remedio propuesto. Afirma que hay un problema un Cataluña, una obviedad, y propone para resolverlo reformar la Constitución, una simpleza. No puedo evitar preguntarme qué cambios estará pensando en introducir Sánchez para que la mayoría de los ciudadanos que salieron a manifestarse el pasado 11S, partidarios de la declaración unilateral de la independencia, así como los partidos (CDC, ERC, ICV-EUiA y CUP) y las entidades que apoyan el derecho a decidir (CC. OO., UGT, Pimec, Cecoc, Asaja, ANC, Omnium, etc.) se den por satisfechos.

Maragall promete el cambio y Zapatero lo acepta

Maragall prometió también el cambio para Cataluña

Quizás Sánchez está pensando en ceder y blindar todas las competencias, incluidas las fiscales y judiciales, a la Generalitat, de modo que ni la Agencia Tributaria (AT), ni el TC ni el Tribunal Supremo tengan jurisdicción en Cataluña, recibiendo el Estado a cambio un cupo insignificante que evite a la Generalitat tener que organizar un ejército propio y desplegar una amplia red de embajadas poco rentables. Si ésta es la reforma constitucional que propugna Sánchez, hay que decirle que cientos de miles de catalanes (y la inmensa mayoría de los españoles) estamos en contra, porque nuestro objetivo es precisamente el contrario: intensificar la lucha contra el fraude de la AT en Cataluña (caso Palau-CDC, caso Pujol, etc.), poner fin al recorte de nuestros derechos constitucionales y obligar al gobierno catalán a cumplir las sentencias de los tribunales en materia lingüística, acabar con la malversación de caudales públicos empleados en financiar organizaciones independentistas, y desmontar el aparato policial (oficinas de garantías y multas lingüísticas, registros de buenos catalanes e independentistas, etc.) que el régimen nacional-independentista ha instaurado en Cataluña. Queremos también poder votar al PSOE en Cataluña.

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados

 

A propósito de las banderas

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

Sánchez aspira a presidir el gobierno de España y me parece estupendo. Ahora bien, a quien declara semejantes aspiraciones me atrevo a darle un par de consejos en relación a las banderas. Primero, no enoje gratuitamente a ningún Estado con el que España mantiene relaciones diplomáticas, como hizo su antecesor RZ desairando torpemente la bandera de los Estados Unidos. Y, segundo, tenga la dignidad de exigir a cualquier presidente autonómico que no le ningunee, como ocurrió en su encuentro con Mas en la sede del presidente de la Generalitat. ¿Cómo puede aceptar, quien aspira a representar a todos los españoles, entrevistarse con Mas, independentista declarado, sin exigirle que la bandera constitucional esté en la sala? Aunque poco inclinado a flamear banderas, no alcanzo a comprender cómo Sánchez ahora y Rubalcaba hace unos meses han pasado por el aro y soportado sin protestar semejantes desplantes malintencionados.

Mas con Forcadell examinando las nuevas mercancias

Mas con Forcadell examinando las nuevas mercancias

Iceta con su bandera

Iceta con su bandera

Tampoco los socios catalanes del PSOE parecen tener en demasiado aprecio la bandera constitucional española que esconden habitualmente (y hasta rechazan izarla) en los administraciones públicas donde gobiernan. ¿Recuerdan la imagen de Montilla llamando a los catalanes a manifestarse contra la sentencia del TC sobre el Estatut? Pues en ella aparecía el President flanqueado exclusivamente por la bandera catalana, la única que ondea en las sedes del PSC y la única presente junto a la europea en sus mítines. Visto lo que hacían y hacen los socios del PSOE en Cataluña, lo sorprendente habría sido que Mas recibiera a Rubalcaba o a Sánchez con la enseña constitucional.

 

La imposible renovación del PSC

Iceta con Ros en el congreso del PSC

Iceta con Ros en el congreso del PSC

Poco han cambiado las cosas en el PSC desde que Iceta accedió a la secretaría general. Ros, presidente del partido y alcalde de Lérida, es un independentista confeso. Dos diputadas del PSC en el Parlament (Gelí y Ventura) apoyaron al finalizar el debate de política general la resolución presentada por los partidos independentistas para convocar la consulta el próximo 9N. En su intervención en la última fiesta de la rosa, Iceta siguió el guión tradicional de las campañas del PSC: llamó a Rajoy cobarde y culpó al PP, como hacía ya Montilla, de todos los problemas de Cataluña. Sánchez, más moderado, eligió una desafortunada metáfora para atacar el “inmovilismo” de Rajoy, y le instó a coger el toro por los cuernos. ¿Un lapsus? Quizá Sánchez no se ha enterado todavía de que en Cataluña no hay toros a los que coger por los cuernos, prohibidos desde hace varios años, sino independentistas alentados, azuzados y financiados por el gobierno, las diputaciones y los ayuntamientos. ¡A ésos sí que tendría usted que cogerlos por los cuernos!

Sánchez con Iceta en la última fiesta de la rosa

Sánchez con Iceta en la última fiesta de la rosa

Espero –¡iluso de mí!– que la visita de Sánchez a Cataluña le haya servido para percatarse de que las diferencias que separan al PSC del PSOE no son de matiz, sino de fondo. Pocas cosas hay tan incongruentes como ver a los ‘socialistas’ catalanes exigiendo poner límites a la solidaridad interpersonal de una las regiones más prósperas de España y la UE. En enero de 2013, publiqué en Expansión un artículo titulado “Si fuera Rubalcaba… implantaría el PSOE en Cataluña”. Sánchez haría bien en tomarse en serio mi consejo si quiere invertir la creciente desafección de los socialdemócratas catalanes y devolver al PSOE la posibilidad de ser alternativa de gobierno en España.

González firmando el acuerdo de adhesión a la CEE

González firmando el acuerdo de adhesión a la CEE

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s