El mercado laboral coge aire

Artículo publicado en el diario Expansión el 24 de octubre de 2014

Gráfico ocupados España 0314Esta es la mejor noticia que proporciona la EPA del tercer trimestre de 2014. Y puesto que el enfermo respira, hay razones para mirar con esperanza el futuro y confiar en su plena recuperación. Que la población ocupada haya aumentado en 274.000 personas y el número de parados haya descendido en 515.700 personas durante los últimos doce meses son dos noticias que invitan a encarar el futuro con optimismo. Para ponerlas en perspectiva, basta recordar que hace ahora un año las cifras de la EPA mostraban una evolución del mercado laboral en los doce meses previos diametralmente opuesta a la de hoy, con 437.700 ocupados menos y 119.200 parados más. Haría falta asimismo remontarnos hasta el tercer trimestre de 2007 ó 2006, para encontrar tasas interanuales de aumento de los ocupados y disminución de los parados en el entorno a las actuales, 1,59 y 8,88 por ciento, respectivamente. Esta impresión favorable se mantiene cuando se utilizan las cifras desestacionalizadas del INE que muestran aumentos del empleo del 0,89 y 0,36 por ciento, y caídas del paro del 2,89 y 2,10 por ciento en el segundo y tercer trimestres de 2014, respectivamente. De nuevo, tendríamos que remontarnos a 2007 ó 2006 para encontrar resultados tan favorables.

Gráfico tasa de paro de España 0113La tasa de paro que en el primer trimestre de 2013 rozó el histórico listón del 27%, ha ido disminuyendo de manera sostenida desde entonces hasta alcanzar el 23,8% actual, acumulando una caída de 3,3 puntos porcentuales. Y aunque es cierto que esa reducción se explica no sólo por el aumento del empleo sino también por la notable reducción (376,700) de los activos (suma de ocupados y parados) en los seis últimos trimestres, resulta reconfortante que hoy haya 473.800 ocupados más que en el primer trimestre de 2013 pese a las moderadas tasas de crecimiento. Conviene subrayar aquí que la caída de la actividad se explica en buena parte por la reducción que han registrado los activos dentro del colectivo de población extranjera que alcanzó, 223.300 personas en los últimos doce meses. Por otra parte, el notable crecimiento de la ocupación resulta tanto más significativo cuando se tiene en cuenta que las tasas de crecimiento interanuales del PIB todavía fueron negativas durante los cuatro trimestres de 2013, y se han ido recuperando a lo largo de 2014 hasta alcanzar el 1,6% en el tercer trimestre, según recoge el Boletín Económico de octubre del Banco de España. Si se confirmaran las últimas estimaciones de crecimiento del FMI para este año y el próximo, 1,3 y 1,7 por ciento, respectivamente, o las incluso más optimistas del gobierno que la cifran en el 2% para 2015, cabe esperar que el empleo seguirá aumentando, el paro disminuyendo y la tasa de paro podría situarse en el entorno del 21% a finales de 2015. Hace falta, claro está, que el mundo siga girando sin grandes sobresaltos y la UE, y especialmente los países de la Eurozona, adopten medidas para combatir la recesión en la que parecen está adentrándose.

Parados ante una oficina de empleo

Parados ante una oficina de empleo

Dicho todo esto, hay que reconocer que las tasas de paro siguen a niveles estratosféricos, especialmente las de aquellos colectivos con más dificultades para encontrar trabajo y más medios para subsistir sin percibir un salario; o las de aquellas CCAA donde la economía sumergida está más desarrollada o la producción agrícola tiene mayor peso. Así, mientras la persona de referencia, su cónyuge o las personas no emparentadas con aquél muestran tasas de paro próximas al 19,5%, las tasas de otros parientes suben al 31% y las de los hijos se disparan al 41,0%. Éste es también el caso de los grupos de jóvenes y no tan jóvenes (19-29 años) cuya tasa de paro alcanza el 38,6%, cifra que se eleva al 52,4% para los más jóvenes (16-24 años). Una diferencia también muy elevada se observa entre la población española cuya tasa de paro es del 22,4% mientras la de la extranjera alcanza el 32,9%. Algo menos importante pero significativa resulta también la diferencia entre las tasas de paro de hombres, 22,5%, y mujeres 25,0%. También entre CC.AA. observamos diferencias muy importantes respecto a la media, destacando las cifras de Andalucía, 35,2%, Canarias, 33,4, Ceuta, Melilla, Extremadura, 27,6% y Murcia, 26,3%.

Sede de la Agencia Tributaria en MadridNo es mi intención llamando la atención sobre los diferenciales existentes en las tasas de paro culpabilizar a ningún colectivo o Comunidad, sino sencillamente subrayar que tales diferencias existen y subsisten incluso cuando el crecimiento económico reduce la tasa de paro agregada. No basta, por tanto, con sentarse a esperar a que unos años de bonanza reduzcan la tasa de paro a niveles más razonables que los actuales; si de verdad queremos mejorar la asignación de los recursos y reducir los diferenciales familiares, generacionales o espaciales de las tasas de paro, hace falta reformar las políticas educativas, los programas de inserción y formación ocupacional, las subvenciones que se otorgan a determinadas actividades productivas o las prestaciones y subsidios que reciben determinados colectivos. Y, desde luego, que el gobierno intensifique la lucha contra la economía sumergida y el doble o triple fraude fiscal que a veces comporta.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s