Riesgos de una tregua engañosa

Artículo publicado en el diario Expansión el 19 de noviembre de 2014

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa el 9-N y pide celebrar un 'referéndum' definitivo.

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa el 9-N y pide celebrar un ‘referéndum’ definitivo.

Aunque Mas ha abierto la puerta a negociar con el gobierno español lo que llama engañosamente “referéndum definitivo” –engañoso, digo, porque a buen seguro que si el referéndum se realizara y lo perdieran, los independentistas volverían exigir celebrar otro al poco tiempo–, lo cierto es que el asunto no le quita el sueño. Conseguido su principal objetivo el 9-N, recuperar su prestigio y la iniciativa política, Mas pide al gobierno español aquello que tiene la certeza Rajoy no puede concederle –celebrar un referéndum “para que el pueblo catalán determine su futuro”–, porque el futuro de Cataluña es un asunto que nos interesa y compete tanto a los catalanes como al resto de españoles. Lo que verdaderamente ocupa a Mas estos días es recabar apoyos para crear una plataforma electoral personalista, a la que viciosamente se refiere como lista unitaria o de ‘país’, una tarea complicada porque Junqueras sabe que los verdaderos objetivos del President son desactivar el ascenso electoral de ERC y tapar las vergüenzas de CDC (casos Palau-CDC y Pujol). De ahí que Mas esté explorando simultáneamente la posibilidad de aceptar la mano que Iceta le ha tendido desde que se puso al frente del PSC, y que hasta ahora había rechazado con displicencia.

Junqueras ha pasado de futuro President a presidente de mesa en Molins Junqueras, presidiendo una mesa en Sant Vicenç dels Horts, Ayuntamiento que preside. , ciudada de la que es alcalde

Junqueras, presidiendo una mesa en Sant Vicenç dels Horts, Ayuntamiento que preside.

 

Divergencias estratégicas entre los independentistas

Junqueras presentando su hoja de ruta, 11 noviembre 2014.

Junqueras presentando su hoja de ruta, 11 noviembre 2014.

Tras la ruptura con Junqueras y la apertura de conversaciones con Iceta, Mas se ha dado un mes de plazo para decidir si acaba la legislatura con una nueva pareja de hecho, exponiéndose a ser objeto de la ira de numerosos independentistas que se sentirán traicionados, o si encabeza una lista de ‘país’ con posibilidades de derrotar a Junqueras. Nadie sabe qué acabará haciendo Mas, un político errático y desleal donde los haya, pero si algo está claro es que su estrategia difería sustancialmente hasta ahora de la de Junqueras y ERC, y también de la de Forcadell y la ANC. Mientras los últimos pretendían realizar elecciones para que el nuevo Parlament instara al gobierno catalán a proclamar unilateralmente la independencia, el plan de Mas, más cauto, apuesta por continuar la guerra de baja intensidad que ha mantenido con el gobierno español durante los dos últimos años. Aunque Junqueras ha rechazado ir en la lista de Mas, su última propuesta de formar un gobierno de concentración nacional tras las elecciones mientras el nuevo Parlament redacta y aprueba una constitución que debería revalidarse en un referéndum, también revela mayor cautela.

Forcadell (ANC) votando el 10 de noviembre

Forcadell (ANC) votando el 10 de noviembre.

Los planes de Junqueras, tanto el anterior como el último, constituirían una flagrante violación de la Constitución a la que se verían obligados a responder con contundencia las instituciones centrales del Estado (ICE): el gobierno español, las Cortes y el Tribunal Constitucional. El plan de Mas, sin embargo, ya sea aliándose con Iceta y el PSC o concurriendo a las elecciones encabezando una lista de ‘país’ con un programa difuso de construcción nacional y la realización de un referéndum ‘definitivo’ sin fecha, permitiría al gobierno catalán continuar su guerra de baja intensidad sin exponerse a perder sus principales armas: la autonomía y el gobierno de la Generalitat. Ya veremos que hacen la Fiscalía y los tribunales, pero si el caso sobre su actuación el 9-N se archivara, Mas podría convencer a bastantes independentistas de las ventajas de evitar un enfrentamiento abierto con las ICE.

Mas con Iceta. ¿Nueva pareja de hecho?

Mas con Iceta. ¿Nueva pareja de hecho?

 

Escaso respaldo a la independencia

Los resultados de la consulta-farsa del 9-N han dejado claro el limitado respaldo social con que cuenta todavía la independencia en Cataluña, probablemente no mucho más allá de un millón de personas, si descontamos de los 1,86 millones de ciudadanos que votaron a favor de la independencia los votos fraudulentos, una fracción sustancial de los 134.960 jóvenes entre 16 y 18 años y de los 950.478 residentes extranjeros que votaron y no podrían hacerlo en un referéndum vinculante, y, sobre todo, los independentistas de salón, nacionalistas dispuestos a votar sí a la independencia en urnas de cartón pero que votarían no en un referéndum vinculante que supusiera la salida de España y la UE, sus dos principales mercados. Incluso aceptando las cifras publicadas por los convocantes, los partidarios de la independencia sólo lograron superar el listón del 50% del censo en 8 comarcas y no precisamente las más pobladas de Cataluña. Mas necesita, siendo muy pero que muy optimista, al menos esta legislatura y otra más para intentar convencer a la mitad de los catalanes, especialmente a los barceloneses, de las bondades de la independencia.

Resultados del 9-N por comarcas.

Resultados del 9-N por comarcas.

 

La batalla ideológica

Mas y los independentistas que conservan todavía cierto sentido de la realidad, saben que con este magro respaldo ni pueden proclamar unilateralmente la independencia ni conseguirla incluso si el gobierno español accediera a realizar un referéndum, de ahí que Mas prefiriera la consulta-farsa a una auténtica. Su objetivo a medio plazo es intensificar las campañas de propaganda, castellanizándolas incluso si hace falta para convencer a los catalanes que no acudimos a las urnas de que sus parientes en el resto de España les roban y la independencia les traería mejores servicios públicos y pensiones más altas. Ahí es donde van a dirigir toda su artillería las organizaciones independentistas con el propósito de profundizar el proceso de desespañolización de Cataluña, y ahí es donde el resto de catalanes y españoles tenemos que hacerles frente en desigual batalla.

TV3El gobierno catalán cuenta con varios aliados formidables para desplegar su estrategia. Están, en primer lugar, la mayoría de los profesionales en los medios de comunicación catalanes, tanto públicos como privados subvencionados, que jalean sus iniciativas y dan pábulo al ‘España nos roba’, ‘España nos humilla’, etc., aceptando las burdas cifras de la balanza fiscal de Cataluña que suministra el consejero de Economía, y distorsionando las sentencias de los tribunales que, si bien sólo exigen el cumplimiento de la Constitución y las leyes, se presentan ante la opinión pública como intolerables humillaciones. AraEn segundo lugar, el sistema educativo cuya endogamia acentúa la exigencia de un certificado lingüístico al profesorado que bloquea el acceso al resto de los españoles, y un sistema de conciertos que anula la independencia de los centros. Punt AvuiFinalmente, cuenta con la colaboración solícita de los Ayuntamientos cuya financiación depende en gran medida de quien todavía tiene la sartén por el mango y reparte el alpiste en Cataluña: el gobierno de la Generalitat.

Rigau, consejera de Educación, con sus banderas.

Rigau, consejera de Educación, con sus banderas.

 

Evitar riesgos innecesarios

Para que los mecanismos descritos sigan operativos y aumente el número de catalanes que apoyan la independencia resulta absolutamente indispensable mantener el gobierno autonómico en manos de los partidos que apoyan el ‘derecho a decidir’. Todo el escenario de cartón-piedra construido por el régimen nacional-independentista y el sistema clientelar instaurado, se vendrían súbitamente abajo si un enfrentamiento directo con las ICE provocara la suspensión de la autonomía.

Mas saluda desde el Palau del gobierno de la Generalitat.

Mas saluda desde el Palau del gobierno de la Generalitat.

La consulta-farsa del 9-N sólo ha sido un paso más en el largo camino hacia la independencia que le ha permitido a Mas recuperar la iniciativa política, desembarazarse momentáneamente del fardo de la corrupción que arrastra CDC, y, sobre todo, relegar a un segundo plano a ERC. No sabemos si Mas optará al final por aprobar los presupuestos con apoyo de Iceta y esperar a los resultados de las elecciones generales del 2015, o si convocará elecciones anticipadas encabezando una lista de ‘país’. Lo que es seguro es que se avista otro año más de desgobierno, enfrentamientos estériles y propaganda sectaria.

Mas reune a los alcaldes pro consulta antes del 9N.

Mas reune a los alcaldes pro consulta antes del 9N.

 

Conclusión

Rajoy se equivocaría si interpreta este paréntesis como un cambio de estrategia del nacional-independentismo y no adopta con rapidez las medidas necesarias para hacerle frente. Hoy tenemos la suerte de que el PP cuenta con mayoría absoluta en el Congreso pero la situación podría devenir crítica si la perdiera en las próximas elecciones y España no tuviera un gobierno cohesionado y estable, dispuesto a defender la Constitución que nos ha proporcionado el período más largo de estabilidad democrática y progreso económico de los últimos 300 años.Rajoy en su comparecencia el 12 de noviembre.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s