Por si alguien tenía dudas (sobre el ADN del PSC)

Artículo publicado en el diario Expansión el 3 de enero de 2015

Iceta con su bandera

Iceta con su bandera

En la reciente conferencia dictada por Iceta (“Cataluña 2015. El cambio que necesitamos”) en respuesta a las de Mas y Junqueras, el secretario general de PSC despeja cualquier duda que pudiera albergarse en relación al papel que su partido ha desempeñado en la génesis y el desarrollo de la presente crisis catalana y las vías por las que apuesta para salir de la misma: “seguimos en el mismo lugar de siempre, fieles a nuestras raíces catalanistas y federalistas”, concluyó el propio conferenciante. Con autocomplacencia y sin ninguna modulación significativa, Iceta repitió el discurso que venimos escuchando en boca de los sucesivos líderes del partido –Maragall, Montilla, Navarro y ahora Iceta– desde 2004, y que no transluce ni una pizca de arrepentimiento por las actitudes e iniciativas desleales que mantuvieron durante los siete años de gobiernos tripartitos –en los que, no lo olvidemos, ERC fue su principal aliado–, y que, para no extenderme, concretaré en la aprobación de la Propuesta de reforma del Estatut de Autonomía de Cataluña en septiembre de 2005; el incumplimiento de los tímidos Decretos de enseñanzas mínimas aprobados por el gobierno de Zapatero en 2006 y el subsiguiente desacato a las sentencias de los tribunales por los gobiernos tripartitos, y la feroz campaña de desprestigio contra el Tribunal Constitucional (TC) que patrocinó Montilla y culminó en la manifestación que encabezó el mismísimo President en 2010, de la que, por cierto, tuvo que tuvo que salir por piernas entre abucheos de los independentistas.

Maragall promete el cambio y Zapatero lo acepta

Maragall prometió también el cambio para Cataluña

 

Maragall (PSC) y Carod-Rovira (ERC) haciendo turismo en Israel durante el primer tripartito

Maragall (PSC) y Carod-Rovira (ERC) haciendo turismo en Israel durante el primer tripartito

Estado federal: blindajes y financiación asimétrica

Iceta, pese a reconocer que los problemas de los catalanes son fundamentalmente económicos, y manifestar que él no es independentista y descarta por imposible la hoja de ruta unilateral hacia la independencia de Mas, volvió a presentar la tercera vía como la (única) solución al encaje de Cataluña en España. ¿Cuáles son los ingredientes básicos de la receta? “La transformación del Estado de las Autonomías en un Estado federal” y “el reconocimiento de las singularidades propias de las nacionalidades históricas”; la definición precisa de las competencias de la Administración Central -¡no las de la Generalitat!–, y la asignación del resto de competencias a las CC. AA; el blindaje de las competencias en lengua, educación y cultura de la Generalitat para evitar cualquier interferencia; la asunción por el resto de los españoles de una parte de la deuda de Cataluña como paso previo a la aprobación de un nuevo modelo de financiación autonómica inspirado en los principios de solidaridad y ordinalidad; “la territorialización del sistema de gobierno del poder judicial”; la transformación del Senado en “un Consejo Federal con participación de los gobiernos autonómicos”; y “el fortalecimiento de los municipios como garantes de la cohesión social, vectores de desarrollo económico y vertebradores del territorio”. Un conjunto de reformas que deberían plasmarse en una nueva Constitución que habría de ser aprobada en referéndum.

Constitución española

Constitución española

Montilla llama a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional

Montilla llama a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional

Iceta quizá sepa el alcance de algunas de sus nebulosas propuestas de corte federalista y municipalista, pero lo que queda meridianamente claro al examinar las más concretas es que el PSC vuelve a reivindicar aquellos aspectos de la Propuesta de reforma del Estatut que quedaron fuera del Estatut, después de su tramitación en Cortes y la sentencia del TC: reconocimiento de la plurinacionalidad del Estado y atribución de competencias exclusivas y blindajes al gobierno de la Generalitat de Cataluña. Sólo echo en falta en el listado de Iceta, la exigencia de que a la Generalitat le corresponde “la gestión, recaudación, liquidación e inspección de todos los tributos estatales soportados en Cataluña” (Título VI, artículo 204 4 de la Propuesta de reforma del Estatut), sustituida por la demanda de alcanzar un nuevo sistema de financiación autonómico inspirado en los principios de solidaridad y ordinalidad.

 

Socialismo territorializado

Montilla con Pujol y Benach en la manifestación contra organizada por el gobierno catalán contra el Tribunal Constitucional

Montilla con Pujol y Benach en la manifestación organizada por el gobierno catalán contra el Tribunal Constitucional

A la vista de la trayectoria del PSC desde que Maragall tomó las riendas del mismo, esta puesta al día de la ‘hoja de ruta’ me parece coherente con las iniciativas adoptadas por el PSC durante los gobiernos tripartitos y mi única objeción, ahora como entonces, obedece a que me resulta incongruente no ya con los principios del socialismo sino hasta con los meramente republicanos. La Constitución de 1978 consagra la igualdad de todos los españoles ante la ley y es precisamente en la consecución de la igualdad donde cualquier programa político de inspiración socialdemócrata debería poner el acento. Que el actual sistema de financiación no garantiza esa igualdad, pues a reformarlo, Sr. Iceta. Por eso, me habría gustado que hubiera pedido al gobierno de España que modifique el cálculo del concierto vasco y el convenio navarro, que benefician injustamente a los españoles residentes en El País Vasco y Navarra, respectivamente, y perjudican al resto, y que cambie el sistema de financiación de las Comunidades de régimen común para acabar con las desigualdades existentes en la financiación (homogénea) por habitante. Sobre estas cuestiones ni palabra.

Mas con Iceta

Mas con Iceta

Iceta reclamó, en cambio, hasta en tres ocasiones, la aplicación del principio de ‘ordinalidad’ al nuevo sistema de financiación. Dejando al margen que estamos ante un concepto cuya concreción depende de las hipótesis de incidencia y los criterios de territorialización adoptados para calcular las aportaciones de los ciudadanos que circunstancialmente viven en cada Comunidad, lo relevante para un socialista es que este principio favorece siempre a quienes más renta tienen y más ingresos aportan, al exigir que la ordenación de las contraprestaciones recibidas de una Administración coincida con la de las aportaciones realizadas. Por ello, cuando Iceta se refiere a la prioridad de proteger “el Estado de bienestar, la sanidad y la educación públicas y los servicios sociales”, no es propiamente un socialista el que habla sino un político catalán al que le preocupa más el bienestar de un tarraconense que el de un castellonense o zaragozano. Sorprende sobremanera su ramplón concepto de solidaridad modulado en función de dónde están empadronados los ciudadanos.

 

Un lastre para el PSOE

Sánchez e Iceta reunidos en la sede del PSC

Sánchez e Iceta reunidos en la sede del PSC

El hundimiento de las expectativas electorales del PSC en todas las encuestas recientes demuestra que el intento de caminar sobre la fina cuerda del soberanismo-sin-independencia no ha funcionado. Por una parte, el PSC ha perdido más de 500.000 votantes y 22 escaños desde 2003 hasta 2012, ciudadanos que en muchos casos se sintieron decepcionados por la mala gestión y el inesperado giro soberanista del partido tras acceder a la presidencia del gobierno de la Generalitat de la mano de ERC. Por otra parte, ni siquiera todas las concesiones hechas al ala independentista del PSC han podido impedir su fractura definitiva, consumada hace unas semanas con el anuncio hecho por varios ex-consejeros y altos cargos –Maragall, Gelí, Turá, Castells, Ventura, Elena, Martí, etc.– de la inminente puesta en marcha de un nuevo partido soberanista (Moviment d’Esquerras, MES).

Sánchez con Iceta en la última fiesta de la rosa

Sánchez con Iceta en la última fiesta de la rosa

El discurso de Iceta supone un nuevo jarro de agua fría para quienes ingenuamente confiaban en que la marcha de los social-independentistas catalanes del PSC dejaba las manos libres a la nueva dirección para reorientar el partido. Pero su primer secretario, que ya desempeñó un papel decisivo tanto en la conclusión de los pactos de gobierno con ERC e ICV-EUiA entre 2003 y 2010 como en la génesis y defensa del Estatuto de Cataluña, se mantiene fiel a su trayectoria, y espera que el triunfo de Sánchez en las próximas elecciones permita reformar la Constitución para incorporar las demandas del PSC, ésta vez abiertamente y no de tapadillo como se intentó con la Propuesta de reforma del Estatuto tras la inesperada victoria de Zapatero en marzo de 2004. Es una lástima que ni Rubalcaba tras el Congreso de 2012, ni Sánchez ahora se hayan atrevido a dar el paso de reimplantar el PSOE en Cataluña, porque presentarse a las próximas elecciones generales bajo la marca del PSC constituye ya más un lastre que un activo por la deserción masiva de los socialdemócratas catalanes del PSC.

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

 

Anuncios

7 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

7 Respuestas a “Por si alguien tenía dudas (sobre el ADN del PSC)

  1. anto33

    Lo que no me explico es que aún los vote alguien…

  2. Samy

    El catalanismo político que abrazó el PSOE-PSC cuando el minoritario sector catalanista se hizo con el poder dentro del partido ha llevado a esta formación política a una controversia permanente y a una constante esquizofrenia interna en el intento permanente por parte de esas élites dirigentes de transformar las prioridades de sus bases, mayoritariamente obreristas y de clase, hacia un esquema identitario y nacionalista. Como resultado final, en estos tiempos de crisis integral y global en los que sólo sobrevivirán aquellos planteamientos que se basen en la coherencia ideológica y en el sentido común de las propuestas políticas, estamos asistiendo a su autodestrucción como partido de gobierno y a su desmembramiento.
    Estupendo artículo señor Polo. Enhorabuena.

  3. catalanismo es odio

    ¡¡¡¡ADVERTENCIA!!!!
    LA AGENDA DE LOS CATALANISTAS ES
    1.-Esparcir las mentiras, victimismo y odio del catalanismo
    2.- Legitimar el imperialismo catalán
    3.- Conseguir la imposición del idioma catalán

    Los catalanistas son fanáticos, radicales, violentos, energúmenos, agresivos, mentirosos e intolerantes
    ¡¡¡CUIDADO!!!!

    • Hay un buen número de ellos que se ajustan a su descripción. Otros, sin embargo, son ingenuos que se han tragado las mentiras que difunde el Ministerio de Propaganda (Consejería de Presidencia) del que dependen el Consell Assessor per la Transició Nacional, el Centre d’Historia Contemporania y el Institut d’Estudis Autonomics.

  4. larmon46

    La envidia es el pecado capital de los españoles, asi entiendo el criterio de los que critican la idea catalana de limites a la solidaridad. Hermanos si, primos no.

    • Ni hermanos, ni primos. Ciudadanos, sencillamente. Las leyes, incluidas las tributarias, están para cumplirse. Ningún catalán paga más impuestos que cualquier otro ciudadano español en igualdad de condiciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s