Deuda para hoy y para pasado mañana

Artículo publicado en el diario Expansión el 22 de octubre de 2016

Me peguntaba una periodista hace unos días qué nos ha pasado para llegar al punto donde estamos ahora con una deuda de las AAPP que después de algunos ajustes (Protocolo de déficit excesivo) ha superado el  listón del PIB en los dos primeros trimestres de 2016. La pregunta tenía un fuerte componente retórico porque todo el mundo conoce la respuesta: la causa principal de que la deuda haya crecido durante los últimos nueve años es que las AAPP han gastado mucho más de lo que ingresan y han financiando los consiguientes déficits emitiendo deuda. No ha sido el déficit continuado la única causa del aumento de la deuda pero sí, como veremos, la fundamental.

grafico-deuda-publica-de-espana-2016

Evolución de la deuda pública de España.

Aumento desbocado del déficit y de la deuda

La historia reciente de las cuentas públicas es bien conocida. El superávit público del 2% del PIB en 2007, se tornó en un déficit del 4,5% en 2008 y alcanzó la cota histórica del 11% en 2009. Tras una mejoría transitoria que lo mantuvo entre el 9 y el 10 por ciento en 2010  y 2011, el ratio aumentó hasta el 10,4% en el primer semestre de 2012 mientras la prima de riesgo se disparaba entre rumores de intervención generalizada como la que habían padecido Grecia, Irlanda y Portugal. La situación mejoró notablemente en 2013 al reducirse el cociente deuda/PIB 3,5 puntos porcentuales (pp), pero el impulso perdió brío en 2014 y 2015 con descensos de tan sólo 1 pp y 8 decimas, respectivamente. 2015 acabó con un ratio del 5,1% y el BdE prevé que la necesidad de financiación de las AAPP será del 4,9% en 2016 y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal la sitúa en el intervalo 4,1-4,7 por ciento, en todo caso valores bastante alejados de la última cifra (3,7%) acordada por el gobierno español con Bruselas

Rodriguez Zapatero anuncia el plan E

Rodriguez Zapatero anunciando el primer plan E.

Pocos dudan de que lo que comenzara como una respuesta escasamente sopesada de Zapatero para hacer frente al estallido de la crisis financiera en septiembre de 2008 y la recesión económica subsiguiente (2008-2009), con un aumento record de 13 pp del ratio déficit público/PIB en dos años, se convirtió en una malsana costumbre muy difícil de erradicar. Pocos cuestionan también que financiar servicios públicos y prestaciones corrientes emitiendo deuda es un mal principio porque los ciudadanos se acostumbran a considerarlos ‘derechos irrenunciables’ y los gobiernos prefieren endeudarse, mientras pueden, a incurrir en la ira de las urnas, salvo cuando perciben todavía las elecciones como una amenaza remota, como ocurrió en España en 2009 y 2013. Lo cierto es que aunque se ha hablado hasta la saciedad de recortes, el gasto corriente en España aumentó el 22,7% desde 2007 a 2015.

grafico-pib-espana-indicies-de-volumen-variacion-interanual

España: tasas de variación interanual del PIB, 1995-2016.

capacidad-de-financiacion-aapp-1995-2015

España: capacidad (+) o necesidad (-) de financiación de las AAPP, 1995-2015.

Los déficits acumulados a partir de 2008 provocaron un aumento explosivo de la deuda que incrementó el ratio Deuda(PDE)/PIB –PDE es el acrónimo de Protocolo de déficit excesivo que es la metodología que emplea el BdE para calcularlo– en 63,1 pp desde 2007 a 2015. No fue la única causa pero sí la fundamental puesto que 40,4 pp del aumento se deben a los déficits primarios incurridos, y 17,0 pp a la carga de intereses. El denominado Ajuste déficit-deuda ha aumentado o disminuido el endeudamiento originado por el déficit de las Administraciones, dependiendo del año, pero para el conjunto del período sólo ha añadido 2,2 pp. Finalmente, el encadenamiento de dos recesiones explica que la evolución tan poco favorable del PIB haya disminuido el ratio Deuda/PIB en tan sólo 2,0 pp.

¿Por qué un perfil tan diferente?

gdp-interanual-growth-rate-2006-2016

Tasa de crecimiento interanula del PIB en la Eurozona y los Estados Unidos: 2006-2016.

Casi todos los Estados incurrieron en déficits abultados tras el estallido de la crisis financiera y la Gran Recesión, incluido Estados Unidos donde alcanzó el 12,7% del PIB en 2009. Sin embargo, las decididas políticas monetarias y fiscales expansivas aplicadas con celeridad y contundencia por el Gobierno y la Reserva Federales, respectivamente, lograron que la economía saliera de la recesión en 2009, e iniciara una expansión sostenida que se ha mantenido hasta hoy y ha facilitado que el déficit se situara en el 4,9% en 2014. No ocurrió así en la Eurozona, donde el BCE, ante el cierre de los mercados, inyectó liquidez a las entidades financieras para impedir el colapso del sistema pero no evitó el aumento de los costes financieros ni el racionamiento del crédito de empresas y hogares ni que la Eurozona entrara nuevamente en recesión en 2012. Las tasas medias de crecimiento desde 2008 a 2015 a los dos lados del Atlántico lo dicen todo: 1,2% en los Estados Unidos y 0,06% en la Eurozona.

Rodriguez Zapatero anunciando en el Congreso los primeros recortes el 12 de mayo de 2010

Rodriguez Zapatero anunciando en el Congreso los primeros recortes el 12 de mayo de 2010.

Los estados pequeños sin moneda propia, como España, tuvieron además que abandonar las políticas fiscales expansivas en el primer semestre de 2010 –más por exigencia de una desconfiada Bruselas ante un errático Zapatero que por la presión todavía moderada del mercado de deuda–, antes de que la incipiente recuperación que se atisbaba en el primer semestre de 2010 se hubiera afianzado. Y España volvió a entrar en recesión en el primer trimestre de 2011 y se mantuvo en números rojos hasta el segundo semestre de 2013. A pesar del mantenimiento de los recursos corrientes de las AAPP en 2011 y 2012, la contención del gasto corriente y la fuerte contracción de la formación bruta de capital público, el ratio déficit/PIB aumento 0,2 y 1,8 pp en 2011 y 2012, respectivamente, impulsado por el notable aumento que registraron las transferencias de capital.

 

draghi-anuncia-que-el-bce-esta-preparado-26-de-julio-de-2012

Draghi anunciando que el BCE está preparado para hacer lo que sea necesario el 26 de julio de 2012.

guindos-con-juncker

Juncker y De Guindos en una reunión del Eurogrupo el 13 de marzo de 2012.

La famosa declaración de intenciones de Draghi –“el BCE está preparado para hacer lo que sea necesario para preservar el euro. Y créanme, será suficiente”–  a finales de julio de 2012 alivió las dificultades de financiación del Tesoro español en el segundo semestre de 2012 pero para entonces la tasa de morosidad seguía al alza y alcanzaba el 11,4% al final de año y el gobierno español tuvo que inyectar 13.129 millones adicionales al Fondo de Reordenación Ordenada Bancaria para evitar la quiebra de algunas entidades financieras, así como 5.754 millones al Fondo de amortización del déficit tarifario y otros 27.781 millones al Fondo para la Financiación del Pago a Proveedores. Asimismo, España tuvo que aportar 15.825 millones para  rescatar a Irlanda, Grecia y Portugal y otros 3.809 millones al Mecanismo Europeo de Estabilización Financiera. A la vista de estos números, no cabe ninguna duda de que 2012, el primer año de la legislatura de Rajoy, fue sin duda un momento crítico.

Prima de riesgo de Portugal, España e Italia.

Prima de riesgo de Portugal, España e Italia.

Desde entonces, la situación ha mejorado sustancialmente gracias sobre todo a la reducción del déficit primario en 2103 (4 pp) y en menor medida en 2014 y 2015 (1,5 pp), al impacto favorable del ajuste Deuda(PDE)-Déficit para el conjunto de los tres últimos años, y al crecimiento del PIB en 2014 y 2015. Además, la carga de intereses, pese al aumento de la deuda en términos absolutos, ha descendido ligeramente en relación al PIB, gracias a la puesta en marcha del programa de compras de activos del BCE, ampliado en varias ocasiones, que ha reducido el tipo de interés de las nuevas emisiones –negativo incluso para las emisiones de Letras en la segunda mitad de 2015 y 2016– y, en menor medida, el tipo de interés medio de la deuda viva que se ha situado ligeramente por debajo del 3% en el tercer trimestre de 2016.

Draghi en una de sus comparecencias para anunciar la extensión del programa de compras de deuda.

Draghi en una de sus comparecencias para anunciar la extensión del programa de compras de deuda.

Queda mucho camino por recorrer y el primer reto del próximo gobierno de España será, sin duda, alcanzar un superávit primario para el conjunto de las AAPP que permita neutralizar el pago de los intereses de la deuda. No porque nos lo exijan el Pacto de Estabilidad y Crecimiento y la Comisión Europea sino porque conviene detener ya el proceso de aumento de la deuda y comenzar a deshacer el camino. A explicar las razones por las que considero esencial cuadrar las cuentas públicas lo antes posible y a exponer las dificultades que vamos a encontrar en el camino dedicaré mi próximo artículo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s