¿Qué queda del PSOE que conocimos?

urkullu-y-mendia

Urkullu (PNV) y Mendia (PSE-EE) tras acordar el pacto de gobierno en El País Vasco.

Cada día que pasa resulta más evidente que los líderes del PSOE carecen de un proyecto socialdemócrata articulado que puedan ofrecer al conjunto de los españoles para volver a ser una alternativa creíble al gobierno del PP. Y lo que resulta incluso más preocupante es que su creciente irrelevancia parece no preocupar en exceso a los miembros de la Comisión gestora que se ha hecho cargo del partido tras la dimisión de Pedro Sánchez como secretario general.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC en Barcelona.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC en Barcelona.

 

Fernández, presidente de la comisión gestora del PSOE.

Fernández, presidente de la Comisión gestora del PSOE.

O eso es lo que a mi entender sugiere que la Comisión gestora no haya adoptado medidas contundentes después de que el PSC incumpliera el acuerdo adoptado en el Comité Federal, el máximo órgano del partido entre congresos, de abstenerse en segunda votación en la investidura de Rajoy. O lo que da a entender que la Comisión se enterara por la prensa del acuerdo que cerraron hace unos días los líderes del PSE-EE –dudo de si en lugar de considerarlo una mera federación del PSOE tendríamos que considerarlo ya, como el PSC, un partido independiente– con el PNV. Según las noticias publicadas, el acuerdo entre nacionalistas y ‘socialistas’ vascos avala el ‘derecho a decidir’ del ‘pueblo’ vasco y contempla reformar el Estatuto de Guernica en el plazo de ocho meses para blindar las competencias del gobierno vasco y aumentar su autonomía. Curiosamente, el acuerdo no dedica ni una línea a revisar al alza las insignificantes aportaciones que hace la CA más rica al conjunto de España.

Los padres del Estatuto vasco en Guernica.

Los padres del Estatuto vasco en Guernica.

González firmando el acuerdo de adhesión a la CEE en 1986

González firmando el acuerdo de adhesión a la CEE en 1986.

Creo haber escuchado en una ocasión al propio González decir que un partido político es una suerte de guirigay y que lo asombroso del asunto es que de ese desbarajuste salgan algunas propuestas con pies y cabeza. Lo acontecido en el último año al PSOE parece confirmarlo. Cuando un partido carece de un director respetado y una jerarquía orgánica que permite coordinar los instrumentos, la orquesta se disuelve en una algarabía incoherente que desconcierta incluso a quienes con buena voluntad se mantienen fieles. Desde la dimisión de Pérez Rubalcaba, si no antes, los líderes del PSOE han sido incapaces de presentar un proyecto compartido por sus soberbios barones que parecen conformarse con sobrevivir en sus feudos territoriales aupados a los variopintos maderos que han quedado flotando a la deriva tras los últimos naufragios electorales.

Sánchez con cara de pocos amigos la noche del 26-J.

Sánchez con cara de pocos amigos la noche del 26-J.

No parece que haya ninguna personalidad con liderazgo y capacidad suficiente para detener una deriva que conduce directamente a la marginalidad. La dirección del PSE-EE ha justificado su pacto urdido de espaldas a la Comisión gestora aduciendo que “Susana [Díaz] pactó con Ciudadanos y nadie dijo nada. Y Javier Lambán y Emiliano García-Page lo hicieron con Podemos, y nadie les dijo nada. O Ximo Puig, con Podemos y Compromís”. Olvidó añadir que el PSC pactó con ERC (2007-2010) y sigue pactando con partidos independentistas en muchos municipios catalanes. Más claro agua: cada facción territorial del PSOE se está buscando la vida  pactando con quien le viene en gana, o con quien buenamente puede, sin otro propósito que asegurar puestos de trabajo para su hambrienta prole. Hace algunos días González parecía, sin demasiado entusiasmo, dar su aval a Susana Díaz, un síntoma de lo mal que debe ver las cosas para que un político tan experimentado apoye a una militante sin otro bagaje vital y profesional que haber pasado toda su vida en Andalucía militando en el PSOE.

Díaz e Iceta saludándose en un acto en Madrid.

Díaz e Iceta saludándose en un acto en Madrid.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s