Caga ‘tió’ (Otro aquelarre secesionista)

Artículo publicado en el diario Expansión el 28 de enero de 2016

pacto-nr-231216-escalinatas

Foto de familia de los asistentes a la reunión convocada por Puigdemont para finiquitar el pacto nacional por el derecho a decidir y lanzar el pacto nacional por el referéndum.

puigdmont-forcadell-y-colau-camino-del-pnr-231216

Forcadell, presidenta del Parlament, flanqueada por Colau, alcaldesa de Barcelona y Puigdemont, president del gobierno de la Generalitat dirigiéndose al patio del Parlament.

Con veinticuatro horas de adelanto Puigdemont convocó el ‘caga tió’ de 2016, aunque la tradicional fiesta navideña no la protagonizaron en esta ocasión niños con caras asombradas junto al hogar de la masía ni el tronco cagó avellanas y turrón, como manda la tradición. En el patio del Parlament donde moran los espíritus de Clarís, Casanovas y Companys, el President, flanqueado por Forcadell y Colau, ofició de sumo sacerdote del aquelarre secesionista convocado para intentar sumar el apoyo del brazo de los comunes a su última ocurrencia: reeditar la consulta del 9-N, esta vez ‘con garantías y apoyo internacional’, antes de septiembre de 2017. La velada estuvo amenizada por el coro nacional AMI-ANC-Omnium que entonaron el ‘A punt, segadors’ mientras Gabriel (CUP) aporreaba el tronco con su femenina furia iconoclasta. Terminada la reunión, Junqueras, el hombre fuerte del gobierno, reafirmó su voluntad de realizar el referéndum, casi con toda probabilidad unilateralmente, y su disposición a apurar el cáliz del martirio hasta la última gota de cava.

 

pacto-nr-vista-general-1-231216

Vista general del aquelarre secesionista en el patio del Parlament el 23 de diciembre de 2016.

Puigdemont con Sánchez, presidente de la ANC, y Cuixart, presidente de OC, preparando del 11 de septiembre: como prólogo a su golpe de Estado.

Puigdemont con Sánchez, presidente de la ANC, y Cuixart, presidente de OC, preparando del 11 de septiembre de 2016.

 

Pacto Nacional por el derecho a decidir

Pacto nacional por el derecho a decidir. Foto de familia con el entonces presidente Mas en el centro y a su lado Trías, alcalde de Barcelona.

Referéndum 2017

El pacto nacional por el derecho a decidir no se convocaba desde que su inventor y primera víctima, el ex-presidente Mas, lo hiciera por cuarta vez en marzo de 2015 para calentar las elecciones autonómicas del 27-S. Ante la negativa de la CUP a apoyar el inicio de la tramitación de los presupuestos de la Generalitat, Puigdemont se vio obligado a convocar de nuevo el aquelarre secesionista e incluyó como único punto sustantivo del orden del día rebautizarlo como ‘pacto nacional por el referéndum’, en un intento de contentar a los ‘cuperos’ que exigen realizar “un referéndum vinculante sobre la independencia de Cataluña, como muy tarde en septiembre de 2017 con una pregunta clara y binaria”.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas del 27-S.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas del 27-S.

Mal que les pese a sus promotores, lo cierto es que el nuevo invento, como el anterior, ni es nacional –Cataluña es, según el Estatut de Cataluña, una nacionalidad que “ejerce su autogobierno constituida en comunidad autónoma de acuerdo con la Constitución”– ni puede convocar referéndum alguno –una competencia que corresponde al Rey quien, a propuesta del Presidente del Gobierno y previa autorización del Congreso, puede convocar a “todos los ciudadanos” para expresar su opinión en asuntos de especial trascendencia–. Ni Puigdemont ni el Parlament de Cataluña ni ningún pacto ‘nacional’ que alumbren pueden arrogarse esta facultad ni restringir la participación a aquellos ciudadanos que, por estar empadronados y poseer la “vecindad administrativa” en Cataluña, somos, según el Estatut, catalanes.

Constitución española.Los políticos secesionistas parecen no haber comprendido todavía que los catalanes no podemos legalmente organizar un referéndum para separarnos de España, sin reformar previamente la Constitución, como tampoco los catalanes empadronados en Barcelona, Hospitalet o Badalona pueden organizar una consulta para separarse de Cataluña sin modificar el Estatut que fija los límites geográficos y administrativos de la Comunidad Autónoma. Por cierto, un Estatut que también establece que “las relaciones entre la Generalitat y el Estado se fundamentan en el principio de lealtad institucional”, un principio que Puigdemont y Forcadell quebrantan de continuo cuando afirman sin pudor que ellos sólo se sienten obligados a acatar las resoluciones y normas aprobadas por el Parlament de Cataluña. No es por sus ideas ni por sus opiniones a favor de la secesión de Cataluña por lo que ex–presidente Mas y los ex-consejeros Homs, Ortega y Rigau, y la presidenta del Parlament Forcadell están siendo investigados y van a ser juzgados, sino por asumir competencias que no les corresponden y destinar recursos públicos a urdir planes para constituir una república independiente, situándose en el ejercicio de sus funciones públicas por encima de la Constitución y del resto del ordenamiento jurídico, y desobedeciendo las sentencias del Tribunal Constitucional y las advertencias de los letrados del propio Parlament de Cataluña.

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

Del ‘mesías’ al ‘cagané’

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

Gobernar a golpe de manifestaciones bordeando astutamente la ilegalidad, como hizo Mas, ha tenido consecuencias nefastas, no sólo para la sociedad catalana, hoy seriamente fracturada, sino también para su propia coalición de gobierno, CiU, que tras obtener 62 escaños en 2010 acabó deshaciéndose y quedando a merced de ERC y la CUP. UDC ya se quedó sin representación en las últimas elecciones y las últimas encuestas auguran un futuro sombrío para CDC que podría convertirse, con 15-17 escaños, en la quinta fuerza política en el Parlament de Cataluña. El desastre al que el mesías Mas ha conducido a su coalición y a CDC resulta difícil de igualar. De poco parece haberle servido al partido de Pujol y el 3%, el intento de lavarle la cara dándole un nuevo nombre que ni siquiera aparece en las sedes del partido.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituir a Mas al frente del gobierno catalán.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituirle éste al frente del gobierno catalán.

Constitución de lo Estados Unidos

Constitución de Estados Unidos.

Puigdemont, el hombre que puso Mas al frente del gobierno catalán con una afectada palmadita el pasado 10 de enero, ha demostrado en los pocos meses que lleva al frente del gobierno de la Generalitat que sólo aspira a convertirse en el ‘cagané’ del año, patrocinando una nueva consulta para no ser menos que su antecesor. Si Puigdemont fuera un independentista verdaderamente demócrata debería renunciar a la presidencia de la Generalitat y todas sus prebendas –sueldo de fábula, dietas, coche oficial, helipuerto en el Club de Golf de Girona, etc.–  y seguir los pasos de los ciudadanos estadounidenses de varios Estados que, insatisfechos con la reelección del presidente Obama, solicitaron a la Casa Blanca independizarse en 2012. En el caso de Tejas, más de 100.000 ciudadanos firmaron la petición del Movimiento Nacionalista Tejano, un texto breve cuya lectura resulta muy instructiva porque incide en cuestiones como el desgobierno y la presunta violación de derechos fundamentales por el Gobierno Federal que también han utilizado los secesionistas catalanes. Molestos con el abultado déficit y la enorme deuda acumulada por el Gobierno Federal que amenaza su bienestar, los tejanos argumentaron que su Estado que goza de un saludable equilibrio presupuestario y envidiable vigor económico podría convertirse, si se independizara, en la decimoquinta economía del mundo. Les suena la música, ¿verdad? La sucinta respuesta de la Casa Blanca -476 palabras– se limitó a reafirmar que cuando los padres fundadores aprobaron la Constitución de los Estados Unidos establecieron la posibilidad de cambiar el gobierno a través del voto pero no contemplaron la posibilidad de abandonar la Unión que, como explicó Lincoln en su discurso de toma de posesión en 1861, es perpetua.

Lincoln jurando el cargo de presidente en 1861.

Lincoln jurando el cargo de presidente de los Estados Unidos en 1861.

puigdemont-caganer

Cagané 2016.

La diferencia esencial con el caso de Cataluña radica en que ningún gobernador ni asamblea legislativa estatal apoyó las extravagantes peticiones que los ciudadanos de a pie sufragaron con sus propios fondos. Todo lo contrario de lo que ocurre aquí. Puigdemont tiene derecho, como ciudadano español a reunirse con quien le plazca para urdir sus planes de secesión en el hotel Ritz, pero constituye un abuso de poder que acuda a la reunión conspiratoria en el coche oficial del presidente del gobierno de la Generalitat, conducido por un chófer que pagamos todos los españoles, y la reunión la albergue el Parlament de Cataluña, un edificio público cuyo presupuesto financiamos así mismo todos los españoles. No le pagamos a Puigdemont 145.743 euros ni destinamos 52 millones financiar el Parlament de Cataluña para que usted, con algunos miembros de su gobierno y parlamentarios de CDC, ERC y la CUP, dilapiden alegremente nuestros impuestos organizando complots secesionistas en vísperas de Navidad. En Estados Unidos, cualquier juez los habría imputado ya por malversar caudales públicos.

Junqueras en la rueda de prensa posterior a la reunión del pacto nacional por el referéndum reafirmó su compromiso de realizarlo en 2017 incluso unilateralmente.

Junqueras durante la rueda de prensa en que participó al finalizar la reunión del pacto nacional por el referéndum. El hombre fuerte del gobierno de Puigdemont reafirmó su compromiso de realizar unilateralmente el referéndum en 2017.

Puigdemont flanqueado por Forcadell, a su derecha, y Colau a su izquierda. Mas aparece en el extremo izquierda de la foto, desplazado del centro.

Puigdemont flanqueado por Forcadell y Colau. Junqueras a la derecha de Forcadell y un melancólico Mas desplazado del centro de la imagen se acaricia su mentón altivo.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

2 Respuestas a “Caga ‘tió’ (Otro aquelarre secesionista)

  1. Pingback: Otro aquelarre secesionista | Club Liberal Español

  2. engel54

    Chapeau, D. Clemente. Hace falta ser doblemente valiente, en España y en estos tiempos, para no amilanarse ante esta ridícula patulea de reaccionarios prepotentes, supremacistas y cursis, que entre todos juntos no tienen media hostia. Enhorabuena por su “Concordia Cívica”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s