Archivo de la categoría: Política internacional

Último aquelarre de ETA en Iparralde

Artículo publicado en el diario Expansión el 9 de mayo de 2018.

Llegó ETA exhausta a su fin tras seis décadas en las que sus arrogantes pistoleros dedicaron sus vidas a quitársela a todos aquellos que se opusieron a sus designios o la fatalidad los llevo a cruzarse en su camino. Eso sí, nunca expusieron en vano su pellejo: mejor ir a la cárcel, ya saldremos y seremos homenajeados, se decían, que acompañar a sus víctimas al otro barrio. Un día antes de la escenificación del aquelarre en Cambo-les-Bains (Francia), dos reputados matones, Urruticoechea máximo dirigente de la banda desde los años 80, en situación de busca y captura desde hace 15 años, e Iparraguirre miembro de los comandos Araba y Madrid y jefa de comandos legales, actualmente encarcelada en Francia, pusieron voz al comunicado final de la banda. Dieron por concluido el “ciclo caracterizado por la violencia política” y anunciaron el inicio de una nueva fase de “lucha por una Euskal Herria reunificada, independiente, socialista, euskaldún y no patriarcal en otros ámbitos” para “materializar el derecho a decidir”.

Urruticoechea, Josu ‘Ternera’ máximo dirigente de ETA en su sillón de parlamentario en El País Vasco. Lleva 15 años huido de la justicia. ¿Tan difícil resulta dar con él?

Sólo algún ingenuo se habrá sorprendido ante esta nueva exhibición de hipocresía por parte de los desalmados que justificaron una y otra vez en nombre del pueblo vasco sus crueles atentados y ejecuciones y se burlaron sin compasión de los familiares de las víctimas. Al margen de la extorsión generalizada a familias y a empresas y la salida forzosa de más de cien mil personas de El País Vasco, el macabro balance de las casi seis décadas de actividad de la banda arroja cifras espeluznantes: miles de actos terroristas y decenas de secuestros que causaron la muerte a más de ochocientas personas y dejaron varios miles de víctimas en las cunetas de la historia. Hay algunas dudas sobre las cifras exactas de la barbarie pero ninguna sobre la crueldad de los ejecutores y la magnitud de las irreparables tragedias infligidas.

Funeral de una de los cientos y cientos de víctimas de la barbarie terrorista de ETA.

Del bochornoso espectáculo en Cambo-les-Bains, hay varias cosas que como ciudadano de un Estado democráticos me llamaron poderosamente la atención. La primera sorpresa fue la presencia de algunos señores con traje y corbata que se sumaron sin pudor alguno a los valedores y cachorros de ETA, vivos y en cuerpo presente, para respaldar la pantomima. No podía faltar a la cita Gerry Adams, líder del Sinn Fein, el brazo político de la organización terrorista irlandesa IRA hermandad con ETA. Pero encontré de todo punto inapropiado la presencia de Jean René Etchegaray, presidente de la

La retaguradia de ETA: Currin, Etchegaray y Adams.

mancomunidad de Iparralde (Euskadi Norte) y alcalde de Bayona, una ciudad enclavada en el departamento de los los Pirineos Atlánticos que ha sido refugio de infinidad de comandos terroristas y desde donde las cúpulas de ETA planearon tranquilamente sus asesinatos y extorsiones. Aunque sólo fuera por haber servido de escondrijo a tantos criminales durante tantos años, Etchegaray debería haber excusado su asistencia a tan vergonzoso encuentro.

Etchegaray, alcalde de Bayona y presidente mancomunidad de Iparralde (El País Vasco francés.

Fuera de lugar encontré también la presencia de Michel Camdessus, exdirector general del FMI, quefue el encargado de leer en francés la llamada declaración de Arnaga. El documento, leído en primer lugar en vascuence por  Irati Agorria, una guerniquesa del partido de Otegui, lamenta que el Gobierno de España no abriera negociaciones con ETA tras la ‘conferencia internacional’ de Aiete en octubre de 2011 e invita a las partes a iniciar un proceso de reconciliación. El abogado sudafricano Brian Currin, director del International Contact Group y coordinador del acto, abrió la jornada con unas palabras francamente desafortunadas: “hoy es

Ortuzar, presidente del PNV, conversando animandamente con Otegui, terrorista de ETA y líder actual de EH Bildu, su organización política.

un  día de celebración”, dijo, digno incluso de convertirse en fiesta nacional. ¿Para quién Sr. Currin? Desconozco si se habrá formulado usted esta pregunta pero puedo asegurarle que a muy pocos españoles se nos ha pasado por la cabeza celebrar la escenificación que ha organizado con tan selectos y numerosos invitados para dar el último adiós a la banda que sembró el horror en un estado democrático de la UE. Desconozco qué papel desempeñó usted en Sudáfrica durante el apartheid y más tarde en Irlanda del Norte, pero puedo asegurarle que haberse prestado a otorgar cierta solemnidad al funeral de ETA empaña su curriculum.

Otegui con Arzalluz (PNV) y el lehendakari Goicoechea (Eusko Alkartasuna) tras firmar el pacto de 1999. Sonrientes y cogiditos de la mano mientras ETA masacraba a los españoles.

Pero el colmo de la desvergüenza fue ver a los líderes del PNV, Elkarrekin Podemos y de las organizaciones sindicales ELA, LAB y UGT compartir con Otegui las butacas de platea y conversar animadamente con el terrorista que tras salir de la cárcel vuelve a ser lacabeza visible de EH Bildu, el brazo político de ETA. Ordóñez, Múgica, Casado, Buesa, Becerril, Tomás y Valiente, Lluch, Blanco, Broseta, Pagazaurtundúa, y tantos otros asesinados por la banda llevan demasiado tiempo muertos como para levantarse de sus tumbas y gritar ¡Basta ya! La guinda del aquelarre la pusieron Urkullu y Barko, los presidentes de los gobiernos de El País Vasco y la Comunidad Foral de Navarra, respectivamente, que permanecieron

Urkullu y Barkos en rueda de prensa el 4 de mayo de 2018, nada más finalizar la ‘conferencia’ en Cambo-des-Baines.

agazapados en el Señorío de Bertiz tomando el aperitivo a la espera de que terminara la función en Cambo-les-Baines. Luego, comparecieron juntos ante los medios para reclamar el acercamiento al País Vasco de los terroristas encarcelados. Dios los cría y ellos se juntan. Sólo eché en falta en el ágape al obispo Setién siempre tan comprensivo  con “el mundo de los verdugos”.

Setién dedicando la mejor de sus sonrisas a familiares de terroristas presos.

 

 

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política internacional, Política nacional

Trump: del Foro de Davos al Estado de la Unión

Artículo publicado en el diario Expansión el 2 de febrero de 2018.

Trump camino de Davos.

Donald Trump aterrizó en Davos, la lujosa estación de esquí suiza donde se reúnen la flor y nata de los líderes empresariales, para defender sus políticas desregulatorias y proteccionistas en el Foro Económico Mundial. Los días anteriores le habían precedido otros distinguidos líderes políticos, como Ángela Merkel, Emmanuel Macron y el Rey Felipe VI que alertaron sobre los peligros del nacionalismo y el populismo, y defendieron la globalización y el libre comercio. La expectación era máxima después del cierre de las oficinas del Gobierno Federal la semana pasada que arruinó a Trump la celebración del primer aniversario de su toma de posesión, y la propensión casi patológica del presidente de Estados Unidos a hacerse notar allí donde va.

Triunfalismo económico

USA, tasa de crecimiento del PIB 2008-2017.

El presidente Trump defendió su primer año al frente del Gobierno incurriendo en algunas exageraciones y hasta falsedades sobre los imponentes logros económicos alcanzados cuando la realidad es que su primer año se ha beneficiado de la prolongada expansión que registra la economía estadounidense desde 2009. Por ejemplo, aunque Trump afirmó haber creado 2,4 millones de puestos de trabajo durante 2017, las cifras del Bureau of Labor Statistics indican que la diferencia entre la población no institucional ocupada sólo aumentó en 1,9 millones en 2017, cifra inferior a los 2,7 y 2,8 millones de puestos de trabajo creados en 2016 y 2015, respectivamente, y muy por debajo de los 3,4 millones creados en 2012 por su incompetente predecesor que, según Trump, dejó en los huesos a la economía estadounidense.

Trump dirigiéndose a la audiencia en el Foro Económico Mundial en Davos. Libre comercio “justo y recíproco”.

Como era previsible, Trump defendió en Davos sus políticas desregulatorias y proteccionistas que popularizó con el famoso eslogan “América primero” –en realidad, “Estados Unidos primero”– durante la campaña electoral que le llevó a la Casa Blanca. Como ese tipo de eslóganes no queda nada bien fuera de casa, el presidente presentó una variante algo más sofisticada del argumento y sostuvo que él también es partidario del libre comercio siempre que sea “justo y recíproco”. Trump, un hombre de negocios que se mueve por el principio de acción y reacción, no se molestó en precisar un concepto tan resbaladizo y con fuertes resonancias escolásticas. Desde luego, no creo que tuviera en mente exigir que todos los bienes comerciados lleven una etiqueta que certifique que los trabajadores que los produjeron lo hicieron en condiciones dignas y recibieron un salario justo por ello. Lo que realmente le preocupa a Trump es que algunos Estados subvencionen a empresas potencialmente competidoras, o no respeten las patentes y la propiedad intelectual y se apropien de innovaciones tecnológicas realizadas por empresas estadounidenses. Hay que reconocer que algo de razón tiene Trump aunque su argumento podría revertirse contra él, aduciendo que las desregulaciones que propugna otorgan una ventaja ‘injusta’ a las empresas estadounidenses sobre las que operan bajo estándares regulatorios más severos. Por otra parte, la posibilidad de impedir que se repliquen las innovaciones parece una batalla perdida en un mundo donde el conocimiento circula a la velocidad de la luz a través del ciberespacio.

Trump después de firmar la ley de reforma fiscal y ocupación.

En realidad, el objetivo de la visita de Trump a Davos era convencer a los líderes de las empresas y entidades financieras multinacionales más importantes del mundo de que Estados Unidos, tras la bajada permanente del tipo nominal del impuesto de sociedades al 21% (desde el 35%, aunque el tipo efectivo era del 18,6% en 2012 según la Oficina Presupuestaria del Congreso) se ha convertido en el mejor lugar del mundo para “contratar, construir, invertir o crecer”. Trump quiere que los beneficios que él mismo ha obtenido como inversor y multimillonario gracias a su reforma se conviertan en un banderín de enganche que multiplique la inversión extranjera en Estados Unidos. A modo de ejemplo, se refirió al caso de Apple que ha decidido repatriar 245.000 millones de dólares que mantenía en el extranjero e invertir en capital fijo más de 30.000 millones de dólares en los próximos 5 años. La pregunta que Merkel, Macron y el resto de líderes europeos deberían estar haciéndose ya es cómo puede afectar la reforma fiscal de Trump a los tipos efectivos, a la localización de la actividad productiva y a los flujos de inversión a medio plazo.

Turbulencias en Washington

La taza de oro que el Museo Giggenheim ofreció a los Trump instalar en la Casa Blanca.

El jueves, mientras Trump viajaba a Davos se conoció una noticia harto reveladora de la difícil relación del presidente con buena parte de la sociedad ilustrada estadounidense. Tras acceder a la presidencia, Trump solicitó en préstamo al Museo Guggenheim de Nueva York el cuadro “Paisaje con nieve” de Van Gogh, para exhibirlo en la Casa Blanca. Los responsables del Museo comunicaron al presidente la imposibilidad de satisfacer su deseo al existir compromisos ineludibles previos, y le propusieron instalar otra obra de arte: la taza de váter de oro macizo de 18 quilates del artista italiano Maurizio Cattelan inspirada por conocida pasión de Trump por la utilería dorada. Los Trump, perplejos u ofendidos, declinaron la oferta por lo que de momento seguirán empleando tazas de vulgar cerámica.

Mueller investigador especial del ‘russiangate’ del que Trump intenta deshacerse como ya lo hiciera con Comey, director del FBI.

A veces, las malas noticias no llegan solas y mientras Trump hablaba en Davos, el New York Times confirmaba que el presidente había ordenado en junio cesar al fiscal especial Robert Mueller III, pero que se había echado atrás cuando su asesor Donald F. McGahn II rehusó tramitar la orden al Departamento de Justicia. Mueller, exdirector del FBI, es el fiscal especial que está investigando los oscuros contactos del equipo de campaña de Trump, incluido Jared Kushner, yerno y asesor personal, con diversos interlocutores rusos que ofrecieron ayuda para desprestigiar a Hillary Clinton. El cerco sobre Trump

Jared Kushner, marido de Ivanka Trump y asesor especial del Presidente, escuchando a Donald Trump anunciar que los Estados Unidos declaran a Corea del Norte estado instigador del terrorismo el 20 de noviembre de 2017.

se ha ido cerrando desde que el pasado mayo cesó a Comey, director del FBI, por desatender la orden del presidente de detener la investigación sobre la trama rusa o ‘Russiangate’. Ahora el intento de cesar a Mueller podría ser considerado obstrucción a la Justicia.  La prestigiosa revista New Yorker da por hecho que el presidente tendrá que responder a las preguntas que Mueller le formule en las próximas semanas y Trump, llegado a ese punto, no podrá despachar este asunto achacándolo a la caza de brujas urdida contra él con “noticias inventadas”. La repentina dimisión de John McCabe, número dos del FBI con Comey, sometido a fuertes presiones de la Casa Blanca tampoco le ayudará.

En este complicado contexto, Trump llegó al Capitolio para hablar sobre el Estado de la Unión. Como casi resulta obligado, el presidente llamó a republicanos y demócratas a trabajar juntos por el bien de sus electores, olvidando que a él sólo le votó la mitad de los estadounidenses y ha ignorado y hasta despreciado a la otra mitad más uno que no lo hizo.

Trump durante su discurso de Estado de la Unión en el Congreso.

Como era también previsible, el presidente se atribuyó los buenos datos económicos registrados en su primer año, pasando por alto el detalle de que su primera medida importante, la reforma fiscal, la firmó el pasado 22 de diciembre. En el espinoso tema de la inmigración, Trump se mostró dispuesto a legalizar la situación de 1,8 millones de inmigrantes a cambio de que los demócratas accedan a reforzar la seguridad y las fronteras, elevando el gasto en defensa e imponiendo controles más estrictos a la inmigración, ‘muro’ con México incluido. Schumer, líder de la minoría demócrata en el Senado, le replicó que “su discurso atizaba el fuego de la división en lugar de aproximarnos”. Y es que Trump no ha cambiado ni quiere cambiar.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Política internacional

Un año turbulento con Trump

Artículo publicado en el diario Expansión el 24 de enero de 2018.

Trump jurando su cargo el 20 de enero de 2017.

El sábado se cumplió un año desde que Trump juró su cargo en la escalinata del Capitolio y el Presidente había previsto celebrarlo con una fastuosa cena (precio mínimo 100.000 dólares por pareja) en su propio complejo vacacional de lujo (Mar-a-Lago) en Florida, el mismo lugar donde agasajó a Xi Jimping, presidente de la República Popular China el pasado abril. Alquilar sus propias instalaciones para este tipo de actos es una de las muchas barreras que ha cruzado el controvertido Presidente de los Estados Unidos para quien la línea entre lo público y lo privado parece no existir.

Hacer grande América

Trump y el presidente de la República Popular China Xi Jinping en Mar-a-Lago el 6 de abril de 2017.

La celebración del aniversario se ha visto empañada por la decisión del Senado de rechazar la ley presupuestaria que aprobó el Congreso, circunstancia que ha obligado a cerrar parcialmente los servicios del Gobierno Federal por falta de financiación, ya que en Estados Unidos cualquier prórroga presupuestaria requiere la aprobación de ambas Cámaras. El presidente que había planeado volar el viernes por la tarde desde Washington a Mar-a-Lago tuvo visiblemente contrariado que cancelar el viaje. Mientras los líderes republicanos en el Congreso se esforzaban por encontrar un compromiso con los demócratas, Trump dio rienda suelta a su proverbial incontinencia verbal y dirigió el siguiente mensaje a sus oponentes: “los demócratas querían hacerme un ‘agradable’ regalo en el aniversario de mi toma de posesión. Quieren tomar como rehenes a los militares para conseguir eliminar cualquier control sobre inmigración. No podemos permitir que eso ocurra”. Un ejemplo más de su inagotable inclinación a distorsionar la realidad –el ejército es precisamente una de las pocas instituciones que junto con Correos no se vieron afectadas– y pasar la responsabilidad a sus adversarios. Al final, los líderes del Senado han alcanzado un acuerdo para reabrir los servicios el lunes y evitar que Trump imparta su discurso sobre el Estado de la Unión con las oficinas federales cerradas. A cambio, los republicanos flexibilizarán su posición sobre los ‘dreamers’.

La presidencia de Trump se ha beneficiado de momento de la larga expansión que se inició a finales de 2009 y se mantuvo firme el final del segundo mandato de Obama. Cuando Trump llegó a la Casa Blanca hace un año heredó, no una economía en ruinas como daba entender malintencionadamente durante la campaña electoral sino una economía que crecía a buen ritmo y presentaba una baja tasa de inflación y una tasa de paro cercana al pleno empleo. Su único éxito legislativo hasta el momento ha sido la “ley de recortes fiscales y ocupación” (“Tax Cuts and Jobs Act”) que firmó el 22 de diciembre y reduce significativamente los tipos impositivos que pagan los ciudadanos (especialmente aquellos con rentas más elevadas) y las sociedades. La respuesta de empresas multinacionales como Apple y Google, que mantenían fuera de Estados Unidos los beneficios obtenidos en el extranjero, ha sido casi inmediata y ambas han anunciado su disposición a repatriarlos, pagar impuestos y acometer inversiones millonarias. La medida ha reforzado las expectativas de crecimiento a corto plazo y ha impulsado al alza Wall Street cuyos índices no dejan batir records históricos. Pero contrariamente a lo que pudiera pensarse, los analistas cifran en varios de cientos de miles de millones de dólares la pérdida de ingresos fiscales para el Gobierno Federal en la próxima década.

América primero

Trump con Melania y su hijo en Mar-a-Lago.

En política internacional, la presidencia de Trump ha tenido efectos muy contraproducentes en varios frentes. Además de reducir las aportaciones a la mayoría de organismos internacionales cuyas decisiones no se pliegan a los dictados estadounidenses, Trump ha desligado a Estados Unidos del acuerdo de París firmado por Obama para reducir las emisiones de CO2 y detener el calentamiento global, y ha impulsado (aunque con escaso éxito) la producción de carbón en West Virginia. En el sureste asiático, su declaración de que mantiene “excelentes relaciones” con Rodrigo Duterte, el presidente de Filipinas que ha librado una inhumana guerra contra la droga, causó estupor en Occidente. Similar desconcierto han provocado sus cambiantes actitudes respecto a Kim Jon Un, el dictador norcoreano, del que un día Trump se mofa llamándole “hombre cohete” y le amenaza con “fuego y furia”, y pocos días después deja caer que “mantiene una muy buena relación” con él. Trump ha provocado también desconcierto con su errática actitud hacia Siria y Rusia y ha provocado un aumento gratuito de la tensión en Oriente Medio al reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Y hace unos días, Trump indignó a casi toda Hispanoamérica y media África cuando utilizó la expresión “agujeros de mierda” en una reunión con congresistas para referirse a los Estados de donde proceden los refugiados haitianos, salvadoreños y africanos acogidos en Estados Unidos. 

Una de las cuestiones que están siendo investigadas son las posibles interferencias del gobierno ruso en la campaña electoral, dirigidas a desacreditar a Clinton e inclinar la balanza a favor de Trump, y los contactos que mantuvo su equipo de campaña, incluido su yerno Jared Kushner, con ciudadanos rusos,

Trump con Trump Jr.

incluida una reunión en la Trump Tower. El 17 de mayo de 2017, el Congreso nombró a Mueller, antiguo director del FBI, fiscal especial para investigar las relaciones entre el equipo de campaña de Trump y Rusia, unos días después de que Trump destituyera a Comey de su puesto como director del FBI, tras conminarle a parar la investigación que el FBI había iniciado para aclarar las relaciones de Michael Flynn, primer Consejero de Seguridad Nacional de Trump, con los rusos. Ya veremos cómo acaban las investigación de Mueller que podría provocar la caída del consejero especial Kush

Trump con su hija Ivanka y su yerno Kushner.

ner y hasta la destitución de Trump en caso de que la destitución de Comey sea considerada obstrucción a la justicia.

Contrapesos democráticos

Trump logró ser presidente de los Estados Unidos al obtener más votos electorales (306) que Hillary Clinton (232), a pesar de que ésta obtuvo más votos populares (61,3 millones) que aquél (60,5 millones). Que tantos millones de estadounidenses resentidos contra las élites políticas de Washington votaran a Trump, a pesar de los numerosos disparates y falsedades que jalonaron su campaña electoral y las sombras que ya planeaban sobre sus negocios y su vida privada, da una idea de los peligros que entrañan los regímenes presidencialistas. Los padres fundadores de la democracia estadounidense eran muy conscientes del peligro y por ello atribuyeron un gran poder al Legislativo con el propósito de contrarrestar el poder los Presidentes. La primera enmienda aprobada en 1791 consagró la libertad de expresión y prensa y prohibió al Congreso aprobar leyes que las limitaran.

Trump critica a los refugiados políticos de Haití, El Salvador y algunos estados de África.

Libre de estos corsés democráticos, la presidencia de Trump se habría convertido casi con toda seguridad en una suerte de reinado dominado por la desmesura y la inclinación a deformar los hechos características del actual inquilino del despacho oval. Según el Washington Post, Trump ha mentido o deformado interesadamente la realidad en 1.950 ocasiones en 347 días al frente de la Presidencia y ha mantenido una auténtica cruzada contra la prensa a la que paradójicamente acusa de inventarse noticias falsas para desprestigiarle a él y a su familia. Afortunadamente, los medios de comunicación seguirán fieles a su cometido constitucional y continuarán exponiendo las falsedades que difunde a través de twitter u otros medios y que le han valido que la revista Newsweek le otorgara el título de “exagerador en serie”. De lo único que podemos estar seguros a día de hoy es que la presidencia de Trump lleva trazas de seguir por los mismos derroteros azarosos y polémicos que han caracterizado el primer año de su mandato.

Deja un comentario

Archivado bajo Política internacional

Por unas elecciones limpias el 21-D

El final de la Transición, elecciones generales 1982.

Desde hace 40 años se vienen celebrando en España elecciones europeas, españolas, autonómicas y locales sin apenas incidencias reseñables. Las  interferencias detectadas en la campaña del Brexit en el Reino Unido, en las elecciones presidenciales de los Estados Unidos, Francia y Holanda, y los casos de manipulación informativa que se produjeron con motivo de la consulta ilegal celebrada el 1 de octubre en Cataluña, han hecho saltar las alarmas y creado cierta psicosis sobre la fiabilidad de los comicios autonómicos que tendrán lugar en Cataluña el próximo 21 de diciembre (21-D). No está muy claro si ese temor se circunscriba a hipotéticas interferencias rusas durante la campaña electoral o se extiende incluso a la fiabilidad de los mismos resultados.

Hace unos días, Sáenz de Santamaría aseguraba en la Comisión sobre gastos reservados del Congreso que se habían adoptado las medidas pertinentes para asegurar la fiabilidad y limpieza del proceso electoral. El 18 de diciembre, la vicepresidenta del Gobierno compareció en el Senado a petición propia para reiterar el compromiso de la UE con la ciberseguridad en los procesos políticos y expuso las medidas que el Gobierno ha adoptado para reforzar diversos aspectos del proceso electoral, tales como la recogida de datos, el recuento de papeletas y la publicación de datos provisionales, a fin de evitar intromisiones indeseables y asegurar la fiabilidad de la información trasladada a los medios de comunicación. De todo lo dicho se deduce que el Gobierno ha adoptado las medidas apropiadas para asegurar la limpieza del proceso electoral.

Resultados de las elecciones autonómicas de 27 de septiembre en Cataluña.

Hay un aspecto, sin embargo, del proceso electoral más difícil de controlar. Me refiero a las medidas que se van a adoptar para asegurar la neutralidad de las mesas constituidas y la limpieza del recuento en localidades pequeñas donde no todos los partidos políticos tendrán interventores para seguir las incidencias de la jornada electoral y supervisar el recuento de las papeletas. En este sentido, Sáenz de Santamaría se limitó a avanzar que habrá “una patrulla por colegio”.  La pregunta que me hago es si esta medida será suficiente para garantizar la limpieza del proceso electoral el 21-D, máxime habida cuenta de la falta de neutralidad y profesionalidad de que hicieron gala los Mozos de Escuadra el pasado 1-O, por no hablar del incumplimiento flagrante de la de la orden judicial que exigía a la policía autonómica de Cataluña sellar los centros electorales para impedir la consulta, hechos ambos gravísimos por los que sus mandos están siendo investigados.

Trapero, mayor de los Mozos, con Puigdemont y Forn, consejero de Interior.

Hasta hace unos meses, la duda que acabo de plantear habría sido considerada extemporánea y fuera de lugar, si no ofensiva para nuestra democracia. Hoy, ya no podemos estar tan seguros. Los partidos secesionistas, ERC, Junts per Catalunya y CUP, cuyos líderes se llenan la boca con la palabra democracia, han dado suficientes pruebas durante la pasada legislatura de su profundo desprecio a las leyes y los procedimientos democráticos. No contentos con atribuirse la representación y voluntad del ‘pueblo’ de Cataluña, cuando en realidad no representaban siquiera a la mitad de los votantes y a un tercio del censo, se han mostrado dispuestos a cometer cualquier tipo de ilegalidades con tal de conseguir sus objetivos. Para ellos saltarse la ley y los procedimientos democráticos más elementales son sólo pequeños detalles, justificables por el fin más elevado perseguido: hacer república, como ellos dicen.

Puigdemont y su gobierno ‘legítimo’ en la página oficial de la Generalitat abierta desde Bégica. Se trata de la foto oficial del gobierno antes de ser cesado al aplicarse el artículo 155 y de la que se ha borrado la cabeza del consejero Vila, cuya pierna todavía puede verse entre las de  Junqueras y Puigdemont.

Ahora los partidos secesionistas se enfrentan a una prueba decisiva en las urnas el 21-D, a unas elecciones que ellos contemplan no como lo que son, meras elecciones autonómicas, sino como un plebiscito sobre la aplicación del artículo 155. Su pretensión es demostrar al mundo que las observará que el ‘pueblo’ de Cataluña rechaza la intervención de la Generalitat, y exige la reposición del gobierno ilegítimamente cesado por el PP. Para ellos cualquier cosa que no sea obtener la mayoría absoluta constituiría un sonado fracaso y dejaría en evidencia que no representan al ‘pueblo’ de Cataluña, ni siquiera a la mitad más uno de los votantes. Para evitar tentaciones innobles como las que se produjeron en la consulta del 1-O, resultará imprescindible cotejar las actas en Ayuntamientos adscritos a la AMI donde los partidos constitucionalistas no tengan interventores destacados.

AMI: mapa de implantación de la Asociación de Municipis per l’Independencia.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política internacional, Política nacional

Del Manchester Arena a las arenas de Minya

Artículo publicado en el diario Expansión el 5 de junio de 2017

Nota del autor: el artículo, salvo su última oración, lo envié a publicar el 28 de mayo.

Rostros de las 22 víctimas del atentado en el Manchester Arena.

Conocemos la edad y los nombres de las 22 víctimas –un balance todavía provisional porque desgraciadamente hay varias decenas de personas hospitalizadas en diversos centros médicos en Manchester y algunas de ellas se encuentran en estado crítico– de la masacre que perpetró el británico de origen libio Salman Abedi en el hall del Machester Arena al finalizar el concierto de la cantante Ariana Grande el 22 de mayo. Hemos visto estos días las fotos de sus rostros, todavía rebosantes de vida, y hemos escuchado o leído las palabras de afecto de sus familiares, amigos y compañeros, impotentes ante la imposibilidad de rebobinar el tiempo unas horas y detener el atentado que truncó para siempre la vida de sus seres queridos. Resulta casi imposible no sentirse profundamente conmocionado y conmovido por los innumerables testimonios que se han ido acumulando desde la fatídica noche y no dejar escapar unas lágrimas al contemplar el simpático rostro de Saffie Rose Roussos que, con sus ocho añitos, fue la víctima más joven.

Saffie Rose Roussos

El Consejo de Seguridad de la ONU guarda un minuto de silencio por los asesinatos de los peregrinos coptos en Minya.

El 26 de mayo, diez hombres armados detuvieron dos autobuses en Minya, a 220 Km. al sur de El Cairo, y obligaron a descender a sus ocupantes. Eran  cristianos coptos, hombres, mujeres y niños, que se dirigían al monasterio de San Samuel El Confesor. Veintinueve peregrinos fueron vilmente asesinados, como Atef Mounir, conductor de 62 años ejecutado de un tiro en la frente, y otros veintitrés resultaron heridos. Según el testimonio de los supervivientes, los terroristas huyeron apresuradamente al avistar algunos automóviles, una circunstancia fortuita que permitió salvar la vida a casi la mitad del pasaje. La acción criminal, reivindicada horas después por el Estado Islámico, fue condenada por el presidente Trump, el Consejo de Seguridad de la ONU, los gobiernos de Israel e Irán, la OLP, Hamas y Hezbolá. Como europeo y español, me habría gustado ver reacciones algo más expresivas de las instituciones de la UE y sus principales líderes, comparables a las que suscitó la masacre de Manchester. En las arenas de Minya, quedaron tendidos también los cuerpos de diez niños inocentes pero en ningún estadio europeo se guardó un minuto de silencio por ellos.

La zona marcada en tono más claro delimita la provincia de Minya.

Un hombre tapa con arena las manchas de sangre en el desierto de Minya.

Escalada de terror

Desde la invasión de Irak, el mundo ha vivido una escalada de terror sin precedentes desde la guerra de Vietnam. La coalición liderada por Estados Unidos invadió Irak en marzo de 2003 con la burda excusa de encontrar arsenales de armas químicas de destrucción masiva que, según la CIA, hacían peligrar la seguridad mundial. La guerra se solventó en apenas un par de meses sin encontrar apenas resistencia. Bush logró derrocar y apresar al dictador Saddam Hussein pero sus tropas no pudieron encontrar los inexistentes arsenales ni, lo que es peor, transformar Irak en un Estado democrático y próspero. Todo lo contrario: la derrota de Hussein lo convirtió en uno de los lugares más violentos del mundo donde el yihadismo encontró terreno abonado para desarrollarse.

Bagdad bombardeada: 19 de marzo de 2003.

Bagdad tras la explosión de un coche bomba.

Los más perjudicados, sin duda, han sido los propios iraquíes que ya habían padecido de las guerras, torturas y ejecuciones patrocinadas por Hussein durante 23 años. Según las estadísticas compiladas por la organización Iraq Body Count, se estima que entre 103.013-112.571 civiles murieron a resultas de la violencia hasta 2011, y que al menos 250.000 civiles resultaron heridos; a finales de 2013, la cifra de muertos se había elevado a 120.000-133.000. Otras estimaciones, basadas en estudios demográficos, sitúan el número de víctimas en 500.000. La guerra de Irak no sólo ha producido estas escalofriantes estadísticas sino que ha deteriorado las condiciones de vida y ha obligado a entre 2 y 3  millones e iraquíes a emigrar para rehacer sus vidas.

Iraq, algunas de las incontables víctimas civiles.

Evacuación de soldado estadounidense fallecido. Iraq, 8 de Abril de 2003.

Pero Occidente tampoco ha salido indemne. Además de los 4.483 soldados estadounidenses muertos y 32.219 heridos, las tropas que participaron en la guerra de Irak han padecido diversas enfermedades causadas por las armas empleadas, las condiciones climatológicas, la falta de higiene y el estrés traumático. Por su parte, el Reino Unido y España que respaldaron la aventura al presidente Bush, se convirtieron inmediatamente en blanco del movimiento yihadista, y la extensión del conflicto a Siria ha puesto también a franceses y alemanes en su punto de mira.

Advertidos estábamos

 

Juan Pablo II, en contra la guerra de Iraq.

Algunas voces poco sospechosas de connivencia con el terrorismo nos advirtieron del peligro. Mubarak declaró proféticamente que “cuando esta guerra termine, si acaba, tendrá consecuencias terribles. En lugar de tener un Osama Bin Laden, tendremos cientos de nuevos Bin Laden”. El cardenal Sodano, secretario de Estado del Vaticano, se preguntaba dos meses antes del inicio de la guerra de Irak si valía la pena irritar a 1.000 millones de musulmanes y desatar la hostilidad del Islamismo durante décadas. El propio Papa Juan Pablo II, que ya había advertido al Cuerpo Diplomático que la solución al agravamiento de la crisis de Oriente Medio no podía imponerse, nos conminaba pocos días después de iniciarse el conflicto a no “permitir que la guerra divida las religiones del mundo. No permitamos que una tragedia humana se convierta en una catástrofe religiosa”.

El President Saddam Hussein saludando a sus partidarios el 18 deocutbre de 1995.

Quizá pueda parecer aventurado afirmar que Irak sería hoy un país más próspero si Bush y sus aliados no lo hubieran invadido y Hussein hubiera seguido ejerciendo de dictador sanguinario. O que los sirios estarían hoy mejor, si Estados Unidos y Arabia Saudí se hubieran abstenido de prestar apoyo a organizaciones islamistas contrarias a El-Assad y Siria no se hubiera adentrado en una guerra civil que ha dejado centenares de miles de víctimas, millones de desplazados y ciudades en ruinas. De lo que no cabe duda es que las intervenciones militares de Occidente en Oriente Medio, además de traer muerte y miseria, facilitaron la implantación del Estado Islámico en amplias zonas de Irak y Siria, al igual que ocurrió en Libia tras la operación militar que acabó con la dictadura de Gadafi. Resulta difícil imaginar cómo a iraquíes, sirios, libios y occidentales podría habernos ido peor: la guerra no ha acabado, hay centenares de nuevos Bin Laden dispersos por el mundo y la tragedia humana se ha convertido en catástrofe religiosa. El nuevo atentado perpetrado en Londres el pasado sábado confirma los peores presagios.

Ofrenda floral a las víctimas del ataque terrorista en el Manchestar Arena.

Deja un comentario

Archivado bajo Política internacional

Mercado Único y Seguridad Jurídica

Artículo publicado en el diario Expansión el 6-7 de mayo de 2017

Trump recibe a Farage, líder del UKIP, en la Trump Tower tras su elección como presidente de Estados Unidos.

La emergencia de movimientos populistas contrarios a la globalización, y el ascenso de dirigentes y partidos ultranacionalistas en varios Estados desarrollados pueden hacernos perder de vista los grandes logros que ha producido la libertad de movimiento de bienes, personas, servicios y capitales, y la seria amenaza que suponen para el futuro del Mercado Único Europeo (MUE) y el bienestar de los ciudadanos de la UE. Este articulo resume la ponencia que presenté en  la conferencia que con el título “Seguridad Jurídica y Estado de Derecho” organizaron el eurodiputado Enrique Calvet Chambon y el grupo Alde en el Parlamento Europeo el pasado 24 de abril.

Acta Única e integración

El Acta Única Europea (AUE) desempeñó un papel importante en el proceso de integración, al fijar como objetivo de las Comunidades Europeas “contribuir juntas al progreso concreto hacia la unidad Europea”, y promover la constitución de una comunidad de Derecho que configura las competencias de cada una de las instituciones, Consejo, Comisión, Parlamento, Tribunal de Justicia de la UE (TJUE) y Sistema de Bancos Centrales Europeos (SBCE), y articula las relaciones entre éstas y los Estados miembros. En concreto, el art. 13 del AUE establecía que “el mercado interior comprenderá un área sin fronteras interiores dentro de la cuál se asegurará el libre movimiento de bienes, personas, servicios y capital, de acuerdo con las provisiones de este Tratado”. Su aprobación supuso, sin duda, un hito en el proceso de constitución de una UE más integrada económicamente, e incluso más solidaria socialmente, que su precedente, la CEE.

González firmando el acuerdo de adhesión del Reino de España a la CEE, en presencia del Rey Juan Carlos I, en 1986.

A veces resulta difícil hacernos una idea de cómo eran las relaciones económicas entre los Estados miembros de la CEE en 1986 y el impresionante cambio que han registrado en sólo tres décadas. Decisiones y transacciones que hoy pasan desapercibidas por haberse convertido en rutinarias, resultaban inconcebibles cuando España ingresó en la CEE. Aunque se está lejos todavía de haber logrado la homogeneización fiscal contemplada en el Libro Blanco sobre el Mercado Único, se han hecho notables progresos en el ámbito de la fiscalidad indirecta y la Comisión está estudiando homogeneizar el impuesto de sociedades para evitar la competición jurisdiccional y la evasión fiscal ocasionada por la globalización y la ingeniería contable. Por otra parte, la puesta en marcha de la Unión Económica y Monetaria (EMU) el 31 de diciembre de 1998 constituyó un paso irreversible en el proceso de integración monetaria y financiera, al asumir el SBCE las funciones de controlar la cantidad de dinero, actuar como prestamista en última instancia y dirigir la política cambiaria de la eurozona. La crisis financiera de 2007-2008 puso de manifiesto la conveniencia de que el SBCE asumiera también la supervisión de las entidades financieras sistémicas y que, siguiendo la estela de la Reserva Federal, comprara activos para facilitar la financiación de Estados y empresas a tipos razonables.

Sede del BCE en Frankfurt.

Seguridad jurídica y mercado único

L

Comisión Europea, sede en Bruselas.

as instituciones europeas son conscientes de que la seguridad jurídica constituye una pieza esencial para el desarrollo del MUE. En el comunicado EU (2014/0158) remitido al Parlamento y al Consejo para establecer un marco que reforzara el Estado de Derecho, la Comisión dejó meridianamente clara su importancia:

“El Estado de Derecho es la columna vertebral de toda democracia constitucional moderna… uno de los principales valores en que se basa la Unión… [y ] esta es también la razón por la que, de conformidad con el artículo 49 del TUE, el respeto del Estado de Derecho es un requisito imprescindible para la adhesión a la UE”.

La Comisión deja incluso abierta la posibilidad de que la propia UE intervenga cuando “los mecanismos establecidos a nivel nacional para proteger el Estado de Derecho dejen de funcionar de forma eficaz”.

Corte de Justicia de las Comunidades Europeas.

El buen funcionamiento de los mercados, en general, y, con mayor razón, el de los mercados internacionales, donde las transacciones son normalmente más complejas e involucran sistemas legales diferenciados, depende en gran medida de que los partícipes tengan seguridad jurídica y puedan anticipar las consecuencias de sus actos. Aunque parezca una obviedad, conviene recordar que la inseguridad jurídica reduce la movilidad de bienes y servicios, personas y capitales, como la incertidumbre originada por el Brexit ilustra perfectamente. Pues bien, los dos pilares que aportan seguridad jurídica al MUE son, primero, las normas comunes a las que deben ajustarse las leyes de cada Estado, y, segundo, el TJUE, que vela porque se interpreten de manera homogénea y se apliquen en todos los Estados miembros.

Juncker advierte a los europeos a tiempo parcial.

Hay varias iniciativas estrictamente económicas que podría adoptar la UE para profundizar el Mercado Único y reforzar la seguridad jurídica. Primera, convendría sustituir el actual régimen ‘transitorio’ del IVA por un régimen basado en el principio de origen y reformar el impuesto de sociedades para reforzar la competitividad de la UE frente a otros bloques económicos. Segunda, la UE debería desempeñar un papel más activo en la lucha contra el fraude en el impuesto sobre la renta de las personas y poner cerco a los paraísos fiscales siguiendo el ejemplo de Estados Unidos.

Enrique Calvet y Clemente Polo en el Parlamento Europeo el 24 de abril de 2017.

Frente a riesgos y amenazas, más federalismo

Foto de familia del Consejo de la UE de febrero de 2016.

Los principales retos a que se enfrenta el MUE son el malestar causado por las disfunciones de las propias instituciones europeas y el renovado ímpetu del nacionalismo. En cuanto a las primeras, es un hecho constatado de que la UE resulta casi invisible para la mayoría de los ciudadanos que ni conocen a sus líderes ni se sienten concernidos por lo que acontece en las instituciones europeas, percibidas como un  derroche innecesario cuando no responsables de intromisiones indeseables. A ello coadyuva que las instituciones europeas reaccionen con excesiva parsimonia ante las crisis y su funcionamiento se vea lastrado por una excesiva burocratización y falta de transparencia. En concreto, me referí a las francamente mejorables respuestas del Consejo, la Comisión y el BCE a la última crisis financiera y a las dos recesiones que ha padecido la UE desde 2007.

Junqueras, vicepresidente del gobierno autónomo de Cataluña, con Gabriel, dirigente de la CUP con la bandera estrellada, símbolo de los nuevos movimientos independentistas en Cataluña.

Clemente Polo durante su exposición de su ponencia sobre “Mercado Único y Seguridad Jurídica” en el Parlamento Europeo el 24 de abril de 2017.

En relación al auge del nacionalismo, hay que reconocer que el eslogan ‘América primero’ ha encontrado notable eco en varios Estados europeos donde han crecido partidos que cuestionan abiertamente el proceso de integración política, económica y monetaria y prometen seguir los pasos del RU. Existen, además, variantes regionales del nacionalismo identitario que anteponen el ‘derecho a decidir’ y la democracia ‘refrendaria’ al Estado de Derecho, rechazan la legitimidad de cualquier norma que no emane de sus instituciones de autogobierno, abogan por la libre confederación de los ‘pueblos’, y plantean reivindicaciones territoriales que afectan incluso a la integridad de Estados miembros. Las instituciones de la UE deberían dejar muy claro que tales aspiraciones resultan incompatibles con la pertenencia a la UE e incluso “actuar para proteger el Estado de Derecho como valor común de la Unión”.

El gran dilema político al que nos enfrentamos los europeos a comienzos del siglo XXI es decidir si nos conformamos con mantener la inestable confederación de naciones-estado actual, o si damos un paso más en el proceso de integración y nos dotamos de instituciones federales, como hicieron los representantes de trece Estados americanos reunidos en Filadelfia en 1787. Los actuales problemas de ‘gobernanza’ de la UE sólo se resolverán si disponemos de instituciones federales fuertes, capaces de responder con rapidez y contundencia a las crisis y dispuestas a defender nuestros valores e intereses en un mundo globalizado.

Trump y Xi Jimping en Florida.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política internacional, Política nacional

Trump desenfunda

Artículo publicado en el diario Expansión el 18 de abril de 2017

Bajas sirias causadas por el conflicto.

El conflicto de Siria tuvo una génesis bastante similar a los de Iraq o Libia y, por el gran número de muertos y desplazados y el alto nivel de destrucción causado, se ha convertido en uno de los más dolorosos y terribles desde el final de la Guerra Fría. Cuando en 2011 se produjeron levantamientos contra el régimen del presidente Asad, similares a los que acontecieron en otros países de Oriente Medio y el Norte de África, algunos países democráticos y árabes decidieron apoyar a grupos insurgentes próximos al islamismo sunita, mayoría en Irak, y lograron hacerse fuerte en zonas como la región de Alepo. Así se inició una guerra civil que Isis aprovechó para extender el estado islámico desde Irak a Siria y ha traído dolor, ruina y miseria a millones de sirios.

Campo de refugiados sirios en Turquía.

En un cambio radical de estrategia, la Administración Trump decidió lanzar un ataque con misiles Tomahawk contra la base aérea de Shairah, desde donde supuestamente despegó el avión SU-22 que bombardeó el pueblo de Sheijun (provincia de Idlib) con gas sarín el 4 de abril a las 5:55, causando la muerte a unas 80 personas incluidos una decena de niños. Aunque la administración Trump asegura contar con pruebas concluyentes sobre la autoría de la masacre, proporcionadas por los servicios de inteligencia estadounidenses, lo cierto es que ningún organismo independiente lo ha corroborado hasta el momento, como reconoció Mogherini, comisaria de Política Exterior de la UE. Curiosamente, la intervención estadounidense se ha producido cuando las victorias de Asad hacían pensar que el fin de la guerra estaba más próximo y, con él, el final del padecimiento del pueblo sirio.

Guerra civil

Siria devastada.

En 2011, Siria era una Republica presidida por Bachar El Asad que sucedió a su padre, el general Hafer El Asad que gobernó Siria desde 1970 hasta 2000. Como en tantos estados de Oriente Medio y el norte de África, los sirios carecían de las libertades habituales en los países democráticos pero podían sobrevivir con cierta dignidad dentro de las coordenadas políticas establecidas por el régimen, con una renta per cápita baja, 5.100 dólares ppp en 2011, pero que aumentó a una tasa media del 1,7 % en 2000-2011. Después de seis años de devastadora guerra civil, la población siria que ha sobrevivido no sólo carece de la libertad que nunca tuvo con los Asad sino de todo lo bueno de que disponía antes de iniciarse el conflicto.

Alepo en ruinas.

El origen de la guerra civil hay que buscarlo en los levantamientos populares que sacudieron en la primavera de 2011 los regímenes dictatoriales de Túnez, Egipto, Siria y Libia. Algunos estados democráticos vieron una gran oportunidad de promover la democracia sin comprender que ésta difícilmente puede fructificar en sociedades impregnadas de fundamentalismo religioso. Por ello, la caída de los regímenes no trajo la democracia, como algunos esperaban ingenuamente, sino el caos y el desgobierno en Libia e Irak. En Egipto, el régimen de Mubarak dio paso en 2012 a un gobierno presidido por Morsi, líder de la organización fundamentalista Hermanos Musulmanes que, si bien se comprometió a construir un país “democrático, civil, libre y moderno en el que cristianos y musulmanes convivan en paz”, se apresuró en 2012 a aprobar un decreto que hacía inapelables sus resoluciones ante cualquier órgano jurisdiccional. Morsi fue depuesto tras un golpe de Estado encabezado por al general El Sisi en 2013.

Obama firmando la orden para proporcionar ayuda a los grupos insurgentes sirios.

En el caso de Siria, está claro que quienes prestaronprestan ayuda a los rebeldes islamistas a partir de 2011 subestimaron la capacidad de resistencia del gobierno de Asad y el compromiso de Rusia e Irán con el régimen. La desestabilización no produjo su caída pero inició una cruenta guerra civil que ha resultado nefasta para la mayoría de la población y ha dejado el país en ruinas. Varios cientos de miles de sirios han muerto a causa de la guerra y varios millones han tenido que huir del conflicto y viven en condiciones precarias en campos de refugiados en Siria, Turquía. La llegada masiva de inmigrantes en 2015, llevó a la UE a financiar los campos de refugiados en Turquía para detener la avalancha.

Armas químicas

Imagen tras el bombardeo el 4 de abril de 2017.

La Administración Trump había mantenido hasta ahora una prudente distancia con el conflicto en Siria, y el secretario de Estado Tillerson había dejado claro que “la suerte de Asad la decidirá el pueblo sirio”.  La situación sufrió un vuelco tras el ataque con armas químicas que golpeó el pueblo de Sheijun controlado por los rebeldes y causó la muerte a 69 personas, incluidos una decena de niños. A las pocas horas, Spicer, portavoz de la Casa Blanca, acusaba al gobierno sirio de perpetrar la masacre y Tillerson exigía a Rusia e Irán “que ejerzan su influencia sobre el régimen sirio para garantizar que este ataque horrible no ocurre de nuevo”. A las acusaciones y advertencias siguió el lanzamiento 63 horas después de 59 misiles Tomahawk, ordenado por el presidente Trump, contra la base de Shayrat desde la que supuestamente despegó el avión sirio.

La base aérea de Shairat tras el bombardeo estadounidense.

Donald J. Trump, foto en su cuenta de twitter.

Resulta llamativo el  cambio de actitud de Trump sobre El Asad. Cuando en agosto de 2013 se produjo un caso similar en el área de Damasco, Trump escribió un twit en el que urgía al presidente Obama a no responder a la agresión, y le aconsejaba “guardar la pólvora para otra ocasión”. Según el informe completado por Naciones Unidas algunos meses después, el gobierno sirio había empleado cohetes tierra-tierra para lanzar gas sarín, y Asad se comprometió entonces a no emplear armas químicas, una promesa que al parecer había cumplido hasta ahora. ¿Por qué iba Asad a romper su palabra atacando una aldea con gas sarín cuando la guerra parece irle bastante mejor?

Ataques con armas químicas constatados en Siria.

Las armas químicas se han utilizado en Irak y Siria en numerosas ocasiones. El New York Times publicó un artículo el 16 de noviembre de 2016 en el que aseguraba que “Isis utilizó armas químicas en al menos 52 ataques en Siria e Iraq”. ¿No habría sido más razonable esperar a los resultados de una investigación independiente que estableciera la autoría de la masacre antes de disparar? Todos recordamos como el presidente Bush justificó la invasión de Iraq en 2003 apelando a la inminente amenaza que comportaban los arsenales de destrucción masiva que, según los servicios de inteligencia estadounidense, poseía el dictador Hussein. Nadie las encontró y varios cientos de miles de iraquíes han perdido la vida por culpa de una guerra urdida con informes impostados.

Tumba de una niña de 4 años muerta tras un ataque con armas químicas.

Siria devastada.

Resulta cínico justificar ahora las acciones contra Asad con el argumento de que no puede seguir gobernando quien masacra a su propio pueblo, porque eso ocurre, desgraciadamente, en cualquier guerra civil, incluida la de Estados Unidos. La errática política de Trump en Siria no va a lograr derrocar a Asad e imponer un régimen islamista moderado que, visto lo ocurrido en Iraq y Egipto tras los derrocamientos de Hussein y Mubarak, no aseguraría la democracia ni la prosperidad; como mucho, la intervención estadounidense servirá para prolongar la guerra y elevar el ya excesivo número de víctimas. Para lo que sí servirá elevar la tensión con el Kremlin tirando al blanco en Siria es para compensar los fracasos de Trump en política interior y para echar tierra sobre su buena relación con Putin en el pasado. El problema es que si constata que cada vez que desenfunda sube su menguada popularidad, la tentación de seguir apretando el gatillo puede resultarle irresistible. Esperemos que no se convierta en adición irreparable.

Trump desveló que estaba bombardeando Siria durante su almuerzo con el líder chino Xi Jinping.

Deja un comentario

Archivado bajo Política internacional