Archivo de la etiqueta: Junts pel Sí

Los últimos herederos del franquismo

Artículo publicado en Economía Digital el 31 de julio de 2017

Franco aclamado en Barcelona en 1970

Va para cuarenta y dos años que murió en la cama el general Franco, militar golpista, generalísimo victorioso de la cruenta Guerra Civil (1936-1939) y dictador implacable hasta sus últimos días. Este año hemos festejado un doble cuadragésimo aniversario: la legalización del PCE y la conversión de Carrillo en demócrata, y la celebración de las primeras elecciones auténticamente democráticas realizadas en España. Y el año próximo le tocará el turno a la hoy cuestionada Constitución de 1978 que estableció el marco jurídico donde todos los españoles, con independencia de nuestras creencias religiosas e inclinaciones políticas, hemos podido convivir en libertad, concordia y prosperidad, sobreponiéndonos a los crímenes terribles con que ETA intentó desestabilizar nuestra recién estrenada democracia.

Etarras y cuperos confraternizando.

No hace falta ser un historiador concienzudo ni un sociólogo o politólogo reputado para entender la trascendencia de estos logros. Basta con tener cierto conocimiento elemental de la historia contemporánea de España, y, como dicen con cierta rudeza en mi tierra, tener algo de cabeza. Cualquier hijo de esta tierra con un ápice de sensatez daría gracias por haber vivido cuatro décadas sin que ninguno de los españolitos venidos a este mundo haya tenido que verse en el brete de ver como una de las dos Españas, a las que se refirió Machado en un poemilla popularizado por Serrat, le helaba el corazón. Hace pocos días, traté este asunto en un artículo titulado “La culpa no es del PP”, en el que exponía y comentaba las opiniones recogidas en otro artículo, algo inexactamente titulado “Escritores y artistas catalanes rechazan el referéndum ilegal”, publicado en El País el 24 de julio de 2017.

Gas una de las víctimas masacradas por el PP.

Al lado de los razonables aunque no del todo coincidentes comentarios de Marsé y Mendoza, y la nota cínica del profesor Rico que al parecer está pasándoselo en grande a costa del proceso secesionista, llamaba la atención sobre las acusaciones de Mariscal, Serrat, Gas y Herralde contra el Partido Popular (PP), al que todos ellos coinciden en calificar de “heredero del franquismo”, y al que Gas responsabilizaba  de estar al frente de “un Gobierno que masacra a España y, por tanto también a Cataluña”. Resultaría indecoroso, por mi parte, repetir aquí citas, argumentos y contraargumentos, ya publicados, así que intentaré completarlos con unas reflexiones sobre la pesada herencia del franquismo y las limitaciones de nuestra democracia.

Nadie puede negar que todos quienes vivimos bajo el régimen franquista somos en algún sentido, por acción o inacción, “herederos del franquismo”, como resulta también innegable que los rusos lo son del totalitarismo de Lenin y Stalin, los alemanes del nacionalsocialismo, los italianos del fascismo, o los rumanos del régimen del dictador Ceacescu, valedor sombrío de Carrillo. ¿Quiere esto decir que todo lo que hagan sus herederos queda invalidado o sujeto a sospecha a causa del legado recibido? ¿Que Suárez proviniera de las filas del Movimiento Nacional empequeñece acaso su logro de transformar un régimen dictatorial en una democracia representativa? ¿Puede el pasado poco edificante de Carrillo invalidar el papel constructivo que desempeñó el líder del PCE durante la transición en España? Hace  falta ser un papanatas o un mentecato, o ambas cosas a la vez, para intentar empañarlas con el sambenito de la herencia recibida.

El PP, con independencia de las diversas herencias recibidas por cada uno de sus militantes, es un partido político que ha obtenido el mayor número de escaños en tres elecciones libres y rigurosamente democráticas consecutivas, y sólo por eso, no por su “herencia fraquista”, está al frente del poder ejecutivo de un Estado de la Unión Europea donde existe una Constitución democráticamente acordada que los españoles, catalanes incluidos, refrendamos el 6 de diciembre de 1978. Ante un marco jurídico que reconoce la división de poderes y competencias y la independencia del poder  judicial, ¿cómo puede afirmarse que el Gobierno de España “masacra a España y, por tanto, a Cataluña”? ¿Acaso quien lo dice no es libre de expresar sus opiniones y votar al partido que más le gusta? Y, ¿cómo pueden acusarlo de insensibilidad “hacia la cuestión catalana” y propiciar “un deterioro tremendo, erigiendo como un todo inamovible una Constitución”, cuando Rajoy ha reiterado la disposición a tratar todos los contenciosos existentes (o inventados) salvo el plan de realizar un referéndum de autodeterminación?

Rajoy recibiendo a Mas en La Moncloa.

 

Las constituciones no son inamovibles pero todos los Estados democráticos exigen mayorías cualificadas para reformarlas, una cautela introducida no por malicia sino para librarnos precisamente a los ciudadanos de las mayorías tiránicas. Quienes hoy pretenden desde el gobierno de la Generalitat y el Parlament de Cataluña subvertir el orden constitucional, apelando paradójicamente a la democracia, cuentan con respaldo insuficiente para reformar no ya la Constitución sino incluso el Estatut de Cataluña. Seamos serios: Puigdemont, Junqueras y Gabriel no son demócratas sino golpistas que pretenden imponernos por la vía de los hechos consumados la república de PuigCupqueras. Resulta incomprensible que ante tan bochornoso espectáculo haya todavía escritores y artistas que tachen al Gobierno de España de inmovilista y coercitivo, por defender la legalidad constitucional que ampara los derechos individuales y colectivos de todos, y vean en cambio como el no va más de la democracia que el gobierno de la Generalitat incumpla leyes, legisle sobre asuntos ajenos a sus competencias y desacate las sentencias de los Tribunales.

Puigdemont arropando a Mas antes de declarar ante el TSJC.

Puigdemont y Gabriel celebrando su acuerdo para constituir una república independiente.

Si algo hoy nos recuerda el régimen franquista a quienes lo vivimos y soportamos con la mayor dignidad posible, no es precisamente la defensa de la legalidad democrática por parte del Gobierno de España sino los planes del gobierno de la Generalitat y de los 72 diputados de Junts pel Sí y CUP para acabar con los contrapesos y procedimientos garantistas esenciales en cualquier democracia. A los escritores y artistas tan quisquillosos con la herencia franquista de los demás, les propondría que contestaran esta sencilla pregunta: ¿son partidarios de que todos los ciudadanos españoles tengamos los mismos derechos y obligaciones, con independencia de la Comunidad Autónoma donde estemos empadronados, tal y como recoge nuestra Constitución? Confío en que estén a favor de la igualdad constitucional de los españoles, y no alineados, tal vez sin saberlo, con los últimos herederos del franquismo Een Cataluña.

Los diputados de la CUP en el Parlament de Cataluña.

En el centro, junto a Forcadell, Pí i Sunyer, ex-vicepresidente del Tribunal Constitucional y presidente del “consejo asesor nacional de transición a la independencia”, al que se atribuye la redacción de la ‘ley de transitoriedad jurídica’.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

De parlamentarios a okupas

Artículo publicado en el diario Expansión el 19 de julio de 2017

Diputados de Junts pel Sí y Cup presentando el borrador de la “ley del referéndum de autodeterminación” en el Parlament.

Tanto el acto que protagonizaron en la mañana del 4 de julio ocho diputados de los grupos parlamentarios CUP y Junts pel Sí (JxS) en el auditorio del Parlament –fuera del hemiciclo donde se debaten y se votan las iniciativas legislativas– para explicar la llamada “ley del referéndum de autodeterminación” a sus propios diputados, como la subsiguiente puesta en escena que realizaron esa misma tarde el presidente y el vicepresidente del gobierno de la Generalitat en el Teatro Nacional de Cataluña para presentar en sociedad el engendro jurídico, permitió constatar su profundo desprecio por los tres principios claves de la democracia representativa: división de poderes, división de competencias e imperio de la Ley. Que luego no se rasguen las vestiduras si algunos acaban, como Mas y Homs, sentados en el banquillo por aprobar un texto que deroga nada menos que la Constitución y desacata las sentencias de los Tribunales. Ningún pretendido “mandato popular” exime a quienes delinquen, gobernantes y diputados autonómicos incluidos, de responder de sus actos en un Estado de Derecho.

Puigdemont, prima dona de la compañía nacional república catalana, ensayando la obra “Butifarréndum o Muerte”en el Teatro Nacional de Cataluña el 4 de julio de 2017.

 “Régimen jurídico excepcional” en Cataluña

En la sesión matutina, cuatro dirigentes de la CUP (Gabriel, Garriga, Salellas y Serra) presentaron junto a cuatro diputados de la coalición JxS (Corominas y Turull por CDC-PDE-Cat y Orobitg y Rovira por ERC) las primicias de la “ley” que pretende establecer un “régimen jurídico excepcional” en Cataluña para cobijar un referéndum inconstitucional y antiestatutario, y, por tanto, palmariamente ilegal. Hay dos circunstancias destacables. Primera: que la coalición antisistema, anticapitalista y manifiesta vocación imperialista, CUP, que sólo obtuvo el 8,2 % de los votos válidos en las elecciones autonómicas del 27 de septiembre de 2015, tuviera los mismos representantes en la mesa presidencial que la coalición JxS, que logró el 39,5% de los votos, demuestra quién maneja en realidad los hilos del gobierno de Puigdemont. Segunda: que sólo un reducidísimo número de diputados y miembros del gobierno, según confesó el cesado consejero Baiget, estén al tanto de lo que se cocina en la canonjía del Palau, confirma la naturaleza totalitaria del proyecto que impulsan los conspiradores.

Salellas, Gabriel, Turull y Rovira en la mesa del Parlament: Dios los cría y ellos se juntan.

No hay duda alguna de que estamos ante un complot urdido por un pequeño grupo de diputados y miembros del gobierno de la Generalitat que, aprovechando su circunstancial mayoría en el Parlament de Cataluña –72 diputados que representan al 47,7% de los votantes y al 36,8% del censo–, insuficiente incluso para reformar el Estatut de Cataluña, pretenden aprobar una “ley suprema” que “prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas con las que pueda entrar en conflicto”, incluidas la Constitución, el Estatut, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General y el resto del ordenamiento jurídico. Con este audaz golpe de mano, los secesionistas pretenden liquidar el Estado democrático social de Derecho en Cataluña,  y suspender los derechos constitucionales de los españoles allí empadronados.

Puigdemont conversando con Juncker y Merkel  en su última visita al Parlament europeo.

A falta de mejores argumentos, la “ley” apela, en primera instancia, al derecho a la autodeterminación de los pueblos reconocido por la Asamblea de la ONU. Como nunca Cataluña ha sido una colonia y los catalanes tienen los mismos derechos que el resto de españoles, recurrir a semejante subterfugio produce hilaridad. En el fondo, a los conspiradores les trae sin cuidado lo que piensen o digan los organismos internacionales –el Consejo de Europa manifestó recientemente que un referéndum sólo puede hacerse respetando la legalidad constitucional– porque su insustancial alegato se dirige a convencer a sus votantes más ingenuos de que una legalidad internacional superior a la española avala su, jurídicamente hablando, monstruosa criatura.

Sede de la Comisión de Venecia.

En segunda instancia, los proponentes de la ley aducen la negativa del Gobierno de España a acordar la celebración del referéndum, una excusa tan cómica y cínica como la anterior. ¿Alguien en su sano juicio puede pretender que un Gobierno democrático incumpla la Constitución que refrendaron el 87,1% de los españoles y el 90,4% de los catalanes? Nuestra Constitución, como el Estatut y el resto de normas vigentes, puede reformarse siguiendo los procedimientos y mayorías previstos en el ordenamiento jurídico, y sólo los enemigos de la democracia y los dictadores solapados se consideran legitimados para saltárselas con subterfugios tan pueriles.

Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de España, ofreciendo a Junqueras, vicepresidente del gobierno de la Generalitat, diálogo sobre todas las demandas presentadas, a excepción del referéndum.

 Preparativos del “butifarréndum”

Puigdemont anunciando la pregunta y la fecha del referéndum el 9 de junio de 2017.

Puigdemont, Junqueras y el selecto grupito de diputados que están en el ajo han despejado pocas de las muchas dudas que suscita el referéndum anunciado para el próximo 1 de octubre. A la espera de un futuro “decreto de normas complementarias”, la “ley” establece que podrán participar los ciudadanos que “tienen derecho a voto en las elecciones al Parlament” y que corresponde al gobierno de la  Generalitat elaborar el censo, nombrar el número y límites de las secciones electorales y nombrar a los integrantes de las mesas que se dispondrán en locales municipales “que se utilizan habitualmente como centros de votación”. Las papeletas incluirán la pregunta “¿Queréis que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?”, en catalán y castellano. En cuanto al resultado, la “ley” contempla que si el “sí” ganara por un solo voto, aunque sólo votaran Puigdemont y Junqueras, el Parlament proclamará la independencia en el plazo de 48 horas y se iniciará el “proceso constituyente”.

Puigdemont y Gabriel celebrando su acuerdo para constituir una república independiente.

Otegui recibido con todos los honores por Forcadell, presidenta del Parlament.

La “ley” contempla también crear un organismo denominado “sindicatura electoral de Catalunya”, con sede en el Parlament, que sustituiría a la Junta Electoral Central y a las Juntas Electorales Provinciales de Cataluña, los organismos legítimos encargados de velar para que “las decisiones políticas en las que se refleja el derecho de sufragio se realicen en plena libertad”. A este nuevo organismo le correspondería designar las “sindicaturas de demarcación”, validar el censo y las papeletas, proporcionar acreditaciones, supervisar las mesas electorales, etc. Puesto que el gobierno de la Generalitat carece de competencias para elaborar el censo electoral y sustituir a la Junta Electoral Central, el plan esbozado constituye otro despropósito jurídico. En caso de que el gobierno de la Generalitat y los diputados de JxS y CUP en el Parlament sigan adelante con los planes para hacer el referéndum, tendrán que hacer frente a las denuncias que presenten los ciudadanos en cuanto se les comunique su inclusión en un censo ilegal puesto a disposición de un organismo ilegal.

 ¿Diputados u okupas?

Que una decena de diputados con Puigdemont, Junqueras y Gabriel a la cabeza pretendan saltarse la Constitución y el Estatuto de Cataluña y doblegar al resto de instituciones del Estado constituye un auténtico delirio sin parangón en ninguna democracia occidental. El plan de marcado cariz totalitario carece de respaldo alguno en el Derecho Internacional y contraviene nuestro ordenamiento jurídico, incluido el propio Estatut donde se establece que “Cataluña tiene en el Estado español y la UE su espacio político y geográfico de referencia e incorpora los valores, los principios y las obligaciones que se deriven de formar parte de ellos”.

Puigdemont con su gobierno de los peores. Los consejeros Baiget,Jané, Munté y Ruiz han sido cesados por su tibieza.

Confieso tener curiosidad por ver cuántos diputados, además de Puigdemont, Junqueras y los diez “cuperos”, se atreven a aprobar la “ley suprema” y arriesgarse a pasar de diputados autonómicos a okupas del Parlament. El gobierno de la Generalitat ha tenido que cesar a Baiget y a otros tres consejeros tibios, y forzar la dimisión “por razones políticas” de Batlle, director de los Mossos. Sustituidos todos por secesionistas fanáticos, me temo que no serán las últimas víctimas de la nonata república de PuigCupqueras.

Tardà, Llach y líderes de la CUP con su buen amigo Otegui.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Espanya i Catalans ante el referéndum de autodeterminación

Puigdemont y Junqueras tras anunciar la convocatoria del referéndum de autodeterminación a celebrar el 1 de octubre de 2017.

El vicepresidente Junqueras y el  presidente Puigdemont han comparecido hoy ante los medios de comunicación para anunciar su intención de celebrar un referéndum de autodeterminación en la Comunidad Autónoma de Cataluña el próximo 1 de octubre. “¿Quiere que Cataluña sea un estado independiente en forma de república?” es la pregunta que el consejo del gobierno de la Generalitat ha acordado, en una reunión extraordinaria, plantear a los ciudadanos catalanes.

 

 

Mas y Homs con el resto de la comparsa ante la falla del 3%.

Acorralados por la corrupción y el desgobierno, Puigdemont y Junqueras han decidido saltarse a la torera la legalidad vigente y desacatar las sentencias de los Tribunales contrarias a sus intereses partidistas. En la presente situación, resulta oportuno recordar el Art. 9 de nuestra Constitución que declara solemnemente que “los ciudadanos y poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico”.  Pues bien, uno de esos poderes públicos son las instituciones de la Generalitat de Catalunya.

Logo de la asociación Regeneración Democrática.

 

El movimiento cívico Espanya i Catalans (EiC) quiere manifestar su repulsa ante una decisión deliberadamente anticonstitucional que pone en riesgo la libertad, la concordia y la prosperidad que disfrutamos todos los ciudadanos españoles desde 1978, así como el normal funcionamiento de las instituciones de autogobierno de Cataluña. Por ello, nuestra asociación solicita al gobierno de España, a Las Cortes y a los Tribunales que adopten todas las iniciativas necesarias para asegurar el mantenimiento del orden constitucional, al tiempo que anuncia que volveremos a celebrar la Fiesta Nacional de España en la Plaza de Cataluña de Barcelona el próximo 12 de octubre. No nos amedrentarán con sus amenazas.

Fiesta Nacional de España, 12 de octubre de 2016 en Barcelona.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Aval al plan secesionista de la CUP

Artículo publicado en el diario Expansión el 28 de julio de 2016

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

La Mesa del Parlament toma nota del Informe y las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente, 20 julio 2016.

El portal del Parlament informaba el pasado 20 de julio que el Informe final y las conclusiones de la Comissió d’Estudi del Procés Constituent (Comisión) aprobados un día antes en comisión habían sido elevados a la Mesa del Parlament. Ante la advertencia del Tribunal Constitucional (TC) de que el contenido de las conclusiones contraviene claramente sus mandatos, la Mesa, tras escuchar a los portavoces de los grupos parlamentarios, se limitó a tomar nota del documento y dejó que fueran los dos grupos parlamentarios responsables de su aprobación, Junts pel Sí (JxS) y la CUP, quienes solicitaran su inclusión en el Pleno. Aunque los dos grupos no quisieron mostrar sus cartas, Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, ya había indicado que el gobierno avalaba que las conclusiones se debatieran y votaran en el Pleno, como de hecho así ha sucedido. En un ambiente muy tenso, los diputados del PP y Ciudadanos abandonaban sus escaños antes de producirse la votación mientras los del PSC no ejercían su derecho al voto y los de Catalunya Sí que es pot votaban en contra. Como era previsible, las conclusiones fueron aprobadas con los votos de los 72 diputados de JxS (62) y la CUP (10).

27/07/2016 Los diputados de C's y PP abandonan el pleno. El pleno del Parlament ha aprobado este miércoles las conclusiones de la comisión de estudio que apuestan por impulsar un "proceso constituyente" en Cataluña pese a que el Tribunal Constitucional (TC) advirtió de que esta iniciativa vulnera la Constitución y pidió a los diputados y miembros de la Mesa que impidieran la votación. CATALUÑA ESPAÑA EUROPA BARCELONA POLÍTICA

Los diputados de C’s y el PP abandonan el pleno antes de votarse las conclusiones de la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, avala que se debatan con normalidad las conclusiones de la Comisión.

Munté, portavoz del gobierno de la Generalitat, avala que se debatan con normalidad las conclusiones de la Comisión.

 

 

 

 

 

 

 

 

Secesión trifásica

Llach, presidiendo la comisión junto a Serra, vicepresidenta de la misma el 8 de marzo de 2016. (horitzontal)

Llach (JxS) presidiendo la comisión junto a Serra (CUP), vicepresidenta de la misma el 8 de marzo de 2016.

El documento diseña con cierta minuciosidad, no exenta de ambigüedades, cautelas y contradicciones, el plan que la CUP y JxS han acordado para constituir unilateralmente un Estado ‘propio’. Tras “constatar que no hay margen de acción para el reconocimiento del derecho a decidir del pueblo catalán en el marco jurídico constitucional español”, el Informe declara que “la única manera posible de ejercer ese derecho es por la vía de la desconexión y la activación de un proceso constituyente propio”. Según sus redactores, “el pueblo de Cataluña tiene legitimidad para comenzar un proceso constituyente propio, democrático, de base ciudadana, transversal, participativo y vinculante, con el reconocimiento, el soporte y el aval de las instituciones catalanas”. Naturalmente, los autores de tan sesudas consideraciones no se han molestado siquiera en precisar quiénes integran el ‘pueblo catalán’, ni de dónde emana la supuesta ‘legitimidad’ que invocan para iniciar el ‘proceso’, ni, tampoco, para qué diantres necesitan “el soporte y el aval de las instituciones catalanas”, cuando la legitimidad de éstas se sustenta en la Constitución y la Ley Orgánica de reforma del Estatuto de Autonomía de Cataluña, dos normas cuya legitimidad ellos no reconocen.

Llach presidiendo junto a Serra (CUP) la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Llach presidiendo junto a Serra (CUP) la Comisión de estudio del proceso constituyente.

Comisión de estudio del proceso constituyente.

Comisión de estudio del proceso constituyente.

El plan comprende tres fases: el proceso participativo, la desconexión y la celebración de un referéndum para que el pueblo de Cataluña  ratifique o rechace el proyecto de constitución elaborado. En la fase participativa, se creará el Foro Social Constituyente donde participarán “representantes de la sociedad civil organizada y de los partidos políticos’ y tendrá como misión será “debatir y formular un conjunto de preguntas sobre contenidos concretos de la futura constitución, que habrán de ser resueltas por la ciudadanía mediante un proceso de participación ciudadana”. Dejando al margen la incoherente prelación de tareas atribuidas al Foro, “debatir y formular un conjunto de preguntas” cuando lo razonable sería formularlas primero y debatirlas después, y la perogrullada de que las preguntas “habrán de ser resueltas por la ciudadanía mediante un proceso de participación ciudadana”, lo verdaderamente preocupante del Informe es que algunos diputados pretendan ocultar tras esta verborrea pretendidamente ‘progresista’ su pretensión de suplantar las instituciones legítimas de autogobierno de Cataluña por un Foro donde presuntos “representantes de la sociedad civil y de los partidos políticos” alcanzarán “un mandato vinculante para los integrantes de la Asamblea Constituyente”. En un Estado social y democrático de Derecho, como es España, los representantes de la ciudadanía se eligen en elecciones, siguiendo los cauces establecidos en el ordenamiento jurídico, y los únicos ‘resultados vinculantes’ de los ‘debates’ de sus órganos legalmente constituidos son las leyes y disposiciones que aprueban en el ámbito de sus competencias. Como diría el ‘bueno’ de Pujol, ¿qué coño es esto del Foro?

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament el pasado septiembre

Pujol el capo de capos de CDC abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament el pasado septiembre

Fernández departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

Fernández, diputado de la CUP, departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

La fase de desconexión se subdivide a su vez en dos etapas. En la primera, el Parlament de Cataluña “completará la desconexión con la legalidad del Estado español mediante la aprobación de las leyes de desconexión y un mecanismo unilateral de ejercicio democrático que servirá para activar la convocatoria de la Asamblea Constituyente”.  Para que nada interrumpa el proceso, los autores del Informe sostienen que “las leyes de desconexión no son susceptibles de control, suspensión o impugnación por parte de ningún otro poder, juzgado o tribunal”. En la segunda etapa, la Asamblea Constituyente, “una vez convocada, elegida y constituida, dispondrá de plenos poderes” para redactar el proyecto de Constitución y establecer “mecanismos para garantizar la participación directa, activa y democrática, de las personas y la sociedad civil organizada”. Las decisiones de la Asamblea “tampoco serán susceptibles de control suspensión o impugnación por ningún otro poder, juzgado o tribunal”, y “serán de obligado cumplimiento para el resto de poderes públicos y para todas las personas físicas y jurídicas y no podrán ser impugnadas por ningún otro poder, juzgado o tribunal”. La claudicación del gobierno catalán ante la CUP, al aceptar sustituir ahora las instituciones legítimas de autogobierno de Cataluña por la dictadura grotesca de una Asamblea que se arroga la representación de la sociedad civil, constituye una nueva victoria de los antisistema que ya el pasado noviembre asestaron la puntilla a Mas y a CDC.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituir a Mas al frente del gobierno catalán.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont que lo sustituyó al frente del gobierno catalán para obtener el apoyo de la CUP.

 ¿Hasta cuándo?

Sede del Tribunal Constitucional.

Sede del Tribunal Constitucional.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El plan urdido por la Comisión traspasa claramente los límites establecidos por el TC cuyos magistrados reconocen, en una nota aprobada por unanimidad, que si bien resulta admisible en aras al “respeto a la autonomía parlamentaria” que una comisión “pueda analizar las distintas alternativas posibles para realizar, con arreglo a la Constitución, las reformas de la misma para satisfacer cualquier pretensión política”, lo que “no resulta constitucionalmente admisible es que la actividad parlamentaria de ‘análisis’ o ‘estudio’ se dirija a dar continuidad y soporte al objetivo proclamado en la Resolución 1/XI –la apertura de un proceso constituyente en Cataluña encaminado a la creación de la futura constitución catalana y del estado catalán independiente en forma de república–, que fue declarado inconstitucional por la STC 259/2015”.

urull CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Turull CDC), Baños (CUP) y Romeva (JxS) presentando las enmiendas a la Resolución 1/XI que inició el proceso constituyente hacia la secesión.

En síntesis, nos encontramos ante un plan que pretende suplantar las instituciones legalmente constituidas y el ordenamiento constitucional vigente por unos órganos, Foro Constituyente y Asamblea Constituyente, de nula legitimidad y oscura representatividad, a los que además se atribuyen plenos poderes, hasta el punto de que sus decisiones no pueden ser suspendidas o impugnadas por ningún otro poder o tribunal y son de obligado cumplimiento para el resto de poderes públicos y personas físicas y jurídicas. No hay ninguna duda de que las conclusiones de la Comisión están dando continuidad y soporte al objetivo proclamado en la citada Resolución 1/XI de iniciar el proceso constituyente, y que su “contenido contraviene claramente los mandatos [del TC] a que se viene haciendo referencia”. Ante la gravedad de estos hechos, a nadie puede extrañar que el TC haya advertido “a los poderes implicados y a sus titulares… de su deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir estos mandatos”.

Mas, Munté, Homs, Mas-Colell, Bel, Romeva y Casals aplaudiendo a Forcadell tras ser elegida presidente del Parlament el 26 de octubre de 2015.

Mas, Munté, Homs, Mas-Colell, Bel, Romeva y Casals aplaudiendo a Forcadell tras ser elegida presidente del Parlament el 26 de octubre de 2015.

Los diputados de la CUP en el Parlament de Cataluña.

Los diputados de la CUP en el Parlament de Cataluña.

Lo más preocupante del plan de desconexión no es que lo haya avalado la CUP, puesto que el plan recoge sus exigencias de ruptura del orden constitucional, sino que tamaño dislate jurídico haya sido debatido y aprobado por diputados de la coalición JxS que sostiene el gobierno de Cataluña. Algunos ciudadanos, neófitos en temas jurídicos, nos preguntamos si los diputados de JxS (Llach, Corominas y Rovira) y la CUP (Serra y Boya) que aprobaron el Informe y las conclusiones en comisión no han incurrido ya en dos delitos, desobediencia grave al TC y malversación de caudales públicos, al dar “continuidad y soporte a la apertura de un proceso constituyente” en el Parlament. Como contribuyente, me gustaría también que la Fiscalía investigara si estos diputados deben percibir nóminas y dietas del Estado por dedicarse a pergeñar un plan para subvertir la legalidad democrática. Porque una cosa es “la mesura que exigen las circunstancias“ y “el respeto a la autonomía parlamentaria”, como reconoce el TC, y otra muy distinta seguir dando cuerda a los secesionistas y proveerles con municiones gratis (FLA) para que sigan disparando desde la Ciudadela.

Sáenz de Santamaría y Junqueras´.

Sáenz de Santamaría reunida con Junqueras para mejorar las relaciones entre el gobierno Central y el gobierno de la Generalitat. El desacato al TC en el Parlament debería hacer reflexionar a Rajoy y al resto de su gobierno.

El ministro Montoro saludando al vicepresidente Junqueras que le pidió más dinero para financiar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

El ministro Montoro saludando al vicepresidente Junqueras que le pidió más dinero para financiar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional

Rebajas de enero: diez por uno

Nadie le tema a la fiera

que la fiera ya murió.

Al revolver un pasillo,

un convergente la mató.

(Letra y música de Ll. Crack)

Artículo publicado en el diario Expansión el 15 de enero de 2016

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Dicen que el hábito no hace al monje y éste es el caso de los dirigentes de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP), una organización que tras conseguir diez diputados y 336.375 votos en las elecciones autonómicas catalanas el 27 de septiembre de 2015 ha pasado, en el breve lapso de los dos meses transcurridos desde la constitución del Parlament autonómico de la XI legislatura en Cataluña, de ser un partido rabiosamente anticapitalista y ‘asambleario’, dispuesto a sacar a Cataluña de España, de la UE y de la OTAN, en el perrito faldero de CDC y ERC, dos partidos que lo que quieren precisamente es que Cataluña sea uno de los estados capitalistas más ricos de la UE y miembro de la OTAN.

Baños a la llegada a la reunión del Consejo político de la CUP el 3 de enero de 2016.

Baños a la llegada a la reunión del Consejo político de la CUP el 3 de enero de 2016.

Nadie le tema a la fiera

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara el sol enla sesión inaugural de la XI legislatura.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara ‘els segadors’ en la sesión inaugural de la XI legislatura el 26 de octubre de 2015.

De momento, ‘los mozos y la mozas’ de la CUP siguen paseándose por el Parlament camuflados tras sus barbas descuidadas, camisetas de varias capas, cazadoras algo ajadas y abultadas mochilas –¿llevarán dentro sus planes secretos para acabar con el capitalismo en 18 meses creando el banco central de Cataluña?–, pero lo cierto es que la apariencia engaña porque poco queda ya del aire desafiante que mostraban durante los primeros días de la legislatura. Pudimos constatarlo al leer, primero, las contriciones públicas de sus líderes por haberse comportado como chicos malos en las últimas semanas; más tarde, al escuchar a la diputada Gabriel presentar como ‘hecho diferencial’ la abstención de dos de sus diez diputados en la votación de investidura para enmascarar su apoyo al hombre designado a dedo por Mas para mantener la presidencia del gobierno catalán en manos de un partido, CDC, que tiene sus sedes embargadas por los jueces; y, en fin, al contemplar ya al término de la sesión de investidura a las temidas fieras entregadas a una sesión de empalagoso besuqueo con quienes tantos reproches les habían dirigido en los días previos al acuerdo.

Fernández, alias "sandalia voladora, rabioso e incorruptible antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas.

Fernández, rabioso e incorruptible antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas.

La diputada de la CUP Anna Gabriel durante su intervención ante el pleno del Parlament que debate y vota hoy la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP que pretende ser el inicio del proceso hacia la independencia de Cataluña, una resolución que, según ha anunciado el Gobierno, será recurrida ante el Tribunal Constitucional.

La diputada de la CUP Anna Gabriel durante su intervención ante el pleno del Parlament que debatió y aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña, una resolución que el Tribunal Constitucional anuló a los pocos días.

Que la fiera ya murió

David Fernádez, alias 'sandalia voladora', durante la comparecencia de Rato en la comisión creada en el Parlament para investigar la crisis de las cajas de ahorro.

David Fernádez, alias ‘sandalia voladora’, durante la comparecencia de Rato en la comisión creada en el Parlament para investigar la crisis de las cajas de ahorro.

Ésta es la implacable estrategia de la brigada de mochileros para acabar con la corrupción y desalojar al capitalismo de la Casa de los Canónigos! No es la primera vez que los líderes de la CUP se dejan los fieros dientes royendo agradecidos el hueso rancio que Mas les arroja desde la tribuna. La imagen del anticapitalista Fernández (camiseta “antifa”), amenazando sandalia en mano al ex-vicepresidente Rato, durante su comparecencia en la comisión del Parlament que investigaba el derrumbe de las cajas de ahorro, echándole en cara los efectos devastadores de “la guerra económica librada contra los pobres… en el Estado español”, y la imagen del implacable fustigador Fernández (camiseta “CARRER 133”) del corrupto y represivo régimen ‘pujolista’ en la comparecencia del ex-president Pujol en el Parlament el 26 de septiembre de 2014, poco tienen que ver con la imagen del pusilánime y solícito Fernández (camiseta Allende), tras ser designado por Mas presidente de la comisión creada en el Parlament para investigar ‘el fraude y la evasión fiscal’, durante las comparecencias del propio Pujol y su esposa, Marta Ferrusola, especialista en tráfico de influencias y evasión de capitales en coche oficial a Andorra, en febrero de 2015. En esta ocasión, ni blandió su sandalia ni repitió los agrias acusaciones que le había dirigido a Pujol pocos meses antes.

Fernández, solícito anfitrión del defraudador confeso en el Parlament. ¡Menudo cambio de tono y formas de Fernández desde la comparecencia de Pujol en septiembre de 2014!

Fernández, solícito anfitrión del defraudador confeso en el Parlament. ¡Menudo cambio de tono y formas de Fernández desde la comparecencia de Pujol en septiembre de 2014!

Fernández departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

Fernández, presidente de la comisión parlamentaria, departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de la comparecencia de ambos en el Parlament en febrero de 2015.

Diez por uno

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

La igualmente vehemente anticapitalista y feminista Gabriel (camiseta “cuando una mujer avanza el hombre no retrocede”) nos ha explicado las razones que llevaron a la CUP a hacer President al hombre que Mas había designado. En una entrevista concedida a la emisora RAC1 pocas horas después de haber votado a favor de la investidura de Puigdemont, la diputada de la CUP reveló que “si se hubieran grabado las conversaciones se habría visto quién era beligerante con quién”, y para ilustrar su queja confesó que, durante las negociaciones con la plataforma Junts pel Sí, “se nos dijo que la cabeza de un israelí (Mas) valía diez cabezas palestinas (CUP)”. Como a Fernández en la comparecencia de Pujol en el Parlament en febrero de 2015, a los diez parlamentarios de la CUP les temblaron las manos y las piernas.

La diputada Gabriel durante su intervención en la sesión de investidura de Puigdemont el 10 de enero de 2016.

La diputada Gabriel durante su amable y conciliadora intervención en la sesión de investidura de Puigdemont el 10 de enero de 2016.

62+2=64

Pero lo más grave de todo no es que los dirigentes de la CUP se hayan plegado a las amenazas de Junts pel Sí y hayan investido President al hombre que ha puesto Mas al frente del gobierno catalán para seguir controlando sus iniciativas en los próximos meses, sino que la organización que se arroga la representación de los ciudadanos económicamente expoliados y políticamente represaliados se haya comprometido a que dos de sus diez diputados voten no lo que decidan su Comité Político o sus bases, sino aquello que decidan los 62 diputados de Junts pel Sí. Y resulta casi cómico que para que el pecado de sumisión no recaiga siempre sobre los mismos diputados, planeen convertir semejante deshonor en rotatorio. Quién sabe si su siguiente paso será financiarse con mordidas y realizar viajes rotatorios a Andorra para que la corrupción se distribuya también de manera democrática entre todas las huestes independentistas.

Mas fundiéndose en un fraternal abrazo con Fernández (CUP), radical anticapitalista y antisistema que iba a acabar con el régimen convergente.

Mas fundiéndose en un fraternal abrazo con Fernández (CUP), radical anticapitalista y antisistema que iba a acabar con el régimen convergente.

Fernández colocando el micrófono a Pujol

Fernández interprestando su papel de presidente en la comisión Pujol.

Mucho tuvo que esforzarse también Gabriel para presentar la rendición de la CUP al régimen corrupto y depredador de CDC –así calificó Fernández el pujolismo en la citada intervención en el Parlament el 26 de septiembre de 2014– como un avance hacia una sociedad más justa y equitativa. ¿Cómo es posible que a personas que se declaran anticapitalistas y defensoras de las clases populares, preocupadas se supone por la desigualdad existente en todo el mundo, les parezca aceptable que Cataluña, una de las CC. AA. más ricas de España, se independice de las más pobres, con el innoble propósito de que los catalanes pobres sean algo menos pobres y el resto de españoles pobres algo más pobres?

Fernández haciéndole los honores a Marta Ferrusola.

Fernández haciéndole los honores a Marta Ferrusola.

Pérdida de credibilidad

Resulta incomprensible, no ya para los anticapitalistas sino para cualquier socialdemócrata, la prioridad que han otorgado y el entusiasmo con el que los dirigentes de la CUP han abrazado el proyecto de independizar a los ricos de los pobres en España. Al votar al hombre elegido por Mas y dar su aval al proyecto independentista, tras haber reconocido que habían perdido el ‘plebiscito’ en las urnas, estos dirigentes no sólo han demostrado su falta de carácter como ciudadanos y la inconsistencia de sus postulados sino su profundo desprecio a la opinión de la mayoría. Ahora tendrán que apoyar sin reparos el proyecto de construcción nacional que, como todos los movimientos nacionalistas”, se sustenta en el postulado “lo nuestro solo para los nuestros”, más próximo al republicanismo de Trump y al ultranacionalismo de Le Pen que a los principios de solidaridad e internacionalismo que han inspirado los movimientos socialistas europeos.

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Resulta muy difícil conseguir que los habitantes de los Estados más ricos compartamos incluso una parte minúscula de nuestra renta (0,7%) con los habitantes de los Estados más pobres pero lo que no tiene justificación, desde un punto de vista progresista, es romper Estados que han permanecido unidos durante varios siglos para aumentar las diferencias económicas entre los habitantes de sus distintos territorios. Más allá de la hojarasca y verborrea anticapitalista y populista de que hacen gala, lo que ha quedado claro en las últimas semanas es que los líderes de la CUP se han sumado a un proceso socialmente reaccionario dirigido por representantes del régimen convergente cuya corrupción y prácticas oligárquicas denunciaban hasta hace unos pocos meses.

Rull el limpiabotas de CDC arropando a Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Rull, nuevo consejero del Territorio y Obras Públicas del gobierno de Puigdemont, acompañando a los juzgados a Oriol Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones.

Homs, nuevo portavoz de CDC=CLl en el Congreso, Turull, portavoz de CDC y Junts pel Sí, y Oriol Pujol i Ferrusola arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones.

3 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

6-D: Con la Constitución, por la concordia

 

Cartel anunciador de la manifestación.

Cartel anunciador de la manifestación.

Espanya i Catalans ha convocado una manifestación en Barcelona el 6 de diciembre para celebrar el aniversario de la ratificación en referéndum de la Constitución Española. La marcha, con el lema “Con la Constitución, por la concordia” partirá de Pza. Urquinaona a las 12 de la mañana y finalizará frente al balcón del gobierno de la Generalitat en la Plaza de Sant Jaume. Allí se leerá un manifiesto para reivindicar el espíritu inclusivo y conciliador que cristalizó en la Constitución de 1978 y que ha propiciado el período más largo de libertad, convivencia y prosperidad de nuestra historia. Las asociaciones Convivencia Cívica Catalana, Denaes, España Generosa, Plataforma Hispanoamericana, Regeneración Democrática y Tolerancia, entre otras, apoyan la marcha.

Cartel anunciador de los actos del 12 octubre 2015.

Cartel anunciador de los actos del 12 octubre 2015.

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 10 de noviembre de 2015.

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 10 de noviembre de 2015.

Tras la aprobación el pasado 9 de noviembre de una resolución en la que  “el Parlament de Cataluña declara solemnemente el inicio del proceso de creación de un estado catalán independiente en forma de república”, e “insta al futuro gobierno [de Cataluña] a cumplir exclusivamente las normas o los mandatos emanados de esta cámara” no hay excusa que valga ante lo que a todas luces es un intento de subvertir el orden constitucional desde las instituciones de autogobierno de Cataluña. Tenemos que salir a la calle para respaldar la Constitución que es, hoy por hoy, el único baluarte que nos queda frente al atropello de nuestros derechos fundamentales por el movimiento nacional-indepedentista. No te quedes en casa y ven a disfrutar con la marea rojigualda.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Mas cede a la CUP y astilla CDC

Artículo publicado en el diario Expansión el 25 de noviembre de 2015

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 10 de noviembre de 2015.

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 10 de noviembre de 2015.

La votación en la segunda sesión de investidura en el Parlament de Cataluña el 12 de noviembre acabó con una nueva exhibición de gestos y palmaditas en el hombro sin que ninguno de los actores principales, Mas, Junqueras y los diez diputados de la CUP, decidieran tensar las cuerdas hasta romperlas. Baños, Gabriel y demás diputados de la CUP no podían ni en sueños imaginarse hace unas semanas que verían al presidente en funciones de la Generalitat dispuesto a asumir su programa de ruptura para obtener su apoyo.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura.

La resolución aprobada el 9 de noviembre, que insta al ‘nuevo’ gobierno a dar pasos para crear “un estado catalán independiente en forma de república”, fue el primer paso; y las propuestas que presentó el 12 de noviembre para crear tres vicepresidencias y someterse a una cuestión de confianza a los seis meses de la investidura, completó la faena. No fueron suficientes, sin embargo, estas concesiones para cambiar la posición de los diez diputados de la CUP que aguantaron perfectamente el canto del tiburón, disfrazado de sirena, sabedores de que todo el poder que ahora tienen en sus manos se desvanecerá en cuanto hagan a Mas presidente.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara "els segadors" en la sesión inaugural de la XI legislatura.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara “”els segadors” en la sesión inaugural de la XI legislatura.

Mas-Colell entusiasmado durante el debate de investidura.

Mas-Colell entusiasmado durante el debate de investidura. Rigau jugando al “xarnego crash”.

 

 

 

División en CDC

El asunto ha tenido consecuencias dentro de CDC que cada día aparece más dividida y desfigurada, a pesar de que nadie se atreva a cuestionar abiertamente las polémicas decisiones de Mas. Como la discusión que se produjo en la reunión del gobierno catalán el pasado 27 de octubre puso de manifiesto, hay varios de consejeros que ni comparten el programa de desacato de la legalidad vigente que la CUP, ERC y la ANC han impuesto a Mas ni tienen intención de contravenir la prohibición del Tribunal Constitucional (TC) de seguir adelante con un plan que acabaría, en el mejor de los casos, con su inhabilitación para ejercer la función pública.

Mas presidiendo la reunión del Consell Executiu del gobierno de la Generalitat, 27 de octubre de 2015.

Mas presidiendo la reunión del Consell Executiu del gobierno de la Generalitat, 27 de octubre de 2015.

Mas i Gabarró durante el debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas i Gabarró durante el debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Buena prueba de ello es el escaso entusiasmo que suscitó la interminable hora y media que dedicó el 9 de noviembre el candidato a exponer un programa de gobierno en el que nadie cree –no arrancó ni una sola ovación de su bancada en esta cita ‘histórica’–, ni cuando expuso sus patéticas ocurrencias para convencer a la CUP el 12 de noviembre. Los consejeros que calificaron de ‘barbaridad’ la resolución de ruptura de la legalidad, pero no se atrevieron a abstenerse o votar en contra el 9 de noviembre, se sintieron seguramente aliviados al ver que el barco sigue encallado, y a ellos, marineros en funciones, nadie puede ordenarles que arranquen y enfilen la nave hacia la república catalana. Todo indica que estos consejeros han perdido ya la fe en que el proceso de deterioro político de CDC pueda reconducirse y aguardan pacientes a cobrar la paga extra de Navidad para saltar a tierra antes de que la vía de agua los engulla con el barco.

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014

En los cinco años que lleva al frente del gobierno catalán, Mas ha conseguido fracturar en dos a la sociedad catalana –el último barómetro del CEO lo confirma–, romper la coalición CiU después de 37 años, y está ahora a punto de quebrar lo que queda de CDC tras asumir en 2014 el programa ‘soberanista de ERC y la ANC’ y ahora el programa de ruptura de la legalidad vigente que le impusieron la CUP y ERC el 9 de noviembre.

Artur Mas calmando su sed de independencia. Catalonia is not Spain

Artur Mas: Catalonia is not Spain

Mas con Forcadell examinando las nuevas piezas de mercadotecnia independentista en el Palau del gobierno de la Generalitat.

Mas con Forcadell examinando las nuevas piezas de mercadotecnia independentista en el Palau del gobierno de la Generalitat.

Mas acude a declarar arropado por sus consejeros y líderes independentistas ante el TSJC el 15 de octubre de 2015-

Mas acude a declarar arropado por sus consejeros y líderes independentistas ante el TSJC el 15 de octubre de 2015-

No me sorprende nada que Mas acudiera el 15 de octubre, antes de declarar ante el TSJC por los cuatro delitos que se le imputan como responsable de organizar la consulta del 9-N, a encomendarse a Companys, otro catalán que dejó su siniestra impronta en la vida política y social de Cataluña en el primer tercio del siglo XX. Mas, como Companys, es también hombre de convicciones erráticas, ambición desmesurada y deslealtad probada, y su acercamiento final al independentismo anarquizante de la CUP resulta coherente con la trayectoria política de Companys.

Duran y Lleida en un mitin electoral.

Duran y Lleida en un mitin electoral. ¡Oh, aquellos tiempos antes de la ruptura de CiU!

 

El ‘programa’ de la CUP

CUP consejo político en Perpignan 7 noviembre 2015

Consejo político que celebró en Perpignan, una ciudad de los Països Catalans, según la CUP, el 7 noviembre 2015.

 

 

 

 

 

He entrecomillado la palabra expresamente porque la CUP no tiene programa al uso. Según su propia caracterización, se trata de “una organización política ‘asamblearia’ de ámbito nacional que se extiende en el mundo de los ‘Països Catalans’ y que trabaja por un país independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrado y desligado de les formas de dominación patriarcales”. Cuenta con setenta asambleas locales en municipios desde las que pretenden forjar “un proyecto de país” y se define como una organización que “es y seguirá siendo uno de los actores más comprometidos en las iniciativas populares que preparan la ruptura con los estados español y francès”. Su lema de campaña electoral “Governem-nos” alude al viejo ideal anarquista de someter los centros de producción y las instituciones políticas al control directo de las ‘clases populares’.

Fernández, alias el sandaliero antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas

Fernández, alias el sandaliero antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas

Aunque algunos dirigentes de la CUP son hijos o nietos de inmigrantes llegados de otras partes de España, llama poderosamente la atención el desapego y hasta desprecio que muestran hacia sus primos hermanos residentes en Cataluña y otras CC. AA. La diputada Gabriel –docente (sin cargo) en el departamento de Historia del Derecho y las Instituciones de la UAB donde imparte junto con trece docentes más la asignatura “Instrumentos para el estudio 2015-2016”– se dirigió en su primera intervención en el Parlament “al resto de pueblos del Estado español para que vean en nosotros la fraternidad expresada en forma de coraje” y les dijo que su “internacionalismo reclama soberanía para poder desplegarse en su plenitud”. Especialmente agresiva se mostró en su réplica al diputado García Albiol, presidente del PP, al que le reprochó “su reconocimiento a los hombres y mujeres que vinieron aquí a trabajar catorce horas para levantar este país; lo sabemos bien –le dijo– porque somos sus hijos y sus nietas, y no hable en su nombre”.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

¡Extraño internacionalismo y curiosa manera de entender la fraternidad entre los pueblos la de esta pseudo izquierda de camiseta y sandalias consistente en levantar fronteras para separar a las ‘clases populares’ de una de las regiones más ricas de España con la excusa de desplegarse en su plenitud! Que nadie se engañe: por mucho que hablen de justicia social, los dirigentes de la CUP son hijos putativos de Pujol que han asumido, como buena parte de la pseudo izquierda catalana, la ideología totalitaria nacional-separatista y han renunciado a la dimensión internacionalista que caracterizó, al menos en teoría, al republicanismo y al socialismo desde el siglo XIX. Sólo así se explica que estos libertarios de boquilla apoyen la ‘escola catalana’, un vestigio totalitario del franquismo, y dediquen todas sus energías a erigir barreras económicas entre las ‘clases populares’ dentro incluso de España.

Baños en la campaña electoral.

Baños en la campaña electoral.

Conclusión

La pregunta no es qué van a hacer las élites empresariales que han respaldado a CiU en el pasado sino si las clases medias catalanas van a seguir apoyando a Mas y a los líderes de CDC dispuestos a compartir con la CUP esa combinación explosiva que incluye, además de la ruptura con los estados español y francés y la UE, la anexión territorial que patrocinan tanto la CUP como ERC, y esa suerte de populismo incompatible con la seguridad jurídica, el normal funcionamiento de las instituciones representativas, la eficiencia productiva y el internacionalismo europeo. Ningún catalán responsable debería seguir a Mas y a quienes le sigan en CDC, metamorfoseada ahora en Democràcia y Llibertad, prestos a todo con tal de escapar a la justicia.

Mas presenta su nuevo disfraz: Democràcia i Llibertad.

Mas presenta su nuevo disfraz: Democràcia i Llibertad.

Mas y Pujol estrechando los lazos familiares

Rull el limpiabotas de CDC arropando a Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Rull el limpiabotas de CDC arropando a Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC y las fundaciones Trías Farga y CatDem de CDC (2005-2011) antes de su comparecencia ante la Comisión del Parlament que investigó el expolio del Palau con Homs, Turull y Oriol Pujol "El Hereu".

Jordi Pujol y Marta Ferrusola apadrinando a Artur Mas.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional