Archivo de la etiqueta: parados

Balance de una década

Artículo publicado en el diario Expansión el 20 de mayo de 2017

La economía española ha registrado desde el cuarto trimestre de 2008 dos recesiones económicas encadenadas, 2008-2010 y 2011-2013, adobadas con una profunda crisis financiera 2009-2013, a las que ha seguido un período de recuperación sostenida a partir del primer trimestre de 2014. La evolución tanto del PIB nominal que creció sólo el 3,05% entre 2007 y 2016 como del PIB real que disminuyó el 0,6% en ese mismo período, resumen perfectamente por qué puede caracterizarse este período como la segunda ‘década’ negra –la primera corresponde al período 1975-1984– de la economía española.

Con este panorama de fondo, pocos son los ciudadanos que han registrado mejoras apreciables en su bienestar y resulta difícil encontrar un hogar donde la situación de alguno de sus miembros, ya sea el sustentador principal, el cónyuge, los hijos, etc., no haya empeorado durante la pasada década. Hay, no obstante, algunos colectivos que han salido mejor parados del trance mientras otros han cosechado pérdidas sustanciales y continúan en precario tras tres años de recuperación. El tema es muy amplio y, por limitaciones de espacio, voy a centrar mi atención en la situación actual de los pensionistas (8,6 millones), los autónomos (3,1 millones) y los asalariados (15,3 millones), y los parados (4,3 millones), con especial atención a los jóvenes.

 Pensionistas

Rodriguez Zapatero anunciando en el Congreso los primeros recortes el 12 de mayo de 2010.

A pesar de que las pensiones se congelaron en 2011 y los pensionistas se quejan con frecuencia de lo bajas que son sus pensiones, lo cierto es que han sido uno de los colectivos más beneficiados. Las cifras son incontestables: a pesar de que el número de pensionistas y pensiones creció en torno al 13,5% entre 2007 y 2016, la pensión media contributiva se revalorizó el 35,9% desde 2007 (673,69 €) hasta febrero de 2017 (915,53 €) y el gasto total en pensiones contributivas creció el 55,5%. A la vista de la diferencia abismal que existe entre estas tasas y las del crecimiento del PIB, produce estupor escuchar a Ramón Espinar, portavoz de Podemos en el Senado, afirmar en TVE que “los pensionistas han perdido poder de compra año tras año”. Anda algo mal informado.

Espinar portavoz de Podemos en el Senado.

Incluso reconociendo que la pensión media actual no garantiza una vida confortable a aquellos pensionistas que no disponen de otros recursos, lo que nadie puede negar es el enorme esfuerzo que ha hecho la sociedad española para aumentar las pensiones mientras otros ciudadanos veían erosionarse sus rentas al perder sus empresas o empleos. En cuanto a la sostenibilidad del sistema, conviene recordar que la factura mensual asciende a 8.500 millones, 17.000 millones cuando se abona paga extraordinaria, y que el Gobierno se ha visto obligado a echar mano del Fondo de Reserva de la Seguridad Social (SS) para hacer frente a obligaciones que exceden los recursos del sistema. Aunque el proceso de creación de empleo podría aliviar algo la situación en los próximos trimestres, el previsible aumento del número de pensionistas impide ser optimista. En pocas palabras: el sistema tendrá dificultades para abonar las pensiones si el Fondo de Reserva está exhausto cuando llegue la próxima recesión.

 Autónomos, asalariados y parados

Líderes sindicales encabezando la manifestación del 1 de mayo.

El balance para los asalariados ha resultado también positivo, aunque menos satisfactorio que para los pensionistas. El salario mínimo interprofesional creció el 14,83% desde 2007 (570,6€) hasta 2016 (655,2€) y el 24,02 % hasta 2017 (707,7). Otros indicadores salariales, como el coste salarial total por trabajador que proporciona la Encuesta Trimestral de Coste Laboral del INE cifra el aumento en el 5,4% entre 2008 y 2016, y el salario medio a tiempo completo en empresas con más de 10 trabajadores aumentó, según Datosmacro.com, el 21,5% desde 2007 (21.989€) a 2016 (26.710 €), y el 11,94% entre 2008 (23.252€) y 2013 (26.027€). La Encuesta de Estructura Salarial del INE indica que los empleados en las AA. PP., cuyos salarios exceden en un 35% a los del sector privado, descendieron el 1,2% entre 2010-2014. En conjunto, se puede afirmar que los asalariados que lograron mantener su puesto de trabajo mejoraron o mantuvieron su poder adquisitivo.

5.965.400 paradosQuienes de veras empeoraron su posición son los trabajadores que perdieron sus empresas o puestos de trabajo. El número de ocupados, según la EPA, cayó algo más de 3,7 millones entre 2008 y 2014 y la recuperación sólo ha creado 1,5 millones en los tres últimos años. Hay 550.000 empleados menos por cuenta propia y 1,7 millones menos trabajadores asalariados. En el mejor de los casos, las prestaciones y los subsidios a los desempleados han podido paliar transitoriamente el desplome de sus rentas pero no evitarlo. Además, la recuperación no ha supuesto, para los afortunados que han encontrado trabajo, volver a sus antiguos puestos sino aceptar empleos en actividades con salarios inferiores. En el primer trimestre de 2017, sólo el sector Servicios presenta un balance positivo con 220.000 ocupados más que en el primer trimestre de 2008, mientras que Industria arroja la pérdida de casi 800.000 empleos y Construcción de cerca de 1,6 millones. No hay razones para pensar que el empleo en estos sectores volverá a los niveles de 2007-2008.

Protesta contra el paro en la Plaza del Sol.

Dentro de los asalariados, los parados más jóvenes sufrieron el mayor castigo y su situación continúa siendo penosa, a pesar de la recuperación económica. Basta con comparar el número de asalariados en el cuarto trimestre de 2016 con las del cuarto trimestre de 2007 para hacernos una idea de la magnitud de la debacle que produjeron las dos recesiones en los trabajadores entre 16-19 años, -257.400; 20-24 años, -799.200; 25-29 años, -1.120.800; y 30-34 años, -973.500. En total, hay 3.140.000 asalariados menos en estos cuatro grupos de edad donde se concentra el 37% de los 4,3 millones de parados, aunque sólo representan al 27% de los activos, y presentan tasas de paro muy superiores a la media. La conclusión a que apuntan estas cifras es que los jóvenes que se incorporan ahora al mercado con edades entre 16 y 24 años tienen muchas menos oportunidades de encontrar empleo que hace una década; y que quienes se incorporaron hace una década tienen mayores dificultades para desarrollar una carrera profesional, por modesta que ésta sea.

 Algunas propuestas

Rivera con Garicano.

No existe una fórmula maestra para acabar con el paro, especialmente el juvenil, y mejorar los salarios. Los empleos de calidad por los que claman las sindicales y algunos partidos ‘nuevos’ no llegarán si no los crean empresas y alguna dificultad habrá para que no hayan surgido ya. Resulta ilusorio creer que bastaría con que las Administraciones patrocinaran un ‘plan de choque’ o impulsaran el cambio del ‘modelo productivo’, para que brotaran como champiñones “empleos con salarios dignos”. De momento, parece más sensato apostar por apuntalar el crecimiento, promoviendo las exportaciones, reforzando el mercado interior y facilitando la creación de empresas, aunque permanezca inalterada la estructura productiva y salarial.

Bañez, ministra de Empleo y Seguridad Social.

Uno de los problemas que dificulta el desarrollo de una carrera profesional es la temporalidad que afecta con mayor intensidad a los trabajadores más jóvenes, y las reformas laborales de Zapatero y Rajoy no han resuelto. La caída del porcentaje de contratados temporales fue fruto de las recesiones, no de esas reformas, y ha vuelto a aumentar al recuperarse la economía. En lugar de subvencionar la conversión de contratos temporales en indefinidos, resultaría más efectivo y menos costoso permitir que los contratos indefinidos incluyan cláusulas que contemplen su extinción en caso de finalizar la obra o actividad estacional objeto del contrato, y la indemnización por despido dependa únicamente del tiempo trabajado.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

Se afianza la recuperación económica

Artículo publicado en el diario Expansión el 9 de febrero 2015

LFMIas cifras económicas que van acumulándose durante los últimos trimestres indican que vamos dejando atrás el escenario recesivo en que la economía española ha estado sumida desde finales de 2008 hasta el tercer trimestre de 2013, y se avista ya un horizonte más halagüeño al que el FMI ha puesto cifras al actualizar sus proyecciones de crecimiento del PIB en enero. En el caso de España, el FMI situó el crecimiento del PIB en el 1,4 % en 2014, cifra ya confirmada por el INE, y elevó sus previsiones hasta el 2 % en 2015 y el 1,8 % en 2016. No es para tirar cohetes, pero superan holgadamente el pronóstico para el conjunto de la Eurozona (0,2, 1,2 y 1,4 por ciento, respectivamente), y permiten afirmar que lo peor ha quedado atrás.

Edificio del INE

Edificio del INE

 

Un entorno macroeconómico más expansivo

Como no podía ser de otra manera, los fuertes desequilibrios acumulados durante la larga expansión (1994-2007) que precedió a la doble recesión (2008-2010 y 2011-2013) nos ha dejado un pesado legado: la elevada deuda bruta externa privada (1,29 billones a finales del tercer trimestre de 2014), y el alto endeudamiento de las AA. PP. (96,8 % del PIB a finales de octubre) que todavía no ha tocado techo. Ambas circunstancias continuarán lastrando el crecimiento de la inversión y el consumo, privado y público, especialmente si se producen como es previsible elevaciones en los tipos de interés al otro lado del Atlántico en los próximos trimestres, o si aumenta la inestabilidad en la Eurozona.

https://www.flickr.com/photos/europeancentralbank/16340931555/in/set-72157649961273728/player/

Draghi anuncia compras masivas de deuda hasta septiembre 2016

Draghi anuncia compras masivas de deuda hasta septiembre 2016

 

De ahí la importancia de las medidas anunciadas por Draghi el 22 de enero para combatir las tensiones deflacionistas y apoyar la debilidad económica de la Eurozona en su conjunto. Además de mantener el tipo básico de financiación y eliminar el sobrecoste (10 puntos básicos) que soportaban los préstamos en operaciones de refinanciación a largo plazo (TLTROs), el BCE anunció la puesta en marcha del esperado plan de compras de activos emitidos por los gobiernos de la Eurozona y las agencias e instituciones europeas, cuya cuantía, 60.000 millones mensuales hasta (al menos) septiembre de 2016, resultó superior a la esperada. Aunque estas medidas no tendrán efectos significativos en los tipos interés que pagan las entidades financieras, ni tampoco probablemente sobre los tipos todavía demasiado elevados que pagan los consumidores y las empresas no financieras en España, las compras de deuda del Banco Central en los mercados secundarios suavizarán las tensiones que pudieran producirse en ellos en los próximos trimestres, y evitarán que se produzcan subidas de los tipos y elevaciones de las primas de riesgo que afectarían negativamente, además de a los gobiernos más endeudados, a consumidores y empresas.

L

El euro se deprecia.

El euro se deprecia.

as medidas expansivas del BCE ayudarán también a que el euro continúe depreciándose, como algunos veníamos reclamando desde hace años, e impulsará las exportaciones y contendrá las importaciones provenientes de otras áreas monetarias, por lo que cabe esperar que al estímulo directo que tendrá sobre las intercambios de España con América, Asia o África, haya que añadir el originado por la mayor actividad en otros países de la Eurozona. Si al impacto de la política monetaria del BCE se suman los efectos de las rebajas impositivas del Gobierno, la estabilidad de precios que se espera para 2015, y las buenas expectativas del sector turístico tras un 2014 excelente, cabe esperar que el empleo, el consumo, la inversión y las exportaciones crezcan más que en 2014, y el crecimiento del PIB supere la previsión del FMI, tal y como augura el gobierno español que no ve descabellado que alcance el 3 %.

 

El riesgo griego

Grecia con los atenienses frente al Parlamento

Grecia con los atenienses frente al Parlamento

Quizá el mayor motivo de preocupación para la economía española sea la potencial inestabilidad que pudiera ocasionar el reciente triunfo de Syriza en Grecia. De momento, la situación está en un impasse y los mercados recuperan el pulso mientras Tsipras y Varoufakis recorren las cancillerías europeas. Nadie quiere romper la baraja: los nuevos gobernantes saben que la salida del Euro resulta más complicada e incierta que permanecer dentro si logran algunas concesiones; y Merkel, por su parte, sabe que la salida de Grecia podría causar graves turbulencias y constituir un precedente indeseable. El problema, más allá de las buenas palabras de Hollande y Renzi, es que nadie quiere cargar con los costes de condonar parcialmente la deuda griega, a la que Osborne, ministro de finanzas británico, considera “la mayor amenaza a la economía global”. Obama, ha abogado también por alcanzar un compromiso, reforzando la estrategia de crecimiento europea mientras se impulsan reformas en Grecia.

DolarLa posición de los gobiernos estadounidense y británico resulta comprensible ya que cuentan con su propia moneda y sus economías podrían verse más afectadas por las turbulencias que desencadenaría la salida de Grecia de la Eurozona que por la condonación parcial de la deuda griega. Merkel visitará a Obama el 9 de febrero y seguro que estás cuestiones ocuparán un lugar prominente en la agenda. Pese al cansancio que produce la crisis griega a estas alturas en Alemania, Holanda y hasta el mismo BCE, parece probable que se alcance un nuevo compromiso, aceptando desmantelar la troika y reestructurando la cuantiosa deuda para ganar tiempo. La cuestión es si esta victoria política y desahogos financieros resultarán suficientes para el nuevo gobierno griego que ya ha anunciado elevaciones del gasto público y subidas del salario mínimo.

Tsipras tras ganar las eleciones el 26 de enero 2015

Tsipras tras ganar las eleciones el 26 de enero 2015

No resultará sencillo alcanzar acuerdos como demuestran dos hechos harto significativos. El primero, la decisión adoptada por el BCE pocas horas después del encuentro mantenido por Draghi con Varoufakis de levantar la moratoria que permitía utilizar la deuda griega, pese a incumplir los requisitos mínimos establecidos, como colateral en las operaciones de crédito, una decisión que elevará el coste de financiación de las entidades financieras griegas. Y el segundo, el abismo que separa a Schäuble de Varoufakis sobre los términos del rescate acordado con la troika y que el nuevo gobierno heleno pretende renegociar. Habrá que esperar a la reunión extraordinaria del Eurogrupo el 11, un día antes de la reunión del Consejo, para saber si se aproximan las posiciones o Grecia se encamina hacia la salida del euro. Deuda griega rendimiento de los bonos a 10 años

 

 

 

 

 

 

Mejora el mercado laboral español

El imparable ascenso de la tasa de paro.

El imparable ascenso de la tasa de paro hasta 2013.

Se miren como se miren, los datos de la EPA del cuarto trimestre de 2014 confirman que poco a poco vamos ascendiendo del averno laboral donde nos sumieron las dos recesiones encadenadas. La tasa de paro que en el primer trimestre de 2013 rozó el histórico listón del 27 % ha ido disminuyendo de manera sostenida hasta alcanzar el 23,7% actual, acumulando una caída de 3,3 puntos. Y aunque el descenso se ha frenado en el cuarto trimestre, la razón hay que achacarla a que el aumento de los ocupados (65.100) ha resultado inferior al de activos (95.200), una circunstancia habitual cuando mejoran las expectativas de encontrar empleo.

Parados ante una oficina de empleo

Parados ante una oficina de empleo

Las tasas de variación intertrimestral, 0,37 % para los ocupados y 0,56 % para los parados, mejoran considerablemente cuando se desestacionalizan, ya que pasan al 0,99 % en el caso de los ocupados y -1,09 % en el caso de los parados. Las variaciones interanuales sin desestacionalizar (las únicas que proporciona el INE) muestran un notable aumento de la ocupación (433.900), principalmente en los sectores de Servicios (344.200) e Industria (98.0000), una caída algo mayor de los parados (477.900), y una ligera disminución de los activos (44.000). Además, las tasas de variación interanual del cuarto trimestre, 2,53 % para los ocupados y -8,05 % para los parados, son las más favorables desde el cuarto trimestre de 2008 en el caso de los ocupados y desde el segundo trimestre de 2006 en el de los parados. No está nada mal.

Aumento de extranjeros

Aumento de extranjeros

La disminución de activos en los últimos 12 meses (44.000) a la que acabo de referirme enmascara un aumento en el número de activos españoles (90.600) y una disminución del número de activos extranjeros (134.600). Y en cuanto al número de ocupados, hay que reseñar un aumento de 429,300 españoles y tan sólo 6.300 extranjeros en los últimos 12 meses. La dispar evolución de la actividad y el empleo de españoles y extranjeros, en una situación donde persistirán tasas de paro altas durante bastantes trimestres, sugiere que los españoles están siendo los principales beneficiarios de la mejoría del mercado laboral, algo de lo que lógicamente hay que congratularse.

Méndez y Toxo concentradosLa evolución de otras magnitudes laborales resulta también esperanzadora. Aunque no faltará quien vea en los datos un nuevo aumento de la precariedad, lo cierto es que en los últimos doce meses el 57,6 % de los contratos fueron indefinidos y el 89,7 % a tiempo completo. Además, la inmensa mayoría de ellos, el 95,8 %, fueron contratos en el sector privado El ritmo de crecimiento interanual de los asalariados, 2,76 %, es bastante superior al de trabajadores por cuenta propia, 1,43 %, circunstancia también saludable ya que el trabajo por cuenta propia sin asalariados constituye a veces un último recurso (no siempre exitoso) para intentar salir del paro. Se puede concluir, por tanto, que las empresas empiezan a contratar trabajadores indefinidamente y a tiempo completo.

Contratos temporales el grillete de los jóvenes

Contratos temporales el grillete de los jóvenes

La favorable evolución que muestra la tasa agregada de paro se mantiene cuando se examinan las de colectivos específicos. En la desagregación por edades vemos caídas en todos los grupos, incluidos los más jóvenes, durante los últimos 12 meses, salvo en el grupo con edades comprendidas entre 55 y 59 años. Asimismo, se constata una caída generalizada en la tasa de paro en la clasificación por parentesco para las cuatro categorías más importantes: persona de referencia, cónyuge, hijo, y otros parientes. E idéntica conclusión se obtiene cuando se examinan las tasas de paro de las CC. AA. que muestran caídas en todos los casos, salvo en El País Vasco donde ha permanecido invariable en el último año.

Sombras y reformas pendientes

Inmigrantes temporeros recogiendo fruta

Inmigrantes temporeros recogiendo fruta

Naturalmente, hay cifras que difícilmente pueden variar de un trimestre a otro. Apuntaré algunas que me parecen especialmente llamativas. Siguen siendo indecentemente altas las tasas de paro que presentan los jóvenes (67,28 % ,16-19 años; 48,88 %, 20-24 años; y 29,77 %, 25-29 años), los extranjeros (33,22 %) y algunas CC. AA. (Andalucía, 34,23 %; Ceuta, 32,45 %; Canarias, 31,08 %; Extremadura, 29,96 %; Melilla, 29,52 %; y Murcia, 27,26 %). Asimismo, resulta difícil comprender cómo pueden sobrevivir 1.766.300 hogares con al menos un activo cuyos miembros están todos parados.

Jovenes trabajandoLas elevadas tasas de paro de los jóvenes (y no tan jóvenes) constituyen una clara indicación de las enormes dificultades que este colectivo encuentra para insertarse en el mercado laboral y desarrollar una carrera profesional. No estamos ante un problema de falta de formación de los jóvenes sino ante una falta crónica de puestos de trabajo con independencia del nivel de formación y cualificación. Las elevadas tasas de paro de la población extranjera también apuntan a un problema de inserción, aunque sería interesante en este caso hasta qué punto enmascaran una mayor actividad en la economía sumergida o informal. En cuanto a la enorme disparidad de las tasas de paro entre CC. AA., ya he manifestado mis recelos ante unas cifras que pudieran enmascarar la importancia de la economía sumergida en algunas Comunidades. Desde luego, la prevalencia de convenios de ámbito nacional que fijan salarios, independientemente de las tasas de paro y el coste de la vida local, constituyen también un hándicap para atraer empresas allí donde más se necesitan. Y tampoco ha resultado beneficiosa la división político-administrativa que ha reforzado la segmentación del mercado laboral, especialmente en el ámbito de la función pública, y frenado la movilidad espacial de trabajadores y empresas. Hace un par de décadas, por ejemplo, era frecuente que un licenciado andaluz o aragonés accediera a la función pública en Galicia o Cataluña. Hoy resulta prácticamente imposible.Certificado de capacitacion para la enseñanza en lengua catalanaEconomia Sumergida en España

En mi opinión, convendría que el gobierno se tomara en serio cuestiones con gran repercusión en los medios de comunicación y dedicara más recursos a estudiarlas con el fin de diseñar políticas eficaces orientadas a reducir el alto nivel de desempleo de jóvenes y extranjeros, a recortar la dispersión espacial de las tasas de paro, fortaleciendo la unidad de mercado y eliminando las normas autonómicas que frenan de manera efectiva la movilidad de trabajadores y empresas, y a combatir la pobreza en los hogares donde todos sus miembros están parados.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional