Archivo de la etiqueta: Tribunal Constitucional

1-O: última parada y principio de trayecto

Artículo publicado en el diario Expansión el 4 de septiembre de 2017

Puigdemont presentando la “ley suprema” en el Teatro Nacional de Cataluña.

Aunque las citas trascendentes para los constitucionalistas en Cataluña volverán a ser este año el 12-O, Fiesta Nacional de España, y el 6-D, conmemoración del XXXIX aniversario de la Constitución Española, como demócratas no podemos ignorar la amenaza que supone el plan del gobierno de la Generalitat y el Parlament de Cataluña de celebrar un referéndum el 1 de octubre. Puigdemont, anunció el 9 de junio la pregunta –“¿Queréis que Cataluña sea un estado independiente en forma de república”?–, y el 4 de julio representantes de la CUP y de la coalición electoral Junts pel Sí (JxS) presentaron la llamada “ley del referéndum de autodeterminación” que fue registrada en el Parlament el 31 de julio. Su Art. 3.2 establece “un régimen jurídico excepcional” que “prevalece jerárquicamente sobre todas aquellas normas con las que pueda entrar en conflicto”, incluidas la Constitución,  el propio Estatut de Cataluña, la Ley Orgánica del Régimen Electoral General y el resto del ordenamiento jurídico español.

Puigdemont y Gabriel celebrando su acuerdo para constituir una república independiente.

Para posibilitar semejante despropósito jurídico, los 72 diputados de ambos grupos aprobaron el 27 de julio una reforma ad hoc del reglamento de la Cámara que el Tribunal Constitucional (TC) anuló al aceptar el recurso presentado por la Abogacía del Estado. Aunque la ‘ley’ –si llega a votarse y aprobarse en el Parlament– correrá igual suerte que la citada reforma del reglamento, no puede descartarse que el gobierno de la Generalitat y el Parlament de Cataluña se declaren en rebeldía, y desobedeciendo al TC realicen un simulacro de referéndum antes de proclamar la “república”. Estamos ante una burda estratagema que pretende aprovechar la ajustada y circunstancial mayoría de que disponen en el Parlament (72/135) para dar apariencia de legalidad a lo que sólo puede calificarse como golpe de estado.

Puigdemont, Junqueras y Forcadell en el momento de anunciar la convocatoria y la pregunta del referéndum el 6 pasado 6 de junio. ¿Serán los próximos inhabilitados?

En cuanto los diputados secesionistas aprueben la ‘ley’, desobedeciendo al TC, y el gobierno de la Generalitat dé pasos para implementarla –creando la ‘sindicatura electoral de Cataluña’, nombrando a los miembros de las mesas electorales, realizando campañas institucionales para promover la participación, adquiriendo urnas, cediendo espacios públicos para albergar las votaciones, etc.–, los cargos electos y empleados públicos que lo hagan incurrirán en delitos de los que tendrán que responder ante los Tribunales. El vicepresidente Junqueras y el consejero Romeva manifestaron su voluntad de responsabilizarse de la adquisición de las urnas, y la alcaldesa Colau su disposición a ceder espacios públicos para albergarlas. Pues bien, convendría advertirles a los tres que, si lo hacen, incurrirán en delitos incluso más graves que los que llevaron a Mas, Homs, Ortega y Rigau al banquillo por organizar el 9-N, y a los diputados Forcadell, Barrufet, Corominas, Nuet y Simó a ser investigados por llevar al pleno del Parlament las “conclusiones finales” de la ‘comisión de estudio del proceso constituyente’.

Respuestas democráticas

Puigdemont comprador de urnas.

Quiero pensar que el referéndum del 1-O no llegará a realizarse. La vicepresidenta Sáenz de Santamaría y el presidente Rajoy así lo han reiterado y confío en que cumplirán su palabra dada. Impedirlo constituiría un éxito que reforzaría el crédito del Gobierno de España pero sobre todo la confianza de los españoles y la comunidad internacional en la solidez de nuestras instituciones democráticas. Los nuevos Tejeros deberían correr la misma suerte que sus antecesores: ser juzgados y condenados con todas las garantías del Estado de derecho. Entendemos, por ello, que el Gobierno debería, además de recurrir al TC, vigilar muy de cerca todos los movimientos de consejeros, interventores, diputados, alcaldes y organizaciones secesionistas para impedir que el referéndum se lleve a cabo.

Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de España, ofreciendo a Junqueras, vicepresidente del gobierno de la Generalitat, abrir un diálogo sobre todas las demandas presentadas por Puigdemont, a excepción del referéndum.

Mas, Ortega y Rigau burlándose de los jueces antes del inicio de la vista el 4 de febrero de 2017 en el Museo de Historia.

Aunque es al Estado a quien corresponde adoptar las medidas necesarias para abortar el golpe de estado y juzgar a sus avalistas y ejecutores, las asociaciones constitucionalistas tenemos que estar vigilantes y denunciar a aquellas instituciones y personas que usurpen funciones que corresponden al Gobierno, a la Junta Electoral Central y a las Juntas Electorales Provinciales. En cuanto recibamos nuestra tarjeta censal, indicando la sección y la mesa donde podemos ejercer el voto, debemos denunciar el hecho, pues ningún organismo administrativo, salvo el INE, puede disponer de nuestros datos personales, mucho menos la “sindicatura electoral de Catalunya” constituida al amparo de una “ley” suspendida por el TC. Convendría también personarnos allí donde se instalen urnas para constatar si nuestros datos personales figuran en el ilegal ‘censo’ y presentar la correspondiente denuncia.

Álvarez (UGT Catalunya), Casals (Omnium Cultural) y Gallego (CCOO Catalunya) a favor del derecho a decidir y la consulta.

Resulta asimismo esencial desenmascarar el carácter antidemocrático del referéndum. Hay bastantes ciudadanos en Cataluña (y hasta votantes de Podemos en España) a quienes se les ha convencido con atractivos eslóganes, como “derecho a decidir”, que estamos ante un legítimo ejercicio democrático avalado por el Derecho Internacional. Hay que explicarles que los argumentos de los partidos y asociaciones secesionistas son falaces y convencerlos de que no deben participar en un referéndum que incumple las tres reglas básicas de la democracia: respeto a la Ley; respeto a la división de poderes; y respeto a la división de competencias que configura la estructura territorial del Estado. La “ley del referéndum de autodeterminación”, como la denominada “ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república” registrada hace unos días en el Parlament, viola los tres. Todo un record premonitorio de la inseguridad jurídica y el carácter totalitario de la monstruosa república de PuigCupqueras.

Puigdemont con los dirigentes de la banda de los 72.

Algunas lecciones

Fernández, diputado de la CUP, colocando el micrófono al corrupto confeso president Pujol.

Algunas enseñanzas útiles podemos extraer al analizar la deriva secesionista en Cataluña. Primera, las transferencias de competencias y las concesiones hechas al corrupto ‘régimen pujolista’ (1980-2003) y a los gobiernos tripartitos encabezados por el PSC (2003-2010) sólo han servido para fortalecer al movimiento nacional-secesionista, ahondando la fractura social en Cataluña y debilitando al Estado de Derecho. Segunda, ningún Estado descentralizado puede sobrevivir a medio plazo si permite que los cargos electos autonómicos y municipales incumplan la Constitución y se dediquen a patrocinar la secesión de una parte del territorio. Tercera, el Estado no puede abdicar de su responsabilidad de garantizar la neutralidad e independencia del sistema educativo y de los medios de comunicación e impedir su utilización torticera con fines de adoctrinamiento. Y cuarta, el Estado tiene que establecer controles más estrictos para asegurarse de que la  Generalitat destina todos los impuestos cedidos y las transferencias recibidas a financiar servicios públicos, y no los desvía a promover actividades y asociaciones cuyo propósito manifiesto es destruir el ordenamiento constitucional.

Omnium Cultural: Somescola frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

Omnium Cultural Somescola frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

 

Manifestación contra el atentado terrorista realizado en Barcelona del 17 agosto.

El 1-O pasará pronto a mejor vida pero la semilla de la discordia y el odio que los partidos y asociaciones secesionistas han sembrado y cultivado con ayuda de los presupuestos de la Generalitat perdurará durante décadas. Con ocasión de la manifestación contra el terrorismo celebrada en Barcelona el 26 de agosto, pudimos constatar una vez más la miseria espiritual y las actitudes totalitarias y violentas que animan a las hordas del secesionismo estrellado. Está en riesgo nada menos que el futuro del Estado democrático y social donde cabemos todos los ciudadanos, con independencia de nuestra ideología política y creencias religiosas, y donde todos disfrutamos de las mayores cotas de libertad e igualdad de nuestra historia. No podemos fallar: está en juego el porvenir de nuestros hijos.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

La culpa no es del PP

Mariscal: ¿algún país no es ‘bonic’?

En el artículo algo inexactamente titulado “Escritores y artistas catalanes rechazan el referéndum ilegal” (El País, 24 de julio de 2017), podemos leer las variadas opiniones de algunos ilustres nombres de la literatura, el teatro, el cine y la música en Cataluña.  Además de los razonables (aunque dispares) comentarios de Marsé y Mendoza, y la nota cínica del profesor Rico que se está divirtiendo de lo lindo a costa del proceso, me han llamado la atención las acusaciones de Mariscal, Serrat, Gas y Herralde contra el Partido Popular (PP), al que responsabilizan de la deriva secesionista en Cataluña:

“Javier Mariscal, diseñador de Cobi para los Juegos Olímpicos y ahora de Merche, para las Fiestas de la Mercé, dice sobre la perspectiva abierta en torno al pretendido referéndum del 1 de octubre: ‘Si es como hasta ahora dicen que va a ser yo no quiero participar en una chapuza de algo que debería ser impecable’. Culpa de la situación actual, como Serrat, como Gas, a la campaña del PP, “ese partido heredero del franquismo”, contra el Estatuto. “

Gas, con su rostro masacrado por el Gobierno de España en el Teatro Griego de Barcelona.

Las declaraciones del actor y director de teatro Mario Gas no tienen desperdicio. Partiendo de  la premisa gratuita de que “es inalienable votar y decidir. Y es ineludible un referéndum.”, Gas comienza acusando al Gobierno de España de insensibilidad e inmovilismo antes de confesar de que pie cojea:

“No soy independentista, pero creo que el Gobierno se ha mostrado insensible a la cuestión catalana; ya lo es en otras cuestiones sociales, pero aquí ha propiciado un deterioro tremendo, erigiendo como un todo inamovible una Constitución que debe ser una carta maleable según las necesidades”.

Gas acaba exigiendo al Gobierno español que deje su autoritarismo a un lado y permita realizar el referéndum. Éstas son sus palabras:

“Que todo transcurra sin coerciones que respondan a la cerrazón radical de un Gobierno que masacra a España y por tanto también a Cataluña. El Govern ha actuado con precipitación, tenía que haber buscado pactos para llegar a ofrecer normalmente el derecho de decidir que se siente desde que el Estatut fue masacrado”.

Herralde en 1970 haciendo de Don Tancredo (¿o de Hooligan?) en pleno tardofranquismo.

El editor Jordi (antes Jorge) Herralde se despacha también a gusto:

“Los responsables del Gobierno y del Govern se han enzarzado en un campeonato de disparates (¿variantes de Don Tancredo y el Hooligan?) que han llevado a la imposible situación actual. ¿La Historia los absolverá?: serias dudas entre los expertos”.

Este equilibrado análisis de la situación política le lleva a la siguiente catárquica reflexión:

“¡Un efecto positivo, supongo, del conflicto: no pocos jacobinos recalcitrantes, del PSOE por ejemplo, parecen ahora conscientes de la ineludible necesidad de cambiar las reglas de juego en el tema catalán. También en Podemos. Del PP y su “macizo de la raza” y “¡Santiago y cierra España!” poco se puede esperar”.

Como las tres opiniones me parecen auténticas simplezas, por mucho éxito y prestigio que sus autores hayan logrado en el desempeño de sus profesiones artísticas, me gustaría formularles una pregunta muy sencilla y pedirles que la respondieran dejando al margen, si fuera posible, sus sesgos y fobias ideológicas tan patentes en ese sumario juicio emitido sobre “ese partido heredero del franquismo” cuyo gobierno, según Gas, “masacra a España y por tanto también a Cataluña”. La pregunta que les propongo es ésta: ¿son ustedes partidarios de que todos los ciudadanos españoles tengamos los mismos derechos y obligaciones con independencia de la Comunidad Autónoma en que estemos empadronados?

Maragall y Mas aplaudiendo tras aprobarse en el Parlament la Propuesta de Reforma del Estatut de Cataluña el 30 de septiembre de 2005.

Si la respuesta es positiva –doy por sentado que lo será tratándose de personas todas ellas tan progresistas– me gustaría que explicaran qué hay de malo, en un Estado de Derecho, en que los representantes de los ciudadanos en Las Cortes enmendaran el Proyecto de Reforma del Estatut de Cataluña, un texto aprobado en el Parlament de esta Comunidad Autónoma, o que el PP recurriera ante el Tribunal Constitucional (TC) el texto  finalmente aprobado en Las Cortes. A la vista de sus opiniones, tengo la impresión que estos señores tan cosmopolitas no podrían vivir en casi ningún estado de Derecho en la UE o en los Estados Unidos. Para muchos demócratas españoles con un pasado político (al menos) tan limpio como el suyo, el PP hizo entonces lo que considerábamos debía hacerse ante un texto donde algunos artículos eran manifiestamente inconstitucionales, como así lo declaró finalmente el propio TC. La misma situación a que hoy nos enfrentamos cuando se nos amenaza con aprobar por vía express la “ley del referéndum de autodeterminación” y proclamar la república catalana en 48 horas.

Sede del Tribunal Constitucional.

Seamos serios: lo que traslucen estas trasnochadas denuncias, en contra del PP y el supuesto jacobinismo del PSOE, y a favor de la opción “federal” –como si la España de las Autonomías no fuera ya un Estado federal–, no son otra cosa que expresiones del deseo de romper la república (coronada) de ciudadanos libres e iguales que es España desde 1978 y acabar con el único período de libertad, concordia y prosperidad de toda nuestra historia contemporánea. Me llama también la atención que estos artistas y editores que tienen tan claro que el PP es el “heredero del franquismo”, no se hayan sumado a los demócratas catalanes que combatimos las políticas neofranquistas de “inmersión lingüística” que practica el gobierno de la Generalitat de Cataluña desde hace décadas, y pretendemos que las dos lenguas oficiales de Cataluña, catalán y castellano, sean lenguas vehiculares en el sistema educativo y estén presentes en los medios de comunicación públicos. Ni siquiera parece molestarles a estos artistas, tan quisquillosos con la “herencia franquista” del PP,  la pesada herencia que arrastra ERC con centenares (en realidad miles) de detenciones irregulares, asesinatos y ejecuciones sumarias durante la II República.

Pena de muerte firmada por el presidente de la Generalitat Lluis Companys.

Permítanme terminar esta entrada con otra cita a propósito de la “cuestión catalana”:, esta vez de un artista reflexivo, Antonio Machado, cuya literatura y semblanza humana todavía nos inspira a los demócratas españoles:

Antonio Machado.

“La cuestión de Cataluña, sobre todo, es muy desagradable. En esto no me doy por sorprendido, porque el mismo día que supe el golpe de mano de los catalanes, lo dije: “los catalanes no nos han  ayudado a traer la República, pero ellos serán los que se la lleven”. Y en efecto, contra esta República, donde no faltan hombres de buena fe, milita Cataluña. Creo con don Miguel de Unamuno que el Estatuto es, en lo referente a Hacienda, un verdadero atraco, y en lo tocante a enseñanza algo verdaderamente intolerable.”

Puigdemont y Gabriel celebrando su acuerdo para constituir una república independiente.

Eso mismo pensamos hoy los demócratas en Cataluña y, a diferencia de lo que ocurría en el franquismo y ocurriría en la sectaria república catalana de PuigCupqueras, podemos expresarlo sin escondernos, gracias a que la Constitución nos ampara. Sepan que no estamos dispuestos a que unos cuantos descerebrados, de la mano de la CUP, como apuntaba Marsé, destruyan todo lo conseguido desde 1978. La Constitución, Sr. Gas, no es “un todo inamovible” como usted afirma: puede reformarse; y ojalá que si se enmienda sea para hacernos más libres e iguales a todos los españoles, no para beneficiar mayormente a los empadronados en Cataluña. Hay un “teatre grec” en Barcina y un teatro romano en Augusta Emerita.

 

1 comentario

Archivado bajo Gas, Herralde, Literatura, Mariscal, Marsé, Música, Mendoza

Ya no cuela

Artículo publicado en el diario Expansión el 21 de junio de 2017

Puigdemont, primer presidente de la Associació de Municipis per l’Independencia, dirigiéndose como presidente del gobierno de la Generalitat a la asamblea de la AMI en 2017.

Hace poco, un familiar me confesó que cuando escribo sobre la situación en Cataluña le cuesta ponerse en mi lugar. Algunos amigos y colegas que viven en otras Comunidades me han manifestado también su creciente hartazgo . “¡Que se vayan de una vez!”, me soltó un taxista sin reparar en las nefastas consecuencias que tendría para quienes vivimos en Cataluña y para el resto de españoles. Reconozco que relatar las últimas ocurrencias (casi siempre desatinadas) con que nos obsequia Puigdemont (antes las que hacía Mas, su mentor), bajo la atenta vigilancia de Hagrid –el guardabosques encargado de cuidar a las “criaturas mágicas”– puede resultar cansino. Sin embargo, las últimas performances de la compañía PuigCupQueras (con Guardiola como artista invitado) me obligan a volver sobre este enojoso asunto.

Guardiola, hijo de la Masía y jugador de la selección española, artista invitado en la última obra de la compañía PuigCupQueras.

 

Democracia devaluada

Puigdemont y Gabriel celebrando su acuerdo para constituir una república independiente.

Desde el 27 de septiembre de 2015, el gobierno de la Generalitat gobierna exclusivamente para aquellos catalanes que votaron a la coalición electoral Junts pel Sí, integrada por CDC y ERC, y al conglomerado pancatalanista y anticapitalista CUP-CC. Entre los tres partidos, obtuvieron el 47,7 % de los votos válidos (36,8 % del censo) y 72 diputados de los 135 que componen el Parlament. A partir de la constitución de la cámara, los dos grupos parlamentarios han aprobado varias resoluciones para iniciar y desarrollar un proceso constituyente que el Tribunal Constitucional ha anulado por su pregonada inconstitucionalidad. Forcadell, presidenta del Parlament, y otros tres diputados miembros de la Mesa están siendo investigados por desacatar estas sentencias.

Forcadell arropada por Hagrid y Puigdemont y el Orfeó Secesionista, ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

 

Junqueras, Puigdemont y Romeva en el Parlament de Cataluña.

Lo más llamativo del llamado ‘proceso secesionista’ es la perversa concepción de  la democracia que lo alimenta. Sus líderes sostienen seriamente que España es una democracia de baja calidad, porque ni el Gobierno, ni Las Cortes ni el Tribunal Constitucional les autorizan a realizar un referéndum para preguntar a los catalanes si “quieren que Cataluña sea un estado independiente en forma de república”. En su delirio, las resoluciones y normas que aprueban ellos con ajustadas mayorías (72 diputados o menos) en el Parlament son democracia de 24 quilates, mientras que las resoluciones y normas aprobadas en el Congreso, sede de la soberanía popular, por mayorías holgadas son consideradas opresivas.

Congreso histórica sesión plenaria del 8 de abril 2014 en la que se rechazó la pretensión de los partidos catalanes de que se transfiriese al gobierno catalán la potestad de celebrar referéndums de autodeterminación.

Puigdemont y Gabriel celebrando un acuerdo para iniciar la puesta en marcha de la república independiente.

Puigdemont, Junqueras y Gabriel son, a pesar de sus poses, alérgicos a la democracia. Afirman ser demócratas pero su comportamiento lo desmiente. ¿Por qué si no han rechazado el ofrecimiento del Gobierno (acordado con PSOE y Ciudadanos) de acudir al Congreso a defender su proyecto y se han apresurado a fijar el referéndum el 1 de octubre? Porque sólo aceptan las reglas del juego democrático cuando tienen la mayoría asegurada, por exigua que ésta sea. Pero tan preocupante o más que esta aviesa concepción de la democracia, es la naturaleza de “su” futurible república, donde la libertad y la división de poderes brillan por su ausencia. El “hombre de la estaca” (Llach, antaño cantautor y hoy “bien pagao” inquisidor) advierte a los funcionarios que tendrán que pensárselo muy bien, que sufrirán… porque la Generalitat sancionará a quienes incumplan la “ley de transitoriedad jurídica”, una norma del Parlament que pretende derogar en 24 horas la Constitución. Por su parte, Vidal, ex-juez y ex-senador de ERC, desveló imprudentemente que de los 801 jueces que ejercen en Cataluña sólo quedarán con quienes “comparten nuestros sueños e ideales”.

Lluis Llach, antaño cantautor, hoy ‘bien pagao’ inquisidor.

 

Foto de familia del ‘pacto nacional por el derecho a decidir’. Enmarcado en un círculo aparece el rostro de Carles Sastre, terrorista convicto de Terra Lliure condenado por el asesinato del empresario José María Bultó Marqués, junto al ex-juez y ex-senador Vidal.

Gobierno firme

Afortunadamente para los demócratas que vivimos y trabajamos en Cataluña, la Vicepresidenta Sáenz de Santamaría ha comprendido, tras varias visitas al Principado, lo bochornoso que resulta que no se deje “hablar a la gente que piensa otra cosa” y “cómo se les ningunea en todo tipo de instituciones”. Celebramos, asimismo, que haya constatado de primera mano la imposibilidad de iniciar un diálogo con el gobierno de la Generalitat para alcanzar acuerdos dentro del marco constitucional. Algunos barruntábamos que su intento estaba condenado al fracaso desde el principio, porque la débil argamasa que mantiene unidos a los tres partidos secesionistas es precisamente la promesa de proclamar la república y garantizar impunidad a quienes han vulnerado (o van a vulnerar) el ordenamiento jurídico.

Sáenz de Santamaría visitando la exposición en homenaje a las víctimas de Hipercor en Barcelona.

En la moción de censura que presentó Podemos, el presidente Rajoy reiteró que no permitirá, mientras gobierne, que un subconjunto de ciudadanos (los empadronados en Cataluña) decida sobre cuestiones (autodeterminación de Cataluña) que afectan a todos. Ahora bien, aunque el gobierno de Rajoy tiene mayoría absoluta en el Senado sólo cuenta con 137 diputados en el Congreso, un número muy alejado de la mayoría absoluta. Pero es que incluso si el PP tuviera 176 diputados, resulta indispensable contar con el respaldo de otros grupos parlamentarios para afrontar el órdago del gobierno de la Generalitat, y todo lo que puede acontecer antes y después del 1 de octubre.

Rajoy interviniendo en la moción de censura que presentó Podemos en el Congreso el 13 de junio de 2017.

Soledad del Gobierno

Iglesias abraza a Montero al término de su intervención en la moción de censura.

La moción de censura que protagonizó el tándem Iglesias-Montero permitió aclarar la posición de Podemos: apoyo sin reservas a sus fraternales compañeros catalanes –peculiar hermandad  “republicana” que excluye compartir territorio y renta– para que decidan su futuro. El diputado Tárdà (ERC) correspondió apoyando la moción. En su intervención, confirmó que el referéndum se celebrará el 1 de octubre e insinuó que su resultado podría ser la antesala de la proclamación de la tercera república en España. Olvidó el devoto enterrador de la Monarquía añadir un pequeño detalle: en esa tercera república ya no estará Cataluña.

Iglesias abraza a Tardà tras la intervención del diputado de ERC.

Sánchez puño en alto entonando “La internacional” el 24 de mayo de 2017.

En cuanto al PSOE, la victoria del Sánchez que hemos visto en las primarias, puño en alto entonando “La internacional”, apunta a un Sánchez bien distinto al que presentó su candidatura a presidente de Gobierno –con una gigantesca bandera constitucional como telón de fondo–, en junio de 2015. Aunque su adversario directo sigue siendo Iglesias, no hay que descartar que el PSOE, mediatizado por el PSC, mantenga una calculada ambigüedad sobre Cataluña. En respuesta al anuncio de la fecha del referéndum, Ábalos, portavoz de Sánchez en el Congreso, se limitó a expresar “no estamos de acuerdo, no aceptamos el desafío”, al tiempo que reiteraba la necesidad de encontrar un espacio para la política “entre unos que insisten en cumplir la ley y otros que insisten en no cumplirla”. Ya en la moción de censura, Ábalos manifestó a Iglesias la disposición del PSOE a formar mayorías alternativas.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional.

Sánchez con la bandera constitucional en el acto de presentación de su candidatura a la presidencia del Gobierno en junio de 2015.

Esta suerte de equidistancia constituye la mayor amenaza que planea sobre el futuro de nuestra democracia. ¿Acaso incumplir la ley y cumplirla son dos opciones equiparables? Del dicho al hecho hay un trecho, pero resulta bastante preocupante que la nueva dirección partido que gobernó España durante veintiún años y aspira a volver a La Moncloa, considere siquiera “construir una alternativa” con quienes prometieron “liquidar el régimen de 1978” y ahora pretenden iniciar un histórico “proceso constituyente sin el PP”. De momento, el Gobierno sólo cuenta con Ciudadanos –toco madera– para defender dos principios democráticos esenciales de nuestra Constitución: primero, todos los españoles somos libres e iguales; y, segundo, los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos al ordenamiento jurídico. La asunción del concepto de estado plurinacional en el XXXIX Congreso Federal, considerada un error histórico por Susana Díaz, apunta a que el partido de Sánchez-Iceta-Armengol no está dispuesto a respaldarlos.

39º Congreso del PSOE. la delegación andaluza liderada por Díaz abandona la sala antes de votarse la ponencia política el 18 de junio de 2017.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Mas: atrapado en su propia red

Artículo publicado en el diario Expansión el 21 de febrero de 2017.

GRA00. BARCELONA, 06/02/2017.- El expresidente catalán Artur Mas junto a las exconselleras Joana Ortega (i) e Irene Rigau (d), en la sala del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña donde serán juzgados por los delitos de desobediencia grave y prevaricación al mantener la consulta del 9N pese a que el Tribunal Constitucional la había suspendido cinco días antes. EFE/Alberto Estévez ***POOL***

Artur Mas sentado en el banquillo y flanqueado por las ex-consejeras Ortega y Rigau al inicio del juicio en la sede del TSJC.

Las comparecencias de Mas, Ortega y Rigau ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) nos han permitido ver al astuto ex-presidente y a sus dóciles consejeras revolverse incómodos en el banquillo de los acusados, atrapados en la propia red que ellos mismos tejieron para engañar al Estado y sortear al Tribunal Constitucional (TC), a cuenta de la consulta que organizaron, financiaron y celebraron el 9 de noviembre de 2014. El TSJC los ha juzgado no por ser demócratas, como ellos hipócritamente aducen, sino precisamente por todo lo contrario: por invadir competencias de otras instituciones e ignorar la división de poderes del Estado social y democrático que es España.

Sede del Tribunal Constitucional.

Sede del Tribunal Constitucional.

De nada les ha servido a Mas y a sus consejeras alegar ignorancia ante un mandato del TC tan claro e inteligible que podría haber interpretado el conserje más humilde del Palau de la Generalitat: “suspender los actos impugnados […] así como las restantes actuaciones de preparación de dicha consulta o vinculadas a ella”, a partir del momento (31 de octubre de 2014) en que se interpuso el recurso del Gobierno. Como señaló el fiscal Ulled en sus conclusiones de haber tenido oportunidad de interrogar a Mas le habría preguntado “¿qué es lo que no entiende?”. Al parecer fue Homs quien, según confesó en la vista, les aseguró que no existía impedimento legal alguno para celebrar la consulta. Nadie, Sr. Homs, puede creer que usted no comprendiera un mandato tan claro –suspender– y rotundo –los actos impugnados y restantes actuaciones– como el del TC.

Homs actuando como voluntario en una de las mesas de votación el 9-N.

El consejero Homs actuando como voluntario en una de las mesas de votación el 9-N.

Mentir, mentir, mentir

mas-con-ortega-y-rigua-9nsomtots

Mas con Ortega y Rigau en la conferencia de prensa qe dieron en vísperas del juicio en el Museo de Historia. Pues no, Sr. Mas, por mucho que se empeñe ni la mayoría de los catalanes son tan mentirosos como usted ni participaron en el 9-N.

Ésa parece haber sido la consigna de la defensa a los inculpados que se han negado a responder al Ministerio Fiscal –Homs en un acto más de cinismo se quejó de que el fiscal no lo interrogara a sabiendas de que no podía hacerlo por su condición de aforado–, así como a las acusaciones particulares y testigos. Todo estaba ya decidido –esgrimen– antes de pronunciarse el TC y la consulta quedó en manos de voluntarios a partir del pronunciamiento. Una excusa inverosímil y absurda. ¿Quién impidió a Mas, Homs y Ortega ordenar que se desconectara la página de Internet de la consulta en cuanto tuvieron conocimiento de la suspensión del TC? ¿Por qué no comunicaron a los ‘voluntarios’ que la consulta se suspendía? ¿Por qué siguieron adelante con el plan y entregaron ordenadores, urnas y papeletas, adquiridos con dinero público, a ‘voluntarios no identificados’ (VNI) con los que el gobierno de la Generalitat no mantenía relación alguna? ¿Qué impidió a Mas y Rigau cursar una orden desde los Servicios Territoriales de la consejería de Educación instruyendo a directores de Colegios e Institutos que no entregaran las llaves de los centros a VNI? Al parecer, ordenadores, urnas, papeletas y llaves descendieron desde el cielo sin intervención del gobierno de Mas, y fueron milagrosamente a parar a manos de los VNI que ocuparon, desde el alba hasta bien entrada la noche, cientos de centros del Estado.

Mas, Ortega y Rigau burlándose de los jueces antes del inicio de la vista el 4 de febrero de 2017 en el Museo de Historia.

Mas, Ortega y Rigau burlándose una vez más del Estado en el Museo de Historia de Cataluña el 4 de febrero de 2017. En la instántanea, los tres líderes reafirman su determinación de votar empleando una de las urnas del 9-N depositada en la sede del Museo de Historia de Cataluña.

Fin del paseo triunfal

mas-ortega-y-rigau-a-la-puerta-del-tsjc-060217

Mas , Ortega y Rigau arropados por los alcaldes de la Asociación de Municipios por la Independencia (AMI), cuyo primer presidente fue Puigdemont, esgrimiendo sus varas de mando ante la sede del TSJC.

El paseo de los encausados desde el Palau hasta la sede del TSJC el 6 de febrero, lo encabezaron el presidente Puigdemont y Forcadell, la presidenta del Parlament, con el vicepresidente Junqueras en segunda fila. La llamada de la consejera Borràs a los 161.000 empleados de la Generalitat para que pidieran día libre por ‘asuntos propios’ no tuvo éxito y las organizaciones independentistas, para evitar el fiasco, fletaron 160 autocares con jubilados deseosos de pasar un día en la capital. La Plaza de San Jaime estaba semivacía cuando la comitiva inició su paseo triunfal y se calcula que unos 16.000 afectos al régimen respaldaron la movilización organizada por la ANC, Omium y la AMI, una cifra muy alejada de los 40.000 ‘inscritos’.

mas-ortega-y-rigau-plaza-de-san-jaime-semivacia

La Plaza de San Jaime semivacía en el esperado momento de la salida de Mas del Palau del gobierno de la Generalitat para dirigirse a la sede del TSJC.

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa del 9-N y pide celebrar un 'referéndum' definitivo.

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa del 9-N junto a Ortega y pide celebrar un ‘referéndum’ definitivo.

De nada les sirvió. Atrapado por el Estado de Derecho con la democracia entre sus mandíbulas, el taimado zorro intentó una última pirueta en su alegato final: mi intención –dijo Mas al Tribunal– “no era desobedecer, sino plantar cara al Gobierno”, y afirmó no comprender por qué “fortalecer la democracia puede ser considerado un delito”. Quizá su fiel escudero Homs aclare ante el Supremo por qué saltarse la Constitución y las providencias del TC fortalece la democracia. Al primer premio en el concurso de disparates opta también la advertencia que hizo Puigdemont a Rajoy en la conferencia de prensa que ofreció junto a Mas en el Palau al finalizar la vista: “aún está a tiempo de rectificar”, le dijo al presidente de España, como si estuviera en su mano facilitar al gobierno de la Generalitat el saltarse la Ley. La respuesta de Rajoy no se hizo esperar: “no comerciaremos con la soberanía nacional”.

Mas y Puigdemont en la conferencia de prensa en el Palau de la Generalitat al finalizar el juicio el 10 de febrero de 2017.

Mas y Puigdemont en la conferencia de prensa conjunta que ofrecieron en el Palau del gobierno de la Generalitat al finalizar la vista oral del juicio el 10 de febrero de 2017.

Mas, Ortega y Rigua saliendo de la sede del TSJC al finalizar el juicio el 10 de febrero de 2017.

Mas, Ortega y Rigua saliendo de la sede del TSJC al finalizar el juicio el 10 de febrero de 2017, más solos que la una.

A Mas se le acaba la gasolina y buena prueba de ello es que los tres líderes convergentes abandonaron la sede del TSJC al concluir la vista más solos que la una. La errática trayectoria política de Mas ha acabado en otro sonado fracaso, y CDC –rebautizada PDE-Cat para difuminar las densas sombras de corrupción que pesan sobre sus líderes– tiene las horas contadas. A Puigdemont y a lo que queda de CDC sólo les resta acelerar la ruptura para salvar la cara y convocar, como exige la CUP, un referéndum unilateral en primavera. El gobierno de España ya ha advertido que no lo permitirá y Junqueras y ERC tendrán que decidir en las próximas semanas si se dejan arrastrar a un enfrentamiento que pondría en riesgo la Autonomía de Cataluña o prefieren ganar tiempo y obligan a Puigdemont a convocar elecciones anticipadas.

puigdemont-y-gabriel-celebrando-su-pacto

Gabriel (CUP) y Puigdemont con caras de complicidad sellando el pacto secreto para dar un golpe de Estado. Alguno saldrá escaldado.

En ambos escenarios, la tarea del gobierno de España y los verdaderos demócratas será hacer pedagogía. Hay que explicar a los catalanes las ventajas de mantener y perfeccionar el Estado social y democrático que garantiza derechos y libertades individuales, el autogobierno de Cataluña y una razonable división de competencias y poderes entre sus instituciones. Y advertirles también de los graves riesgos que entraña seguir adelante con el plan de constituir “un estado catalán independiente en forma de república”. Tajani, presidente del Parlamento europeo, ya avisó hace unos días que la Constitución de un Estado miembro “forma parte del marco legal europeo”, y que una declaración de independencia “nunca podrá ser reconocida en la UE”. Pocos catalanes están dispuestos a respaldar un golpe de estado que podría acarrear la suspensión de la autonomía si, como es probable, fracasa, o que los dejaría fuera de la UE en el improbable caso de que triunfara.

Spanish Prime Minister Mariano Rajoy R talks with European Parliament new President Antonio Tajani during their meeting at La Moncloa palace in Madrid on February 10 2017 AFP PHOTO GERARD JULIEN

Rajoy con el presidente del Parlamento de la UE en La Moncloa.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

6-F: fin de la impunidad

Artículo publicado en el diario Expansión el 7 de febrero de 2017.

mas-con-ortega-y-rigua-9nsomtots

Mas con sus consejeras Ortega y Rigau preparando su defensa ante el TSJC por organizar, financiar y ejecutar la consulta que se celebró el 9 de noviembre de 2014: nosotros no lo hicimos, fueron los voluntarios.

El 6 de febrero de 2017 comparecieron ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el que fuera presidente del gobierno de la Generalitat, el Sr Mas, y dos consejeras de su gobierno, las Sras. Ortega y Rigau, para ser juzgados por el papel que desempeñaron en la organización, financiación y realización de la consulta que se celebró en dependencias públicas, colegios e institutos abiertos para la ocasión a instancias de la consejería de Educación, el domingo 9 de noviembre de 2014. La consulta se hizo contraviniendo un auto del Tribunal Constitucional (TC) que ordenaba tajantemente “suspender los actos impugnados […] así como las restantes actuaciones de preparación de dicha consulta o vinculadas a ella”, a partir del momento en que se interpuso el recurso el 31 de octubre de 2014.

Sede del Tribunal Constitucional.

Sede del Tribunal Constitucional (TC). Lean y contesten después si no estaba claro el mandato del TC: “suspender los actos impugnados […] así como todas las actuaciones de preparación de dicha consulta o vinculadas con ella.” Sra. Rigau, ¿cómo llegaron a manos de los ‘voluntarios’ las llaves de colegios e institutos?  ¿Quién permitió a intrusos -sus ‘voluntarios’- ocupar las conserjerías y las secretarías de los centros -como constaté al personarme en el Instituto donde estaba matriculado mi hijo- que guardan información sensible sobre alumnos y padres?

El expresidente catalán Artur Mas junto a las exconselleras Joana Ortega ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para ser juzgadps por los delitos de desobediencia grave y prevaricación.

El ex-presidente catalán Artur Mas junto a las ex-consejeras Joana Ortega ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña para ser juzgados por los delitos de desobediencia grave y prevaricación.  La web siguió funcionando y los ordenadores comprados con dinero público se entregaron a personas privadas que hicieron uso de ellos. Mienten con descaro y no muestran ni el más mínimo asomo de arrepentimiento; al contrario se muestran orgullosísimos de lo que hicieron.

Llegada la hora de responder ante el TSJC, Mas y sus consejeras intentar eximirse de las responsabilidades en que incurrieron aduciendo que nunca creyeron estar vulnerando la legalidad vigente. Sus excusas son pueriles y ridículas. Existen infinidad de documentos, escritos y gráficos, que atestiguan su voluntad de seguir adelante con el proceso, utilizando astucias y  tretas para engañar al Estado del que Mas era entonces, recordemos, el máximo representante en Cataluña. Mas, como los consejeros de su gobierno, depositó su voto en una urna de cartón en medio de flashes y la arrobada mirada de su esposa; presentó como un triunfo los resultados de la ilegal consulta; y retó al Estado públicamente afirmando que “si la Fiscalía busca un responsable, soy yo y mi gobierno”. ¿De qué se quejan ahora? ¿Por qué no sacan pecho y apechugan con los delitos que se les imputan?

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional, depositando su papeleta el 9 de noviembre de 2014 ante la arrobada mirada de su esposa.

Constitución española.

Libertad, concordia y prosperidad.

La cuestión no ofrece dudas: el gobierno de Mas organizó, financió y realizó la consulta invadiendo las competencias de otros órganos del Estado e ignorando la división de poderes, dos hechos inadmisibles en cualquier estado democrático. El artículo 9 de nuestra Constitución establece que “los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.” Pues bien, el Sr. Mas y su gobierno se situaron por encima de la Constitución y el resto del ordenamiento al organizar una consulta para la que no contaban con respaldo legal alguno. Y el artículo 118 establece que “es obligado cumplir las sentencias y demás resoluciones judiciales firmes de los Jueces y los Tribunales, así como prestar la colaboración requerida por éstos en el curso del proceso y en la ejecución de lo resuelto.” El comportamiento de Mas y su gobierno tampoco ofrece dudas al respecto: ignoraron deliberadamente el auto del TC que ordenaba paralizar todas las actuaciones relativas a la realización de la consulta. Mas y sus consejeras desobedecieron al TC y prevaricaron y lo único que hay que lamentar es que la Fiscalía no le haya imputado el delito de malversación de caudales públicos. Su credibilidad para invocar estos días “el derecho universal de la democracia” resulta patética.

Mas firmando la convocatoria de la consulta del 9-N.

Mas firmando solemnemente la convocatoria de la consulta del 9-N ante la corte de consejeros aduladores, incluidos los todavía consejeros de UDC a los que Mas envió posteriormente a galeras. 

mas-y-puigdemont-con-cabezas-estrelladas

Mas, Ortega y Rigau ante la sede del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña con Puigdemont,  el hombre designado por Mas para impulsar la constitución de un estado independiente catalán en forma de república estrellada.

Desvergüenza

Pujol ingresó en la política tras haber desfalcado Banca Catalana y salió de la política muy rico pero al final tuvo que confesar que era un defraudador confeso. Todos los miembros de su familia están hoy imputados y al primogénito se le acusa de integrar una banda criminal organizada para delinquir.

La desvergüenza del partido del 3 % ha alcanzado límites inconcebibles en un estado democrático. El gobierno de la Generalitat que ahora preside Puigdemont, el hombre que Mas designó para sucederle tras su investidura fallida, tuvo la desfachatez de animar a los funcionarios a que pidieran libre (¡por asuntos propios!) el día 6 para acompañar a Mas en su paseo triunfal hasta la sede del TSJC. A mí, que tengo ya cierta edad, estas manifestaciones gubernamentales, organizadas para jalear y defender a presuntos delincuentes, me recuerdan las convocatorias del dictador en la plaza de Oriente. Tenemos un problema muy serio: el gobierno de la Generalitat está en manos de personas dispuestas a saltarse las leyes y a ignorar las sentencias de los tribunales y así no puede funcionar el Estado de Derecho. ¿Se imaginan lo que podría ocurrirnos a los catalanes que rechazamos el plan secesionista si no contáramos con la Constitución y los Tribunales para poder pararles las manos? ¡Piensen, por un momento, cómo se impartiría justicia en Cataluña si el poder judicial estuviera en manos de personas sin escrúpulos como el ex–juez Vidal y el resto de jueces incluidos en ‘la lista de Vidal’!

El ex-juez Vidal al lado del terrorista convicto Carles Sastre por el asesinato del empresario José María Bultó.

El ex-juez Vidal al lado del terrorista Carles Sastre, convicto por el asesinato del empresario José María Bultó. Cinco escalones más abajoForcadell, Puigdemont y Junqueras: los líderes del régimen secesionista. ¿Qué hacía Colau, la alcaldesa de Barcelona, alternando con un terrorista?

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa del 9-N y pide celebrar un 'referéndum' definitivo.

Mas, exultante, anuncia los resultados de la consulta-farsa del 9-N y pide celebrar un ‘referéndum’ definitivo. Ahora dice que fue cosa de voluntarios y que  no era conscientes de cometer ninguna ilegalidad.  La cosa estaba clara: el TC había ordenado Y entonces, ¿por qué repite, ahora que lo sabe, que volvería hacerlo? Mentiras, mentiras, mentiras: usted, Sr. Mas, se convirtió en el astuto mentiroso que quizá siempre quiso ser y perdió la honorabilidad y la legitimidad para ser presidente de todos los catalanes.

¿Qué está buscando el gobierno catalán presionando en la calle a jueces y tribunales y adelantando a la primavera la culminación del plan de secesión para constituir “un estado independiente catalán en forma de república?” Impunidad para los imputados en los diversos casos que están siendo investigados por la Fiscalía y los Tribunales. Desde que se destapó el caso Palau el 14 de julio de 2009 se ha podido constatar que CDC se financiaba irregularmente extorsionando a empresarios a los que exigía donaciones a las fundaciones del partido –Trias Farga y CatDem– a cambio de amañar adjudicaciones de obras. La lista de miembros de CDC imputados es demasiado larga para incluirla, pero conviene recordar que entre ellos están Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero del partido (2005-20011), y Viloca, su sucesor.

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) y las fundaciones (Trias Farga y CatDem) de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) y de las fundaciones (Trias Farga y CatDem) de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Fernández colocando el micrófono a Pujol

Pujol, asistido solícitamente por Fernández, líder de la CUP y amigo de Otegui, durante la comparecencia de Pujol en el Parlament en la que no aclaró el origen de su fortuna.

Por si todo esto fuera poco, Pujol i Soley, padre de la patria, fundador y presidente de CDC y (nada) honorable presidente del gobierno de la Generalitat (1980-2003) reconoció que era un defraudador confeso el 26 de julio de 2014. Las investigaciones judiciales han llevado a imputar a todos los miembros de la familia Pujol-Ferrusola por cometer delitos fiscales, y al primogénito del clan se le acusa además de falsedad documental, blanqueo de dinero y pertenencia a organización criminal. Impunidad, eso es lo que están buscando para sí mismos los líderes de CDC, rebautizada PDE-Cat para dejar atrás las actividades delictivas que practicaron con tanto éxito durante varias décadas en Cataluña.

Turull con Homs, y (Oriol) Pujol arropando a Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) en el Parlament. Osàcar está imputado por cobrar comisiones a empresarios que se destinaban a financiar a CDC y a sus fundaciones. ¡La nueva Cataluña!

Turull con Homs, y (Oriol) Pujol arropando a Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) en el Parlament. Osàcar está imputado por ser pieza clave en la trama de cobro comisiones a empresarios destinadas a financiar a CDC y a sus fundaciones. ¡La nueva Cataluña!

pujol-clan-3

Interesante ver como una familia de orden  y tan bien dispuesta llegó a convertirse en una máquina organizada de extorsión, empleando la posición y los contactos del nada honorable president de la Generalitat Jordi Pujol i Soley.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Concentración frente a la sede de CDC-PDE-Cat

Espanya i CatalansConvoca: Espanya i Catalans, MC 12-O y Regeneración Democrática

Concentración frente a la sede del partido CDC, ahora rebautizado PDE-Cat.

Regeneración Democrática.Día: 6 de febrero de 2017

Hora: 19.30

Lugar: C/ Provenza 339. Barcelona

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC, antes de la caída del padre fundador.

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC, antes de la caída del padre fundador.

Hemos convocado esta concentración frente a la sede de CDC-PDE-CAT, el partido de Jordi Pujol y Artur Mas, por dos razones.

Primera, trasladar a los ciudadanos catalanes que el S. Mas y las Sras. Ortega y Rigau están siendo juzgados no por sus opiniones políticas sino por los delitos que se les imputan a cuenta de haber organizado y financiado desde el gobierno de la CA de Cataluña, que entonces presidía el Sr. Mas y del que las Sras. Ortega y Rigau eran consejeras, la consulta independentista que se celebró en Cataluña el 9 de noviembre de 2014, contraviniendo la prohibición expresa del Tribunal Constitucional. Ningún ciudadano, mucho menos el máximo representante del Estado en Cataluña, puede situarse por encima de la Ley y los Tribunales.

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

Turull y Pujol (Oriol) arrpopando a Osàcar en la Ciudad de la Justicia.

Turull, portavoz de Junts pel Sí y Pujol (Oriol) arropopando a Osàcar imputado en el caso 3% en la Ciudad de la Justicia.

Segunda, las investigaciones judiciales en curso apuntan a que CDC, ahora rebautizada PDE-Cat, ha operado como una asociación mafiosa durante décadas extorsionando a empresas a las que a cambio de donaciones a las sucesivas fundaciones del partido (Trias Fargas, CatDem) recibían contratos públicos con presupuestos inflados. Así lo demuestra el hecho de que el Sr. Pujol, la Sra. Ferrusola y sus seis hijos estén imputados en procesos judiciales en los que se les achacan extorsiones millonarias, y que estén también imputados el Sr. Osàcar, secretario personal de Mas entre 2000-2005 y tesorero de CDC entre 2005-2011, y el Sr. Viloca, su sucesor al frente de la tesorería del partido. Los Sres. Pujol y Mas constituyen una vergüenza andante para la clase política y para Cataluña misma.

Barcelona, a 4 de febrero de 2017.

Pujol abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament para no aclarar el origen de los fondos que mantuvo en paraísos fiscales durante 34 años

Pujol abroncando a los diputados en su comparecencia en el Parlament para no aclarar el origen de los fondos que mantuvo en paraísos fiscales durante 34 años

Pujol arropado por la guardia pretoriana de CDC abandona el Parlament tras comparecer por su confesión de mantener dinero en paraísos fiscales durante 34 años

Pujol arropado por la guardia pretoriana de CDC abandona el Parlament tras comparecer por su confesión de mantener dinero en paraísos fiscales durante 34 años

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

No, Sr. Homs, se equivoca

Mas firmando la convocatoria de la consulta del 9-N.

Mas firmando la convocatoria de la consulta del 9-N.

Leo en El Mundo las siguientes palabras pronunciadas por el Sr. Homs: “Lo más relevante de lo que ha sucedido hoy no es lo que me suceda a mí, eso es anecdótico, lo más importante es que el discurso retórico de diálogo tiene interpretaciones que sitúan a Cataluña como un súbdito”.

homs-explicando-los-detalles-de-la-consulta-del-9-n-15-octubre-2014

Homs explicando cómo se realizará la consulta el 15 de octubre de 2014.

homs-en-una-mesa-de-votacion-de-la-consulta-9-n

El conseller Homs en una mesa de votación de la consulta del 9-N.

Quiero recordar que el Sr. Homs era consejero de la Generalitat de Cataluña cuando el gobierno catalán organizó una consulta para preguntar a los catalanes si querían que Cataluña fuera un estado y si deseaban que fuera, además, un estado independiente. La consulta se llevó a cabo el 9 de noviembre de 2014 haciendo caso omiso de la providencia dictada por el Tribunal Constitucional que prohibía la realización de la consulta, así como sus actos preparatorios y cualquier otro acto vinculado con ella. Su contenido fue puntualmente notificado al gobierno de Cataluña, por lo que Homs no puede alegar ignorancia ni evitar que se le investigue al existir indicios de que cometió varios delitos participando activamente en la preparación y realización de la consulta.

Constitución española.Al parecer del Sr. Homs, todo lo que no sea exonerarle de los delitos que presumiblemente cometió mientras ejercía su cargo de consejero ha de considerarse “discurso retórico”. Pues no, Sr. Homs somos muchos los ciudadanos que nos tomamos en serio el artículo 9.1 de nuestra Constitución -también la suya- en el que puede leerse que “los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.” Claro que a lo mejor el Sr. Homs, aunque ahora diputado en el Congreso de España, no se ha leído todavía la Constitución, o si se lo ha hecho considra considera que él se encuentra por encima de las leyes y no le atañen. Permítame que le corrija: usted, Sr. Homs, no es un súbdito de nadie, como ladinamente sugieren sus palabras, sino un presunto delincuente que se situó por encima de la Constitución y las leyes en el desempeño de sus funciones. ¿Tan difícil le resulta comprenderlo?

Homs en una mesa de votación en la consulta del 9-N.

Homs confraternizando en una mesa de votación en la consulta del 9-N.

estatut-2006 Exigir a los poderes públicos que cumplan la Constitución y las leyes del Estado es la base de nuestra democracia, la garantía de que cuando ejercen sus cargos representativos, como en su caso el de Consejero de la Generalitat de Cataluña, no van a comportarse de manera arbitraria ni adoptar decisiones contrarias a las normas democráticamente aprobadas. No está de más tampoco recordarle que el artículo 3.2 del Estatut de Cataluña –ignoro si lo habrá leído– establece que “Cataluña tiene en el Estado español y en la Unión Europea su espacio político y geográfico de referencia e incorpora los valores los principios y las obligaciones que se derivan de formar parte de ellas”. Pues bien, una de esas obligaciones que se siguen de formar parte de esos espacios políticos es respetar sus ordenamientos jurídicos, cosa malintencionadamente asimila usted con la de súbdito, un concepto anticuado que nos remite a tiempos felizmente superados. No, Sr. Homs, lo único que se le exigía a usted en 2014 es que cumpliera la Constitución y las leyes y respetara la providencia del Tribunal Constitucional, algo que usted con deslealtad y plena conciencia decidió no hacer. Por ello, se le investiga y se le va juzgar, no por sus opiniones políticas.

Alberto Di Lolli. 22/11/2017, Madrid. Rueda de prensa en apoyo de Francesc Homs con la presencia de Artur Mas, Puigdemont, Oriol Junqueras, Rufian, Lluis Llach.

Mas y Junqueras, los artífices de la consulta, arropando a Homs en Madrid tras conceder el Congreso el suplicatorio para que sea juzgado por el Tribunal Supremo. 22 de noviembre de 2016.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a empresarios que se destinaban a financiar CDC y sus fundaciones.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC (2005-2011) en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a empresarios que se destinaban a financiar CDC y sus fundaciones. Oriol Pujol fue imputado posteriormente también.

2 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional