About

Doctor en Ciencias Económicas y catedrático de Fundamentos del Análisis Económico de la Universidad Autónoma de Barcelona desde 1992. Desde octubre de 1990 a febrero de 1993, fui Vocal Asesor de la Presidencia del Gobierno presidido por Felipe González y, entre enero de 2003 y marzo de 2005, Vocal de la Comisión Nacional de Evaluación de la Actividad Investigadora (CNEAI). Fundé en 1996 y dirigí hasta 2007 el Master en Análisis Económico Aplicado en el Institut d’Educació Continua (IDEC) de la Universidad Pompeu Fabra.

He impartido cursos de Introducción a la Economía, Macroeconomía Intermedia y Avanzada, Microeconomía, Crecimiento, Cuentas Nacinales, Modelos Multisectoriales y Equilibrio General en la Universidad Autónoma de Barcelona y en las Universidades de Gran Canaria, Islas Baleares, Menéndez y Pelayo, Pablo Olavide y Santiago de Compostela e instituciones como el Centro de Formación del Banco de España y el Instituto de Estudios Fiscales. La mayoría de mis publicaciones en revistas nacionales e internacionales se han orientado a evaluar las consecuencias de la política fiscal y las políticas públicas, en general, y el impacto del turismo en la economía balear, empleando modelos de simulación de equilibrio general aplicado y modelos econométricos.

Preocupado por la radical ofensiva orquestada desde la Generalitat y el Parlament de Cataluña contra la Constitución de 1978, culminada al aprobarse el Proyecto de Estatut de Catalunya con el apoyo de CiU, PSC, ERC e ICV-EUiA el 30 de septiembre de 2005, acepté coordinar el grupo de trabajo que redactó el Ideario que se debatió y aprobó en el Congreso Constituyente del partido Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía el 7 de julio de 2006. Abondoné ese partido en agosto de 2007 tras rechazarse ese mismo Ideario en el segundo Congreso del partido y fundé junto con algunos compañeros la asociación de ámbito nacional Regeneración Democrática. Fundé el 29 de septiembre de 2007 el partido UPyD, pero no llegué siquiera a afiliarme, decepcionado por su falta de democracia interna que suple, con gran cinismo, presentándose ante los ciudadanos como el abanderado de la regeneración democrática.

,A partir del inicio de la recesión económica que se inició en el otoño de 2008 y la subsiguiente crisis financiera, comencé a escribir también artículos periodísticos que publiqué en Libertad Digital, Factual (un periódico digital de corta vida) y el diario Expansión. A comienzos de 2012, el Sr. Gago, director de la sección de Opinión de Libertad Digitalen ese momento, me pidió que me abstuviera de enviar más artículos. Desde entonces publico únicamente con regularidad en el diario económico Expansión.

Anuncios

7 Respuestas a “About

  1. ana belen

    Comparto la opinión que plasmas en tu artículo de Factual. Pero, me gustaría también que escribieras un artículo con un lenguaje más sencillo y cercano para los que somos profanos en los tecnicismos económicos.
    Gracias, lo espero con ansias.

  2. a1198819@jnxjn.com

    Buenas, conozco cual es su opinión respecto a la utilización de e-mails temporales. Pero me veo en la obligación de comunicarme con usted de este modo, debido a que soy uno de sus alumnos. Me quiero dirigir a usted para comunicarle el grato honor que nos hace a mi y a algunos de mis compañeros que un persona con un punto de vista tan crítico, nos de clases de la manera más clara posible. Dando su opinión fundamentada en los estudios que estamos cursando. Por eso le alentamos a que siga impartiendonos clase del mismo modo, ya que nos motiva a asistir a cada una de sus clases.
    Muchas gracias.

  3. Esther

    El nazionalcatalanismo se basa en la mentira y la manipulación. Algunas son denunciadas y sacadas a la luz reiteradamente, pero existe otra más sutil y “cientifica” – alma mater del nazionalcatalanismo – que jamas se cuestiona y que incluso es defendida por aquellos que dicen combatir el fascismo nazionalcatalanista destructor de España.
    Me refiero a la (falsa) “unidad” de la lengua “catalana”.

    Mientras no se denuncie esta mentira consentida y no se defienda el rango de lenguas independientes del catalán a las lenguas valenciana, mallorquina (o balear) y aragonesa oriental, el nazionalcatalanismo seguirá estando “legitimado” por los propios “españoles” a exigir el reconocimiento de la “gran cataluña” o “paises catalanes”, habitados por “once millones de catalanoparlantes de Fraga a Mahon y de Salses a Guardamar”.

    A ver si dejamos de dar “la cabotada” a las memeces politicofilologicas del nazionalcatalanismo y tenemos los huevos y la inteligencia suficiente para darnos cuenta que el unico camino para destruir el nazionalcatalanismo es destruyendo su base doctrinal: la (falsa) “unidad” de la lengua catalana.

    Lo demas es perder el tiempo. Y no es que lo diga yo, es la realidad quien lo confirma, con un nazionalcatalanismo cada vez más fuerte y descarado según pasan los años.

    • Permítame que discrepe, si es que acaso la he entendido bien. No creo que la unidad de la lengua sea una de las principales preocupaciones de los nacionalistas catalanes en estos momentos, aunque le presten tanta importancia en sus afirmaciones públicas. Lo que verdaderamente les interesa en estos momentos es obtener todos los privilegios de permanecer en el club que ellos denominan Estado español, sin tener que pagar ninguno de los peajes que ello conlleva como es pagar los mismos impuestos estatales que los demás. De ahí que quieran tener, como muy gráficamente explican, la “llave de la caja” para negociar después ‘bilateralmente’ su aportación al Estado español. Naturalmente, la lengua, los ‘castellers’, los burritos, la exhibición de banderas y toda la parafernalia fascistoide que ponen habitualmente en escena juegan un papel importantes, pero son meros instrumentos para conseguir que una mayoría de los catalanes se sientan parte de una sociedad que está siendo expoliada por los españoles y apoye su reivindicación del concierto fiscal. Estamos en un momento crucial y espero que Rajoy se mantenga en esta cuestión firme, no sólo porque estamos en crisis y están las arcas vacías, sino porque un Estado no puede funcionar con varias cajas y buena prueba de ello es lo que está pasando ahora en la Unión Europea.

      • Joan

        Hola Clemente,

        Te escribo como ex-alunmo tuyo en la UAB en la que me diste la asignatura de Macroeconomía. Navegando por la web he encontrado este blog y me ha hecho gracia poder leer a un profesor mío, aunque no he encontrado lo que esperaba. Siento profundamente que alguien pierda el respeto a la lengua, las costumbres y a la “parafernalia” catalana como la has tratado en tu anterior comentario.

        Es una pena que haya gente que aún viviendo aquí tanto tiempo como tu no reconozca la cultura catalana como suya y la menosprecie gratuitamente. No sabemos lo afortunados que somos de ser catalanes y de tener los “castellers y los burritos”.

        Por otro lado me gustaría remarcar que los motivos por los que cada uno sienta que Catalunya debe ser independiente son privados y lícitos, por lo que puede haber quien crea que deba ser independiente por motivos culturales y quien lo crea por motivos económicos entre otros. Ambos son importantes y aunque sobretodo el segundo vaya ligado con la situación actual de crisis, creo que es injusto creer que desde el Govern se está engañando a la sociedad con lo de la “Llave de la caja”. La percepción que tienes de la sociedad catalana está muy por debajo de la realidad. Tenemos una población muy inteligente y capaz de tomar decisiones por si sola analizando los acontecimientos y la historia reciente del país.

      • Hola Joan:

        Siento haberte decepcionado -“no he encontrado lo que esperaba”, dices- pero lo que más lamento es que malinterpretes mis palabras. He vivido a lo largo de mi vida en lugares tan distintos como Calatayud, Bilbao, Madrid, Chicago, Berkeley, Barcelona, Vilafranca del Penedès y Sant Cugat del Vallès, y en todos esos lugares he entrado en contacto con sus costumbres y cultura, como no puede ser de otra manera.

        No desprecio en absoluto la cultura catalana, como tu afirmas -a lo mejor he visto levantar castillos antes y más veces que tú-, lo que ocurre es que no reduzco la cultura catalana a una serie de símbolos que algunos políticos utilizan con gran destreza para, ocultar sus desmanes e ineptitud, y enfrentar alevosamente a quienes residimos en Cataluña con el resto de españoles. Vine a Cataluña no forzado por el hambre sino voluntariamente porque se me ofreció un puesto de trabajo en la Universidad Autónoma de Barcelona, en una Cataluña todavía permeable y abierta al mundo. Pero te he de decir que si hoy recibiera una oferta similar no vendría a Cataluña.

        Claro que es lícito buscar la independencia de Cataluña, tanto como pensar que en un mundo globalizado constituye una estupidez descomunal. Estos tiempos de crisis, que como tú dices han avivado el deseo de independencia por razones económicas, han demostrado precisamente lo contrario: lo nefasto que es no tener instituciones centralizadas para afrontar con contundencia la recesión económica y la crisis bancaria. La UE ha demostrado ser una ineficaz amalgama de estados, tan débil como lo eran los nacientes estados nacionales al incio de la Edad Moderna, hasta que los reyes lograron someter a la aristocracia díscola. No son más estados lo que necesitamos en Europa sino menos estados y más Unión Europea.

        Cuando además esa estupidez intelectual se adoba con infamias como que los “españoles están robando la cartera a los catalanes”, cuando que yo sepa el único expolio que se ha perpetrado contra los catalanes es el que urdieron los líderes de CDC -te recuerdo que Daniel Osàcar, secretario personal de Artur Mas entre 2000 y 2005 y tesorero de CDC entre 2005 y 2011, está imputado en el caso Palau por financiar CDC con el dinero aportado por algunas empresas al Palau-, lo único que cabe es denunciar el infundio. Como economista te diré que los saldos fiscales negativos de algunos territorios -resultado siempre de imputaciones bastante burdas-, como es el caso de Madrid, Baleares o Cataluña, no son indicativos de ningún expolio sino sencillamente de que la actividad económica está especialmente concentrada en algunos territorios. Decir que Cataluña está siendo expoliada es tan estúpido como decir que Botín está siendo expoliado por tí, Joan, porque evidentemente paga más impuestos que tú.

        También como economista, te pediría que te preguntes por qué ninguna gran empresa con sede en Cataluña -desde la Caixa a Abertis, Gas Natural, Gallina Blanca, Freixenet, Codorniu, Marca, Danone, Seat, Nissan, Roca, Planeta, Vueling, Banc de Sabadell, etc.- desea la independencia de Cataluña.

        Nada más. Bueno una cosa. Te recomiendo que leas el libro “Abans del sis d’octobre” de Amedeo Hurtado, un nacionalista catalán sensato que acabó harto de sus compañeros de filas.

    • La unidad de lengua en diversos territorios nada tiene que ver con la unidad política. La lengua puede ser un factor de cohesión, nada más. Lo que es intolerable es que se utilice la lengua para postergar a quienes hablan la que el marco constitucional vigente considera la lengua oficial del Estado. Y esto es lo que se hace en Cataluña y, en menor medida, en Baleares y Valencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s