¿Es sólida la recuperación del mercado laboral?

Artículo publicado en el diario Expansión el 8 de febrero de 2016

(Subtítulo: Cierre esperanzador de 2015 e incierto inicio de 2016)

Desde hace bastantes trimestres, los economistas miramos con alivio las evolución de las cifras de la EPA, las afiliaciones a la SS y el paro registrado después de unos años en los que la caída al averno laboral parecía no tener fin. No es que hayan desaparecido de repente todos los nubarrones del horizonte y el devenir de la economía española esté exento de riesgos, pero sí podemos afirmar que la situación ha mejorado sustancialmente desde 2012 y podría seguir haciéndolo en los próximos años si mantenemos la estabilidad política y apostamos por implementar políticas que refuercen la competitividad de las empresas y la solvencia de las Administraciones Públicas.

Desandando el camino

Para valorar la situación actual de la economía y su evolución a medio plazo conviene recordar de dónde venimos. La economía española inició en el tercer trimestre de 1993 una larga fase expansiva que se prolongó hasta el tercer trimestre de 2008 y produjo cambios espectaculares en las principales macromagnitudes. El mercado laboral alcanzó su cénit en los trimestres centrales de 2007 con cerca de 20,7 millones de ocupados, 1,86 millones de parados y una tasa de paro cercana al 8 %, su valor más bajo en casi cuatro décadas. Al final de la fase expansiva (2005-07), las cuentas de las Administraciones arrojaron los primeros superávits presupuestarios en décadas, se redujo el cociente Deuda pública/PIB hasta el 35,5% en 2007, y se acumularon 57.223 millones en el Fondo de Reserva de Pensiones (2000-2008). Los nubarrones que anunciaban la inminente tormenta eran, además de la hipertrofia del sector Construcción, el abultado déficit por cuenta corriente que alcanzó el 9,7% del PIB en 2007, y el crecimiento vertiginoso de la deuda exterior privada que se duplicó entre 2002-07.

La economía se desaceleró primero y entró en una primera recesión en la segunda mitad de 2008 de la que a punto estuvo de salir en los primeros trimestres de 2010. La economía, sin embargo, se adentró en una segunda recesión en el primer trimestre de 2011 de la que no salió hasta la segunda mitad de 2013. El encadenamiento de las dos recesiones más severas desde que tenemos estimaciones de Cuentas Nacionales tuvo efectos devastadores sobre la ocupación que cayó en 3,7 millones entre el tercer trimestre de 2007 y el primer trimestre de 2013, y sobre el número de parados que aumentó en 4,5 millones y disparó la tasa de paro del 8% al 26,9%. La primera recesión produjo también una espectacular caída en los recursos de las Administraciones que elevó el déficit público al 10,9 del PIB en 2009 y puso en marcha un vertiginoso aumento de la deuda pública que alcanzó al 52,7% del PIB en 2009 y el 93,7% en 2013. Asimismo, se disparó la tasa de mora desde el 0,6% en 2006 hasta el 13,6% en 2013 y se tambaleó una parte sustancial del sistema financiero que acabó teniendo que ser rescatada con ayuda de la UE en julio de 2012. Los únicos efectos colaterales positivos de la contracción de la actividad fueron la reducción de las importaciones y la presión que ejerció sobre las empresas para compensar con mayores exportaciones el desplome de la demanda nacional.

Desde el primer trimestre de 2013, la economía ha sumado 1,07 millones de ocupados y recortado en 1,5 millones los parados y en 6 pp. la tasa de paro. Como todo el mundo reconoce, queda todavía mucho camino por desandar y no sólo en el ámbito del mercado laboral. El déficit por cuenta corriente quedó prácticamente eliminado (0,27% del PIB) en 2012, y 2015 registrará de nuevo un superávit a pesar de la reactivación. Más lenta ha resultado la corrección del déficit público que terminó 2014 en el 5,9% del PIB y hay dudas razonables sobre si alcanzará el objetivo del 4,2% en 2015. Tampoco resultan reconfortantes que, pese al crecimiento del PIB y lo ingresos, el gobierno haya tenido que utilizar 8.500 millones del Fondo de reserva para abonar las pensiones en 2015, ni que el cociente deuda pública/PIB lleve cuatro trimestres por encima del 99%, ni que el cociente de la deuda externa sobre PIB haya repuntado hasta el 169% en el tercer trimestre de 2015 –casi la misma cifra que alcanzó en el primer trimestre de 2010– impulsado ahora por el mayor endeudamiento público.

Continúa el proceso de creación de empleo

Los resultados de la última EPA de 2015 redondean un año bastante satisfactorio que apuntala la recuperación iniciada en 2013-2014. El número de ocupados en relación al cuarto trimestre de 2014 aumentó en 525.100 personas y el de parados disminuyó en 678.200. La tasa de paro se situó en el 20,9%, 2,8 puntos porcentuales (pp.) y 5 pp. menos que hace uno y dos años, respectivamente. La variación intertrimestral de las series desestacionalizadas de ocupación y paro de los últimos trimestres confirman que confirman que la recuperación sigue en marcha a buen ritmo con crecimiento anual del 2,99% y 13,65% en 2015.

La favorable evolución del mercado laboral incluye a casi todos los colectivos y sectores. Aumentó la ocupación de hombres (305.100) y mujeres (220.000) y sus tasas de paro se situaron en el 19,49 y 22,52 por ciento, respectivamente. La ocupación se incrementó en la mayoría de grupos de edad, incluidos los jóvenes (20-24 años), pero registró una preocupante disminución en los grupos 25-29 y 30-34 años. Los cuatro grandes sectores arrojan también saldos positivos, si bien las tasas interanuales de la ocupación en Industria (1,01%) y Construcción (2,73%) fueron inferiores a la de la ocupación total (2,99%), y menores que las del cuarto trimestre de 2014.

A comienzos de febrero, se publicaron las cifras de afiliados a la SS que no alteran este panorama de optimismo moderado. Aunque la afiliación cayó en 204.043 personas y los parados registrados aumentaron 57.247 parados respecto a diciembre 2015, hay que tener en cuenta que el aumento interanual de afiliados, 522.045, resiste la comparación con los registros de los meses de enero entre 2002 y 2005. Además, el aumento del paro registrado en enero se torna en una reducción de 49.552 personas al desestacionalizar la serie y la variación interanual muestra una caída de 374.936 personas desde enero de 2015.

Producción sostenible y empleo estable

Pocas relaciones hay tan claras en Economía como la intensa asociación que existe entre las tasas de crecimiento del PIB y la ocupación. El Gráfico 1 muestra la pareja evolución de las tasas de crecimiento interanual del PIB real y la ocupación desde el primer trimestre de 2003 hasta el tercer trimestres de 2015[1].

Gráfico PIB real 1995-2015_29637_image001Obsérvese que en 2003, 2004 y sobre todo en 2005, las tasas de crecimiento de la ocupación fueron superiores a las del PIB, que indicaba una caída preocupante del PIB por trabajador al final del período expansivo. A partir del primer trimestre de 2006, las tasas de crecimiento del PIB superaron las de la ocupación y ambas fueron negativas durante los períodos recesivos. A partir de 2013, las tasas de crecimiento de la producción y la ocupación empezaron a mejorar sus registros y han sido positivas y bastante próximas entre sí desde el segundo trimestre de 2014.

Nadie puede discutir que la única receta válida para crear empleo es aumentar la producción y que las políticas que favorecen el crecimiento sostenible de la producción acaban impulsando al alza la ocupación estable. Subrayo las palabras sostenible y estable porque una fracción sustancial de la producción y el empleo creado en la anterior fase expansiva no lo eran. La hipertrofia de la rama de Actividades inmobiliarias que absorbía 33 de cada 100 euros destinados a formación bruta de capital y del sector Construcción que ocupaba a 2,7 millones de personas en 2007, indicaban con toda claridad que la economía se había adentrado en una senda insostenible, y que una parte significativa de los puestos de trabajo sumados en Construcción (efecto directo) y otros sectores (efectos indirectos e inducidos) desaparecerían en cuanto se pinchara la burbuja inmobiliaria. A la vista de la cifra de ocupados en Construcción, estaba claro que los puestos de trabajo condenados a desaparecer superaban holgadamente 1 millón. Podemos, en consecuencia, afirmar que la ocupación sostenible nunca alcanzó 20 millones.

Me he detenido en esta cuestión porque el presidente Rajoy propuso durante la campaña electoral aumentar la ocupación en 2 millones esta legislatura para superar el listón de 20 millones, que, caso de alcanzarse, sería el nivel de ocupación estable más alto nunca alcanzado. ¿Resulta razonable esperar que así sea? En los dos últimos trimestres de 2015, el PIB creció 3,5 y 3,4, por ciento y la ocupación 2,99 y 3,11 por ciento. Asumiendo que el crecimiento del empleo se mantuviera tan próximo al del PIB en el futuro y dando por buenas las estimaciones del FMI que prevé crecimientos del PIB del 2,7 y 2,3 por ciento para 2016 y 2017, respectivamente, la ocupación crecería el 4,5% en dos años, y el total de ocupados alcanzaría 18,9 millones a mitad de legislatura. Aunque este cálculo peca de optimista, al suponer que la relación actual entre tasas de crecimiento del PIB y el empleo se mantendrá inalterada, también es cierto que el Gobierno prevé tasas más altas que el FMI. Parece, pues, razonable concluir que, si no empeora la coyuntura internacional y hacemos bien las cosas, está a nuestro alcance alcanzar un nivel de ocupación ‘histórico’ esta legislatura.

Una condición indispensable para seguir creciendo y creando empleo es contar con un gobierno estable y cohesionado que disipe la actual incertidumbre política que podría acabar afectando negativamente a la inversión productiva, a la financiación de las instituciones residentes, a la solvencia de las entidades financieras, a la capitalización de nuestras empresas y al consumo nacional. Convendría, además, que dicho gobierno adoptara iniciativas dirigidas a aumentar la competitividad y a facilitar el acceso de las empresas a los mercados internacionales. Desde esta perspectiva, resultaría deseable implementar reformas fiscales que redujeran los costes laborales (cotizaciones sociales) y aseguraran la sostenibilidad del gasto público (servicios públicos y pensiones) como demanda Bruselas. Asimismo, sería muy conveniente evitar aumentos salariales indiscriminados que eleven los costes empresariales y de las Administraciones, o adquirir nuevos compromisos de gasto (social o no) que aumenten el déficit público. Resultaría, en suma, deseable que la cautela institucional y la puesta en marcha de una agenda reformista favorecedora del crecimiento presidieran la acción del nuevo gobierno para que los españoles no tengamos que lamentarlo, como los griegos, dentro de unos meses.

Calidad del empleo

Si crear empleo en la cuantía deseada no va a resultar sencillo, incluso más difícil será conseguir que los nuevos puestos de trabajo satisfagan a los trabajadores. Los resultados de la última EPA indican que hay motivos sobrados para no sentirnos satisfechos. Si bien es verdad que los contratados a tiempo completo aumentaron en 501.700 en 2015 frente a 23.300 contratados más a tiempo parcial, también es cierto que sólo 1 de cada 3 asalariados fue contratado por tiempo indefinido y que la tasa de temporalidad, que se había reducido desde el 34% en 2006 al 23,1% en 2013, ha repuntado hasta el 25,1% en 2015. Hay, por último, 2,1 millones de ocupados subempleados de los que 1,76 millones lo están por no haber encontrado trabajo a jornada completa y 1,34 millones llevan más de un año en esta situación.

Estas cifras dejan claro que hay excesiva temporalidad y subempleo persistente en la economía española. ¿Estamos, como sostienen los sindicatos, ante un problema que responde “a una dejación de funciones de los poderes públicos, a la aplicación de políticas económicas erróneas y contraproducentes y a la ausencia de una visión estratégica para cambiar el modelo productivo”? Y, ¿bastaría para resolverlo con “reforzar las políticas de empleo, la orientación y la formación con planes específicos de reinserción laboral”? No parecen muy atinados ni el diagnóstico ni la solución propuesta porque si los trabajadores están sobrecualificados o trabajan menos horas de las deseadas, el problema estriba en la falta de puestos de trabajo idóneos, no en la carencia de formación laboral y orientación de los trabajadores.

Para acabar con la dualidad indefinido-temporal, algunos economistas y partidos políticos (UPyD y C’s) han propuesto establecer un contrato único indefinido (CUI) que contempla un período de formación inicial y establece costes de despido crecientes. Hay dudas razonables de que esta fórmula sea la panacea buscada. Cuando la actividad tiene carácter estacional o se extingue al completarse la obra, los contratos por tiempo determinado están plenamente justificados y su sustitución por contratos indefinidos constituiría un mero cambio de nombre. Asunto distinto es cuando se encadenan contratos temporales en puestos de trabajo ‘permanentes’. En este caso, los partidarios del CUI proponen penalizar a los empresarios que despidan improcedentemente a un contratado ‘indefinido’ para impedir que sea sustituido por otro. Además de la dificultad y el coste que entraña establecer la procedencia o no de los despidos, la imposición de indemnizaciones más elevadas cuando el despido es improcedente aumentaría el coste de despido y podría tener un efecto contrario al buscado, acortando todavía más la duración de los contratos ‘indefinidos’. La única fórmula segura para terminar con la contratación temporal y evitar abusos en el sistema de prestaciones es igualar las indemnizaciones por despido y establecer una prestación por desempleo que incentive la búsqueda de trabajo y module las aportaciones de empleadores y empleados al sistema (primas) en función del riesgo de siniestralidad (frecuencia despidos).

[1] El gráfico se mantiene inalterado en lo sustancial si se utilizan las tasas intertrimestrales del PIB corregidas por efectos estacionales y las de la ocupación desestacionalizadas (INE).

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

La última EPA de 2015 cierra un año esperanzador

Los datos del mercado laboral que cierran 2015 redondean un año bastante satisfactorio que apuntalan la recuperación iniciada en 2013. El número de ocupados en relación al trimestre anterior aumentó en 45.500 y hay 525.100 ocupados que un año antes. La cifra de parados disminuyó en 71.300 personas respecto al trimestre anterior y en 678.200 en los cuatro últimos trimestres. La tasa de paro se situó en el 20,9%, 2,8 puntos porcentuales (pp.) y 5 pp. menos que hace uno y dos años, respectivamente. La variación intertrimestral de las series desestacionalizadas de ocupación y paro, 0,73 y -3,66 por ciento, respectivamente, confirman que la recuperación sigue en marcha a buen ritmo con un crecimiento de la ocupación del 2,99% y una caída del paro del 13,65% en 2015.

Españoles y extranjeros

Las tasas de crecimiento interanual de la ocupación fueron positivas tanto para la población española (2,81%) como extranjera (4,48%). Se redujo también el número de parados si bien el ritmo de caída fue más intenso para los extranjeros (16,79%) que para los españoles (11,53%), de ahí que el número de activos extranjeros haya disminuido (2,59%) más que el de nacionales (0,4%). La tasa de paro de los españoles (incluye personas con doble nacionalidad) cayó al 19,2% y la de los extranjeros al 28,4%. La caída de población activa extranjera este año se suma a la ocurrida en 2014 y acumula una contracción del 7,06% en dos años que contrasta con el ligero aumento de activos españoles (12.600). Esta dispar evolución de la actividad apunta a que algunos parados extranjeros, desanimados al agotar sus prestaciones, abandonaron España, aunque el proceso parece haberse ralentizado en 2015.

El número de ocupados españoles y extranjeros aumentaron el 2,81% y 4,48%, respectivamente, respecto al cuarto trimestre de 2014, pero como la caída de de parados fue incluso más intensa para los extranjeros (16,79%) que los españoles (11,53%), el número de activos extranjeros disminuyó (2,59%) más que el de nacionales (0,4%) en 2015. La tasa de paro de los españoles se redujo hasta el 19,9% y la de los extranjeros al 28,4%. La caída de población activa extranjera, que se suma a la ocurrida en 2014 y acumula ya una contracción del 7,06% en dos años, contrasta con el ligero aumento de activos españoles (12.600), y apunta a que algunos extranjeros, desanimados al agotar sus prestaciones, abandonaron España.

Ocupación por sectores, sexo y tipología de contratos

La ocupación aumentó también en los cuatro sectores, si bien las tasas interanuales en Industria (1,01%) y Construcción (2,73%) quedaron por debajo de la media (2,99%) y fueron sustancialmente inferiores a las del cuarto trimestre de 2014. La ocupación aumentó en 2015 tanto en el colectivo de hombres (305.100) como de mujeres (220.000) aunque la tasa interanual de los hombres (3,19%) superó a la de las mujeres (2,75%). El dato más inquietante es la caída de la ocupación en los grupos de edad 25-29 y 30-34 años que pone en foco la dificultad de desarrollar una carrera profesional continuada.

El 96,3% del incremento de ocupados en 2015 (525.100) son asalariados y el 85,5% de los asalariados (432.600) fueron contratados en el sector privado. Por otra parte, 501.700 fueron contratados a tiempo completo frente a 23.300 a tiempo parcial; curiosamente, el número de hombres contratados a tiempo parcial aumentó en 54.500 y el de mujeres disminuyó en 31.100. En cuanto a la temporalidad, 1 de cada 3 contratos adicionales en 2015 fue indefinido y la tasa de temporalidad aumentó al 25,7%, 1,5 pp. más que hace un año y 3,8 pp. más que en el primer trimestre de 2013 (21,9%). Finalmente, hay 2,1 millones de ocupados subempleados de los que 1,34 millones llevan más de un año en esa situación; no obstante, esta cifra se redujo en 323.200 en el bienio 2014-15. Dentro de los subempleados, hay 1,76 millones de asalariados que no han encontrado trabajo a jornada completa, una cifra casi igual a la de hace un año (1,77 millones).

Paro de larga duración y tasas de paro femenino, juvenil, y por CC. AA.

El número de parados que llevan buscando trabajo más de 1 año continúa siendo muy elevado (3,08 millones) y supone el 64,4% del total; no obstante, su número se ha reducido en 772.400 desde el cuarto trimestre de 2013. La tasa de paro de las mujeres (22,52%) supera en 3 pp. a la de los hombres (19,49%) y las tasas de los más jóvenes continúan siendo alarmantes (66,09% 16-19 años y 42,52% 20-24 años), aunque todas han registrado caídas notables en los últimos trimestres, especialmente las de jóvenes de 20-24 años con formación primaria, primera etapa de secundaria y segunda etapa de secundaria con orientación general. El País Vasco, Navarra y La Rioja son las tres CC. AA. con menores tasas de paro (12-14 por ciento), y Andalucía, Extremadura y Canarias las tres con tasas más elevadas (26-30 por ciento); Madrid y Cataluña están 4,4 y 3,2 pp., respectivamente, por debajo de la media.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Salvar al PSOE

Artículo publicado en el diario Expansión el 27 de enero de 2016

Sánchez con la bandera constitucional en el acto de presentación de su candidatura a la presidencia del Gobierno.

Sánchez con la bandera constitucional en el acto de presentación de su candidatura a la presidencia del Gobierno.

El 25 julio publiqué un artículo en este diario (“Banderita, banderita, ¿crees que así llegaré antes a la Moncloa?”) en el que cuestionaba la sinceridad de Sánchez, cuando utilizó la bandera constitucional como telón de fondo para presentar su candidatura a la presidencia del Gobierno. Por mucho que busqué no encontré ningún otro momento significativo de su vida pública en el que mostrara apego hacia la enseña constitucional; más bien al contrario, encontré infinidad de imágenes donde aparecía rodeado de banderolas con el logo del PSOE, y si acaso con banderas catalanas en actos del PSC en Cataluña. Ni siquiera se les ocurrió a Sánchez y a Rubalcaba –un detalle harto significativo– exigir la presencia de la bandera constitucional cuando los líderes del PSOE se entrevistaron con Mas en la sede del gobierno de la Generalitat.

Sánchez entrevistándose con Artur Mas, presidente de los independentistas catalanes, en el Palau de la Generalitat.

Sánchez entrevistándose con Artur Mas, presidente de los independentistas catalanes, en el Palau de la Generalitat.

 

Senadores prestados a los independentistas

Sánchez rodeado banderolas del PSC y banderas catalanas.

Sánchez rodeado de banderolas del PSOE y la bandera cauatribarrada.

El 14 de enero conocimos la intención de Sánchez de ceder dos senadores al partido de Mas-Puigdemont (DL=CDC) y otros dos a ERC, los dos partidos que conforman la plataforma ‘Junts pel Sí’ y que, junto con los diputados de la CUP, aprobaron el 6 de noviembre una resolución instando al nuevo gobierno catalán a iniciar el proceso constituyente de la república catalana independiente en 30 días. El propósito de semejante “cortesía parlamentaria”, como la calificó López, portavoz del PSOE en el Senado, es otorgar a los dos partidos independentistas que integran el nuevo gobierno catalán –cuyos consejeros eludieron acatar la Constitución y mantenerse leales a la Corona al prometer sus cargos– más tiempo y recursos para que nos cuenten desde el Senado los realizados en la constitución de su república.

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el Congreso

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el Congreso.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Como antiguo votante del PSOE y como socialdemócrata que colaboré con gobiernos del presidente González entre 1990 y 1993, tengo que reconocer que me avergüenzo del deterioro progresivo que ha registrado el partido desde que Rodríguez Zapatero (RZ) se hizo con la secretaria general y Maragall accedió a la presidencia del gobierno catalán con apoyo de ERC. Si Sánchez y sus asesores no caen en la cuenta del disparate tan grave que están a punto de cometer y no rectifican inmediatamente, los socialistas con dos dedos de frente que quedan en el PSOE deberían hacerle recapacitar antes de que sea demasiado tarde. Y apelo en última instancia a la dignidad personal de los senadores del PSOE para que rechacen su adscripción forzosa a los grupos de los dos partidos independentistas que pretenden acabar con el sistema democrático en cuya consolidación su partido desempeñó un papel fundamental durante la transición.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 6 de noviembre 2015.

Turull (CDC=DL), Baños (CUP) y Romeva (“Junts pel Sï”) presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 6 de noviembre 2015.

 

Deriva confederal del PSC

Pacto del Tinell, diciembre 2003. Maragall (PSC), Carod-Rovira (ERC) y Saura (ICV-EUiA).

Pacto del Tinell, diciembre 2003. Maragall (PSC), Carod-Rovira (ERC) y Saura (ICV-EUiA).

No creo ser el único antiguo votante y colaborador del PSOE que encuentra infumable la disposición de sus líderes actuales a echar una manita a los partidos independentistas catalanes en el Senado, como tampoco el único escandalizado por los desatinados pactos que el PSC protagonizó en algunos ayuntamientos de Cataluña tras las elecciones municipales del 14-M para impedir que el PP gobernara. Estas últimas afrentas a todos los demócratas españoles culminan una serie encadenada de despropósitos que se iniciaron con la firma del Pacto del Tinell con ERC en diciembre de 2003 y dieron paso a la Propuesta de reforma del Estatut, de marcado corte confederal, que el Parlament aprobó el 30 de septiembre de 2005, y que, ni siquiera tras ser enmendado y aprobado en Las Cortes, resultó ser plenamente constitucional.

Mas y Homs celebrando la aprobación del proyecto de Estatut el 30 de septiembre de 2005.

Mas y Homs celebrando alborazados la aprobación del proyecto confederal de Estatut el 30 de septiembre de 2005.

Junqueras con Ernest Maragall, consejero de Educación cuando se aprobaron los decretos mínimos que se negó a aplicar.

Junqueras con Ernest Maragall, consejero de Educación cuando se aprobaron los decretos mínimos que se negaron a aplicar los gobiernos de Maragall y Montilla.

Otro hito importante en esta deriva fue la negativa del gobierno Maragall a aplicar los tímidos decretos de enseñanzas mínimas aprobados por el gobierno de RZ en 2006, y la subsiguiente aprobación de la Ley de Educación de Cataluña en 2009, ya con Montilla de presidente, con el propósito declarado de impedir que dichos decretos pudieran llegar a aplicarse en Cataluña. Tampoco puede caer en el olvido la campaña de desprestigio contra el Tribunal Constitucional que promovió el indignado president Montilla y la multitudinaria manifestación que organizó en su contra cuando se conoció la sentencia sobre el Estatut en julio de 2010. Una suma despropósitos que culminó con la inclusión del ‘derecho a decidir’ en los programas del PSC en las elecciones autonómicas de 2012 y europeas de 2014. Cuando tras la debacle electoral de 2012, la mayoría de los diputados del PSC votó en contra de la resolución ‘soberanista’ que aprobó el Parlament el 23 de enero de 2013, el daño estaba ya hecho y de poco sirvió que Iceta eliminara el ‘derecho a decidir’ del programa en las elecciones del 27-S.

Montilla llama a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional.

Montilla llamando a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional en 2010.

 

Pujol con sus hijastros putativos

Montilla con Mas y Maragall en la manifestación convocada por el president Montilla contra la sentencia del TC sobre el Estatut en 2010.

Acoso y derribo al PP

Chacón con Rodríguez Zapatero.

Chacón, ministra de Defensa, con Rodríguez Zapatero.

“Echemos fuera a Rajoy” fue el eslogan que empleó Chacón, cabeza de lista del PSOE-PSC por Barcelona, en la campaña del 20-D porque, como explicó la exministra de Vivienda y Defensa de RZ al Consejo Nacional del PSC, “no habrá solución para Cataluña si no echamos al PP”. Esta obsesión enfermiza con finiquitar al PP no constituye ninguna novedad como demuestran los eslóganes del PSC en otras campañas: “si tu quieres derrotaremos al PP” (generales 2004); “volvamos a derrotar al PP” (europeas 2004); “el PP utilizará tu ‘no’ contra Cataluña” (referéndum Estatut, 2006); y “si tú no vas, ellos vuelven” (generales 2008). Lo malo es que esta pulsión obsesiva ha acabado contagiando a la Ejecutiva Federal del PSOE donde la propia Chacón y Batet dirigen las secretarías de relaciones internacionales y estudios y programas, respectivamente.

Chacón asegura que hay que echar a Rajoy ante el Consejo Nacional del PSC, 24 de octubre 2015.

Chacón asegura que hay que echar a Rajoy ante el Consejo Nacional del PSC, 24 de octubre 2015.

El PSOE es rehén del error histórico que supuso renunciar en 1978 a estar presente en Cataluña con sus siglas y ahora está pagando en las urnas las consecuencias de la deriva confederal del PSC y su irrefrenable aversión al PP. En poco más de una década, el PSOE-PSC ha pasado de obtener 1.586.748 votos (21 escaños; 12 senadores) en las generales de 2004 a los 589.021 votos (6 escaños; 0 senadores) el 20-D, convirtiéndose en la tercera fuerza política; y el PSC ha pasado de ser la fuerza más votada con 1.026.030 votos en las autonómicas de 2003 a obtener 522.029 el pasado 27-S. El hundimiento electoral del PSC no sólo ha dado al traste con la expectativa del PSOE de volver a La Moncloa con una mayoría holgada, aprovechando el lógico desgaste del gobierno tras una legislatura muy complicada, sino que la ha alejado todavía más.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española. ¿Hablando sobre el ‘derecho a decidir’?

 

Enmendar el rumbo

El problema no son los maquinistas –Sánchez y Pérez Rubalcaba en Madrid; Montilla, Navarro e Iceta en Barcelona– sino el creciente desapego de los socialdemócratas catalanes hacia un partido que se ha dejado arrastrar por el PSC al pantanoso terreno de la defensa cerrada de la inmersión lingüística (y la consiguiente exclusión del castellano como lengua vehicular); al confederalismo disfrazado de federalismo y a la confrontación permanente con las instituciones centrales del Estado; y, por último, a reclamar el ‘derecho a decidir’ para los catalanes. Ni el PP es el diablo verde con cola, responsable de todos los males políticos y económicos que padece España, ni “Rajoy es una máquina de hacer independentistas” porque, entre otras cosas, tal ingenio ya existe en Cataluña –el gobierno de la Generalitat– y está en manos de los partidos a los que el PSOE va a ceder cuatro de sus cuarenta y siete senadores.

Puidemont con su vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Puigdemont con el vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Mas saluda desde el Palau del gobierno de la Generalitat, centro de operaciones del independentismo.

Mas saludando desde el Palau del gobierno de la Generalitat, centro de operaciones del independentismo.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015 por los cuatro delitos que se le imputan por haber organizado la consulta el 9-N desobedeciendo al Tribunal Constitucional.

Felipe González y Alfonso Guerra

Felipe González y Alfonso Guerra en un mitin electoral.

España necesita estabilidad institucional para seguir creciendo, pagando los servicios públicos y las pensiones, y colocando 5.000 millones de deuda en los mercados semanalmente. Y lo audaz en estos momentos, Sr. Sánchez, no es echar a Rajoy sino cooperar con el PP y Ciudadanos para afrontar el mayor reto al que puede enfrentarse un Estado: la ruptura del orden constitucional. Piénselo, puede ser su última oportunidad para enmendar el rumbo del PSOE, un partido indispensable para nuestra democracia, y hacer al mismo tiempo un gran servicio al conjunto de los españoles.

Rajoy, Rivera y Sánchez.

Rajoy, Rivera y Sánchez.

2 comentarios

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional

Sánchez: la tabla de salvación de los independentistas

Mas y Jonqueras firman el acuerdo para declarar la independendencia.

Mas y Jonqueras firman el acuerdo para declarar la independendencia en seis meses el 14 de julio de 2015.

El 18 de marzo de 2015, Mas y Junqueras llegaron a un acuerdo que fijaba en 18 meses el plazo para lograr la independencia. El 14 de julio de 2015, Mas y Junqueras acordaron concurrir juntos a las elecciones el 27 de septiembre con una plataforma unitaria (‘Junts pel Sí’) y recortar el plazo para declarar la independencia a 6 meses, contados a partir de la celebración de las elecciones plebiscitarias el 27 de septiembre. Tras las elecciones, la plataforma y la CUP aprobaron una resolución en el Parlament el 6 de noviembre de 2015 que establecía un plazo de 30 días para iniciar el proceso constituyente. Ahora, Munté, la portavoz del nuevo gobierno independentista catalán,  aclara que el proceso no se puede encorsetar en unos rígidos plazos y que no hay intención de realizar en breve una declaración unilateral de independencia.

urull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Turull (CDC=DL), Baños (CUP) y Romeva (‘Junts pel Sí’)  presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituirle al frente del gobierno catalán.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituirle al frente del gobierno catalán.

Claro que no, no les interesa hacer nada que ponga en riesgo la autonomía y la desviación de recursos a financiar el proceso independentista. Sin la maquinaria de la Generalitat no son nada. Mientras los independentistas catalanes marean la perdiz cambiando cada dos por tres los plazos, sus líderes siguen ganando tiempo que es lo que verdderamente les interesa. Consiguieron estirar la investidura hasta después de las elecciones del 20-D (un error del PP que las debió haber convocado las elecciones generales después del 10 de enero) y ahora que los resultados hacen prácticamente imposible la formación de un gobierno del PP están dispuestos a apoyar (o, lo que es lo mismo, facilitar su investidura) a Pedro  Sánchez para que presidente del nuevo gobierno de España no pueda responder con  contundencia a sus ardides.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Puigdemont con su gobierno de los ‘peores’.

Salvado el escollo de la investidura en el Parlament, el nuevo objetivo de los independentistas catalanes es seguir impulsando el proceso independentista en los próximos meses desde el gobierno y el Parlament de Cataluña, y desde los Ayuntamientos, para ampliar el respaldo social a la independencia y alcanzar el ansiado 50 % que no lograron en las elecciones ‘plebiscitarias’ el pasado 27-S. Cuando crean que lo tienen atado, convocarán nuevas elecciones autonómicas y podrán acercarse a las cancillerías europeas diciendo: ¡Ya tenemos mayoría! ¡Hagan algo para librarnos de la opresión española!

Puidemont con su vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Puigdemont con su vicepresidente Junqueras y Munté, en la primea reunión ordinaria del Consejo el 19 enero 2016.

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

Sánchez con Mas en la entrevista oficial que mantuvieron en la sede del gobierno catalán

Sánchez parece dispuesto a prestarse al juego, concediendo a los independentistas catalanes el tiempo y los recursos que necesitan para lograrlo, y los independentistas también ven en su acceso a La Moncloa la oportunidad que esperaban para seguir debilitando el Estado y continuar  actuando con impunidad. Sabemos lo que ocurrió en la primera legislatura (2004-08)de Rodríguez Zapatero (RZ) con Maragall en el gobierno catalán: la aprobación de un Estatut confederal en el Parlament de Cataluña que dio a las alas a los independentistas y creó el ambiente propicio para realizar las oladas de consultas por la independencia (2009-2011) que RZ en Madrid y Montilla en Cataluña toleraron durante su segunda legislatura (2008-2011) de RZ.

La urna en que votó Artur Mas a favor de la independencia en la consulta del 10 de abril de 2011 a favor de la independencia

La urna en que votó Artur Mas a favor de la independencia en la consulta del 10 de abril de 2011.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Maragall con Zapatero (haciendo de Don Tancredo) en el balcón del Palau de la Generalitat.

Sánchez reconoce que al PP le corresponde formar gobierno.

Sánchez reconoce la noche del 20-D que corresponde al PP formar gobierno.

¿Qué puede ocurrir si Sánchez es investido con los votos de Podemos, el PNV e IU? Estaremos ante un gobierno muy débil e  inestable incapaz de sacar adelante un programa de gobierno sensato y coherente.  Pronostico, por ello, que su nombramiento ralentizará la recuperación económica, pondrá en riesgo el cumplimiento de los objetivos presupuestarios y hará que suba la prima de riesgo. Y que cuanto más tiempo esté Sánchez al frente de un gobierno de esta naturaleza, mayor el riesgo de que la economía española vuelva a entrar en recesión y resulte imposible financiar el gasto social y las pensiones, y refinanciar la deuda.Todo ello agravará la crisis política y dará alas a los independentistas catalanes y vascos. gallegos y valencianos.

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el Congreso

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el recién estrenado Congreso.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional

Rebajas de enero: diez por uno

Nadie le tema a la fiera

que la fiera ya murió.

Al revolver un pasillo,

un convergente la mató.

(Letra y música de Ll. Crack)

Artículo publicado en el diario Expansión el 15 de enero de 2016

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Dicen que el hábito no hace al monje y éste es el caso de los dirigentes de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP), una organización que tras conseguir diez diputados y 336.375 votos en las elecciones autonómicas catalanas el 27 de septiembre de 2015 ha pasado, en el breve lapso de los dos meses transcurridos desde la constitución del Parlament autonómico de la XI legislatura en Cataluña, de ser un partido rabiosamente anticapitalista y ‘asambleario’, dispuesto a sacar a Cataluña de España, de la UE y de la OTAN, en el perrito faldero de CDC y ERC, dos partidos que lo que quieren precisamente es que Cataluña sea uno de los estados capitalistas más ricos de la UE y miembro de la OTAN.

Baños a la llegada a la reunión del Consejo político de la CUP el 3 de enero de 2016.

Baños a la llegada a la reunión del Consejo político de la CUP el 3 de enero de 2016.

Nadie le tema a la fiera

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara el sol enla sesión inaugural de la XI legislatura.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara ‘els segadors’ en la sesión inaugural de la XI legislatura el 26 de octubre de 2015.

De momento, ‘los mozos y la mozas’ de la CUP siguen paseándose por el Parlament camuflados tras sus barbas descuidadas, camisetas de varias capas, cazadoras algo ajadas y abultadas mochilas –¿llevarán dentro sus planes secretos para acabar con el capitalismo en 18 meses creando el banco central de Cataluña?–, pero lo cierto es que la apariencia engaña porque poco queda ya del aire desafiante que mostraban durante los primeros días de la legislatura. Pudimos constatarlo al leer, primero, las contriciones públicas de sus líderes por haberse comportado como chicos malos en las últimas semanas; más tarde, al escuchar a la diputada Gabriel presentar como ‘hecho diferencial’ la abstención de dos de sus diez diputados en la votación de investidura para enmascarar su apoyo al hombre designado a dedo por Mas para mantener la presidencia del gobierno catalán en manos de un partido, CDC, que tiene sus sedes embargadas por los jueces; y, en fin, al contemplar ya al término de la sesión de investidura a las temidas fieras entregadas a una sesión de empalagoso besuqueo con quienes tantos reproches les habían dirigido en los días previos al acuerdo.

Fernández, alias "sandalia voladora, rabioso e incorruptible antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas.

Fernández, rabioso e incorruptible antisistema y anticapitalista, arrodillado ante Mas.

La diputada de la CUP Anna Gabriel durante su intervención ante el pleno del Parlament que debate y vota hoy la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP que pretende ser el inicio del proceso hacia la independencia de Cataluña, una resolución que, según ha anunciado el Gobierno, será recurrida ante el Tribunal Constitucional.

La diputada de la CUP Anna Gabriel durante su intervención ante el pleno del Parlament que debatió y aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña, una resolución que el Tribunal Constitucional anuló a los pocos días.

Que la fiera ya murió

David Fernádez, alias 'sandalia voladora', durante la comparecencia de Rato en la comisión creada en el Parlament para investigar la crisis de las cajas de ahorro.

David Fernádez, alias ‘sandalia voladora’, durante la comparecencia de Rato en la comisión creada en el Parlament para investigar la crisis de las cajas de ahorro.

Ésta es la implacable estrategia de la brigada de mochileros para acabar con la corrupción y desalojar al capitalismo de la Casa de los Canónigos! No es la primera vez que los líderes de la CUP se dejan los fieros dientes royendo agradecidos el hueso rancio que Mas les arroja desde la tribuna. La imagen del anticapitalista Fernández (camiseta “antifa”), amenazando sandalia en mano al ex-vicepresidente Rato, durante su comparecencia en la comisión del Parlament que investigaba el derrumbe de las cajas de ahorro, echándole en cara los efectos devastadores de “la guerra económica librada contra los pobres… en el Estado español”, y la imagen del implacable fustigador Fernández (camiseta “CARRER 133”) del corrupto y represivo régimen ‘pujolista’ en la comparecencia del ex-president Pujol en el Parlament el 26 de septiembre de 2014, poco tienen que ver con la imagen del pusilánime y solícito Fernández (camiseta Allende), tras ser designado por Mas presidente de la comisión creada en el Parlament para investigar ‘el fraude y la evasión fiscal’, durante las comparecencias del propio Pujol y su esposa, Marta Ferrusola, especialista en tráfico de influencias y evasión de capitales en coche oficial a Andorra, en febrero de 2015. En esta ocasión, ni blandió su sandalia ni repitió los agrias acusaciones que le había dirigido a Pujol pocos meses antes.

Fernández, solícito anfitrión del defraudador confeso en el Parlament. ¡Menudo cambio de tono y formas de Fernández desde la comparecencia de Pujol en septiembre de 2014!

Fernández, solícito anfitrión del defraudador confeso en el Parlament. ¡Menudo cambio de tono y formas de Fernández desde la comparecencia de Pujol en septiembre de 2014!

Fernández departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de su comparecencia en el Parlament en febrero de 2015.

Fernández, presidente de la comisión parlamentaria, departiendo amigablemente con Pujol y Ferrusola antes de la comparecencia de ambos en el Parlament en febrero de 2015.

Diez por uno

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

La igualmente vehemente anticapitalista y feminista Gabriel (camiseta “cuando una mujer avanza el hombre no retrocede”) nos ha explicado las razones que llevaron a la CUP a hacer President al hombre que Mas había designado. En una entrevista concedida a la emisora RAC1 pocas horas después de haber votado a favor de la investidura de Puigdemont, la diputada de la CUP reveló que “si se hubieran grabado las conversaciones se habría visto quién era beligerante con quién”, y para ilustrar su queja confesó que, durante las negociaciones con la plataforma Junts pel Sí, “se nos dijo que la cabeza de un israelí (Mas) valía diez cabezas palestinas (CUP)”. Como a Fernández en la comparecencia de Pujol en el Parlament en febrero de 2015, a los diez parlamentarios de la CUP les temblaron las manos y las piernas.

La diputada Gabriel durante su intervención en la sesión de investidura de Puigdemont el 10 de enero de 2016.

La diputada Gabriel durante su amable y conciliadora intervención en la sesión de investidura de Puigdemont el 10 de enero de 2016.

62+2=64

Pero lo más grave de todo no es que los dirigentes de la CUP se hayan plegado a las amenazas de Junts pel Sí y hayan investido President al hombre que ha puesto Mas al frente del gobierno catalán para seguir controlando sus iniciativas en los próximos meses, sino que la organización que se arroga la representación de los ciudadanos económicamente expoliados y políticamente represaliados se haya comprometido a que dos de sus diez diputados voten no lo que decidan su Comité Político o sus bases, sino aquello que decidan los 62 diputados de Junts pel Sí. Y resulta casi cómico que para que el pecado de sumisión no recaiga siempre sobre los mismos diputados, planeen convertir semejante deshonor en rotatorio. Quién sabe si su siguiente paso será financiarse con mordidas y realizar viajes rotatorios a Andorra para que la corrupción se distribuya también de manera democrática entre todas las huestes independentistas.

Mas fundiéndose en un fraternal abrazo con Fernández (CUP), radical anticapitalista y antisistema que iba a acabar con el régimen convergente.

Mas fundiéndose en un fraternal abrazo con Fernández (CUP), radical anticapitalista y antisistema que iba a acabar con el régimen convergente.

Fernández colocando el micrófono a Pujol

Fernández interprestando su papel de presidente en la comisión Pujol.

Mucho tuvo que esforzarse también Gabriel para presentar la rendición de la CUP al régimen corrupto y depredador de CDC –así calificó Fernández el pujolismo en la citada intervención en el Parlament el 26 de septiembre de 2014– como un avance hacia una sociedad más justa y equitativa. ¿Cómo es posible que a personas que se declaran anticapitalistas y defensoras de las clases populares, preocupadas se supone por la desigualdad existente en todo el mundo, les parezca aceptable que Cataluña, una de las CC. AA. más ricas de España, se independice de las más pobres, con el innoble propósito de que los catalanes pobres sean algo menos pobres y el resto de españoles pobres algo más pobres?

Fernández haciéndole los honores a Marta Ferrusola.

Fernández haciéndole los honores a Marta Ferrusola.

Pérdida de credibilidad

Resulta incomprensible, no ya para los anticapitalistas sino para cualquier socialdemócrata, la prioridad que han otorgado y el entusiasmo con el que los dirigentes de la CUP han abrazado el proyecto de independizar a los ricos de los pobres en España. Al votar al hombre elegido por Mas y dar su aval al proyecto independentista, tras haber reconocido que habían perdido el ‘plebiscito’ en las urnas, estos dirigentes no sólo han demostrado su falta de carácter como ciudadanos y la inconsistencia de sus postulados sino su profundo desprecio a la opinión de la mayoría. Ahora tendrán que apoyar sin reparos el proyecto de construcción nacional que, como todos los movimientos nacionalistas”, se sustenta en el postulado “lo nuestro solo para los nuestros”, más próximo al republicanismo de Trump y al ultranacionalismo de Le Pen que a los principios de solidaridad e internacionalismo que han inspirado los movimientos socialistas europeos.

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Resulta muy difícil conseguir que los habitantes de los Estados más ricos compartamos incluso una parte minúscula de nuestra renta (0,7%) con los habitantes de los Estados más pobres pero lo que no tiene justificación, desde un punto de vista progresista, es romper Estados que han permanecido unidos durante varios siglos para aumentar las diferencias económicas entre los habitantes de sus distintos territorios. Más allá de la hojarasca y verborrea anticapitalista y populista de que hacen gala, lo que ha quedado claro en las últimas semanas es que los líderes de la CUP se han sumado a un proceso socialmente reaccionario dirigido por representantes del régimen convergente cuya corrupción y prácticas oligárquicas denunciaban hasta hace unos pocos meses.

Rull el limpiabotas de CDC arropando a Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Rull, nuevo consejero del Territorio y Obras Públicas del gobierno de Puigdemont, acompañando a los juzgados a Oriol Pujol i Ferrusola, presunto comisionista.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones.

Homs, nuevo portavoz de CDC=CLl en el Congreso, Turull, portavoz de CDC y Junts pel Sí, y Oriol Pujol i Ferrusola arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones.

3 comentarios

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Jaque al Estado constitucional

Artículo publicado en el diario Expansión el 11 de enero de 2015

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014

Mas burlánose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014.

Nuevo jaque debería haber dicho, en realidad. El primero se produjo cuando Artur Mas, presidente del gobierno de la CA de Cataluña, desobedeció el mandato del Tribunal Constitucional (TC) y organizó y financió con dinero público la consulta independentista el 9 de noviembre de 2014. El segundo jaque se produjo cuando Forcadell, elegida presidenta del Parlament de Catalunya, anunció en su discurso de toma de posesión el 26 de octubre de 2015que daba por terminada “la etapa autonómica” y concluía su deslavazada arenga con un “¡Viva la república catalana!”.

Forcadell aplaudida por la bancada del gobierno catalán tras ser elegida presidenta del Parlament de Cataluña.

Forcadell aplaudida por la bancada del gobierno catalán tras ser elegida presidenta del Parlament de Cataluña.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso hacia la independencia el 6 de noviembre 2015.

El anuncio se materializó días después en la resolución conjunta de la plataforma Junts pel Sí y la CUP que aprobó el Parlament el 6 de noviembre, en la que se instaba al nuevo gobierno catalán a no reconocer otra legalidad que las normas emanadas del Parlament y fijaba un plazo de treinta para iniciar el proceso de ruptura con el Estado poniendo en marcha un proceso constituyente y la creación de una hacienda y una seguridad social propias. Como no podía ser de otra manera, el TC declaró por unanimidad nula a todos los efectos la citada resolución el 2 de diciembre de 2015.

 

Acuerdo in extremis para desestabilizar el Estado

Puigdemont, presidente de AMI, y Sánchez, presidente de la ANC.

Puigdemont, presidente de AMI, y Sánchez, presidente de la ANC.

El acuerdo alcanzado entre Junts pel Sí y la CUP el 9 de enero para investir presidente a Carles Puigdemont, hombre de confianza de Mas, alcalde de Gerona y presidente de la Asociación de Municipios por la Independencia, eleva a un nuevo nivel el proceso de con el Estado. Pasado el trámite de la investidura, el nuevo gobierno catalán intentará satisfacer el mandato de ruptura aprobado por el Parlament poniendo en marcha iniciativas legislativas tales como la redacción de la constitución de la república catalana y la redacción de leyes para crear la hacienda y seguridad social propias. Su tramitación puede demorarse bastantes meses y la experiencia indica que el nuevo gobierno de Mas en la sombra intentará obrar con “astucia” para evitar la confrontación directa que podría terminar con la suspensión del Estatut de Autonomía. Y los independentistas son conscientes de que mantener el control de las instituciones autonómicas y seguir recibiendo dinero de Madrid resulta vital para promover y financiar su causa.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituirle al frente del gobierno catalán.

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont, el hombre de confianza que ha elegido para sustituirle al frente del gobierno catalán.

Rajoy recibiendo a Mas en La Moncloa.

Rajoy recibiendo a Mas en La Moncloa.

El objetivo de Mas en la última legislatura fue desestabilizar el Estado español para intentar crear un clima de opinión en la UE más favorable a su causa que, como no podía ser de otra manera, goza de nula simpatía entre los principales gobiernos de la UE y los Estados Unidos. Y está claro que sin dicho respaldo internacional, sólo la CUP, la ANC y algún sector de ERC estarían dispuestos a realizar una declaración unilateral de independencia. Durante los últimos cuatro años, la existencia de un gobierno sólido en España ha permitido afrontar los sucesivos jaques de Mas con cierta parsimonia, deslegitimando las sucesivas iniciativas aplicando la ley. En el nuevo escenario que surgió tras las elecciones del 20-N, resulta mucho más complicado afrontar la grave crisis política que España viene arrastrando desde que el PSC formó gobierno con ERC en 2003 y los partidos catalanistas e independentistas aprobaron el proyecto de Estatut, de corte confederal y anticonstitucional, en septiembre de 2005.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Maragall con Carod y Montilla y Rodríguez Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

con Rodríguez Zapatero

Las razones de Mas y la respuesta del Estado

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas con Junqueras y Romeva al final del fallido debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Varias razones han inclinado a Mas a renunciar a su exigencia de presidir el gobierno catalán en el último minuto, cuando parecía ya inminente la convocatoria de nuevas elecciones anticipadas. Primera, los resultados electorales del 20-D indican que CDC podría haberse convertido en un partido irrelevante si ERC se hubiera negado a concurrir en una plataforma conjunta; en consecuencia, ni Puigdemont ni cualquier otro dirigente de CDC, sobre los que Mas tiene notable ascendencia, habrían tenido opciones de presidir el nuevo gobierno, y el desenlace habría resultado fatal para los intereses de CDC y la familia Pujol-Ferrusola.

Mas con el defraudador confeso Pujol y su esposa Ferrusola también imputada ¡Qué tiempos tan felices!

Mas con el defraudador confeso Pujol y su esposa Ferrusola también imputada ¡Qué tiempos tan felices!

Rajoy y Sánchez antes de iniciar el debate, el 15 de diciembre de 2015

Rajoy y Sánchez antes de iniciar el debate, el 15 de diciembre de 2015

Segunda, la ajustada mayoría de que disponen ahora Junts pel Sí y la CUP en el Parlament para sacar adelante iniciativas legislativas podría haberse evaporado tras unas nuevas elecciones. Tercera, Mas y el resto de fuerzas independentistas no podían desaprovechar que Sánchez haya rechazado la oferta del PP de negociar la formación de un gobierno de coalición.

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez (i), junto a la expresidenta Carme Forcadell, antes del inicio del acto de los ayuntamientos por la independencia. EFE/Marta Pérez

El presidente de la ANC, Jordi Sánchez, junto a la expresidenta Carme Forcadell, antes del inicio del acto de los ayuntamientos por la independencia.

Que realizar nuevas elecciones no era la opción más favorable para los intereses del movimiento independentista, lo demuestran los reproches y ataques velados que tanto Mas y Forcadell como Sánchez (ANC) dirigieron a los dirigentes de la CUP en los días previos al acuerdo. A quienes defendemos el orden constitucional, la cuestión que debe preocuparnos ahora es otra: cómo afrontar los viejos y nuevos desafíos. Empezaré por los primeros. A bastantes ciudadanos corrientes, se nos escapan las razones por las que nuestro Estado democrático es tan lento en sus respuestas. Han pasado catorce meses desde que Mas protagonizó su desacato al TC a cuenta de la organización de la consulta el 9 de noviembre de 2014, pero todavía no ha sido juzgado por los cuatro delitos que se le imputan. Nos preguntamos qué ocupaciones tan ineludibles impiden al Tribunal Superior Justicia de Cataluña dilucidar si los graves delitos que se le imputan merecen o no inhabilitarlo para ejercer cargos públicos. Entretanto, Mas ha continuado al frente de la presidencia y ha empleado la institución para fraguar acuerdos con otras fuerzas políticas –como la citada resolución parlamentaria aprobada el 6 de noviembre de 2015– contrarios al orden constitucional.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Anna Gabriel (CUP) durante su intervención ante el pleno del Parlament en el debate en que se aprobó la resolución conjunta de Junts pel Sí y la CUP para iniciar el proceso hacia la independencia de Cataluña.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015.

Mas acude arropado por los miembros de la plataforma Junts pel Sí a declarar desafiante ante el TSJC el 15 de octubre de 2015.

Y, en cuanto a los nuevos desafíos, la inmensa mayoría de los ciudadanos tampoco entenderemos que si el gobierno de Puidemont y el Parlament de Cataluña crean una comisión para redactar la constitución de la república catalana independiente, las instituciones centrales del Estado esperen tranquilamente a que la cámara apruebe el texto y éste se publique en el DOGC para llevarlo ante el TC. Soy lego en estas materias pero me parece inverosímil que el presidente del gobierno catalán, la presidenta del Parlament y quienes participen en cualquier comisión relacionada con el desarrollo de la resolución que el TC anuló el 2 de diciembre de 2015, no incurran en los mismos delitos que se le imputan al hasta ayer President en funciones: desobediencia grave, prevaricación, malversación de caudales públicos y usurpación de funciones.

Constitución de lo Estados Unidos

La Constitución de los Estados Unidos.

De haberse producido dislates semejantes a los vividos en Cataluña en algún estado de los Estados Unidos, no me cabe ninguna duda de que sus responsables habrían sido ya juzgados por contravenir el artículo 6 de la Constitución que establece la primacía de la Constitución y las leyes de los Estados Unidos a las de cualquier estado, y la obligación de “los miembros de las distintas legislaturas estatales y todos los miembros del poder ejecutivo y judicial de los Estados Unidos y los distintos estados”de respaldar esta Constitución mediante juramento o promesa. El Estado español tiene que responder con firmeza al intento de los independentistas catalanes de anteponer su legalidad autonómica a la que emana de la Constitución de 1978, y evitar que la creciente inestabilidad política ponga en riesgo la recuperación de la economía española, y, hasta si me apuran, la estabilidad financiera de la Eurozona. Pasó el tiempo de las buenas palabras y los matices y ha llegado el momento de anteponer los intereses generales a los partidistas y apoyar la formación de un gobierno de coalición que aplique la Constitución y las leyes en Cataluña y ponga fin a esta aventura políticamente antidemocrática y socialmente retrógrada.

Lincoln jurando su cargo en 1861.

Lincoln jurando su cargo en 1861.

Sánchez con Rajoy firmando en La Moncloa el pacto para castigar con cadena perpetua a los terroristas.

Sánchez con Rajoy firmando en La Moncloa el pacto para castigar con cadena perpetua a los terroristas.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Investidura fallida

Artículo publicado en el diario Expansión el 6 de enero de 2015

Mas y Homs cuarta fuerza política en Cataluña.

Borràs, Homs, Munté y De Gispert conforman el grupo de cortesanos en torno a Mas que ha conseguido convertir CDC en la cuarta fuerza política de Cataluña en 5 años.

A Artur Mas y a su cada vez más reducido grupo de cortesanos (Homs, Rull, Turull, Munté, etc.), la CUP les ha cortado la posibilidad de salvar lo poco que queda de Convergencia Democrática de Catalunya (CDC), la organización política que Jordi Pujol i Soley creó para convertirse en President de la Generalitat de Catalunya en 1980, y con la que gobernó a su antojo la Masía Gran durante 23 años. Las numerosas investigaciones judiciales en curso, iniciadas tras destaparse el caso Palau-CDC en julio de 2009, han llevado a imputar al fundador del partido y a todos los miembros de su numerosa familia por haber presuntamente extraído suculentas comisiones a cualquier empresa interesada en contratar con las administraciones públicas catalanas, mordidas a las que ya se refirió el ex-President Maragall cuando le espetó a Mas en sede parlamentaria su ya famosa frase: “ustedes tienen un problema que se llama 3%”.

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC.

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC.

Mas contamina a Junts pel Sí

Pujol nombra a Mas su sucesor al frente de CDC.

Pujol nombra a Mas su sucesor al frente de CDC.

Los fervientes partidarios de la república platónica catalana tienen cabal conocimiento de la responsabilidad política de Artur Mas i Gabarró que desempeñó los cargos claves de consejero de Política Territorial y Obras Públicas (1995-1957), consejero de Economía (1997-2001) y primer consejero (2001-2003) durante los años en que CDC adjudicó muchos de los contratos y concesiones ahora investigados por los jueces. Por mucho que miren hacia otro lado ahora, todos ellos saben que Daniel Osàcar, secretario personal de Mas (2000-2005) y tesorero de CDC y de sus fundaciones (2005-2011), está imputado por diversos delitos relacionados con el cobro de comisiones ilegales. Y todos están al tanto de las razones que obligaron a CDC a rebautizar la fundación del partido –que pasó de llamarse Trias Fargas a su actual denominación CatDem–, en un fútil intento de desligarla de los casos de corrupción y financiación ilegal del partido.

Osàcar abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas abraza a Osàcar su secretario personal (2000-2005) y tesorero de CDC, imputado por financiación ilegal del partido. El famoso 3 % que aireó el cobarde president Maragall.

Mas estrecha la mano de Junqueras (ERC) con Herrera (Iniciativa Catalunya Verds- Esquerra Unida i Alternativa) de testigo.

Mas estrecha la mano de Junqueras (ERC) con Herrera (Iniciativa Catalunya Verds- Esquerra Unida i Alternativa) de testigo.

Los candidatos de la plataforma Junst pel Sí.

Los candidatos de la plataforma Junst pel Sí.

Junqueras, secretario general de ERC, y Romeva, cabeza de lista de la plataforma Junts pel Sí, perdieron su credibilidad política al avenirse a concurrir junto a CDC en la citada plataforma a las elecciones del 27-S, y ceder a Mas, camuflado en un discreto cuarto puesto, la presidencia del gobierno en caso de victoria. La plataforma con 62 diputados quedó muy lejos de la ansiada mayoría y la investidura del candidato Mas quedó en manos de los diez diputados de la Coordinadora d’Unitat Popular (CUP) quienes, además de reconocer inicialmente que el independentismo no había ganado el ‘plebiscito’, anunciaron su oposición a que Mas fuera investido presidente. A pesar de la oferta de Mas de incluir tres vicepresidentes en su gobierno y esbozar un paquete de medidas sociales para satisfacer las demandas de la organización anticapitalista, los diputados de la CUP votaron en contra de su investidura el 12 de noviembre.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas.

Cúpula de la CUP en la campaña de las elecciones autonómicas.

Baños y los diputados de la CUP cantando el cara el sol enla sesión inaugural de la XI legislatura.

Baños y el resto de los diez diputados de la CUP entonando el cara ‘els segadors’ al final de la sesión constitutiva de la XI legislatura, la más breve en la historia de la democracia española.

En manos del asamblearismo

Mas y Baños (CUP) en el Parlament el 9 de noviembre de 2015.

Mas y Baños (CUP) en el fallido debate de investidura en el Parlament el 9 de noviembre de 2015.

La fallida investidura abría un margen de negociación de dos meses que nos ha permitido hacernos una idea cabal de la coherencia ideológica y la eficacia organizativa de la coordinadora que pretende sacar a Cataluña de España y de la UE. Tras varias semanas de reuniones infructuosas con Mas y otros miembros destacados de su plataforma Junts pel Sí, la CUP protagonizó la broma política del año en vísperas del día de los Santos Inocentes. Según las noticias publicadas, alrededor de 3,577 miembros de sus 13 organizaciones territoriales en los Països Catalans –un área que comprende además de las cuatro provincias catalanas, las Comunidades de Valencia y las Islas Baleares y algunos zonas de la Comunidad de Aragón y los departamentos del sur de Francia– se habían inscrito para participar en la asamblea que se celebró finalmente en Sabadell el 27 de diciembre.

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política.

Territorio de los inexistentes Països Catalans donde la CUP y ERC desarrollan su actividad política.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Tras una jornada de debates intensos y varias votaciones ‘igualadas’, la última de ellas arrojó el inverosímil resultado de empate a 1,515, sin abstenciones ni votos nulos. ¡Una lástima que el empate no fuera a 1,714! No puedo tampoco dejar de preguntarme cuál habría sido el resultado del sainete si no hubieran participado los representantes aragoneses, valencianos, mallorquines o franceses que, por razones obvias, no votaron en las elecciones del 27-S. El diputado Baños, partidario de investir a Mas, manifestó al final del cónclave que “el mandato que sale de la asamblea es que hay que seguir debatiendo, para esto nos han elegido” y anunció que la decisión final se adoptaría en una reunión de los miembros del Consejo Político, el Secretariado Nacional y el Grupo de Acción Parlamentaria el 3 de enero.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas con Junqueras y Romeva al final del fallido debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Fractura de la CUP

CUP reunión Consejo Político, Secretariado Nacional y Grupo de Acción Parlamentaria 030116

CUP reunión del Consejo político, Secretariado Nacional y Grupo de acción parlamentaria el 3 de enero de 2015.

La división interna continuó haciéndose patente en los días previos al cónclave. Monge, candidato de la CUP a la alcaldía de Barcelona en 2011, expresaba la incoherencia que suponía respaldar “un mandato inexistente, una hoja de ruta en blanco, una legislatura muerta, y… al mayor cadáver político del momento.”. Resultaba, desde luego, sumamente complicado para estos curtidos anticapitalistas uniformados –camiseta y sandalias en verano y chaquetón y botas en invierno– prestar sus diputados para investir al líder del partido que presuntamente se dedicó a extorsionar a empresas durante décadas en Cataluña y cuyo nombre figuraba como beneficiario de dos cuentas opacas (con un saldo cercano a 2 millones de euros) en el paraíso fiscal de Liechtenstein.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus funaciones.

Homs, Turull y Pujol arropando a Daniel Osàcar en el Parlament, imputado por presuntamente cobrar comisiones a favor de CDC y sus fundaciones. Homs es actualmente diputado en el Congreso, Turull portavoz en el Parlament y Pujol está también imputado.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Anna Gabriel llegando a la reunión del Consejo político, la Secretaría Nacional y elGrupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

La ‘coherencia’ acabó imponiéndose y la CUP rechazó finalmente apoyar la investidura de Mas por un escaso margen –34 votos a favor, 30 en contra y 3 abstenciones–, confirmando la profunda división existente entre sus dirigentes y militantes que ya se había puesto de manifestó en la asamblea del 27 de diciembre. A diferencia de ERC, la credibilidad de la organización quedó a salvo por los pelos, lo cual no significa que se haya aclarado el futuro político de Mas ni despejado el futuro de la propia CUP. En cuanto al primer asunto, Mas ya ha manifestado su intención de vender cara su piel a las fuerzas que aquí “no nos lo ponen nada fácil”, una clara indicación de que se opone a que la plataforma Junts pel Sí presente otro candidato, como exige la CUP. Tampoco puede descartarse que el entorno del President en funciones explore en las próximas horas la posibilidad de convencer a dos diputados que se abstengan, aunque el hecho de que la mesa del Parlament no haya convocado una nueva sesión de investidura hace pensar que habrá elecciones anticipadas el 9 de marzo.

Baños en la asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

Baños en la asamblea nacional de la CUP celebrada en Sabadell el 27 de diciembre de 2015.

En relación a la segunda cuestión, vaticino que más pronto que tarde la CUP se escindirá y la dimisión de Baños como diputado es sintomática. El carácter asambleario de la organización y la exigencia de someter a votación de la militancia todas las decisiones importantes resultan incompatibles con el mantenimiento de una organización compacta y disciplinada a medio plazo. El llamado ‘derecho a decidir’ que patrocinan la CUP y otros partidos en Cataluña, llevado a sus últimas consecuencias, implica que cualquier colectivo puede ejercerlo y que, por tanto, las minorías están eximidas de aceptar las decisiones de las mayorías. En el caso que nos ocupa, la minoría formada por los 30 dirigentes que votaron a favor de la investidura de Mas el 3 de enero y los 1,515 militantes que lo hicieron en la asamblea del 27 de diciembre están legitimados para ejercer su ‘derecho a decidir’ y podrían hacerlo efectivo creando su propia organización o integrándose en otra plataforma.

 Baños a la llegada a la reunión del Consejo político, Secretariado Nacional y Grupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Baños a la llegada a la reunión del Consejo político, Secretariado Nacional y Grupo de acción parlamentaria de la CUP el 3 de enero de 2016.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del Parlament sobre el inicio del proceso de independencia, el 6 de noviembre 2015.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional