12-F: juicio a los golpistas

Editorial del 10 de febrero de 2019 en el programa El Salero que dirige Toni Guerrero en Radio Internacional.

Sede del Tribunal Supremo.

El próximo martes 12 de febrero, se sentarán en el banquillo de la sala de lo penal del Tribunal Supremo algunos de los dirigentes políticos que desde las dos principales  instituciones de autogobierno de Cataluña, el gobierno de la Generalidad y el Parlamento de Cataluña, organizaron y financiaron el proceso insurreccional que culminó con la proclamación de la república independiente de Cataluña el 27 de octubre de 2017. Junto a ellos estarán Sánchez y Cuixart, los presidentes de las asociaciones Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural, respectivamente, que jugaron un papel importante, poniendo todos sus recursos económicos y humanos al servicio del proceso de sedición y rebelión. Lamentablemente, no veremos el martes en el banquillo al expresidente Puigdemont y a cinco de sus entonces consejeros, que salieron huyendo nada más proclamarse la república catalana, y hoy son prófugos de la justicia española.

Puigdemont con Sánchez, presidente de la ANC, y Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Lloveras, presidena de la AMI preparando del 11 de septiembre de 2016. A punto fue el lema de la convocatoria.

Más allá de la calificación jurídica de los hechos que se van a juzgar en el Tribunal Supremo, sedición para la Abogacía del Estado, y rebelión tanto para la Fiscalía del Estado como para la acusación particular que representa el partido político VOX, lo verdaderamente trascendente es que desde enero de 2016, el gobierno de la Generalidad y el Parlamento de Cataluña aprobaron varias resoluciones inconstitucionales en las que diseñaban y ponían en marcha un proceso constituyente que debía culminar con la proclamación de la república independiente de Cataluña. En cuanto a su actitud, hay una imagen que vale por mil palabras: la fotografía en que se ve al entonces presidente Puigdemont posando junto a las cinco requisitorias incumplidas que le había hecho el Tribunal Constitucional. Ningún tribunal en ningún lugar civilizado del mundo permitiría semejante mofa.

Puigdemont posa mofándose de los 5 requiremientos enviados por el Tribunal Constitucional.

Los hechos se precipitaron los días 6 y 8 septiembre de 2017, cuando el Parlamento de Cataluña aprobó dos leyes abiertamente inconstitucionales: la ley del referéndum de autodeterminación cuyo objetivo manifiesto era proporcionar cobertura legal a un referéndum de autodeterminación cuy celebración se había fijado el 1 de octubre de 2017, y la ley de transitoriedad jurídica y fundacional de la república que anulaba la Constitución de España y el Estatuto de Cataluña, así como todo el resto del ordenamiento jurídico español incompatible con las previsiones establecidas en esta norma que sentaba las bases del nuevo orden republicano.

El día de 20 de septiembre, la policía judicial se personó en la Consejería de Economía para incautar información relacionada con la financiación de la mencionada consulta del 1-O. La noticia se puso en conocimiento de

Puigdemont y Junqueras celebrando la aprobación de la ‘ley’ del referéndum de autodeteriminación el 6 de septiembre de 2017.

presidentes de la Asamblea y Òmnium, que inmediatamente convocaron a sus asociados con la intención de cercar a la Policía Judicial que estaba registrando la Consejería. Todos vimos a Sánchez y Cuixart arengando desde el techo de un vehículo de la Policía Judicial a quienes habían convocado allí, convocados por ellos, y el lamentable estado en que dejaron varios vehículos policiales. La Policía Judicial tuvo que abandonar la Consejería a hurtadillas por otro edificio para no poner en riesgo su integridad.

Sánchez y Cuixart arengando a los comités de defensa del referéndum subidos a un vehículo de la Guardia Civil.

Pese a las medidas cautelares dictadas que exigían cerrar los lugares elegidos para instalar las urnas el 1-O, los centros escolares públicos fueron ocupados por grupos organizados el viernes 29 y el sábado 30 con la excusa de celebrar la fiesta del otoño e impedir que se cerraran como había ordenado una juez. En la madrugada del 1-O, las urnas llegaron a estos centros sin que los Mozos hicieran nada para impedir su distribución, y en algunos casos fueron recibidas por los propios alcaldes ufanos de la hazaña. Cuando miembros de los Mozos de Escuadra se personaron en los centros en la mañana del 1-O, la policía autonómica se limito a comunicar a sus superiores que no podían cerrar los centros ocupados ni requisar las urnas como era su obligación.

Trapero, mayor de los Mozos, con Puigdemont y Forn, consejero de Interior, los tres responsables principales de la apertura de los centros de votación el 1-O.

En los contados casos en que miembros de la Guardia Civil y la Policía Nacional se personaron en los centros de votación, grupos organizados denominados Comités de defensa del referéndum se resistieron a dejar entrar a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estados y se produjeron varios incidentes violentos de muy escasa entidad. El propósito de todo el montaje era enviar al mundo el mensaje de que la democracia española es imperfecta y los catalanes un pueblo oprimido al que se le impide por la fuerza votar. Nada más lejos de la realidad. Los catalanes votan cuando tienen que votar y la mayoría de catalanes ni nos acercamos ese día a las urnas instaladas en los centros de votación. Toda una estrategia orquestada y dirigida por Puigdemont y Junqueras, los máximos responsables de todos los sucesos ocurridos antes y después del 1-O.

Puigdemont y Junqueras celebrando la constitución de la repúblicaindependiente de Cataluña  junto a un centenar de alcaldes congregados para la ocasión en el Parlament el 27-O.

El aquelarre culminó el 27-O cuando el entonces presidente del gobierno de la Generalidad, el Sr. Puigdemont, presionado por su vicepresidente el Sr. Junqueras, que sí está en prisión y se sentará en el banquillo, se retractó de convocar elecciones y siguió adelante con el plan de votar una resolución en el Parlamento en la que se proclamaba la república independiente de Cataluña. A partir de ahí, sus caminos se separaron: Puigdemont y varios consejeros decidieron escaparse con sigilo hacia Francia ese mismo fin de semana e instalarse casi todos ellos en Bélgica. Puigdemont y quienes decidieron quedarse llevan algo más de un año en prisión preventiva.

Puigdemont con los cuatro exconsejeros prófugos la noche del 21 de diciembre de 2017 en Bélgica. La dama negra es Ponsatí, la exconsejera de (mala) Educación experta en jugar de farol al póquer.

Ha pasado un año y cuatro meses de aquellos tristes acontecimientos y la sociedad catalana es una sociedad tan dividida que, incluso quienes alimentaron la división como Puigdemont y Junqueras, están hoy más separados que nunca. La exconsejera Ponsatí declaró hace unos días que todo fue una suerte de partida de póquer y que ellos iban de farol. Me parece estupendo. El hecho cierto es que todos ellos se sentaron a la mesa a jugar una partida y al resto de jugadores nada nos importa si sus cartas eran buenas o malas, si iban o no de farol. Lo único relevante es que perdieron la partida y ahora les toca pagar su apuesta, y la factura que dejaron impagada es  bastante gorda.

Vivienda familiar del juez Llarena, juez instructor del caso, tras una visita de las (m)arranitas,las juventudes de la CUP.

Como economista, reclamo a aquel gobierno de la Generalidad en el que Ponsatí era consejera de (mala) Educación el 1-O, los 87 millones que el Estado español gastó en tratar de impedir la realización de la ilegal consulta, y les pido cuentas también por las más de 5.350 sociedades que trasladaron su sede fuera de Cataluña desde el 1-O de 2017 hasta septiembre de 2018, entre ellas todas las del Ibez 35. Y como ciudadano catalán y español, les exijo a todos ellos reparaciones por haber dividido a la sociedad catalana y haber convertido Cataluña en un lugar inhóspito donde cualquier indigente mental puede acusar a cualquier  catalán de ser fascista, si no comparte sus planes autoritarios y profundamente reaccionarios revestidos de falsos oropeles democráticos y republicanos.

La vicepresidenta Calvo y la ministra Batet reunidas con el vicepresidente Aragonés y la consejera Artadi en La Moncloa, viendo cómo inyectar más fondos al Gobierno de la Generalidad para que continúe financiando la insurrección en Cataluña y las campañas de desprestigio de España en el extranjero.

Me temo que quienes el martes van a ser juzgados no van a pagar ni una parte pequeña de la enorme factura que tienen pendiente con los catalanes, pero espero al menos que la pena que les imponga el Tribunal Supremo sirva que se lo piensen dos veces antes de sentarse a jugar la próxima partida de póquer. Sánchez tiene las manos cada vez más atadas por las esposas del secesionismo y la rebelión de sus varones hartos ya de sus concesiones para sacar adelante los PGE 2019.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Maduro contra los venezolanos

Editorial del 3 de febrero para el programa El Salero que dirige Toni Guerrero en Radio Internacional.

Desde hace bastantes semanas, la dramática situación por la que atraviesa Venezuela ha venido acaparando la atención internacional, y cada día que pasa las tensiones políticas, sociales y económicas escalan nuevas cotas. El ovillo se va enredando sin que se vislumbre solución alguna en el horizonte para los sufridos venezolanos atrapados en medio del conflicto.

Maduro en el acto de toma de posesión del cargo tras unas elecciones en las que la oposición se negó a participar.

Las cuestiones que plantea la situación de Venezuela son espinosas y nada fáciles de responder para quienes la Política consiste en el arte de resolver civilizadamente los conflictos de intereses en sociedades complejas, y consideran la división de poderes y la elección de representantes dos mecanismos convenientes (aunque no infalibles) para impedir el ejercicio despótico del poder por una o varias personas. Resumo en dos preguntas lo que, a mi entender, es el dilema al que se han enfrentado los gobernantes de muchos Estados democráticos al confrontar la crispada situación política de Venezuela en los últimos meses. Primera pregunta: ¿conserva Maduro legitimidad para seguir ejerciendo de presidente de la República tras constatar su reiterada inclinación a saltarse la división de poderes y a acabar con los partidos de la oposición? Y segunda pregunta: ¿puede considerarse legítimo presidente, aunque sea a título interino, a un diputado autoproclamado en un acto de dudosa constitucionalidad?

Juan Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional y autoproclamado presidente de la República de Venezuela, y Maduro presidente reelegido en mayo de 2018.

Desde que el diputado Guaidó, presidente de la Asamblea Nacional, se proclamó presidente interino en el transcurso de una manifestación multitudinaria el 23 de enero, Venezuela se ha convertido en una república bicéfala coronada con dos presidentes antagónicos: el autoproclamado Guaidó, y Maduro. Conviene recordar que Maduro fue reelegido presidente el pasado mayo en unas elecciones en que los partidos opositores se negaron a participar por considerar que no estaba garantizada la igualdad de condiciones. Algunos Estados se negaron a reconocer a Maduro elección y Maduro se ha dedicado desde entonces a poner en marcha una Asamblea Nacional constituyente para  dejar fuera de juego a la Asamblea Nacional, controlada por la oposición desde 2015, con el propósito de cambiar la constitución, aniquilar a la oposición y concentrar en su persona los poderes ejecutivo y legislativo.

Hitler con el presidente de la república el general Von Hindemburg.

El plan de Maduro (culminación de una estrategia que se inició con un golpe militar por su antecesor Chávez) recuerda mucho la estrategia seguida por el partido nacional-socialista en Alemania durante 1932-33.  El partido de Hitler logró el mayor número de escaños al Reichstag en dos elecciones consecutivas en julio y noviembre de 1932, y cuando finalmente Hitler fue nombrado canciller el 23 de enero de 1933, comenzó un proceso de apropiación de todas las instituciones democráticas, empleando la violencia y los asesinatos de sus oponentes para laminar con cualquier tipo de oposición. La estrategia seguida por Maduro de acabar con la Asamblea Nacional y sustituirla por una ‘asamblea nacional constituyente’ encargada de redactar una nueva constitución hecha a medida de sus nada transparentes intereses.

Pacto de Munich, 1938.

Las espadas están en alto. Tras su proclamación como presidente, Guaidó fue inmediatamente  reconocido por Estados Unidos, y cerca de sesenta países han dado también ese paso. Maduro respondió al gesto inamistoso de Trump expulsando a los diplomáticos estadounidenses de Venezuela. El pasado viernes el Parlamento Europeo hizo lo propio y varios Estados de la UE, España entre ellos, han dado a Maduro un ultimátum exigiéndole la convocatoria de elecciones libres en el plazo de 10 días que venció el 4 de febrero. Todavía no sabemos si Maduro responderá exigiendo el abandono de las legaciones de los Estados europeos que han reconocido a Guaidó.

Maduro exhibiendo músculo militar mientras la sociedad se desangra.

Maduro cuenta de  momento todavía con los apoyos de Moscú y China, así como de los regímenes de Bolivia, Cuba y Nicaragua en América y Turquía y Siria en Medio Oriente –no muy buenas compañías, todo hay que decirlo–, y ha aprovechado estos días de relativa calma para recorrer los cuarteles y sopesar el apoyo con que cuenta todavía en las Fuerzas Armadas bolivarianas. Hasta el momento, sólo un general de división de la aviación venezolana, Esteban Yánez, ha dado el paso de reconocer a Guaidó como presidente encargado, y aunque Trump ha dejado caer que “tiene tropas por todo el mundo” y ha apuntado a Guantánamo como un posible destino para Maduro, nadie confía en una solución militar mientras el ejército no dé un paso al lado.

Algo está fuera de toda duda: los venezolanos de a pie merecen que acabe esta pesadilla que los ha empobrecido hasta límites impensables cuando Maduro accedió a la presidencia de la República en 2013, y ha convertido las calles de sus ciudades en escenarios de enfrentamientos diarios entre ciudadanos descontentos y hasta desesperados y las fuerzas policiales encargadas por Maduro de reprimirlos a tiro limpio. Cientos son ya los venezolanos que han perdido sus vidas en un conflicto que amenaza con acabar en un baño de sangre. Ojalá Maduro se aviniera a convocar elecciones presidenciales como le pide la UE, aunque me temo que anda muy ocupado cavilando, junto a sus fieles, como mantenerse en el poder a cualquier precio y convertir Venezuela en otra dictadura madura.

Deja un comentario

Archivado bajo Política internacional, Política nacional

La ANC promueve consejos locales de la ‘república’ catalana

Artículo publicado en Periodista Digital, Catalunya Press y otros medios, 20-21 de enero.

https://www.periodistadigital.com/opinion/columnistas/2019/01/20/la-anc-promueve-consejos-locales-de-la-republica.shtml

https://www.catalunyapress.es/firmas/clementepolo

La ANC presenta su campaña para implantar la ‘república’ en pueblos y ciudades.

En la reunión del secretariado de la ANC celebrada en Sant Boi de Llobregat el 12 de enero, la organización secesionista adoptó el acuerdo de impulsar la creación de “consejos locales de la ‘república’ catalana” (la ANC escribe república en mayúscula y sin comillas) que complementa otras dos campañas de la ANC ya en marcha. La primera campaña se centra en mantener vivas las protestas callejeras, a lo largo y ancho de Cataluña pero también en el extranjero, al menos mientras se celebre el inminente juicio contra los líderes que promovieron y financiaron el golpe de Estado que culminó con la constitución de la ‘república’ el 27 de octubre de 2017 (27-O). En los últimos días, hemos visto a algunos dirigentes de la ANC portando fotografías de los presos a las puertas del centro penitenciario de Lledoners con más bien escaso seguimiento de público, pese a las decenas de miles de socios con que supuestamente cuenta la Asamblea.

La ANC frente a la prisión de Lledoners.

La segunda campaña, lanzada el pasado noviembre, tiene como objetivo establecer un ‘registro de proveedores estratégicos’, con la finalidad de señalizar a los consumidores ‘republicanos’ las entidades financieras y empresas no financieras alineadas con el proceso insurreccional y promocionar sus ventas frente a sus competidores en Cataluña: ‘consumo estratégico’ es el perverso eufemismo utilizado tanto por la presidenta Palazui como por el secretario Fernández, a quién la ANC ha encargado impulsar esta campaña sectaria y odiosa, contraria a la unidad de mercado. No, no se equivocan, se trata del mismo dirigente de la CUP que amenazó a Rato con su sandalia voladora y se mostró solícito adulador con el capo mayor de las redes de extorsión en Cataluña: Jordi Pujol. Para decirlo en dos palabras, el objetivo de la campaña es colgar lacitos amarillos a las empresas colaboradoras con los golpistas para que los buenos ‘republicanos’ les compren sus productos.

Fernández, dirigente de la CUP responsable de la campaña de implantación de comités locales de la república de la ANC, con el etarra Otegui.

La nueva campaña para implantar los ‘consejos locales de la república catalana’ va un paso más allá, hablando en términos estrictamente insurreccionales. Desencantados ante la parsimonia de los líderes de los partidos ‘republicanos’ al frente de las instituciones de la Generalidad (Gobierno, Parlamento, Diputaciones y Ayuntamientos), los dirigentes de la ANC apelan directamente a los ciudadanos y pretenden ‘empoderarlos’, esto es,  encuadrarlos en ‘comités locales’ con un doble objetivo: ejercer el control efectivo en su circunscripción y vigilar los movimientos de los ‘botiflers’ remisos a hacer efectivo el ‘mandato’ del 1-O. Admiten que la ‘república’ es todavía virtual, pero confían en hacerla real poniendo en manos de los ‘consejos’ las riendas del proceso: un remedo burgués de los ‘sindicatos de barrio’ y los ‘comités de defensa’ de la CNT en los años 30.

Fernández y Gabriel dirigiendo el escrache de Arran contra la sede del PP en marzo 2017.

En efecto, además de servir de punto de encuentro para canalizar las iniciativas locales a favor de la ‘república’, la ANC asigna a estas congregaciones de fieles ‘republicanos’ otras diez misiones: implementar la e-república; fomentar la participación en el ‘foro cívico y social’ que definirá las líneas maestras de la ‘república’; fomentar el voluntariado de proximidad; contribuir a la ‘caja de solidaridad’ (al margen de la agencia tributaria catalana); proporcionar recursos de tiempo y dinero a las entidades locales; fomentar el ‘consumo estratégico’; fomentar la recuperación de la memoria histórica local; establecer una red antirepresiva de proximidad; y desarrollar proyectos propios. Como los mandamientos, las 10 consignas de rancio sabor totalitario pueden resumirse en dos: desarrollar la ‘república’ ignorando el ordenamiento constitucional y meter el miedo en el cuerpo a los vecinos remisos a seguir sus dictados.

La urna de la primera consulta en Arenys de Munto y la urna en que votó el President Artur Mas en la consulta por la independeencia en  Barcelona en abril de 2012.

Como ocurrió hace unos años con las primeras ‘consultas por la independencia’, algunos soltarán una sonora carcajada al conocer esta alocada iniciativa de la ANC. En los últimos cinco años, hemos podido constatar las consecuencias políticas, sociales y económicas de aquellas risas: inestabilidad política y dos consultas patrocinadas por la Generalidad en 3 años (9-N en 2014 y 1-O en 2017) que pusieron en ridículo al Estado y a sus servicios de inteligencia; una profunda fractura social que ha convertido la convivencia en un infierno incluso en los centros escolares; y la ralentización del crecimiento económico y el traslado de la sede de más de 5.000 sociedades fuera de Cataluña. Cuando los gobernantes del Estado no se toman en serio su responsabilidad de mantener el orden constitucional y miran hacia otro lado cuando la Generalitat legisla sobre materias ajenas a sus competencias y su presidente no acata las sentencias, la bola continúa rodando pendiente abajo, engrosándose y arrastrando todo lo que encuentra a su paso.

Congreso de los Diputados: histórica sesión plenaria del 8 de abril 2014 en la que se rechazó la pretensión de CiU y ERC de que se transfiriese al gobierno de la Generalidad la potestad de celebrar referéndums de autodeterminación. ¿Sirvió de algo?

El Estado español, como comunidad de ciudadanos libres, iguales y solidarios, no sobrevivirá si no adopta pronto medidas contundentes para poner coto a la actividad de asociaciones que. como la ANC (aunque no es la única) ignoran el ordenamiento constitucional y lo trasgreden continuamente con casi total impunidad. Como no hay ninguna duda de que el propósito de esta asociación es derogar o suspender la Constitución, despojar al Rey de sus facultades y proclamar la independencia en una parte (Cataluña) del territorio nacional, la ANC incurre en al menos tres supuestos del delito rebelión contemplados en el artículo 472 Código Penal. Falta, se me advertirá, que el alzamiento sea violento, además de público, y seguro que algunos juristas, como el profesor Pérez Royo, sostendrán que poner en marcha consejos locales “para crear una estructura civil no autonómica sobre la que asentar las bases del nuevo estado” no es violencia, aunque quienes lo hacen violenten la ley. En todo caso, mi sugerencia a los partidos constitucionalistas sería eliminar el término violencia del citado artículo para evitar la actual ambigüedad. De algo no tengo ninguna duda: mientras asociaciones, como la ANC (aunque no es la única), puedan desarrollar con impunidad casi completa sus actividades encaminadas, no a reformar el orden constitucional sino a destruirlo, resultará muy complicado detener la bola de los ‘comités locales de defensa’ una vez ésta empiece a rodar.

Los CDR en acción el 21 de diciembre de 2018.

 

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Tres cuentos con moraleja

Editorial para el programa El Salero, dirigido por Toni Guerrero en Radio Internacional. 2o de enero de 2019.

Sánchez y Torra con sus séquitos en la reunión que mantuvieron en el palacio de Pedralbes el 20 de diciembre de 2018.

Me ha parecido oportuno seguir la moda muy extendida cuando se comparten manteles en un restaurante: de primero, picoteo. Así que hoy vamos a comentar varios temas de actualidad en lugar de ocuparnos monográficamente de un único asunto. No sin cierta arbitrariedad he elegido tres cuestiones de actualidad, una de ámbito internacional, otra nacional y otra regional, aunque soy consciente de que me dejo en el tintero muchos otros temas: las extravagancias de Trump, la presentación de los PGE del Estado, el rescate del desafortunado Julen o el impactante asesinato de la abogada Rebeca Santamalia. Todos ellos podían haber ocupado este espacio.

May: la dama de plastilina

El Parlamento tumba el acuerdo de May sobre el Brexit el 13 de enero de 2019.

Empecemos por la escena internacional. La actualidad informativa esta semana la ha copado el severo revolcón que sufrió May, la primera ministra británica, en el Parlamento al rechazar incluso una parte de los diputados conservadores apoyar el acuerdo firmado con la Comisión Europea para que evitar que la salida del Reino Unido se convierta en un agrio divorcio. Fue la culminación de un cúmulo de despropósitos que se iniciaron cuando el primer ministro Cameron, que contaba con mayoría absoluta en el Parlamento, decidió convocar un referéndum para ganarlo y aumentar su respaldo popular. Lo perdió, se vio obligado a dejar el cargo y su sucesora, la Sra. May, ha tenido que ocuparse de gestionar el fracaso. No sé si los británicos son más independientes ahora que hace un par de años, de lo que no tengo ninguna duda es de que el referéndum fracturó la sociedad británica, generó una gran inestabilidad política, depreció la libra y ha sido motivo de enorme preocupación para los europeos que residen en el Reino Unido y para los británicos que residen en otros países europeos. Lo dicho: un auténtico despropósito en una de las democracias con más solera y flema del mundo.

Sánchez negocia con los golpista los PGE 2019

Calvo y Batet reunidas con los lazis Aragonés y Artadi en La Moncloa. Temas pendientes: como inyectar más fondos a la Generalidad para seguir financiando la insurrección en Cataluña y el desprestigio de España en el extranjero.

A nivel nacional, continúa la saga de cesiones y concesiones del gobierno de Sánchez a los partidos políticos que, como ERC y PDeCAT, lo auparon a La Moncloa con la clara intención de aprovecharse de su debilidad. Así, mientras Torra viajaba a los Estados Unidos para ensuciar difundiendo falsedades sobre nuestra democracia durante su participación en un seminarios en el Instituto Martin Luther King de la Universidad de Stanford , la vicepresidenta Calvo y la ministra Batet se reunían con el vicepresidente Aragonés y la consejera Artadi del gobierno de la Generalidad para asegurarles nuevas inversiones y préstamos del Estado. No alcanzo todavía a comprender como ministros del Gobierno de España aceptan reunirse con consejeros que lucen lazos amarillos y sostienen públicamente que Cataluña está oprimida y los políticos catalanes encarcelados son presos políticos. No basta con que Borrell, ministro de Asuntos Exteriores, se esfuerce en rebatirlo a través de sus cónsules y embajadores: hay que hacerlo también en España, Sra. Calvo.

Andalucía: una renovación imprescindible

Moreno, nuevo presidente de la Junta, junto a la expresidenta Díaz y Pastor, la presidenta del Congreso, en Sevilla el 18 de enero de 2018.

El gran asunto a nivel regional con implicaciones nacionales ha sido la toma de posesión de Moreno, líder andaluz del PP, como presidente de la Junta de Andalucía. Tras varias décadas de gobiernos socialistas sobre los que planea la sombra de una corrupción generalizada, que está dilucidándose también en los tribunales, se abre un nuevo período en la historia de la comunidad autónoma más populosa de España. Urgía  un cambio aunque sólo fuera por higiene democrática. No tengo una bola de cristal pero no hace falta mucha imaginación para intuir cómo habrán estado trabajando a tres turnos las trituradoras de papel en las últimas semanas para destruir documentos y cuántos discos duros se habrán borrado para eliminar correos electrónicos comprometedores. ¡Pobre Susana que osó en su día competir con Sánchez para liderar el PSOE, y ahora Sánchez y Calvo, tan feminista ella, quieren aprovechar la ocasión para mandarla a su casa! Pronto sabremos como acaba esta lucha fratricida. Nada nuevo tampoco en los tan cacareados más de ciento cuarenta años de vida del PSOE.

Los expresidentes de la Junta de Andalucía Chaves y Griñán sentados en el banquillo

¿Cuáles son las moralejas que podemos extraer de los tres cuentos? Desconfíen de los referéndums como fórmula mágica para resolver los problemas sociales, porque en lugar de resolverlos suelen agravarlos, y desconfíen de aquellos políticos que dicen ser demócratas pero incumplen las leyes democráticas, así como de todos los electos que pretenden perpetuarse en sus cargos comprando voluntades a cualquier precio. En estos tiempos tan prohibicionistas en muchos aspectos de la vida, me pregunto si no sería adecuado poner límite, ocho años, digamos, al tiempo que pueden desempeñar cargos remunerados nuestros políticos. ¡Ya está bien de pasarse toda la vida viviendo del cuento!

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política internacional, Política nacional

Mateo reprograma en catalán TVE

Artículo publicado en El Periodista Digital, Catalunya Press y otros medios el 16 de enero de 2019.

Mateo durante su visita al centro de Sant Cugat de TVE.

Aunque han pasado bastante desapercibidas en los medios de comunicación, las declaraciones de Mateo, administradora única (AU) de TVE por la gracia de Sánchez, durante su reciente visita a Barcelona, lo cierto es que su aparición como reina por un día en la capital condal nos ha dejado unas cuantas perlas que permiten intuir los costosos peajes que el gobierno de Sánchez está pagando, también en el ámbito de la comunicación, a los partidos secesionistas catalanes, ERC y JxC, además claro está de a Podemos y sus divergencias (En Comú Podem, Compromís, y Marea), por el apoyo que le prestaron para auparlo a La Moncloa en la moción de censura a Rajoy el pasado 1 de junio.

Su llegada a la cúpula de RTVE se dejó notar casi de inmediato con el cambio de varios de directores de los principales programas informativos. Llama particularmente la atención que casi todos los afortunados con ascensos hayan sido profesionales procedentes de los centros territoriales en Cataluña y Galicia. Para ser justos con la nueva dirección, quiero reconocer que los amantes del cine nos congratulamos de que TVE ofrezca en esta nueva etapa una versión más representativa y equilibrada del universo cinematográfico, y los espectadores podamos volver a disfrutar de Hitchcock, Ford o Polanski en horas de máxima audiencia, algo que sin duda hay que agradecer tras el formidable empacho provocado por la reposición de incontables cintas menores del cine español y algunas obras de ‘autor’ dignas del olvido.

TVE equipo de informativos de Sant Cugat.

Pero volviendo a las declaraciones de Mateo, la buena nueva que vino a traernos la políglota AU es que la programación en catalán de TVE en los próximos 2 años pasará de las actuales 20,5 horas semanales, a 40 ó 50 en 2019 y a 80 en 2020, un cambio que significaría más de 11,5 horas diarias. Más desconexiones para aumentar las horas de informativos, magacines y concursos en catalán, emisión de películas y documentales doblados, etc., y hasta la realización de series de ficción propias con un elevado coste, una de ellas ya en fase de producción protagonizada por cuatro mujeres, una catalana, una valenciana, una mallorquina y una alemana, que comparten un piso en Barcelona. Muy, muy cosmopolita: me recuerda aquellos tiempos en que Barcelona, ciudad abierta, acogía a García Márquez y a Vargas Llosa. La intención del ente público es que el programa se emita también en las tres Comunidades Autónomas, y quién sabe si también en Baviera.

Carlos Sastre, asesino convicto, en una entrevista en TV3.

La emisaria del gobierno de Sánchez aprovechó la ocasión para dejar caer un recado con fuerte carga política: la realización de este ambicioso proyecto para impulsar el centro territorial de Sant Cugat del Vallés pende de que el Congreso apruebe los PGE 2019, las cuentas a las que precisamente el Consejo de Ministros acaba de dar luz verde este viernes con tres meses de retraso. Así que ya saben los diputados de ERC y PDeCAT qué han de hacer si quieren más inversiones en infraestructuras, más fla, fla, fla y fff, y promoción gratuita de la inmersión lingüística en los territorios que, según afirman, forman parte de los ‘països catalans’. Con todo, no acabo de entender la necesidad de aumentar el presupuesto destinado a Sant Cugat, habida cuenta que el centro dispone de unas instalaciones enormes e infrautilizadas, y 700 trabajadores, bastantes de ellos, por cierto, firmantes de una denuncia por la información sesgada que, en su opinión, emitió la cadena el 20-21 de septiembre de 2017, durante el asedio organizado por la ANC y Òmnium a la policía judicial en la Consejería de Economía. Uno tiene la impresión de que la única política del Gobierno Sánchez es gastar y gastar más.

TV3: una televisión al servicio de la Generalitat en la que la lengua mayoritaria de los catalanes está excluida y vetada.

En cuanto al papel de TVE en Cataluña, Mateo reconoció que el objetivo de esta iniciativa no es competir con TV3, cuyo liderazgo indiscutible reconoció muy complacida, sino “de convertirnos, definitivamente, en un medio afianzado en esta sociedad que hablará aún más en su lengua, en catalán, y dará voz a todos y cada uno de sus ciudadanos”. Al margen de la retórica afirmación de dar “voz a todos y cada uno de los ciudadanos”, muy en línea con el discurso ‘sanchiglesista’, confieso que no podía dar crédito a lo que leía. Al parecer, a la AU de TVE no le preocupa en absoluto la exclusión sistemática del castellano, el sectarismo rampante y los insultos y hasta amenazas que se propagan desde todas los medios de comunicación controlados por el gobierno de la Generalidad –TV3 es sólo la punta del iceberg–, contra quienes defendemos el orden

Omnium Cultural: Somescola frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña

Omnium Cultural Somescola frente al Tribunal Superior de Justicia de Cataluña-

constitucional en Cataluña. No, lo único que parece preocuparle es “hablar más en su lengua, el catalán”. Me ha quedado una duda: no sé si la lengua materna en que nos expresamos la mayoría de los catalanes, el castellano o español, es o no, para usted, lengua de la sociedad catalana. Como economista he advertido en Expansión sobre el riesgo para la estabilidad económica que entraña la aprobación de unos presupuestos populistas y la consiguiente prolongación de la legislatura hasta 2020. Ahora, los catalanes que defendemos la igualdad de todos los españoles, tenemos otra razón más para rechazarlos: gracias, Mateo, por venir a Barcelona a descubrirnos la entretela informativa de los PGE 2019.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Disensiones en la ‘república’ catalana

Artículo publicado en el diario Expansión el 10 de enero de 2019.

Tras proclamar la independencia el 27-O, el orfeón secesionista entona ‘un golpe de hoz’ en el Parlament antes de tomar las de Villabruselas.

Aunque en algunos edificios públicos, calles y plazas se exhiben todavía carteles anunciando y saludando a la invisible ‘república’, lo cierto es que la mayoría de la población presta escasa atención a tales exhibiciones de derroche presupuestario de los Ayuntamientos, y cada vez son más los catalanes que dan por sentado que la fantasía acabó el 27 de octubre de 2017, justo en el mismo instante en que el Parlamento de Cataluña aprobó su constitución. Tras escuchar a sus líderes repetirles una y otra vez “ahora es la hora” y todo  está “a punto”, los ciudadanos esperaban que Puigdemont apretara en ese instante el botón rojo y activara la ‘ley de transición jurídica y fundacional de la república’ (aprobada con ese fin el 8 de septiembre de 2017), para sustituir la Constitución y el Estatut por la nueva legalidad republicana y poner en marcha las tan cacareadas estructuras de estado: los consejos de electos y de la república, la agencia tributaria, el banco central y la agencia de protección social. Pero los promotores del engendro aceptaron mansamente su destitución por el Gobierno: unos salieron huyendo a su ‘exilio’ dorado en Bélgica o Suiza; otros dejaron sus cargos y despachos sin apenas rechistar y comparecieron puntuales ante los jueces instructores; la heroína Forcadell llegó incluso a excusarse, diciendo que la cosa iba de mentirijillas y ella no proclamó nada. Descorazonador espectáculo para los republicanos de buena fe que haberlos quizá haylos.

Torrent (ERC) dirigiéndose a la cámara tras ser elegido presidente del Parlament el 17 de enero de 2018.

Tras los meses de impasse y desconcierto por la aplicación del 155, la batalla por el poder entre ERC, la embrionaria Crida-JxC de Puigdemont y  los restos del naufragio de CDC (PDeCAT) ha vuelto a recrudecerse, una vez recuperado el control del gobierno de la Generalidad y del Parlamento de Cataluña. Quienes defendemos la igualdad de todos los españoles y rechazamos el federalismo mal entendido, al dejar vacía de

El vals de Mas con Pujol en el último congreso de CDC, antes de la caída del padre fundador.

competencias las instituciones federales, no podemos olvidar que todos los partidos secesionistas comparten dos objetivos: seguir desacreditando la democracia española, dentro y fuera de nuestras fronteras, y continuar impulsando el proceso secesionista en Cataluña. Difieren tan sólo en cómo deben administrar su doble fracaso: como rapaces administradores y pésimos gobernantes, y como conspiradores fracasados.

Torra, pese a su verborrea radical, plagada con guiños a los CDR y a la vía eslovena, pasará a la historia como un ‘botifler’ melifluo, incapaz de colmar las expectativas de quienes esperaban ver al nuevo presidente de la ‘república’ presentarse en Lledoners, no a lanzar improperios contra el Estado que él representa en Cataluña, no a compadecer a unos presos según él injustamente encarcelados, sino a decirles ‘sois libres’ y abrirles personalmente las puertas de sus celdas. Como nadie le impide hacerlo, Torra se ha convertido en cómplice necesario de los jueces que los enviaron a prisión. Aunque Puigdemont vive a cuerpo de rey en su mansión

Torra visitando a los exconsejeros encarcelados en la cárcel de Estremera.

republicana de Waterloo a costa de los contribuyentes –me temo que más del Reino que de la ‘república’–, contempla con desasosiego como el paso de los días va diluyendo su halo de ‘playmóbil’ revolucionario. Su última ocurrencia ha sido requerirle a su solícito emisario –120.000€ lleva Torra dilapidados en viajes ‘oficiales’ para visitar a prófugos– y a JxC que propongan por enésima vez su investidura telemática, no porque crea que tiene alguna posibilidad de ser investido, sino para recuperar protagonismo y poner en aprietos a sus compadres de ERC que, aunque con la boca pequeña, han avalado a Puigdemont como ‘president’ legítimo.

Puigdemont en su lujosa mansión en Waterloo. No descarten que todos los contribuyentes del Reino estemos pagando la factura.

Por su parte, los republicanos de Esquerra reconocen que la hoguera de polvo y paja que ellos mantuvieron viva, incluso cuando Puigdemont parecía inclinarse a convocar elecciones, se apagó el 27-O. Su objetivo primordial en esta nueva fase es mantener la agitación durante el juicio a Junqueras, pero sin arriesgarse a perder el control de la máquina de hacer independentistas que es la Generalidad. Con capacidad legislativa y 38.061 millones de presupuesto consolidado en 2017, su control resulta vital para levantar barreras que impiden al resto de españoles acceder a las Administraciones catalanas, para adoctrinar impunemente en escuelas e institutos públicos (y concertados), para alimentar

La cosa viene de lejos: Álvarez (UGT Catalunya), Casals (presidenta de Òmnium Cultural) y Gallego (CCOO Catalunya) a favor del derecho a decidir y la consulta del 9-N.

infundios (‘España nos oprime’, ‘España nos roba’) y desafección desde los potentes medios públicos (y subvencionados) de comunicación, y para inyectar recursos al entramado asociativo comprometido con el derecho a decidir, donde junto a ANC y Òmniun, están Fomento, Cocet y Pymec, el Consejo General de Cámaras, organizaciones sindicales como CCOO y UGT, y un denso entramado de asociaciones culturales y sociales (Asociaciones por la lengua, Plataforma por la lengua, Consejo escolar de Cataluña, FC Barcelona y un larguísimo etcétera).

Sánchez posa con sus ministros antes de iniciar el Consejo de Ministros en la Lonja del Mar el pasado 21-D, blindada por la PN, los Mozos y la guardia urban.

La cuestión clave para quienes estamos comprometidos con la defensa de la igualdad de los españoles es cómo debemos afrontar los próximos meses y años. En una entrevista publicada hace unos días, Molina, investigador del Real Instituto Elcano, afirmaba que “el independentismo ha de pasar el duelo, vendrá la depresión y la aceptación”. No comparto, en absoluto, este pronóstico. Aunque es cierto que quienes organizaron el golpe de Estado eran conscientes de la debilidad de sus cartas, lo cierto es que las jugaron con gran habilidad hasta el final y salieron prácticamente indemnes del embate: apenas seis meses después recuperaban el timón de la Generalitat y el entramado administrativo-mediático-asociativo seguía intacto. Si además los secesionistas obtuvieran de Sánchez, como parece sugerir con aprobación Molina, concesiones tales como “plasmar la pluralidad del Estado (por ejemplo en el terreno de la lengua)” y mejorar el autogobierno y el reparto del poder con las minorías ‘nacionales’, la conclusión que podrían extraer es que aunque el 27-O no lograron la independencia, salieron fortalecidos y están mejor pertrechados para librar la próxima batalla. Un error mayúsculo.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional

Torra: año nuevo, camisa vieja

Artículo publicado en el diario Expansión el 4 de enero de 2019.

El N. H. presidente Torra en el cementerio de Montjuich.

Aprovechó el N.H. presidente Torra la festividad de Navidad para acercarse al cementerio de Montjuich a homenajear a Macià en el aniversario de la muerte del líder de ERC –golpista por partida doble: primero a la Monarquía y después a la República– y lanzar desde allí un nuevo desaire al Jefe del Estado y varias exigencias desaforadas al presidente del Gobierno. Al deseo expresado por Felipe VI en su discurso de Nochebuena de buscar el entendimiento y promover la convivencia en Cataluña, Torra le respondió que no existe tal problema sino de falta de democracia y justicia en España. Aprovechó también la ocasión para marcarle el paso a Sánchez, aireando tres de las veintiuna exigencias incluidas en el documento que le entregó en la reunión mantenida en Barcelona el pasado 21 de diciembre: ‘desfranquización’ de España y aislamiento del ‘fascismo’ y la ‘ultraderecha’; regeneración democrática y ética de la política; y creación una comisión internacional de mediación entre ambos gobiernos para ejercer el derecho de autodeterminación.

Sánchez y Torra “El Enlazado” en la reunión que mantuvieron en Barcelona el pasado 20 de diciembre.

Gobiernos desleales, sociedad rota              

Cualquier ciudadano atento al devenir de la vida pública conoce lo que al parecer el presidente Torra ignora: que España es una democracia desde hace 40 años, perfectamente homologable con cualquier otra, y Cataluña es hoy una sociedad fracturada donde la cordialidad y el respeto al prójimo brillan por su ausencia. En cuanto a los orígenes y desarrollo de la fractura política y social, su inicio puede fecharse el 14 de septiembre de 2009, cuando los gobiernos de Montilla y Zapatero permitieron celebrar en Arenys de Munt la primera consulta por la independencia; uno de los momentos álgidos del proceso de confrontación fue la primera consulta ilegal organizada por

Mas burlándose del gobierno español y del Tribunal Constitucional el 9 de noviembre de 2014 ante la embelesada mirada de su esposa.

el gobierno de Mas (mientras Rajoy miraba hacia otro lado) el 9 de noviembre de 2014; y las tensiones adquirieron tintes de enfrentamiento abierto tras la elección de Forcadell como presidenta del Parlamento el 26 de octubre de 2015 y la investidura de Puigdemont como presidente de la Generalidad el 12 de enero de 2016.

Mas, con la sonrisa algo forzada, da una palmadita a Puigdemont después de que éste le sustituyera al frente del gobierno de la Generalitat.

Porque sólo como fracturada puede calificarse una sociedad donde expresar tus legítimos puntos de vista puede acarrearte que tus compañeros de clase o trabajo, o incluso tus vecinos, te tachen inmediatamente de ‘provocador’, si no de ‘fascista’;  donde las asociaciones y los grupos organizados que promueven abiertamente la secesión de Cataluña reciben respaldo moral, cobertura mediática y hasta subvenciones de los representantes del Estado en

Aspecto del Centro de Atención Primaria del Servicio Catalán de Salud en Vilobí del Penedés.

Cataluña: el gobierno de la Generalidad, las Diputaciones y los Ayuntamientos; donde estas instituciones de autogobierno y otros organismos públicos (colegios, institutos, centros sanitarios, Universidades, orfeones y coros, organizaciones sindicales, etc.), en lugar de mantener la debida neutralidad ideológica, adoptan sin ningún recato posiciones partidistas que sólo representan a una parte de los ciudadanos que contribuimos a sostenerlas; donde representantes legítimamente elegidos en las urnas reciben amenazas y necesitan protección para desarrollar con normalidad su actividad política; donde las sedes de los partidos

Sedes del PP atacadas por vándalos independentistas.

estigmatizados como ‘feixistes,’ o simplemente de ‘derechas’ por los dirigentes secesionistas son vandalizados impunemente por hordas ‘republicanas’; donde jueces y fiscales (y a veces sus familias) son hostigados y presionados hasta el punto de verse obligados a solicitar el traslado a otras Comunidades; donde más de 5.000 sociedades han decidido trasladar sus sedes fuera de Cataluña por causa de la inestabilidad política; y, en fin, un paraíso democrático donde las asociaciones secesionistas confeccionan ficheros de empresas desafectas al régimen.

Los CDR cortando una vía de comunicación ante la inacción de los Mozos de Escuadra.

Si alguien quiere una prueba de la quiebra de la convivencia en Cataluña, sólo tiene que volver la vista a la violencia, soterrada y desenfrenada, vivida el pasado 21 de diciembre, con motivo de la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona. Empecemos por reconocer que los portavoces de los partidos al frente del gobierno de la Generalidad y del Parlamento de Cataluña, calificaron de provocación la iniciativa de Sánchez. Continuemos sopesando que para captar la instantánea de Sánchez  con sus

Vivienda familiar del juez Llarena tras una visita de las (m)arranitas,las juventudes de la CUP.

Ministros esforzándose por aparentar normalidad, requirió desplegar a 9.000 policías y dejó decenas de heridos y detenidos. Y para terminar de valorar la gravedad de la situación, conviene tener presente que los ciudadanos normales, los jueces y los fiscales, los diputados y los concejales de los partidos constitucionalistas, a diferencia de Sánchez y sus Ministros, acuden cada día a su trabajo sin protección alguna.

Todos a Waterloo

Torra en su discurso de fin de año.

La estrambótica exigencia de Torra de crear una comisión internacional de mediación para acordar la celebración de un referéndum de autodeterminación en Cataluña, bien podría tomarse en estas fechas como una pueril inocentada, de no ser porque Pedro está en plan de prometerlo todo con tal de asegurarse unos meses más en La Moncloa, y porque Torra acaba de convocar en su discurso de fin de año a sus huestes a “rebelarse ante la injusticia y hacer caer los muros de la opresión”. Monólogo quizá, Sr. Sánchez, pero monólogo que augura un 2019 no menos conflictivo que 2018 y 2017, y traslada a la opinión pública de todo el mundo acusaciones gravísimas que merecerían una respuesta contundente del Gobierno de España. ¿Está usted en condiciones de hacerlo?

Romeva, Turull, Rull y otros consejeros golpistas acuden a declarar en plan estrellas cinematográficas.

Porque resulta vital reforzar la credibilidad de nuestro Estado de Derecho a pocos días del inicio del juicio que sentará en el banquillo a políticos y activistas acusados de alentar, organizar y ejecutar coordinadamente actos cuyo objetivo declarado era suspender la Constitución y el Estatuto, destituir al Rey de sus facultades y declarar la independencia de una parte del territorio nacional. No hay razón alguna para sentirse acomplejado o incómodo y el Gobierno de España debería aprovechar esta ocasión para explicar en Barcelona, Ponferrada, Berlín, Washington y Pekín, las razones por las que estos ciudadanos están encarcelados o prófugos y van a ser juzgados con todas garantías. Incluso concediendo que “cumplieron con lo que [algunos] pedíamos”, ello ni los convierte en “inocentes”, como afirma Torra, ni los exime de responder de sus presuntos delitos.

Puigdemont, Torra, Artadi en Berlín el 10 mayo de 2018 en la reunión en que se decidió investir a Torra.

Resulta patético que mientras el presidente y los consejeros de la Generalidad dedican la mayor parte de su tiempo e ingentes recursos a desacreditar al Estado, difundiendo a través los medios locales, nacionales e internacionales la especie de que en España hay políticos y activistas inocentes encarcelados o exiliados, Sánchez se avenga a reunirse con Torra y a poner en marcha comisiones bilaterales con los recaderos (Aragonés y Artadi) de los golpistas (Junqueras y Puigdemont), para facilitarles recursos en condiciones aún más ventajosas y hasta cederles nuevas competencias, cuando lo apropiado habría sido recordarles sus límites competenciales, acordar medidas con otros partidos constitucionalistas para impedir nuevas intentonas golpistas, y, en fin, extremar el control del gasto de la Generalidad para evitar que se destinen recursos a ámbitos ajenos a sus competencias, y puedan incluso llegar a los bolsillos de los prófugos ‘exiliados’ (y sus abogados) en Waterloo, Suiza y Escocia. Sánchez quedó rehén de los golpistas al auparse a La Moncloa con sus votos y ellos están aprovechando su debilidad para volar de nuevo.

Puigdemont en su lujosa mansión en Waterloo. No descarto que sean los contribuyentes españoles quienes estamos pagando la factura.

El 21-D seremos ingobernables.

Deja un comentario

Archivado bajo Nacionalismo, Política nacional