El señuelo del cambio

Artículo publicado en el diario Expansión el 16-17 de abril de 2016

Sánchez y Rivera firmando el acuerdo en el Congreso.

Sánchez y Rivera firmando el Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso en el Congreso.

El “Acuerdo para un gobierno reformista y de progreso”, firmado por Sánchez y Rivera con aparatosa solemnidad ante las cúpulas de sus grupos parlamentarios en el Congreso, se ha convertido en motivo de inquietud para los ciudadanos que seguimos tomándonos en serio la igualdad de los españoles ante la ley que proclama el artículo 14 de nuestra Constitución. Empezaré por recordar que Ciudadanos nació en julio de 2006 en respuesta a la Propuesta de Reforma del Estatut de Catalunya (PREC) que impulsó el PSC de Maragall desde el gobierno de la Generalitat, alentó el PSOE de Rodríguez Zapatero y aprobó el Parlament de Cataluña con los votos del PSC el 30 de septiembre de 2005.

Maragall y Mas aplaudiendo tras aprobarse la Propuesta de Reforma del Estatut

Maragall y Mas aplaudiendo tras aprobarse la Propuesta de Reforma del Estatut.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española.

Que los actuales dirigentes de Ciudadanos se hayan avenido a firmar un pacto con los dirigentes del PSOE-PSC constituye un nuevo bandazo en la breve y errática historia del partido. Más allá de la inexperiencia y la puerilidad que denota incluir nada menos que 200 propuestas para reformar las instituciones y modernizar la economía, lo más preocupante es que hayan cerrado un acuerdo con dos partidos que pretenden reformar la Constitución española para reconocer la singularidad nacional de Cataluña, blindar como mínimo las competencias educativas y culturales de la Generalitat, y establecer un modelo asimétrico de financiación para favorecer a los ciudadanos de una de las Comunidades más ricas de España, privilegio más propio de las confederaciones de reinos del Antiguo Régimen que de un Estado, no ya socialdemócrata, sino sencillamente moderno.

Maragall (PSC) y Carod-Rovira (ERC) haciendo turismo en Israel durante el primer tripartito

Maragall (PSC) y Carod-Rovira (ERC) haciendo turismo en Israel durante el primer tripartito.

Extraño hermanamiento

Montilla llama a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional.

Montilla llama ‘indignado’ a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional en julio de 2010.

Empezaré llamando la atención sobre la inexplicable asimetría que rige las relaciones entre PSOE y PSC. Aunque los líderes del PSC, partido ‘hermano’ pero completamente independiente, forman parte de la Comisión Ejecutiva y del Comité Federal del PSOE, ningún miembro de otras federaciones del PSOE forma parte de los órganos de gobierno del PSC que puede adoptar decisiones con completa autonomía. Si bien esta situación ha causado numerosas fricciones entre ambos partidos, ni la dirección ni los barones socialistas del resto de España se han decidido a poner remedio al asunto. Conviene también aclarar cuál ha sido la posición del PSC en relación al encaje de Cataluña en España. No conformes con haber aprobado junto a partidos independentistas el PREC que reconocía “la vocación y el derecho de los ciudadanos de Cataluña de determinar libremente su futuro como pueblo”, un ‘indignado’ president Montilla llamaba a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional en julio de 2010.

Pujol con sus hijastros putativos

Montilla con el defraudador Pujol y el descamisado Maragall en la manifestación convocada por el president Montilla contra la sentencia del TC sobre el Estatut en 2010. En segundo plano Álvarez actual secretario general de UGT.

Chacón fue la única diputada del PSC que se abstuvo en la votación de las dos resoluciones a favor del derecho a decidir presentadas por CDC e IU en nombre de ICV-EUiA.

Chacón fue la única diputada del PSC que se abstuvo en la votación de las dos resoluciones a favor del derecho a decidir presentadas por CDC e IU en nombre de ICV-EUiA.

El PSC completó la faena absteniéndose cuando se votó la resolución 742/IX (27 septiembre de 2012) en la que el Parlament de Cataluña en la que, tras congratularse del éxito de la manifestación celebrada el 11 de septiembre con el lema “Cataluña nuevo estado de Europa”, manifestaba abiertamente que “Cataluña tiene que iniciar una nueva etapa basada en el derecho a decidir” para que “el pueblo catalán pueda decidir democráticamente y libremente su futuro colectivo”. Consecuentemente, el PSC incluía el ‘derecho a decidir’ en su programa de las elecciones autonómicas del 25 de noviembre de 2012. Asimismo, 13 de los 14 diputados del PSC votaron a favor de sendas resoluciones a favor del ‘derecho a decidir’ presentadas por CDC e IU (en nombre de ICV-EUiA) en el Congreso el 27 de febrero de 2013 y los diputados del PSC en Parlament se sumaban a los de CDC, ERC, ICV-EUiA y la CUP para crear la comisión del ‘derecho a decidir’ en abril de 2013.De hecho, el PSC no eliminó el supuesto ‘derecho’ de su programa electoral hasta julio de 2015, circunstancia que no le ha impedido continuar gobernando con partidos independentistas en algunos municipios catalanes y votar resoluciones a favor de sumarse a la AMI.

Pareja de conveniencia

Sánchez reconoce en la noche del 20-D que al PP le corresponde formar gobierno.

Sánchez reconoce en la noche del 20-D que al PP le corresponde formar gobierno.

A pesar de la trayectoria del PSC, no me ha sorprendido que Ciudadanos se aviniera a cerrar un acuerdo con tanta facilidad con el PSOE-PSC. A Sánchez e Iceta, tras obtener los peores resultados del PSOE (82 diputados y 47 senadores) y PSC (8 diputados y 0 senadores) desde el inicio de la democracia, el apoyo de los 40 diputados de Ciudadanos era la única vía para llegar a la sesión de investidura con más apoyos que Rajoy en el Congreso. Y Rivera necesitaba también aprovechar la sesión de investidura para reforzar su imagen de persona dialogante y quitarse de encima el sambenito de representar a las Nuevas Generaciones del PP que Sánchez le había colgado durante la campaña. Rivera no dudó en coger al vuelo la oportunidad de presentarse como el artífice de un gran acuerdo para modernizar España y asestar de paso algunos golpes bajos a Rajoy y a su gobierno en funciones, a cuenta de la corrupción y falta de iniciativa.

Sánchez saluda a Rivera en el Congreso que por arte de birlibirloque ha dejado de ser el representante de las nuevas generaciones del PP.

Sánchez saluda a Rivera en el Congreso que, por arte de birlibirloque, ha dejado de ser el representante de las nuevas generaciones del PP.

Equipos negociadores de Ciudadanos y PSOE.

Equipos negociadores de Ciudadanos y PSOE.

Esta nueva reencarnación de Ciudadanos, presto a gobernar con dos partidos federalistas, encaja con la ‘solución’ de la cuestión catalana que propugnaba uno de sus dirigentes actuales más destacados en el artículo que publicó El Mundo en octubre 2014: reformar la Constitución para reconocer la identidad nacional de Cataluña y considerarla una nación; blindar las competencias de la Generalitat en educación y cultura, dando por buena la inmersión lingüística que el PSC impulsó y ha defendido siempre junto a los partidos independentistas; y, en fin, establecer un nuevo modelo de financiación más favorable para Cataluña. Esto era la posición de Garicano y no hay razones para pensar que su incorporación al comité ejecutivo de Ciudadanos unos meses después haya cambiado sus sólidas convicciones.

El Parlament aprueba la ley de consultas con los votos del PSC el 19 de septiembre de 2014 . La ley se utilizó para dar cobertura a la consulta del 9N.

El Parlament aprueba la ley de consultas con los votos a favor del PSC el 19 de septiembre de 2014 . La ley se utilizó para intentar dar cobertura legal a la consulta del 9N.

Una cáscara hueca

Maragall con Zapatero al presentar el proyecto de Estatut en el Congreso

Maragall respaldado por Zapatero en la presentación de la Propuesta de Reforma de Estatut de Cataluña en el Congreso.

No tengo ninguna duda de que el acuerdo firmado por el PSOE-PSC y Ciudadanos es un mero brindis al sol. Su carácter ficticio queda claramente expuesto cuando se constata que los tres partidos cuentan para llevar a cabo reformas de calado, incluidas cambios en la Constitución que requieren mayorías cualificadas en ambas cámaras, con 130 de 350 diputados y 47 senadores de 208. A los españoles preocupados por la predisposición del PSOE-PSC a pactar con partidos independentistas –lo hicieron Zapatero, Maragall, Montilla, Navarro e Iceta entre 2003 y 2015–, la mayoría absoluta del PP en el Senado constituye la única garantía de que si Sánchez llega a La Moncloa podrán bloquearse aquellas reformas que pongan en riesgo la igualdad de los españoles ante la ley.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat, y un sonrientes Carod-Rovira (ERC).

Maragall con Zapatero, haciendo de Don Tancredo. en el balcón del Palau de la Generalitat, y un entusiasmado Carod-Rovira (ERC).

Salgado, Sevilla y Solbes con otros pesos pesados de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y González.

Salgado, Sevilla y Solbes con otros pesos pesados de los gobiernos de Rodríguez Zapatero y González.

En sus aspectos económicos, el acuerdo plantea alcanzar objetivos tan deseables como “un nuevo modelo de crecimiento inclusivo, medioambientalmente sostenible y fundamentado en la productividad, la estabilidad presupuestaria y un sistema fiscal justo y suficiente” con “empleo estable y de calidad” que permita “reducir las desigualdades sociales, combatiendo la pobreza y fortaleciendo los sistemas de protección social del Estado del Bienestar” y un sistema educativo que garantice “la igualdad de oportunidades”. Nadie puede estar en contra de semejante expresión de buenos deseos pero gobernar es algo más complicado que formularlos. Al escuchar a Rivera alardear de las 200 medidas que incluye el pacto para modernizar el país, me acuerdo de las 100 que propuso Solbes para ‘dinamizar’ nuestra economía en 2005, o el plan de Salgado para cambiar el ‘modelo de crecimiento’ en 2009.

Salgado con el vicepresidente Blanco y el ministro Sebastián.

Salgado con el vicepresidente Blanco y el ministro Sebastián.

Garicano (Ciudadanos) y Sevilla y Serrano (PSOE) celebrando el acuerdo.

Garicano (Ciudadanos) y Sevilla y Serrano (PSOE) celebrando el acuerdo.

Me resisto a achacar a la ingenuidad el intento de presentar como novedoso un paquete de medidas elaborado por dirigentes del PSOE –Serrano, Sevilla y Hernando– con dilatada experiencia en los gobiernos de González y Zapatero. Si tan sencillo resultara transformar el modelo productivo, las relaciones laborales, acabar con la desigualdad o impulsar la ciencia, la educación y la cultura, no alcanzo a comprender por qué no lo hicieron cuando gobernaban, ni cómo la incorporación de los inexperimentados dirigentes de Ciudadanos va a obrar ahora el milagro. Si de verdad pretenden PSOE-PSC y Ciudadanos reformar la Constitución, establecer un nuevo marco de relaciones laborales o alcanzar un consenso amplio en educación, lo primero que deberían hacer es sentarse a hablar con el partido que ganó las elecciones en lugar de pretender mandarlo a la oposición. Claro que eso significaría reconocer que Sánchez y Rivera llevan mes y medio engañando a los españoles con el señuelo del cambio y frenando la recuperación económica.

Rajoy en la convención del PP en Barcelona el 9 de abril de 2016.

Rajoy en la convención del PP en Barcelona el 9 de abril de 2016 donde reiteró por enésima vez su oferta de crear un gobierno sólido y estable con el PSOE para consolidar la recuperacion económica.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional, Uncategorized

FLA nuestro de cada día

Artículo publicado en el diario Expansión el 31 de marzo de 2016

Puigdemont en el Parlament de Cataluña.

Puigdemont, president de los independentisas catalanes, en el Parlament de Cataluña.

Mientras Puigdemont reafirmaba su compromiso de que “Cataluña actuará como un estado independiente” en dieciséis meses, día más día menos, y la mesa del Parlament de Cataluña ratificaba el 8 de marzo “la solicitud presentada por Junts pel Sí (ERC+CDC) y la CUP para crear tres ponencias conjuntas para redactar las proposiciones de ley integral de protección social catalana, de régimen jurídico catalán y de la administración tributaria catalana” que convertirá la fantasía independentista en palpable realidad jurídica, el vicepresidente Junqueras se acercaba a la sala de personalidades del aeropuerto de Barcelona para entrevistarse con el ministro Guindos y se concretaba la reunión que mantuvo unos días después con Montoro en la que le expuso la necesidad de su gobierno de contar con más recursos para hacer frente a los próximos vencimientos de deuda y a los múltiples gastos a los que ha de atender antes de declarar la independencia.

urull CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015

Turull CDC), Baños (CUP) y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio de la independencia, 6 de noviembre 2015-

Del 27-S al bono basura y nuevas tensiones de tesorería

García Albiol en rueda de prensa.

García Albiol, presidente del PP en Cataluña, en rueda de prensa.

Más allá del malestar y las suspicacias que ha suscitado en el PP de Cataluña que eGuindos desviara el avión oficial que lo traía desde Bruselas –al parecer con conocimiento de Rajoy– para reunirse a hurtadillas con el vicepresidente de un gobierno autonómico cuyo programa tiene como punto único declarar la independencia de Cataluña dentro de unos meses, lo realmente asombroso del caso es el motivo mismo de la reunión con el ministro español: pedirle su intercesión ante S&P’s para evitar que la agencia redujera la calificación de la deuda de Cataluña por debajo de la de bono basura (BB- con perspectiva negativa) que le otorgó el 9 octubre de 2015, exactamente doce días después de que Junqueras celebrará la ‘victoria’ de la coalición independentista Junts pel Sí en las elecciones ‘plebiscitarias’ del 27-S.

Guindos y Junqueras.

Guindos y Junqueras.

Standard and Poor's

Standard and Poor’s

Manifestaciones del propio Guindos dan a entender que accedió al encargo, aunque con escaso éxito, pues si  bien  S&P’s retrasó la decisión unos días acabó finalmente rebajando de nuevo la calificación de la deuda de la Generalitat de Cataluña el 18 de marzo. Además de este perentorio asunto, Junqueras buscaba la complicidad del ministro para transformar 1.600 millones que el gobierno catalán adeuda a tres bancos (Banc Sabadell, BBVA y Caixabank) en deuda a largo plazo, un canje que los bancos están naturalmente encantados de realizar si lo avala el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). En cuanto a la reunión que mantuvo Junqueras con Montoro en Madrid el 18 de marzo, se ha sabido que Junqueras exige al gobierno central que le transfiera sin demora 2.042 millones que la Comisión Delegada de Asuntos Económicos acordó prestar al gobierno de Cataluña este trimestre (el 35 % de los 5.834 millones aprobados para todas las CC. AA), y le adelante al menos la mitad de 1.400 millones que el gobierno catalán considera le corresponderán cuando se efectúe la liquidación presupuestaria de 2014. Éstas son las maniobras que el diario ARA calificaba pomposamente como la ‘ofensiva de Junqueras’ para aliviar las tensiones de tesorería del gobierno catalán.

Montoro saludando a Junqueras.

Montoro saludando a Junqueras.

¿Cómo se financia el proceso independentista?

Montoro prsentando los PGE de este año.

Montoro prsentando los PGE de este año.

Hasta finales de 2015, la CA de Cataluña recibió del FLA 6.664,81 millones en 2012, 10.814,74 millones en 2013, 7.912,86 millones en 2014 y 11.133.58 millones en 2015. Además, el Fondo de Financiación de Pago a Proveedores (FFPP) proporcionó 6.465 millones a la CA de Cataluña y 788 millones a municipios catalanes en 2012-2014. Por último, el Fondo Social aportó también 398 millones en 2015. Si a estas cifras se suman los 7.520 millones que el gobierno catalán ha solicitado al FLA para 2016, obtenemos que la cifra total que adeudará al gobierno español a finales de 2016 será como mínimo 58.425 millones. Ojo al dato: esta cifra supondrá cerca del 28% del VAB de Cataluña cuando según el calendario que maneja el gobierno de Puigdemont faltará menos de medio año para declarar la independencia.

Junqueras y Mas arropando a Puigdemont en la reedición del libro Cata... qué? prologado ahora por Mas.

Junqueras y Mas arropando a Puigdemont en la reedición del libro Cata… qué? escrito por Puigdemont y ahora prologado por Mas. Al parecer fue escrito cuando Puigdemont era redactor jefe del diario independentista Punt Avui, director de la Agencia Catalana de Noticies e impulsor de Catalonia Today, periódicos independentistas subvencionados con los impuestos de todos los catalanes.

De Guindos, Soraya Saénz de Santamaria y Montoro en La Moncloa

De Guindos, Saénz de Santamaria y Montoro en conferencia de prensa posterior al Consejo de Ministros en La Moncloa.

Born, producción de la inauguración y actos conmemorativos del tricentenario de 1714

Born, producción estrenada para inaugurar el Born como parte de los actos conmemorativos del tricentenario de 1714.

Mas y Trias en la inauguración del Born.

De Gisper presidenta del Parlament , Mas, presidente de la Generalitat, yTrias alcalde de Barcelona, en la inauguración del Born.

Guindos y Montoro han explicado en varias ocasiones que estos préstamos se han hecho por responsabilidad, para impedir el impago de la deuda y los intereses vencidos y para que los sufridos proveedores de las administraciones catalanas cobren sus facturas. El pasado 15 de marzo, Guindos volvió a reiterar tras su reunión con Junqueras que el gobierno de España seguirá ayudando porque “esa financiación es indispensable para mantener los servicios públicos esenciales”. ¿Lo es? Aunque Montoro impuso en noviembre de 2015 condiciones especiales al gobierno de la Generalitat, exigiendo al interventor general “justificar todas la facturas del ejercicio y las previstas para este año” y “certificar que todo lo que conoce es acorde a la ley”, Montoro y Guindos saben perfectamente que el gobierno catalán ha aprovechado la holgura adicional que le ha proporcionado el gobierno español –¡11.685 millones anuales desde 2012 hasta 2016!– para financiar el proceso independentista.

Mas-Colell anunciando que se aumenta la partida de gasto para potenciar la Agencia Tributaria catalana el 17 de febrero de 2015.

Mas-Colell anunciando que se aumenta la partida de gasto para potenciar la Agencia Tributaria catalana el 17 de febrero de 2015.

Para empezar, no es cierto que los préstamos del FLA y el FFPP fueran ‘indispensables’ para asegurar los servicios públicos esenciales en Cataluña. En 2015, por ejemplo, la Generalitat presupuestó 16.819,9 millones para financiar los servicios de Educación (4.442,6), Sanidad (8.399,2), Justicia (818,1), Bienestar Social (1.999,1) e Interior, (1.160,9), una cifra muy inferior a los 25.501,0 millones y 28.236,1 millones presupuestados para gasto corriente por la Generalitat y el Sector público de Cataluña, respectivamente. Nada  impidió al sector público de la Generalitat dedicar una parte de los 11.416,8 (28.236,1–16.819,9) millones del gasto corriente que no destinó a financiar servicios esenciales a hacer frente a los vencimientos de deuda o a pagar a los proveedores. Y, sin embargo, la Generalitat recibió del FLA 6.104,33 millones para hacer frente a vencimientos y 4.813,45 para pagar a proveedores y otros gastos, más 397,38 millones del Fondo Social.TV3

Mas con Forcadell examinando las nuevas piezas de mercadotecnia independentista en el Palau del gobierno de la Generalitat.

Mas con Forcadell examinando las nuevas piezas de mercadotecnia independentista en el Palau del gobierno de la Generalitat.

Omnium Cultural preparando la manifestación

Omnium Cultural preparando la manifestación contra la sentencia del Tribunal Constitucional impulsada por el president Montilla (PSC).

 

 

 

 

 

 

 

 

Álvarez (UGT Catalunya), Casals (Omnium Cultural) y Gallego (CCOO Catalunya) a favor del derecho a decidir y la consulta

Álvarez (secretario general de UGT Catalunya y ahora secretario general de UGT España), Casals (presidenta Omnium Cultural) y Gallego (secretario general de CCOO Catalunya) exhibiendo pancartas a favor del derecho a decidir y la consulta del 9N. Las tres organizaciones han recibido cuantiosas subvenciones de la Generalitat.

 

 

 

 

 

Punt Avui

27S preparativos colgando esteladas y propaganda en Sant Cugat del Vallés

27S preparativos colgando esteladas y propaganda en Sant Cugat del Vallés.

Spanair

Spanair la fracasad aerolínea de bandera del gobierno catalán en la que desaparecieron cientos de millones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Y de lo que podemos también estar seguros es que ha sido precisamente la holgura creada por los préstamos de la Administración Central  lo que ha permitido a la Generalitat seguir destinando recursos a financiar el proceso independentista. Son varios miles de millones los que se han dedicado durante los últimos años a sufragar las costosas obras del Born y a conmemorar el  tricentenario de 1714; a fletar autobuses y hasta trenes para asegurar el éxito de las manifestaciones del 11-S; a destinar importantes sumas a financiar las cadenas públicas de televisión y el Consell Audiovisual de Catalunya; a convertir Spanair en una fallida aerolínea de bandera; a subvencionar generosamente medios de comunicación privados afines a la Generalitat y organizaciones independentistas camufladas como organizaciones culturales; a realizar la consulta del 9-N en 2014 y las elecciones ‘plebiscitarias’ del 27-S en 2015; a poner en marcha el Consell Assesor de Transició Nacional para diseñar estructuras de Estado e incrementar la dotación presupuestaria de la Agencia Tributaria Catalana con la intención de convertirla en la única agencia de recaudación en Cataluña; y, en fin, a establecer nuevas embajadas y oficinas en el extranjero y crear la Consejería de Relaciones Exteriores cuyas competencias ha suspendido ya el Tribunal Constitucional.

Campaña de Omnium Cultural a favor de la independencia

Campaña de Omnium Cultural a favor de la independencia.

Romeva haciéndose cargo de la consejería de Asuntos Exteriores de la Generalitat

Romeva haciéndose cargo de la nueva Consejería de Asuntos Exteriores de la Generalitat que el TC ha suspendido.

 

 

 

 

 

 

 

Resulta preocupante que a estas alturas del desafío independentista las instituciones centrales del Estado no hayan adoptado todavía ninguna acción contundente para impedir que el gobierno, el Parlament y los ayuntamientos de Cataluña sigan incumpliendo –y se jacten además de ello– el ordenamiento constitucional, las leyes y las sentencias de los tribunales del Estado, y continúen empleando la holgura presupuestaria que les proporciona el acceso a fondos estatales para asegurar a sus representantes políticos y empleados públicos sueldos superiores a los de sus homólogos en la Administración Central y otras Comunidades, y para destinar cientos de millones a financiar el proceso independentista, mientras acumulan una enorme deuda con el Estado que a buen seguro repudiarán si logran alcanzar la independencia.

Congreso histórica sesión plenaria del 8 de abril 2014 en la que se rechazó la pretensión de los partidos catalanes de que se transfiriese al gobierno catalán la potestad de celebrar referéndums de autodeterminación.

Congreso de los Diputados. Histórica sesión plenaria celebrada del 8 de abril 2014 en la que se rechazó la pretensión de los partidos catalanes de que se transfiriese al gobierno catalán la potestad de celebrar referéndums de autodeterminación.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015 .

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015 .

1 comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional

Recaudación y financiación de la independencia

Artículo publicado en Expansión 19-20 de marzo 2016

Mas-Colell anunciando que se aumenta la partida de gasto para potenciar la Agencia Tributaria catalana el 17 de febrero de 2015.

Mas-Colell anunciando que se aumenta la partida de gasto para potenciar la Agencia Tributaria catalana el 17 de febrero de 2015.

El pasado 24 de febrero, Expansión detallaba los pasos que ha dado el gobierno de la Generalitat para poner en marcha la Agencia Tributaria de Catalunya (ATC) con el objetivo declarado de recaudar todos los impuestos que devengamos los ciudadanos españoles y extranjeros residentes en Cataluña. Tras su creación al amparo del Estatut de 2006, el Consell Assessor per a la Transició Nacional, el órgano creado por Mas para diseñar las ‘estructuras de Estado’ de la República de Cataluña, presentó un primer documento de carácter general en diciembre de 2013 al que al parecer siguieron otros estudios más concretos encargados por el gobierno catalán a empresas consultoras (PwC, Deloitte, Everis, Infraplan y KPMG) que nos costaron a los contribuyentes catalanes la friolera de 226.000 euros.

Sesión constitutiva del Consell Assessor Transició Nacional

Sesión constitutiva del Consell Assessor Transició Nacional

Llenar la caja vacía

Mas con la sonrisa algo forzada da una palmadita a Puigdemont tras sustituir a Mas al frente del gobierno catalán.

Mas con sonrisa forzada dando una palmadita a Puigdemont tras su sustitución al frente del gobierno catalán.

Mas-Colell, anterior consejero de Economía, ya anunció en enero de 2015 que la ATC aumentaría en 168 efectivos su personal y “tendría un presupuesto de 44 millones de euros, un 25% superior al de 2014”. Tal vez fueron los apuros financieros del gobierno catalán lo que obligó a retrasar el ambicioso plan de expansión de la ATC que al final tuvo que conformarse con convocar oposiciones para cubrir 20 plazas de técnicos el pasado septiembre. Pero que nadie se llame a engaño: el proyecto sigue en pie y tanto el presidente Puigdemont (CDC) como Junqueras (ERC), vicepresidente y hombre fuerte del gobierno catalán, son conscientes de que a menos que controlen la caja no podrán tirar adelante su plan de declarar la independencia de Cataluña en dieciséis meses.

Puidemont con su vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Puigdemont con su vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del consejo del Gobierno de la CA de Cataluña el 19 enero 2016.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Puigdemont con su gobierno de los peores.

Buena prueba de esta urgencia es que la mesa del Parlament aprobó el 1 de marzo, haciendo caso omiso del informe negativo emitido por los letrados de la cámara, “la solicitud presentada por Junts pel Sí (ERC+CDC) y la CUP para crear tres ponencias conjuntas para redactar las proposiciones de ley integral de protección social catalana, de régimen jurídico catalán y de la administración tributaria catalana”, tres de las cuatro patas anunciadas en la resolución aprobada por los tres partidos independentistas el 9 de noviembre de 2015 en el Parlament. Quiero recordarles que la citada resolución declaraba “solemnemente el inicio del proceso de creación de un estado catalán independiente” e instaba al nuevo gobierno a crear en el plazo de un mes las citadas comisiones a las que la mesa del Parlament ha dado luz verde con algo de retraso.

Desafío normativo al Estado constitucional

Forcadell presidiendo la Mesa del Parlament que dio luz verde a la resolución para crear un estado catalán independendiente en forma de república.

Forcadell presidiendo la Mesa del Parlament que dio luz verde a la resolución para crear un estado catalán independendiente en forma de república.

La mayoría independentista que controla el gobierno y el Parlament de Cataluña confía en que la mera aprobación de las tres leyes citadas bastará para proporcionar a la APSC y la ATC la cobertura legal y los instrumentos operativos que necesitan y que a partir de su publicación en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (DOGC) se convertirán en las únicas agencias de recaudación en Cataluña. ¿Alguien cree que el gobierno de España y Las Cortes van a permanecer con los brazos cruzados si se consuma el desafío? Descartado, por improbable, que Podemos y sus divergencias (En Comú, Compromís, Marea, etc.) estén al frente del gobierno de España, no me cabe ninguna duda de que tanto las comisiones encargadas de elaborar las ponencias en el Parlament como los proyectos de ley que puedan desarrollar serán recurridos ante el Tribunal Constitucional (TC), y correrán la misma suerte que la enfática resolución del 9 de noviembre que el TC declaró nula por unanimidad el pasado 2 de diciembre.

Sede del Tribunal Constitucional.

Sede del Tribunal Constitucional.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Romeva, nuevo consejero de Asuntos Exteriores, con  Junqueras y Mas al final del fallido debate de investidura el 12 de noviembre de 2015.

Así ha ocurrido ya con la cuarta pata de la citada resolución que instaba “al futuro gobierno a adoptar las medidas necesarias” para iniciar el proceso constituyente y preparar “las bases de la futura constitución catalana”. Pese al intento de hacerla pasar por una mera “comisión de estudio, no legislativa”, el Gobierno en funciones ha cumplido su palabra de mantenerse vigilante y ha recurrido ante el TC la comisión creada por el Parlament el pasado 28 de enero porque, como manifestó la vicepresidenta Sáenz de Santamaría, “no se puede dar legalidad a una comisión creada para estudiar un proceso constituyente que el propio Tribunal Constitucional ha declarado inconstitucional”. Suerte similar han corrido la pretensión del gobierno catalán de crear la Consejería de Asuntos Exteriores para canalizar su actividad ‘diplomática’; o la también recurrida Ley Catalana del Ejercicio de las Profesiones del Deporte. No cabe esperar tampoco mejor suerte para las tres ponencias conjuntas con las que se pretende suplantar la legalidad constitucional en ámbitos –protección social, seguridad jurídica y tributos estatales– que sobrepasan las competencias autonómicas reconocidas en el Estatut de Cataluña. Aunque el ministro de Justicia en funciones ya avanzó hace unos días, que el gobierno las recurrirá ante el TC “en cuanto comiencen a trabajar”, la ratificación de su creación por la mesa del Parlament el 8 de marzo constituye motivo más que suficiente para impugnarlas sin más demora.

Sáenz de Santamaría, Guindos y Catalá

Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de España, Guindos, ministro de Economía y Competitividad, y Catalá, ministro de Justicia.

De la ruptura tranquila a la abrupta

Incluso si las comisiones encargadas de elaborar las tres ponencias llegaran, haciendo caso omiso del TC, a culminar su trabajo y se publicaran las tres normas en el DOGC, las agencias de recaudación catalanas no podrían desarrollar sus funciones con normalidad. La principal razón es que muy pocas empresas y trabajadores estarán dispuestos a ingresar voluntariamente las cotizaciones sociales, el IVA e impuestos especiales, y las retenciones a cuenta de los impuestos sobre la renta y sociedades en las agencias de recaudación del gobierno de Cataluña a menos que los contribuyentes tengan completa seguridad de que al hacerlo saldan también sus obligaciones tributarias con la TGSS y la AT del Estado.

Sáenz de Santamaría, vicepresidenta, Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, y Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

Sáenz de Santamaría, vicepresidenta, Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, y Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 6 de noviembre 2015.

Turull, CDC, Baños, CUP, y Romeva, ex-diputado europeo de Esquerra Unida, presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 9 de noviembre 2015.

Los socios antisistema (CUP) del gobierno de Junts pel Sí tienen razón cuando denuncian la “fantasía de que puede haber una ruptura tranquila, pausada y reconocida internacionalmente con el Estado español”, e incluso financiada por el Fondo de Liquidez Autonómica hasta el minuto anterior a la desconexión, como al parecer pretenden Puigdemont y Junqueras solicitando nuevos préstamos al Estado. De momento, ambos gobiernos siguen representando fielmente sus papeles en la farsa y al Gobierno español le ha bastado de momento con recurrir ante el TC cada uno de los pasos del gobierno y el Parlament de Cataluña para deslegitimarlos. Supongo que el gobierno de España es consciente de que esta estrategia resultará inefectiva a partir del instante en que el gobierno y el Parlament declaren unilateralmente la independencia de Cataluña, y espero que cuente con un plan B para impedir que la APSC y ATC suplanten a la TGSS y AT del Estado en Cataluña, y nuestros impuestos vayan a financiar la independencia.

Sede de la Agencia Tributaria en Madrid.

Sede de la Agencia Tributaria en Madrid.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Dar un paso al lado

Artículo publicado en el diario Expansión el 23 de febrero de 2016

Felipe VI y Pedro Sánchez en el palacio de La Zarzuela.

Felipe VI y Pedro Sánchez en el palacio de La Zarzuela.

Al finalizar la segunda ronda de reuniones con Felipe VI, Sánchez aceptó el encargo del Rey de forjar una mayoría parlamentaria para formar gobierno. Sin perder un minuto, el líder actual del PSOE se reunió, primero, con los representantes de algunos partidos menores en el Congreso, y completó la primera ronda de contactos con Rivera, Iglesias y representantes del PNV en el primer fin de semana de febrero. El 8 de febrero, Sánchez hizo públicos dos documentos que incluyen cuarenta propuestas agrupadas en cuatro bloques –Empleo y recuperación económica justa, Pacto por la educación, la ciencia y la cultura; Lucha contra la desigualdad; y Regeneración democrática– para sentar las bases de un gobierno de “progreso y reformista”. En la breve reunión que mantuvo con Rajoy el 12 de febrero, Sánchez volvió a reiterar que lo que al PP le conviene ahora es pasar una temporada regenerándose en la oposición.

Los dilemas de Sánchez

Iglesias comparece en la noche electoral con Podemos tras pasar por el proceso de blanqueado.

Iglesias comparece en la noche electoral con Podemos tras pasar el atril por el proceso de blanqueado.

Casi al mismo tiempo que Sánchez desplegaba sobre el tablero su estrategia negociadora, el CIS publicaba los resultados de una encuesta realizada a principios de enero que indican que Podemos adelantaría al PSOE y se convertiría en la segunda fuerza política en caso de nuevas elecciones. Estos resultados vienen a confirmar el acusado declive del PSOE que no sólo no ha capitalizado el desgaste del gobierno en la pasada legislatura sino que cosechó en las elecciones del 20-D los peores resultados –90 diputados y 47 senadores – desde 1978. A la vista de las negras perspectivas electorales, a Sánchez y a su equipo – cuyo liderazgo cuestionan algunos barones del partido con mando en plaza y bastantes líderes socialistas de la época dorada del partido– sólo le quedaba aferrarse al clavo ardiendo de formar gobierno a toda costa para enmascarar su fracaso.

Sánchez reconoce en la noche del 20-D que al PP le corresponde en tanto que claro ganador de las elecciones formar gobierno.

Sánchez reconoce en la noche del 20-D que al PP le corresponde formar gobierno.

Rueda de prensa de Pablo Iglesias en el Congreso en la que se postula como Vicepresidente de Gobierno, rodeado de los Ministros de Podemos.

Rueda de prensa de Pablo Iglesias en el Congreso en la que se postula como Vicepresidente de Gobierno, rodeado por los ministrables de Podemos.

El segundo dilema de Sánchez era decidir si apostaba por intentar formar un gobierno “progresista y reformista” con participación de Ciudadanos, o aceptaba el pacto “exclusivo y excluyente” de Podemos para constituir un gobierno eufemísticamente denominado de “izquierdas y progreso” con respaldo abierto o solapado de algún partido nacional-independentista. De momento, el cuestionado líder del PSOE, ha optado por olvidar los piropos que lanzaba a sus ahora potenciales socios –a Ciudadanos lo llamó “Nuevas Generaciones del PP” y a Podemos “Juventudes comunistas”– y se ha reunido con sus líderes por separado para intentar sellar un pacto imposible. Imposible porque Rivera ya ha dicho que Ciudadanos (40 escaños) no apoyará un gobierno donde esté Podemos, y porque Iglesias ha manifestado que Podemos (69 escaños, sumando 42 de Podemos, 12 de En comú, 9 de Compromís y 6 de En Marea-ANOVA-EU) tampoco apoyará “ni por activa ni por pasiva” un gobierno donde esté Ciudadanos, el partido que representa “la derecha en diferido” y lidera el candidato blanco del IBEX35.

Rivera, Sánchez e Iglesias en campaña.

Rivera, Sánchez e Iglesias en el debate que mantuvieron en la campaña electoral del 20-D.

Sánchez es consciente de que lanzarse a la aventura de conformar un gobierno en el que Iglesias oficiaría de ‘modesto’ y ‘leal’ vicepresidente, con Garzón de ministro de Trabajo y Seguridad Social, y Domenech de ministro de Plurinacionalidad, constituiría un verdadero despropósito. De ahí que Sánchez, cuya situación pese a la euforia del encargo de formar gobierno sigue siendo de extrema debilidad, le haya pedido públicamente a Iglesias que reconsidere su posición excluyente. Iglesias desoirá probablemente su petición porque es Sánchez quien, mal aconsejado y falto de experiencia, se ha subido apresuradamente a una endeble canastilla construida con escasos mimbres para afrontar un viaje tan proceloso por un río infestado de cocodrilos.

Iglesias, Rodríguez y Errejon antes de pasar por la sección de blanqueado.

Iglesias, Rodríguez y Errejon antes de pasar por la sección de blanqueado.

Estrategias partidistas o estabilidad institucional

Rivera en el cartel electoral de las elecciones autonómicas de noviembre de 2006.

Rivera en el cartel electoral de las elecciones autonómicas de noviembre de 2006.

¿Qué podemos esperar de las próximas reuniones entre PSOE, Podemos y Ciudadanos antes del desenlace? En el caso de Ciudadanos, quiero pensar que el propósito de Rivera es convencer a Sánchez de que a ninguno de los dos les interesa ir a nuevas elecciones, y que la tozuda aritmética parlamentaria exige contar con el partido que obtuvo 123 escaños en el Congreso y mayoría absoluta en el Senado. Si Iglesias insiste en excluir a Ciudadanos quedará patente que su principal objetivo no es formar un gobierno estable con el PSOE sino arrebatarle su electorado, algo que Iglesias podría conseguir en las próximas elecciones tanto si Sánchez rechaza su propuesta de formar un gobierno progresista y de izquierdas, como si la acepta porque Iglesias lo hará caer en cuanto Sánchez vete cualquiera de sus iniciativas populistas.

Rajoy y Sánchez antes de iniciar el debate, el 15 de diciembre de 2015

Rajoy y Sánchez antes de iniciar el debate, el 15 de diciembre de 2015

Aunque este escenario está hoy más alejado que los anteriores, tampoco puede descartarse completamente que los dos principales partidos, PP y PSOE, antepongan la estabilidad institucional y la importancia de seguir implementando políticas que favorezcan el crecimiento, la creación de empleo y el mantenimiento del estado de bienestar a sus intereses partidistas. No va a resultar fácil recomponer los puentes después de las gruesas descalificaciones que Sánchez y su equipo han dirigido a Rajoy, en particular, y al PP, en general, a cuenta de la corrupción. En descargo de Sánchez hay que decir que, con independencia del grado de implicación de Rajoy en los casos de corrupción que han afectado a militantes del PP en los últimos años, la mayoría de los ciudadanos considera que el máximo responsable del partido no ha actuado con la debida diligencia y contundencia, y que además se equivocó en varias ocasiones al apoyar públicamente a destacados dirigentes del partido cuando existían indicios fundamentados de que no eran precisamente ni inocentes, ni honrados ni ejemplares.

El dilema de Rajoy

Rajoy saluda a Rodríguez Zapatero tras ser invesido Presidente.

Rajoy saluda a Rodríguez Zapatero tras ser invesido Presidente.

La gestión global de los gobiernos presididos por Rajoy durante la última legislatura ha resultado muy beneficiosa para la mayoría de los españoles y creo sinceramente que el presidente todavía en funciones podría aportar experiencia y sensatez al nuevo gobierno. Ahora bien, Rajoy tendría que plantearse la posibilidad de que sean otros dirigentes del PP, que no se han visto salpicados por ninguna de las tramas de corrupción, quienes tomen las riendas del partido. Aunque comprendo el enorme sacrificio personal que supone dar un paso al lado, después de haber lidiado con las peores recesiones económicas y crisis financiera que han padecido nuestra economía y haber obtenido el respaldo de 7,2 millones de españoles, me temo que sólo su renuncia permitiría desbloquear una situación enconada que amenaza con llevarse por delante los avances registrados en los dos últimos años.

Sáenz de Santamaría, Guindos y Catalá

Catalá, Sáenz de Santamaría y Guindos.

Sánchez con Rajoy firmando en La Moncloa el pacto para castigar con cadena perpetua a los terroristas.

Sánchez con Rajoy firmando en La Moncloa el pacto para castigar con cadena perpetua a los terroristas.

En las manos de los dirigentes del PP y del PSOE está alcanzar un gobierno integrado por personas sin tacha, estable y cohesionado, y alejar el peligro de que lleguen al gobierno de España los “niños malcriados” y “jóvenes altaneros”, como Guerra los calificó acertadamente, que pretenden con su sectarismo frente-populista y su ignorancia atrevida trocear España y acabar con el ‘régimen’ constitucional que ha propiciado la mayor libertad, concordia y prosperidad de nuestra historia. Dios nos libre de la ‘vieja’ política y las más ‘viejas’ recetas de partidos que se autoproclaman ‘nuevos’ y dicen estar al servicio de las clases ‘populares’ cuya representación se arrogan en exclusiva.

Iglesias en campaña antes de blanquear el atril.

Iglesias en campaña antes de blanquear el atril.

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional

¿Es sólida la recuperación del mercado laboral?

Artículo publicado en el diario Expansión el 8 de febrero de 2016

(Subtítulo: Cierre esperanzador de 2015 e incierto inicio de 2016)

Desde hace bastantes trimestres, los economistas miramos con alivio las evolución de las cifras de la EPA, las afiliaciones a la SS y el paro registrado después de unos años en los que la caída al averno laboral parecía no tener fin. No es que hayan desaparecido de repente todos los nubarrones del horizonte y el devenir de la economía española esté exento de riesgos, pero sí podemos afirmar que la situación ha mejorado sustancialmente desde 2012 y podría seguir haciéndolo en los próximos años si mantenemos la estabilidad política y apostamos por implementar políticas que refuercen la competitividad de las empresas y la solvencia de las Administraciones Públicas.

Desandando el camino

Para valorar la situación actual de la economía y su evolución a medio plazo conviene recordar de dónde venimos. La economía española inició en el tercer trimestre de 1993 una larga fase expansiva que se prolongó hasta el tercer trimestre de 2008 y produjo cambios espectaculares en las principales macromagnitudes. El mercado laboral alcanzó su cénit en los trimestres centrales de 2007 con cerca de 20,7 millones de ocupados, 1,86 millones de parados y una tasa de paro cercana al 8 %, su valor más bajo en casi cuatro décadas. Al final de la fase expansiva (2005-07), las cuentas de las Administraciones arrojaron los primeros superávits presupuestarios en décadas, se redujo el cociente Deuda pública/PIB hasta el 35,5% en 2007, y se acumularon 57.223 millones en el Fondo de Reserva de Pensiones (2000-2008). Los nubarrones que anunciaban la inminente tormenta eran, además de la hipertrofia del sector Construcción, el abultado déficit por cuenta corriente que alcanzó el 9,7% del PIB en 2007, y el crecimiento vertiginoso de la deuda exterior privada que se duplicó entre 2002-07.

La economía se desaceleró primero y entró en una primera recesión en la segunda mitad de 2008 de la que a punto estuvo de salir en los primeros trimestres de 2010. La economía, sin embargo, se adentró en una segunda recesión en el primer trimestre de 2011 de la que no salió hasta la segunda mitad de 2013. El encadenamiento de las dos recesiones más severas desde que tenemos estimaciones de Cuentas Nacionales tuvo efectos devastadores sobre la ocupación que cayó en 3,7 millones entre el tercer trimestre de 2007 y el primer trimestre de 2013, y sobre el número de parados que aumentó en 4,5 millones y disparó la tasa de paro del 8% al 26,9%. La primera recesión produjo también una espectacular caída en los recursos de las Administraciones que elevó el déficit público al 10,9 del PIB en 2009 y puso en marcha un vertiginoso aumento de la deuda pública que alcanzó al 52,7% del PIB en 2009 y el 93,7% en 2013. Asimismo, se disparó la tasa de mora desde el 0,6% en 2006 hasta el 13,6% en 2013 y se tambaleó una parte sustancial del sistema financiero que acabó teniendo que ser rescatada con ayuda de la UE en julio de 2012. Los únicos efectos colaterales positivos de la contracción de la actividad fueron la reducción de las importaciones y la presión que ejerció sobre las empresas para compensar con mayores exportaciones el desplome de la demanda nacional.

Desde el primer trimestre de 2013, la economía ha sumado 1,07 millones de ocupados y recortado en 1,5 millones los parados y en 6 pp. la tasa de paro. Como todo el mundo reconoce, queda todavía mucho camino por desandar y no sólo en el ámbito del mercado laboral. El déficit por cuenta corriente quedó prácticamente eliminado (0,27% del PIB) en 2012, y 2015 registrará de nuevo un superávit a pesar de la reactivación. Más lenta ha resultado la corrección del déficit público que terminó 2014 en el 5,9% del PIB y hay dudas razonables sobre si alcanzará el objetivo del 4,2% en 2015. Tampoco resultan reconfortantes que, pese al crecimiento del PIB y lo ingresos, el gobierno haya tenido que utilizar 8.500 millones del Fondo de reserva para abonar las pensiones en 2015, ni que el cociente deuda pública/PIB lleve cuatro trimestres por encima del 99%, ni que el cociente de la deuda externa sobre PIB haya repuntado hasta el 169% en el tercer trimestre de 2015 –casi la misma cifra que alcanzó en el primer trimestre de 2010– impulsado ahora por el mayor endeudamiento público.

Continúa el proceso de creación de empleo

Los resultados de la última EPA de 2015 redondean un año bastante satisfactorio que apuntala la recuperación iniciada en 2013-2014. El número de ocupados en relación al cuarto trimestre de 2014 aumentó en 525.100 personas y el de parados disminuyó en 678.200. La tasa de paro se situó en el 20,9%, 2,8 puntos porcentuales (pp.) y 5 pp. menos que hace uno y dos años, respectivamente. La variación intertrimestral de las series desestacionalizadas de ocupación y paro de los últimos trimestres confirman que confirman que la recuperación sigue en marcha a buen ritmo con crecimiento anual del 2,99% y 13,65% en 2015.

La favorable evolución del mercado laboral incluye a casi todos los colectivos y sectores. Aumentó la ocupación de hombres (305.100) y mujeres (220.000) y sus tasas de paro se situaron en el 19,49 y 22,52 por ciento, respectivamente. La ocupación se incrementó en la mayoría de grupos de edad, incluidos los jóvenes (20-24 años), pero registró una preocupante disminución en los grupos 25-29 y 30-34 años. Los cuatro grandes sectores arrojan también saldos positivos, si bien las tasas interanuales de la ocupación en Industria (1,01%) y Construcción (2,73%) fueron inferiores a la de la ocupación total (2,99%), y menores que las del cuarto trimestre de 2014.

A comienzos de febrero, se publicaron las cifras de afiliados a la SS que no alteran este panorama de optimismo moderado. Aunque la afiliación cayó en 204.043 personas y los parados registrados aumentaron 57.247 parados respecto a diciembre 2015, hay que tener en cuenta que el aumento interanual de afiliados, 522.045, resiste la comparación con los registros de los meses de enero entre 2002 y 2005. Además, el aumento del paro registrado en enero se torna en una reducción de 49.552 personas al desestacionalizar la serie y la variación interanual muestra una caída de 374.936 personas desde enero de 2015.

Producción sostenible y empleo estable

Pocas relaciones hay tan claras en Economía como la intensa asociación que existe entre las tasas de crecimiento del PIB y la ocupación. El Gráfico 1 muestra la pareja evolución de las tasas de crecimiento interanual del PIB real y la ocupación desde el primer trimestre de 2003 hasta el tercer trimestres de 2015[1].

Gráfico PIB real 1995-2015_29637_image001Obsérvese que en 2003, 2004 y sobre todo en 2005, las tasas de crecimiento de la ocupación fueron superiores a las del PIB, que indicaba una caída preocupante del PIB por trabajador al final del período expansivo. A partir del primer trimestre de 2006, las tasas de crecimiento del PIB superaron las de la ocupación y ambas fueron negativas durante los períodos recesivos. A partir de 2013, las tasas de crecimiento de la producción y la ocupación empezaron a mejorar sus registros y han sido positivas y bastante próximas entre sí desde el segundo trimestre de 2014.

Nadie puede discutir que la única receta válida para crear empleo es aumentar la producción y que las políticas que favorecen el crecimiento sostenible de la producción acaban impulsando al alza la ocupación estable. Subrayo las palabras sostenible y estable porque una fracción sustancial de la producción y el empleo creado en la anterior fase expansiva no lo eran. La hipertrofia de la rama de Actividades inmobiliarias que absorbía 33 de cada 100 euros destinados a formación bruta de capital y del sector Construcción que ocupaba a 2,7 millones de personas en 2007, indicaban con toda claridad que la economía se había adentrado en una senda insostenible, y que una parte significativa de los puestos de trabajo sumados en Construcción (efecto directo) y otros sectores (efectos indirectos e inducidos) desaparecerían en cuanto se pinchara la burbuja inmobiliaria. A la vista de la cifra de ocupados en Construcción, estaba claro que los puestos de trabajo condenados a desaparecer superaban holgadamente 1 millón. Podemos, en consecuencia, afirmar que la ocupación sostenible nunca alcanzó 20 millones.

Me he detenido en esta cuestión porque el presidente Rajoy propuso durante la campaña electoral aumentar la ocupación en 2 millones esta legislatura para superar el listón de 20 millones, que, caso de alcanzarse, sería el nivel de ocupación estable más alto nunca alcanzado. ¿Resulta razonable esperar que así sea? En los dos últimos trimestres de 2015, el PIB creció 3,5 y 3,4, por ciento y la ocupación 2,99 y 3,11 por ciento. Asumiendo que el crecimiento del empleo se mantuviera tan próximo al del PIB en el futuro y dando por buenas las estimaciones del FMI que prevé crecimientos del PIB del 2,7 y 2,3 por ciento para 2016 y 2017, respectivamente, la ocupación crecería el 4,5% en dos años, y el total de ocupados alcanzaría 18,9 millones a mitad de legislatura. Aunque este cálculo peca de optimista, al suponer que la relación actual entre tasas de crecimiento del PIB y el empleo se mantendrá inalterada, también es cierto que el Gobierno prevé tasas más altas que el FMI. Parece, pues, razonable concluir que, si no empeora la coyuntura internacional y hacemos bien las cosas, está a nuestro alcance alcanzar un nivel de ocupación ‘histórico’ esta legislatura.

Una condición indispensable para seguir creciendo y creando empleo es contar con un gobierno estable y cohesionado que disipe la actual incertidumbre política que podría acabar afectando negativamente a la inversión productiva, a la financiación de las instituciones residentes, a la solvencia de las entidades financieras, a la capitalización de nuestras empresas y al consumo nacional. Convendría, además, que dicho gobierno adoptara iniciativas dirigidas a aumentar la competitividad y a facilitar el acceso de las empresas a los mercados internacionales. Desde esta perspectiva, resultaría deseable implementar reformas fiscales que redujeran los costes laborales (cotizaciones sociales) y aseguraran la sostenibilidad del gasto público (servicios públicos y pensiones) como demanda Bruselas. Asimismo, sería muy conveniente evitar aumentos salariales indiscriminados que eleven los costes empresariales y de las Administraciones, o adquirir nuevos compromisos de gasto (social o no) que aumenten el déficit público. Resultaría, en suma, deseable que la cautela institucional y la puesta en marcha de una agenda reformista favorecedora del crecimiento presidieran la acción del nuevo gobierno para que los españoles no tengamos que lamentarlo, como los griegos, dentro de unos meses.

Calidad del empleo

Si crear empleo en la cuantía deseada no va a resultar sencillo, incluso más difícil será conseguir que los nuevos puestos de trabajo satisfagan a los trabajadores. Los resultados de la última EPA indican que hay motivos sobrados para no sentirnos satisfechos. Si bien es verdad que los contratados a tiempo completo aumentaron en 501.700 en 2015 frente a 23.300 contratados más a tiempo parcial, también es cierto que sólo 1 de cada 3 asalariados fue contratado por tiempo indefinido y que la tasa de temporalidad, que se había reducido desde el 34% en 2006 al 23,1% en 2013, ha repuntado hasta el 25,1% en 2015. Hay, por último, 2,1 millones de ocupados subempleados de los que 1,76 millones lo están por no haber encontrado trabajo a jornada completa y 1,34 millones llevan más de un año en esta situación.

Estas cifras dejan claro que hay excesiva temporalidad y subempleo persistente en la economía española. ¿Estamos, como sostienen los sindicatos, ante un problema que responde “a una dejación de funciones de los poderes públicos, a la aplicación de políticas económicas erróneas y contraproducentes y a la ausencia de una visión estratégica para cambiar el modelo productivo”? Y, ¿bastaría para resolverlo con “reforzar las políticas de empleo, la orientación y la formación con planes específicos de reinserción laboral”? No parecen muy atinados ni el diagnóstico ni la solución propuesta porque si los trabajadores están sobrecualificados o trabajan menos horas de las deseadas, el problema estriba en la falta de puestos de trabajo idóneos, no en la carencia de formación laboral y orientación de los trabajadores.

Para acabar con la dualidad indefinido-temporal, algunos economistas y partidos políticos (UPyD y C’s) han propuesto establecer un contrato único indefinido (CUI) que contempla un período de formación inicial y establece costes de despido crecientes. Hay dudas razonables de que esta fórmula sea la panacea buscada. Cuando la actividad tiene carácter estacional o se extingue al completarse la obra, los contratos por tiempo determinado están plenamente justificados y su sustitución por contratos indefinidos constituiría un mero cambio de nombre. Asunto distinto es cuando se encadenan contratos temporales en puestos de trabajo ‘permanentes’. En este caso, los partidarios del CUI proponen penalizar a los empresarios que despidan improcedentemente a un contratado ‘indefinido’ para impedir que sea sustituido por otro. Además de la dificultad y el coste que entraña establecer la procedencia o no de los despidos, la imposición de indemnizaciones más elevadas cuando el despido es improcedente aumentaría el coste de despido y podría tener un efecto contrario al buscado, acortando todavía más la duración de los contratos ‘indefinidos’. La única fórmula segura para terminar con la contratación temporal y evitar abusos en el sistema de prestaciones es igualar las indemnizaciones por despido y establecer una prestación por desempleo que incentive la búsqueda de trabajo y module las aportaciones de empleadores y empleados al sistema (primas) en función del riesgo de siniestralidad (frecuencia despidos).

[1] El gráfico se mantiene inalterado en lo sustancial si se utilizan las tasas intertrimestrales del PIB corregidas por efectos estacionales y las de la ocupación desestacionalizadas (INE).

Deja un comentario

Archivado bajo Economía, Política nacional

La última EPA de 2015 cierra un año esperanzador

Los datos del mercado laboral que cierran 2015 redondean un año bastante satisfactorio que apuntalan la recuperación iniciada en 2013. El número de ocupados en relación al trimestre anterior aumentó en 45.500 y hay 525.100 ocupados que un año antes. La cifra de parados disminuyó en 71.300 personas respecto al trimestre anterior y en 678.200 en los cuatro últimos trimestres. La tasa de paro se situó en el 20,9%, 2,8 puntos porcentuales (pp.) y 5 pp. menos que hace uno y dos años, respectivamente. La variación intertrimestral de las series desestacionalizadas de ocupación y paro, 0,73 y -3,66 por ciento, respectivamente, confirman que la recuperación sigue en marcha a buen ritmo con un crecimiento de la ocupación del 2,99% y una caída del paro del 13,65% en 2015.

Españoles y extranjeros

Las tasas de crecimiento interanual de la ocupación fueron positivas tanto para la población española (2,81%) como extranjera (4,48%). Se redujo también el número de parados si bien el ritmo de caída fue más intenso para los extranjeros (16,79%) que para los españoles (11,53%), de ahí que el número de activos extranjeros haya disminuido (2,59%) más que el de nacionales (0,4%). La tasa de paro de los españoles (incluye personas con doble nacionalidad) cayó al 19,2% y la de los extranjeros al 28,4%. La caída de población activa extranjera este año se suma a la ocurrida en 2014 y acumula una contracción del 7,06% en dos años que contrasta con el ligero aumento de activos españoles (12.600). Esta dispar evolución de la actividad apunta a que algunos parados extranjeros, desanimados al agotar sus prestaciones, abandonaron España, aunque el proceso parece haberse ralentizado en 2015.

El número de ocupados españoles y extranjeros aumentaron el 2,81% y 4,48%, respectivamente, respecto al cuarto trimestre de 2014, pero como la caída de de parados fue incluso más intensa para los extranjeros (16,79%) que los españoles (11,53%), el número de activos extranjeros disminuyó (2,59%) más que el de nacionales (0,4%) en 2015. La tasa de paro de los españoles se redujo hasta el 19,9% y la de los extranjeros al 28,4%. La caída de población activa extranjera, que se suma a la ocurrida en 2014 y acumula ya una contracción del 7,06% en dos años, contrasta con el ligero aumento de activos españoles (12.600), y apunta a que algunos extranjeros, desanimados al agotar sus prestaciones, abandonaron España.

Ocupación por sectores, sexo y tipología de contratos

La ocupación aumentó también en los cuatro sectores, si bien las tasas interanuales en Industria (1,01%) y Construcción (2,73%) quedaron por debajo de la media (2,99%) y fueron sustancialmente inferiores a las del cuarto trimestre de 2014. La ocupación aumentó en 2015 tanto en el colectivo de hombres (305.100) como de mujeres (220.000) aunque la tasa interanual de los hombres (3,19%) superó a la de las mujeres (2,75%). El dato más inquietante es la caída de la ocupación en los grupos de edad 25-29 y 30-34 años que pone en foco la dificultad de desarrollar una carrera profesional continuada.

El 96,3% del incremento de ocupados en 2015 (525.100) son asalariados y el 85,5% de los asalariados (432.600) fueron contratados en el sector privado. Por otra parte, 501.700 fueron contratados a tiempo completo frente a 23.300 a tiempo parcial; curiosamente, el número de hombres contratados a tiempo parcial aumentó en 54.500 y el de mujeres disminuyó en 31.100. En cuanto a la temporalidad, 1 de cada 3 contratos adicionales en 2015 fue indefinido y la tasa de temporalidad aumentó al 25,7%, 1,5 pp. más que hace un año y 3,8 pp. más que en el primer trimestre de 2013 (21,9%). Finalmente, hay 2,1 millones de ocupados subempleados de los que 1,34 millones llevan más de un año en esa situación; no obstante, esta cifra se redujo en 323.200 en el bienio 2014-15. Dentro de los subempleados, hay 1,76 millones de asalariados que no han encontrado trabajo a jornada completa, una cifra casi igual a la de hace un año (1,77 millones).

Paro de larga duración y tasas de paro femenino, juvenil, y por CC. AA.

El número de parados que llevan buscando trabajo más de 1 año continúa siendo muy elevado (3,08 millones) y supone el 64,4% del total; no obstante, su número se ha reducido en 772.400 desde el cuarto trimestre de 2013. La tasa de paro de las mujeres (22,52%) supera en 3 pp. a la de los hombres (19,49%) y las tasas de los más jóvenes continúan siendo alarmantes (66,09% 16-19 años y 42,52% 20-24 años), aunque todas han registrado caídas notables en los últimos trimestres, especialmente las de jóvenes de 20-24 años con formación primaria, primera etapa de secundaria y segunda etapa de secundaria con orientación general. El País Vasco, Navarra y La Rioja son las tres CC. AA. con menores tasas de paro (12-14 por ciento), y Andalucía, Extremadura y Canarias las tres con tasas más elevadas (26-30 por ciento); Madrid y Cataluña están 4,4 y 3,2 pp., respectivamente, por debajo de la media.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Salvar al PSOE

Artículo publicado en el diario Expansión el 27 de enero de 2016

Sánchez con la bandera constitucional en el acto de presentación de su candidatura a la presidencia del Gobierno.

Sánchez con la bandera constitucional en el acto de presentación de su candidatura a la presidencia del Gobierno.

El 25 julio publiqué un artículo en este diario (“Banderita, banderita, ¿crees que así llegaré antes a la Moncloa?”) en el que cuestionaba la sinceridad de Sánchez, cuando utilizó la bandera constitucional como telón de fondo para presentar su candidatura a la presidencia del Gobierno. Por mucho que busqué no encontré ningún otro momento significativo de su vida pública en el que mostrara apego hacia la enseña constitucional; más bien al contrario, encontré infinidad de imágenes donde aparecía rodeado de banderolas con el logo del PSOE, y si acaso con banderas catalanas en actos del PSC en Cataluña. Ni siquiera se les ocurrió a Sánchez y a Rubalcaba –un detalle harto significativo– exigir la presencia de la bandera constitucional cuando los líderes del PSOE se entrevistaron con Mas en la sede del gobierno de la Generalitat.

Sánchez entrevistándose con Artur Mas, presidente de los independentistas catalanes, en el Palau de la Generalitat.

Sánchez entrevistándose con Artur Mas, presidente de los independentistas catalanes, en el Palau de la Generalitat.

 

Senadores prestados a los independentistas

Sánchez rodeado banderolas del PSC y banderas catalanas.

Sánchez rodeado de banderolas del PSOE y la bandera cauatribarrada.

El 14 de enero conocimos la intención de Sánchez de ceder dos senadores al partido de Mas-Puigdemont (DL=CDC) y otros dos a ERC, los dos partidos que conforman la plataforma ‘Junts pel Sí’ y que, junto con los diputados de la CUP, aprobaron el 6 de noviembre una resolución instando al nuevo gobierno catalán a iniciar el proceso constituyente de la república catalana independiente en 30 días. El propósito de semejante “cortesía parlamentaria”, como la calificó López, portavoz del PSOE en el Senado, es otorgar a los dos partidos independentistas que integran el nuevo gobierno catalán –cuyos consejeros eludieron acatar la Constitución y mantenerse leales a la Corona al prometer sus cargos– más tiempo y recursos para que nos cuenten desde el Senado los realizados en la constitución de su república.

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el Congreso

Homs, portavoz de CDC=DL, conversando con Sánchez en el Congreso.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Maragall con Zapatero haciendo de Don Tancredo en el balcón del Palau de la Generalitat.

Como antiguo votante del PSOE y como socialdemócrata que colaboré con gobiernos del presidente González entre 1990 y 1993, tengo que reconocer que me avergüenzo del deterioro progresivo que ha registrado el partido desde que Rodríguez Zapatero (RZ) se hizo con la secretaria general y Maragall accedió a la presidencia del gobierno catalán con apoyo de ERC. Si Sánchez y sus asesores no caen en la cuenta del disparate tan grave que están a punto de cometer y no rectifican inmediatamente, los socialistas con dos dedos de frente que quedan en el PSOE deberían hacerle recapacitar antes de que sea demasiado tarde. Y apelo en última instancia a la dignidad personal de los senadores del PSOE para que rechacen su adscripción forzosa a los grupos de los dos partidos independentistas que pretenden acabar con el sistema democrático en cuya consolidación su partido desempeñó un papel fundamental durante la transición.

Turull, Baños y Romeva presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 6 de noviembre 2015.

Turull (CDC=DL), Baños (CUP) y Romeva (“Junts pel Sï”) presentando las enmiendas a la resolución del inicio del proceso de independencia que aprobó el Parlament el 6 de noviembre 2015.

 

Deriva confederal del PSC

Pacto del Tinell, diciembre 2003. Maragall (PSC), Carod-Rovira (ERC) y Saura (ICV-EUiA).

Pacto del Tinell, diciembre 2003. Maragall (PSC), Carod-Rovira (ERC) y Saura (ICV-EUiA).

No creo ser el único antiguo votante y colaborador del PSOE que encuentra infumable la disposición de sus líderes actuales a echar una manita a los partidos independentistas catalanes en el Senado, como tampoco el único escandalizado por los desatinados pactos que el PSC protagonizó en algunos ayuntamientos de Cataluña tras las elecciones municipales del 14-M para impedir que el PP gobernara. Estas últimas afrentas a todos los demócratas españoles culminan una serie encadenada de despropósitos que se iniciaron con la firma del Pacto del Tinell con ERC en diciembre de 2003 y dieron paso a la Propuesta de reforma del Estatut, de marcado corte confederal, que el Parlament aprobó el 30 de septiembre de 2005, y que, ni siquiera tras ser enmendado y aprobado en Las Cortes, resultó ser plenamente constitucional.

Mas y Homs celebrando la aprobación del proyecto de Estatut el 30 de septiembre de 2005.

Mas y Homs celebrando alborazados la aprobación del proyecto confederal de Estatut el 30 de septiembre de 2005.

Junqueras con Ernest Maragall, consejero de Educación cuando se aprobaron los decretos mínimos que se negó a aplicar.

Junqueras con Ernest Maragall, consejero de Educación cuando se aprobaron los decretos mínimos que se negaron a aplicar los gobiernos de Maragall y Montilla.

Otro hito importante en esta deriva fue la negativa del gobierno Maragall a aplicar los tímidos decretos de enseñanzas mínimas aprobados por el gobierno de RZ en 2006, y la subsiguiente aprobación de la Ley de Educación de Cataluña en 2009, ya con Montilla de presidente, con el propósito declarado de impedir que dichos decretos pudieran llegar a aplicarse en Cataluña. Tampoco puede caer en el olvido la campaña de desprestigio contra el Tribunal Constitucional que promovió el indignado president Montilla y la multitudinaria manifestación que organizó en su contra cuando se conoció la sentencia sobre el Estatut en julio de 2010. Una suma despropósitos que culminó con la inclusión del ‘derecho a decidir’ en los programas del PSC en las elecciones autonómicas de 2012 y europeas de 2014. Cuando tras la debacle electoral de 2012, la mayoría de los diputados del PSC votó en contra de la resolución ‘soberanista’ que aprobó el Parlament el 23 de enero de 2013, el daño estaba ya hecho y de poco sirvió que Iceta eliminara el ‘derecho a decidir’ del programa en las elecciones del 27-S.

Montilla llama a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional.

Montilla llamando a los catalanes a manifestarse contra el Tribunal Constitucional en 2010.

 

Pujol con sus hijastros putativos

Montilla con Mas y Maragall en la manifestación convocada por el president Montilla contra la sentencia del TC sobre el Estatut en 2010.

Acoso y derribo al PP

Chacón con Rodríguez Zapatero.

Chacón, ministra de Defensa, con Rodríguez Zapatero.

“Echemos fuera a Rajoy” fue el eslogan que empleó Chacón, cabeza de lista del PSOE-PSC por Barcelona, en la campaña del 20-D porque, como explicó la exministra de Vivienda y Defensa de RZ al Consejo Nacional del PSC, “no habrá solución para Cataluña si no echamos al PP”. Esta obsesión enfermiza con finiquitar al PP no constituye ninguna novedad como demuestran los eslóganes del PSC en otras campañas: “si tu quieres derrotaremos al PP” (generales 2004); “volvamos a derrotar al PP” (europeas 2004); “el PP utilizará tu ‘no’ contra Cataluña” (referéndum Estatut, 2006); y “si tú no vas, ellos vuelven” (generales 2008). Lo malo es que esta pulsión obsesiva ha acabado contagiando a la Ejecutiva Federal del PSOE donde la propia Chacón y Batet dirigen las secretarías de relaciones internacionales y estudios y programas, respectivamente.

Chacón asegura que hay que echar a Rajoy ante el Consejo Nacional del PSC, 24 de octubre 2015.

Chacón asegura que hay que echar a Rajoy ante el Consejo Nacional del PSC, 24 de octubre 2015.

El PSOE es rehén del error histórico que supuso renunciar en 1978 a estar presente en Cataluña con sus siglas y ahora está pagando en las urnas las consecuencias de la deriva confederal del PSC y su irrefrenable aversión al PP. En poco más de una década, el PSOE-PSC ha pasado de obtener 1.586.748 votos (21 escaños; 12 senadores) en las generales de 2004 a los 589.021 votos (6 escaños; 0 senadores) el 20-D, convirtiéndose en la tercera fuerza política; y el PSC ha pasado de ser la fuerza más votada con 1.026.030 votos en las autonómicas de 2003 a obtener 522.029 el pasado 27-S. El hundimiento electoral del PSC no sólo ha dado al traste con la expectativa del PSOE de volver a La Moncloa con una mayoría holgada, aprovechando el lógico desgaste del gobierno tras una legislatura muy complicada, sino que la ha alejado todavía más.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española.

Sánchez con Iceta en la sede del PSC sin la bandera constitucional española. ¿Hablando sobre el ‘derecho a decidir’?

 

Enmendar el rumbo

El problema no son los maquinistas –Sánchez y Pérez Rubalcaba en Madrid; Montilla, Navarro e Iceta en Barcelona– sino el creciente desapego de los socialdemócratas catalanes hacia un partido que se ha dejado arrastrar por el PSC al pantanoso terreno de la defensa cerrada de la inmersión lingüística (y la consiguiente exclusión del castellano como lengua vehicular); al confederalismo disfrazado de federalismo y a la confrontación permanente con las instituciones centrales del Estado; y, por último, a reclamar el ‘derecho a decidir’ para los catalanes. Ni el PP es el diablo verde con cola, responsable de todos los males políticos y económicos que padece España, ni “Rajoy es una máquina de hacer independentistas” porque, entre otras cosas, tal ingenio ya existe en Cataluña –el gobierno de la Generalitat– y está en manos de los partidos a los que el PSOE va a ceder cuatro de sus cuarenta y siete senadores.

Puidemont con su vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Puigdemont con el vicepresidente Junqueras y Munté en la primea reunión ordinaria del Consejo, 19 enero 2016.

Mas saluda desde el Palau del gobierno de la Generalitat, centro de operaciones del independentismo.

Mas saludando desde el Palau del gobierno de la Generalitat, centro de operaciones del independentismo.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas con Junqueras y Romeva al final del debate de investidura el 9 de noviembre de 2015.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015.

Mas acude a declarar ante el TSJC el 15 de octubre de 2015 por los cuatro delitos que se le imputan por haber organizado la consulta el 9-N desobedeciendo al Tribunal Constitucional.

Felipe González y Alfonso Guerra

Felipe González y Alfonso Guerra en un mitin electoral.

España necesita estabilidad institucional para seguir creciendo, pagando los servicios públicos y las pensiones, y colocando 5.000 millones de deuda en los mercados semanalmente. Y lo audaz en estos momentos, Sr. Sánchez, no es echar a Rajoy sino cooperar con el PP y Ciudadanos para afrontar el mayor reto al que puede enfrentarse un Estado: la ruptura del orden constitucional. Piénselo, puede ser su última oportunidad para enmendar el rumbo del PSOE, un partido indispensable para nuestra democracia, y hacer al mismo tiempo un gran servicio al conjunto de los españoles.

Rajoy, Rivera y Sánchez.

Rajoy, Rivera y Sánchez.

3 comentarios

Archivado bajo Economía, Nacionalismo, Política nacional